¿Comprar o adoptar un perro? Uno más en la familia

adoptar perro

Cómo encontrar a tu perro ideal

¿Te encantan los perros y estás pensando en adoptar o comprar uno? ¡Genial! Entonces ya sabrás que esto exige obligaciones y requiere tiempo y dinero; ¿aun así tienes claro que podéis formar un gran equipo? ¡Perfecto!

Si cumples todos los requisitos para tener un compañero de piso canino, puedes comenzar la búsqueda, una tarea que no siempre resulta sencilla debido a la gran cantidad de opciones de las que dispones. Quizás ya tengas en mente una raza concreta, en este caso, lo más lógico es que vayas a una asociación para conocer a otros dueños y familiarizarte con aspectos específicos de la raza. Antes de que contactes con un criador, es conveniente que te informes sobre los posibles problemas de salud que les afectan con más frecuencia. Quizá, por el contrario, ¿prefieres adoptar un perro de una protectora y escoger el que más simpatía te genere de entre la gran cantidad que hay? Te contamos algunos consejos para que encuentres a tu futuro compañero.

¿Cachorro o mayor?

La llegada de un perro adulto a casa puede suponer muchas ventajas en comparación con un cachorro, cuyo adiestramiento requiere mucho esfuerzo. Sin embargo, un perro adulto puede ser una caja de sorpresas, especialmente si no se conoce mucho sobre su pasado. Corregir los errores cometidos en la socialización o en el adiestramiento básico exige amplios conocimientos. Lo que es cierto es que no todo el mundo es capaz de realizar el trabajo que necesita un perro con un pasado difícil; para un dueño experto puede ser una labor muy satisfactoria y gratificante. Son muchos los los perros adultos en adopción que esperan en las protectoras, pero también los criadores tienen o conocen alguno que necesite un hogar. Los perros mayores de las protectoras suelen esperar más tiempo hasta que encuentran a su nuevo dueño porque pasan inadvertidos para muchos de los visitantes, pero ¡merece la pena conocerlos! Si estás buscando un ejemplar adulto de una raza específica, visita una protectora o alguna asociación que ayude a perros de esa raza en situación de necesidad. Los cachorros de raza los puedes encontrar si acudes a un criador, pero también en protectoras o en asociaciones internacionales. Una ventaja de los perros que han tenido una vida difícil es que pueden estar más abiertos a nuevas experiencias; no obstante, de lo que no cabe duda es de que el adiestramiento de un cachorro es un trabajo exigente, independientemente de que el perro proceda de una protectora o de un criador.

Un perro de criador

Si te has enamorado de una raza en concreto, busca un criador de confianza que sea socio de alguno de los clubes reconocidos. El hecho de que un perro posea certificado de ascendencia implica no solo la pureza de la raza y la transparencia en sus orígenes, sino también unos criterios de selección basados en los estándares, en el carácter y, algo muy importante, en la salud. Los criadores que son miembros de una asociación han de superar determinados controles y cumplir ciertas condiciones, y contribuyen con su conocimiento a un desarrollo saludable de la raza que respete el estándar correspondiente.

Si te diriges a un criador responsable, podrás conocer en su casa tanto al cachorro como a sus padres, a partir de las 4 o 5 semanas. Contestará gustosamente a tus preguntas sobre la cría y tratará de averiguar si puedes ofrecerle un buen hogar a su pequeño. Él conoce el carácter de sus perros y puede valorar cuál sería más compatible contigo. Para que puedan lograr una buena socialización, las crías deben estar bien integradas en las actividades de la vida cotidiana, tener oportunidades de jugar y, por supuesto, transmitirte alegría, confianza y una buena impresión. Además de ello, también es importante que los padres tengan un carácter equilibrado. Un criador responsable te atenderá también después de la compra y resolverá las dudas que puedas tener en cuanto a la raza o al desarrollo del nuevo miembro de la familia.

Cuando te entregan al cachorro, te dan también el certificado de ascendencia, la cartilla de vacunación y, normalmente, algún paquete del pienso para cachorros con el que le estén alimentando. Como es obvio, un perro de estas características tiene un precio, que, además, no suele ser bajo. Sin embargo, piensa que con ello estás pagando también la seguridad en cuanto a sus orígenes y la tranquilidad de saber que tiene un certificado genealógico, le han hecho revisiones veterinarias y le han desparasitado y vacunado. En el precio también se reflejan los cuidados veterinarios de los padres, la cría controlada y, en su caso, la monta. El propio criador paga también por las exhibiciones, la pertenencia a una asociación, el equipamiento necesario, así como el espacio en el que descansa la camada. Como norma general, la cría responsable es una actividad muy bonita, pero poco lucrativa, ya que un buen criador no mira tanto por las ganancias, sino por la salud de sus cachorros y por una cría que se adecúe a los estándares.

