Chow chow

chow chow

El chow chow impresiona con su majestuoso aspecto: un pelaje marrón dorado, una melena poderosa y una estatura compacta. Pero, esta primitiva raza, que es una de las más antiguas del mundo, no solo es admirable, sino que, además, destaca por tener un carácter muy especial. Algunos dicen que los perros chow chows, con su tozudez, son más parecidos a los gatos que a los perros. Si tienes un representante de esta raza ya sabrás que no solo tiene el aspecto, sino también el corazón de un león.

Origen

Una raza antigua de mucha utilidad

Esta raza proviene de China, pero tiene ancestros de Siberia. Este tipo de perro tiene más de mil años: los chow chows son una de las razas más antiguas y se diferencia genéticamente bastante de la mayoría de las otras razas. Se cree que estos canes influyeron en la representación de los leones de Foo, que están situados como guardianes delante de muchos edificios chinos (parecidos a las estatuas de leones que se pueden ver por toda Europa). En la antigüedad, de hecho, los chow chows eran los guardianes de los templos en China, en Mongolia y en el Tíbet.

Más adelante se emplearon como perros de caza o perros guardianes privados con cada vez mayor difusión y se convirtieron en los perros del pueblo. De la misma forma, algunos ejemplares de esta llamativa raza sirvieron a la corte imperial como símbolo de estatus durante mucho tiempo. Lamentablemente, también se comenta que estos perros fueron servidos en los menús de restaurantes debido a que la utilización de su cálido pelaje se había popularizado para hacer abrigos.

La raza llegó a Europa en el siglo XIX. Sin embargo, los primeros chow chows en Inglaterra no se encontraban en casas privadas, sino que se podían admirar en el zoológico, donde llamaban la atención de los visitantes. En 1865, la reina Victoria de Inglaterra recibió uno de estos llamativos canes de China y despertó así la necesidad de tener estos aleonados perros como animales domésticos.

Un símbolo de estatus social

En 1895 se estableció la primera asociación de amantes de los chow chow. Unos diez años después se creó también un club de chow chows en Estados Unidos. Sin embargo, estos peluditos animales seguían siendo inasequibles para la mayoría de los amantes de los animales y, durante mucho tiempo, se consideraron un símbolo de estatus en el mundo occidental. Incluso en la Casa Blanca vivían dos representantes de esta raza: el presidente de los Estados Unidos Calvin Coolidge (1923-1929) llamó a sus animales Tiny Tim y Blackberry. Hoy en día casi no quedan chow chows en China, tienden a ser más populares en Europa y América del Norte, donde la raza fue una de las más populares en los años 80.

El origen del extraño nombre no está del todo claro, existen varias teorías. Una de ellas dice que el nombre se refiere a la palabra china Gou que significa perro. Otra explicación podría ser que el origen de la palabra se debe a una variante del inglés pidgin: según esto, tschau-tschau se traduciría como bocaditos (incluso hoy en día, el chow de los americanos se traduce de forma coloquial como comida. Por lo que la definición actual aún recuerda a los afortunadamente tiempos pasados en los que el perro chow chow también era usado como producto cárnico.

Aspecto

En China esta raza se denomina también perro león, perro oso o lengua azul (estos nombres hacen referencia al llamativo aspecto del can).

El chow chow pertenece al grupo de los perros spitz asiáticos. Es de estatura compacta. Los hay tanto de pelo corto como largo, y los de pelo corto también tienen un pelaje suave y afelpado. Eso sí, los chow chow de pelo corto suave son menos comunes que la variante de pelo largo. Esta, en cambio, tiene un subpelo denso y una melena abundante (este aspecto aleonado es típico en esta raza de perro). El imponente pelaje siempre es monocromático, pero la zona de la tripa y de la parte interna de los muslos puede ser un poco más clara. Se permiten los colores negro, rojo, azul, amarillo tostado, crema y blanco. Las pequeñas y regordetas orejas están erguidas y la cola es llevada bien doblada sobre la espalda.

El tamaño de un perro chow chow

Los chow chow machos pueden tener una altura a la cruz entre 48 y 56 centímetros, mientras que las hembras pueden tener entre 46 y 51 centímetros. El peso de los representantes femeninos de esta raza está entre 20 y 27 kilos y los de los machos entre 25 y 32 kilos.

¿Por qué los chow chow tienen la lengua azul?

