Bulldog americano

bulldog americano

El bulldog americano: desgraciadamente, un símbolo de estatus para algunos a los que les gusta posar con perros imponentes y enérgicos. Sin embargo, con una buena tenencia, los perros de esta raza no reconocida como independiente por la FCI son cariñosos con las personas y pueden vivir muy bien con familias deportistas.

Aspecto

Look fortachón

Como bulldog que es, este peludo tiene un aspecto fortachón. Hasta aquí, bien. Pero, si lo miras más detenidamente, su aspecto no está normalizado. Esto se debe, por un lado, a que la función del perro era importante para sus tareas en granjas. Por otro lado, la raza no está reconocida por las grandes asociaciones, por lo que no existe un estándar vinculante.

Los machos alcanzan una altura de cruz de 58-71 cm y las hembras, de 51-66 cm. En función del tamaño y del tipo, pueden pesar entre 32 y 70 kg. Así pues, es un perro mediano y más bien fornido. La constitución varía en función de la línea: existen líneas de trabajo ligeras (tipo estándar) y el tipo clásico pesado, que se muestra en las exhibiciones. Mientras que las líneas de trabajo suelen tener un hocico más largo y son más esbeltas, la variante más maciza tiene una sobremordida marcada y es más robusta. El pelo corto puede ser de muchos colores: blanco, leonado, marrón, crema, con manchas rojas o atigrado.

Historia

Perro de granja, pelea y familia

Con los primeros colonos británicos también llegaron bulldogs al continente americano. Sin embargo, estos eran diferentes de los bulldogs americanos actuales y se cruzaron con muchas otras razas en su nuevo hogar. Estos fuertes perros se utilizaban como perros de granja y polifacéticos para vigilar las fincas y el ganado. Los perros con un hocico bully, es decir, una sobremordida marcada, podían vigilar los toros en las ferias de ganado. Los inmovilizaban contra el suelo, pero podían seguir respirando a través del hocico. La sangre se escurría por las arrugas sin que les llegara a los ojos. Los perros de esta raza son capaces de defenderse contra depredadores. Además, se utilizaban para guiar los rebaños, pero también para la caza, por ejemplo, de jabalíes.

Otro triste capítulo de la historia del bulldog americano es su abuso en peleas de perros u otros animales. Aunque estas peleas están prohibidas hoy día en la mayoría de países, afortunadamente, siguen celebrándose eventos ilegales de este tipo. Ni la FCI europea ni la mayor asociación estadounidense de criadores, el American Kennel Club, lo reconocen como raza independiente. Desde el año 1999 se presenta en el United Kennel Club como raza independiente. Sin embargo, debido a su vínculo con las peleas de perros, el pasado de este perro tiene un regusto amargo.

Lee también nuestros artículos sobre el bulldog inglés y el bulldog francés.

Carácter

Duro por fuera, tierno por dentro

Al american bulldog le encanta vivir con su manada de humanos y protege a sus personas de referencia. Con ellas es sociable y cariñoso. A los extraños, en cambio, solo los acepta si su familia les da la bienvenida. Este perro guardián es territorial y únicamente acepta a otros perros si ha recibido una socialización temprana e intensiva. Además, a medida que crece, tiende a enfrentarse a sus congéneres cuando está fuera, especialmente con los del mismo sexo. Este perro tan deportista necesita mucho ejercicio en la naturaleza para agotarse de verdad. No obstante, con él es todavía más patente que con otras razas que el carácter puede variar mucho. Si se descuida la fase de impronta, se cría a los animales para la lucha o se adiestran incorrectamente, estos perros con semejante fuerza pueden volverse peligrosos. En cambio, un bulldog americano bien socializado enriquece su hogar con su simpatía.

bulldog americano

Adiestramiento

El adiestramiento de un perro bulldog americano es cosa de expertos. Esta raza se considera muy segura de sí misma e independiente, aunque también apacible. Aunque proceda de una cría responsable y sea cariñoso con las personas, debes ser consciente de su fuerza. Si no muestras tu superioridad como líder de la manada, tomará la iniciativa, lo que con un perro de este tamaño puede resultar fatal. No seas duro con él. Más bien fortalece vuestro vínculo con muchos ejercicios y refuerzo positivo. Además, debes ser perseverante, ya que aprovechará tus debilidades en cuanto pueda.