Un perro de protectora

¿Quieres adoptar un perro de una protectora? Es una gran idea, dado que, en muchas asociaciones, decenas de ellos esperan a que aparezca una familia. Existen numerosas posibilidades de que tu peludo esté en un refugio: asociaciones protectoras locales, organizaciones de acogida u otras fundaciones, muchas veces extranjeras, que, a través de internet, buscan un hogar para animales rescatados que lo tienen muy difícil para que los adopten en ese país antes de que sea demasiado tarde.

 

La protectora de animales de tu ciudad tiene una clara ventaja: puedes ir a visitarla fácilmente. Antes de acercarte, infórmate sobre los perros en adopción que están allí y apunta las cuestiones que te surjan. Algunas asociaciones ofrecen ―tras darte una pequeña formación― la oportunidad de pasearlos, de esta forma podrás conocerlos mejor y encontrar el tuyo. Este es también un buen modo de que los futuros dueños adquieran experiencia. En cualquier caso, la protectora debería informarte en profundidad sobre el carácter de los perros y presentarte al que mejor se adapte a ti.

Si estás buscando un perro por internet, no tienes la opción de conocerle antes, sobre todo, si este está en otro país. Ten en cuenta que las protectoras charlan contigo para darte el que mejor se adapte a tus circunstancias. No todos los perros que han vivido en la calle son capaces de habituarse a un piso de dos habitaciones. Si adoptas un perro de otro país, no olvides informarte sobre los cuidados y los controles veterinarios del cachorro.

Cuando se adopta un perro de una protectora se suele pagar una cantidad que cubra una parte de los gastos de la asociación; además, se recibe un contrato de compra.

No a los comerciantes de cachorros

¡Beagles a precio de ganga! ¡Pastores alemanes de camadas en oferta! Es mejor que evites este tipo de «chollos», si buscas un perro de raza, dirígete a un criador responsable que sea consciente de la importancia de la salud, de los estándares y de la socialización. No encontrarás nada de esto en aquellos que se dedican a «multiplicar» animales, pues en lo que realmente piensan es en su bolsillo. Esas supuestas gangas se acaban pagando con la salud del perro y con tu dinero. Tampoco los compres por compasión, pues la oferta depende siempre de la demanda. Los cachorros de camadas a precios rebajados también conllevan riesgos y demuestran que esa persona no es consciente de la responsabilidad que implica convivir con animales, en especial, si la casa está llena de mascotas que necesitan una familia. Si buscas un perro mestizo, ve a una protectora, en donde hay muchos esperando un dueño y todos han pasado controles veterinarios exhaustivos.

¡Suerte con tu nuevo amigo!

Estar ilusionado y prepararse para la llegada del nuevo miembro de la familia son indicios de un gran comienzo. Además de los accesorios necesarios, también tendrás que comprar un alimento de alta calidad que contenga abundante carne; para saber más, puedes documentarte en internet o con libros especializados. Si vas a tener un cachorro, es muy importante que hagas de tu casa un lugar seguro: retira de su alcance las plantas que puedan ser tóxicas para él, así como objetos valiosos o punzantes. Ofrecele juguetes adapatados para cachorros para que no muerda el mobiliario de la casa. Protege los enchufes y los cables porque les encanta mordisquearlo todo. Y, al principio, dedica mucho tiempo a conocer a tu nuevo compañero.

¿Ya lo tienes todo listo? Entonces ¡te deseamos que disfrutes de tu nuevo mejor amigo!

Artículos más leídos

Peces de acuario: las diez especies favoritas

La tenencia de peces ornamentales está en auge, y no es de extrañar, pues la visión del colorido mundo acuático y sus tonalidades en tu propia sala de estar es fascinante, además de tener un efecto tranquilizador y relajante. ¿Pero cuáles son los peces de acuario ideales para ti? Aquí te presentamos las diez especies de peces de agua dulce favoritos.

Las tortugas

Lo fascinante de tener una tortuga como mascota es que son una de las especies vivas más antiguas. A pesar de no ser animales cariñosos, con una tenencia adecuada te pueden acompañar durante muchos años. En este artículo encontrarás toda la información sobre las tortugas y la correcta crianza en casa.

Pez betta

De brillantes coloridos y un carácter algo agresivo hacia otros peces y semejantes, el pez betta, conocido también como el pez combatiente o luchador de siam, es un ejemplar muy especial, que aporta una fascinante nota de color a cualquier acuario. Es poco exigente, lo que hace que sea fácil de cuidar y muy popular entre aquellos principiantes en la acuariofilia.