Una característica de la raza se aprecia cuando el peludo abre el hocico: la lengua, el paladar y los labios son azules. Lo que en otras razas es razón para preocuparse (una lengua y unas mucosas bucales azules pueden indicar insuficiencia de oxígeno), en este cuadrúpedo es parte del estándar de la raza y no es una señal de problemas de salud. Sin embargo, no existe una explicación científica para el motivo de este color, pero sí hay diferentes leyendas, como esta: durante la creación del universo y la fijación de las estrellas al firmamento, pedazos azules se desmoronaron del firmamento y cayeron a la tierra. Al chow chow se le permitió lamerlos. Otras explicaciones menos mitológicas parten de una relación con la circulación de la sangre o de la regulación de la temperatura corporal.

chow chow

Carácter de un chow chow

A menudo se comenta que la naturaleza del chow chow se parece más a la de un gato que la de un perro: se dice que quien tiene un chow chow no lo tiene durante mucho tiempo. ¿Qué significa esto? Los cuadrúpedos no tienen un afán muy desarrollado de agradar a su humano y no son muy sumisos, al contrario, tienen su propia voluntad. Son más bien reservados con los desconocidos y con otros perros, a no ser que estos se encuentren en su territorio, entonces pueden volverse desagradables.

Esta desconfianza frente a los desconocidos y su comportamiento territorial hace de los chow chow unos excelentes perros guardianes. Sin embargo, como tal o al encontrarse con otros perros, pueden darse agresiones difíciles de controlar si la educación ha sido escasa. Sobre todo, los perros del mismo sexo pueden ser problemáticos y aún más si se trata de cuadrúpedos de otras razas. Al encontrarse con perros más pequeños también hay que tener cuidado, pues podrían despertar el instinto cazador del can. Una socialización temprana es vital en esta raza. El perro aleonado es un cuadrúpedo cómodo que desprende tranquilidad y calma. Dejar al chow chow corretear libre y sin correa no es posible debido a su gran instinto de caza y al hecho de que no siempre obedece cuando se le llama.

Alimentación y salud para la raza chow chow

Una alimentación equilibrada es determinante para una larga y feliz vida del perro. Cada cuadrúpedo tiene una necesidad nutricional individual que no es general para todos los peludos. Aquí influyen muchos factores como el estado de salud, el peso y la edad. Si no estás seguro de los requisitos nutricionales de tu amigo cuadrúpedo, tu veterinario puede darte más información. La comida de tu perro debe consistir principalmente de carne de alta calidad. Además del pienso y la comida húmeda, puedes alimentar a tu peludo con la dieta BARF (alimentación cruda biológicamente apropiada). En esta, los perros se alimentan básicamente de carne cruda. También ingieren vísceras, verduras y suplementos vitamínicos y minerales. Recuerda ofrecerle a tu amigo canino suficiente agua fresca.

La predisposición de los chow chows a padecer enfermedades hereditarias

Los chow chows tienden a tener una mayor incidencia de inflamaciones cutáneas, que pueden estar causadas, entre otras cosas, por una dieta incorrecta. Cuando aparecen los primeros indicios debes acudir de inmediato al veterinario.

Esta raza tiende a los eczemas en piel, desórdenes oculares como entropión y ectropión, así como displasia de cadera y de codo. Los chequeos regulares y el tratamiento apropiado pueden a menudo retrasar el curso de la enfermedad hasta tal punto que las operaciones no sean necesarias. Debido a la predisposición genética es recomendable prestar atención a que los progenitores de los cachorros hayan sido testados antes de adquirir un peludo de esta raza. Los criadores serios solo emplean animales sanos para la cría.

Todd, un chow chow que era de la estrella mundial Justin Bieber, se hizo famoso cuando este le dio el cachorro a uno de sus bailarines cuando el perro entró en la edad adolescente canina. Este, a su vez, recaudó donaciones de unos 8000 dólares para la operación de cadera del peludo de apenas siete meses de edad. Los representantes de esta raza pueden vivir una media de hasta 12 o 14 años.

chow chow

Cuidados

La melena de león necesita bastantes cuidados: si tienes un perro chow chow de pelo largo debes cepillarlo al menos dos o tres veces por semana. Se recomienda un buen peinado semanal y un cepillado diario, menos intenso. Sobre todo, detrás de las orejas y en el cuello, pues el pelo suele apelmazarse. Se debe evitar lavar al peludo, a no ser que la suciedad sea tanta que no pueda eliminarse mediante el cepillado. Algunos aconsejan un baño mensual. Si tienes que bañar a tu can procura usar sustancias naturales y un champú para perros suave, por ejemplo con manzanilla. Esto reduce el riesgo de padecer alergias. En verano, durante la época de calor, debes observar la zona de contacto de la cola con la piel, pues aquí suelen aparecer irritaciones cutáneas con facilidad. Los cuidados de la variante de pelo corto son bastante menos intensivos.

Educación

La educación del chow chow es difícil debido a su tozudez. Necesita instrucciones claras y consecuentes. Cada vez que cedes a la tierna mirada de tu peludo corres el riesgo de que no te obedezca en un futuro. Con empatía y consecuencia amorosa es posible educar a un chow chow. Eso sí, nunca será un compañero de paseos que siempre responda con alegría a las órdenes de su humano, sino mantendrá su terquedad. Lo ideal es que incluso antes de adquirir un chow chow busques una escuela para perros con experiencia en esta raza. Aquí el cachorro puede conocer y jugar con otros peludos, pues la socialización es muy importante para esta raza.