Una socialización temprana con otros perros es indispensable si quieres evitar disputas más adelante. Antes de adoptar un bulldog americano, busca una buena escuela canina donde pueda tener contacto con otros perros jóvenes. Este antiguo perro de trabajo necesita mucho ejercicio. Si no lo agotas como es debido, ni el mejor adiestramiento impedirá que muerda cojines, ladre fuerte o haga su día a día interesante de otro modo.

Salud

Un buen criador es el mejor requisito para que un bulldog americano esté sano. Ya antes de que nazcan los cachorros, se encarga de descartar numerosos riesgos mediante exámenes de cría. Estos pueden ser, por ejemplo, pruebas de displasia de cadera y codo, así como exámenes oculares especiales. Los ejemplares blancos suelen padecer alergias y sordera. Por eso, habla de esto con el criador para que realice un test de audiometría. Tú mismo puedes contribuir enormemente a su salud y bienestar con un ejercicio acorde a la especie y una alimentación saludable. Debido a la forma de su cabeza, algunos bulldogs americanos tienden a roncar y a que les lloren los ojos. Cuando elijas al cachorro, no compres ejemplares de cría extremada con una forma de la cabeza demasiado llamativa. Un bulldog americano sano puede vivir unos diez años o más.

Alimentación

Una alimentación acorde a la especie consiste en mucha carne, independientemente de si le das pienso o comida húmeda. Elige un alimento sin cereales que tenga la carne como primer ingrediente en la lista. Después de las comidas, el american bulldog debe poder descansar para prevenir una torsión gástrica. En cuanto al tamaño de las raciones, las indicaciones del envase son solo orientativas. Controla el peso del peludo regularmente para contrarrestar un posible aumento o pérdida de peso en edad adulta.

En general, no es necesario darle un pienso de dieta especial, sino ajustar las cantidades. Muchos bulldogs, entre ellos el bulldog americano, son bastante tragones. Sé consecuente con la alimentación y asegúrate de que no pueda hacerse con un botín imprevisto. Las golosinas se deben incluir en la ración calórica diaria y también han de ser de buena calidad. Por ejemplo, los snacks liofilizados o dentales son adecuados. También puedes darle carne de vacuno cruda y huesos masticables para perros de vez en cuando. Asegúrate de que tu perro bulldog americano tenga siempre agua fresca a su disposición.

Descubre nuestra selección de comida para perros.

Cuidados

El pelo del bulldog americano no es difícil de cuidar. Basta con eliminar los pelos sueltos regularmente, por ejemplo, con un cepillo blando o una manopla con púas de goma. Además, este ritual de cuidados es un placer para el perro y refuerza vuestro vínculo. Lávalo solo cuando la suciedad no se pueda eliminar con el cepillo. Para ello, utiliza un champú para perros suave. También deberás tener productos de limpieza para ojos y oídos, ya que la forma de la cabeza y las orejas caídas hacen que a algunos animales les lloren los ojos y tiendan a contraer otitis. Si el perro presenta síntomas de otitis, llévalo al veterinario.

Ejercicio

Estos perros son auténticos todoterrenos y son aptos para muchos deportes caninos. No obstante, no todos pueden practicar cualquier deporte. Por eso, debes adaptar el ejercicio a la constitución y el carácter de tu peludo. Es conveniente que, antes del primer entrenamiento con unos 16 meses (los bulldogs son de desarrollo lento), le pidas al veterinario que le examine las caderas y los codos. Solo habiendo hecho esto deberías considerar deportes como el agility, correr junto a la bicicleta o el footing. Muchos bulldogs americanos se divierten un montón con el rastreo. Además, los hay que superan formaciones como perros de terapia con nota.

bulldog americano

¿Encaja conmigo un bulldog americano?

El perro bulldog americano no es para principiantes, ya que su adiestramiento no es fácil y requiere experiencia. Tampoco es adecuado para vivir en una ciudad, pero tampoco necesita una granja para ser feliz. Una casa o un bajo grande con jardín propio son perfectos para tener a este perro dinámico e imponente. Cuando instales la valla, recuerda que algunos bulldogs pueden saltar hasta dos metros. Sé consciente de antemano de que el adiestramiento y el ejercicio requieren mucho tiempo. El american bulldog suelen llevarse muy bien con los niños, siempre que proceda de una cría responsable. No obstante, es mejor no dejar al perro solo con los niños. La tenencia con gatos solo es posible si el perro ya ha socializado con gatos de cachorro.

Tenencia con restricciones

Antes de traer a un bulldog americano a casa, ten en cuenta que deberás cumplir ciertos requisitos. En España, al tratarse de una raza considerada PPP, la tenencia de este perro está sujeta a una licencia y a pruebas de aptitud para los cuidadores. No obstante, el Gobierno prevé una modificación de esta normativa, por la que se sometería a los animales a técnicas de mejora del comportamiento para que dejen de ser considerados como peligrosos. En otros países de Europa, la tenencia de estos animales está sujeta a pruebas de comportamiento o permisos oficiales. En cambio, en otros países, como Dinamarca, está prohibida. Esto se aplica también a los viajes. Sin embargo, está permitido pasar por el país sin largas estancias y solo sacar al perro para dar paseos cortos.

Independientemente de las posibles restricciones de las autoridades, los cuidadores de bulldogs deben estar preparados para oír comentarios negativos sobre estos perros supuestamente peligrosos, provocados simplemente por su aspecto. Aunque no tienes que justificarte en ningún caso, depende de ti convencer a tu entorno del encanto de esta raza con un perro bien educado.

¿Dónde puedo encontrar un bulldog americano?

Aunque este perro no está reconocido por la FCI, hay criadores europeos que lo crían con amor y sentido común. Un criterio para elegir a un criador serio puede ser la afiliación a una asociación que, a su vez, imponga requisitos a sus miembros en sus estatutos, como exámenes médicos antes de la aprobación para la cría. Asegúrate de que el criador valore la salud del cachorro y pídele certificados escritos de las correspondientes pruebas de los padres. Es indispensable que veas el hogar de los cachorros, es decir, la casa del criador. Aquí conocerás a los padres, que deberán tener un carácter sereno y cordial. También podrás aprovechar la oportunidad para preguntarle cosas sobre la raza al criador. Un cachorro puede abandonar la casa del criador con ocho semanas como muy pronto. Para entonces, estará varias veces desparasitado y vacunado, y tendrá chip y una cartilla de vacunación.

Si buscas un american bulldog adulto, echa un vistazo en las protectoras de animales. Aquí encontrarás, también si buscas por internet, perros parecidos al bulldog americano que conquistarán tu corazón. Hay muchos perros en las protectoras que buscan familia porque sus antiguos dueños se han sentido sobrepasados por estos peludos tan exigentes. Muchos de estos animales pueden tener rasgos de carácter similares, como el american staffordshire. Investiga sus antecedentes y conoce al animal antes de decidirte por él. Los bulldogs que han vivido en malas condiciones o a los que han azuzado podrían ser muy problemáticos.

Nuestros artículos más útiles
11 min

Golden retriever

El golden retriever es un perro familiar de tamaño mediano y al que le encantan los niños: muy cercano a las personas y dócil, pero también requiere de cuidados del pelaje y muchas salidas al exterior.
11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
11 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? ¡No nos engañemos! El pinscher miniatura ―también conocido como pinscher mini, pin min, pinscher enano o Zwergpinscher― es un «gran» perro. Quien desee un adorable y tierno perrito faldero se equivoca con el pinscher mini. A pesar de su tamaño, a este perro familiar tan despierto le encanta la actividad y el deporte y, en muchos sentidos, mantendrá a sus dueños muy ocupados.