Debido a su terquedad, el chow chow debe estar en manos de cuidadores experimentados, pues de los principiantes se aprovecha, lo que puede ocasionar situaciones complicadas. Si tienes poca experiencia con perros es de vital importancia que te informes sobre la educación canina y pidas consejo a cuidadores o criadores experimentados.

Tener un perro chow chow

El chow chow no es un perro de familia clásico, pero, como en todos los casos, hay excepciones que confirman la regla. Si quieres tener uno de estos peludos aleonados debes pensar bien de antemano si un representante de esta raza es adecuado para ti y tu entorno. El cuadrúpedo es un buen perro para solteros, pues crea un vínculo con una sola persona. Antes de adquirir el can debes considerar los intensos cuidados del pelaje que conlleva, sobre todo los de pelo largo. En general, son adecuados para tener en un piso, pero se alegran mucho si tienen acceso a un jardín seguro, pues les gusta pasar tiempo al aire libre.

Debes considerar también que tener uno de estos perros leones supone más de diez años de responsabilidad, esto incluye cuando estás vacaciones y cuando estés enfermo. Organiza dónde se alojará el can durante tus vacaciones, además, debes valorar el intensivo trabajo del cuidado del pelaje. Si planeas viajar con tu perro, recuerda que los destinos cálidos no son adecuados para este peludo. Otra cosa que debes tener en cuenta es que, además del equipamiento básico necesario como camas, correas, peines y cepillos, comederos y bebederos y seguridad para los viajes en coche, así como los costes regulares de la comida y del veterinario, los gastos pueden elevarse bastante en caso de que el can enferme.

Es recomendable que tanto tú como todos los que viven en el hogar se hagan una prueba de alergia a los perros. Si tienes un gato en casa y quieres que conviva con un chow chow, es importante que elijas a uno que ya esté acostumbrado a los gatos, esta socialización es posible en algunos criaderos durante las primeras semanas. Los perros algo mayores son difíciles de acostumbrar a convivir con lo que para ellos es una posible presa. Un chow chow puede convivir bien con niños mayores si antes se ponen unas reglas y estos se comporten de forma consecuente y respetuosa con el can. De esta manera no hay nada que se interponga en una bonita amistad.

¿Agility, dog dancing, salir a correr? Estos deportes nos son adecuados para los acomodados chow chows. Su espeso pelaje, así como los cuartos traseros bastante escarpados influyen en su resistencia y aguante físico. Este cuadrúpedo aprecia sobre todo los largos paseos con muchas posibilidades de olfatear, pero no requiere de actividad deportiva adicional. Ni siquiera las extensas excursiones son del agrado de este compacto can. Durante el verano, con las temperaturas, debes tener cuidado con el pelaje, porque el chow chow de pelo largo no tolera bien el calor.

chow chow

Encontrar un criador de la raza chow chow

El chow chow es una raza poco frecuente, sin embargo, en todos los países hay criadores serios con conocimiento, pasión y pedigrí. Además,están afiliados a una asociación de la raza. Debes darle mucha importancia a esto, porque adquiriendo un cachorro de un criador así estás excluyendo a todos aquellos criadores que no están interesados en el bienestar de los animales, sino en el mero beneficio económico. Un criador responsable te invita a su casa para que puedas conocer al peludo de tus sueños y a sus progenitores. Te informa de buena gana sobre la asistencia veterinaria, te da consejos y responde a todas tus preguntas relacionadas con tu futuro amigo canino. Cuando te entrega el cachorro, también te da un certificado de pedigrí y un certificado de vacunación, además, suele tener un chip y un certificado de salud.

Alégrate cuando el criador te haga preguntas sobre tu situación de vida y tu experiencia con perros, pues esto indica que le importa el bienestar de sus crías. Aléjate de los criaderos ilegales y no compres por pen. Cada animal que se compre aquí deja espacio para una nueva cría, que, igualmente, no estará socializada ni revisada por un veterinario. Además, no solo los cachorros de estos criadores poco responsables sufren, sino también sus progenitores, que suelen vivir en condiciones poco adecuadas y tristes.

Si también puede ser un perro algo más mayor, es posible que en internet encuentres alguna asociación para chow chows en apuros que se dediquen a mediar la entrega de estos animales.  Aquí, o incluso en protectoras de animales, es posible encontrar cruces que se parecen a un chow chow y que tienen el mismo carácter de la raza. Los cuidadores anteriores o los refugios mismos pueden informarte sobre si el peludo de tus sueños y tú sois un match.

Artículos más leídos

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista este gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Maine coon

El maine coon se ha convertido en una de las razas de gatos favoritas del mundo. Esto no es de extrañar, ya que estos felinos destacan por su naturalidad, robustez y su fantástico carácter.