Resfriado en gatos This article is verified by a vet

Resfriado en gatos

Nuestros peludos también pueden resfriarse como nosotros. Normalmente, los síntomas típicos del resfriado en gatos, como la tos, la congestión y el cansancio, son consecuencia de una infección vírica inocua. Los patógenos del complejo respiratorio felino desempeñan aquí un papel importante. Este complejo aparece a menudo en las protectoras de animales o en casas con varios gatos jóvenes. Algunos patógenos pueden dañar la salud del gato gravemente. Por eso, un diagnóstico exhaustivo y una terapia eficaz son de máxima importancia.

¿Cómo se resfrían los gatos?

Si hablamos de resfriado en gatos, normalmente se asume que se trata de una infección vírica. No obstante, como hay muchos virus que provocan tos, congestión y similares, exponemos una lista de los más frecuentes:

  • Herpesvirus felino tipo 1 (FHV-1) o rinotraqueítis viral felina: parte del complejo respiratorio felino y extendido en todo el mundo. Los más afectados son los gatos jóvenes. Este virus, también presente en gatos grandes, se transmite por el intercambio directo de flujos nasales u oculares. Una vez infectado el gato, se convierte en portador de por vida. No obstante, que se resfríe o no depende del estado de su sistema inmunitario. Los animales débiles, como los gatos jóvenes o enfermos, contraen la rinotraqueítis viral felina más a menudo que los sanos.
  • Calicivirus felino (FCV): este virus también pertenece al complejo respiratorio felino. A diferencia del herpesvirus felino tipo 1, también se transmite por contacto indirecto con las secreciones de las vías respiratorias. Así pues, los objetos y la ropa contaminados desempeñan un papel importante en la propagación del virus. Por eso, la incidencia es muy alta en las protectoras de animales o los hogares con muchos gatos.
  • Chlamydia felis: a esta bacteria le gusta juntarse con los patógenos víricos del complejo respiratorio felino. Habitualmente, causa conjuntivitis, a veces purulentas, y bronquitis.
  • Mycoplasma felis: esta bacteria también está adaptada a las vías respiratorias de los gatos y provoca el resfriado en gatos.

¿Cómo sé si mi gato está resfriado?

Los síntomas del catarro en gatos se parecen mucho a los nuestros. Así pues, los patógenos antes mencionados causan estos síntomas:

  • Estado general entre perjudicado y muy debilitado
  • Fiebre, menos apetito, pérdida de peso y deshidratación
  • Tos, estornudos y congestión, incluso disnea
  • Secreción nasal y ocular (con una conjuntivitis)
  • El calicivirus felino se suele manifestar con pequeñas úlceras en la zona de la boca, que pueden ser muy dolorosas.
  • La debilitación del sistema inmunitario hace que aparezcan cada vez más infecciones secundarias, que a veces empeoran mucho el resfriado y le confieren un carácter purulento.
  • Según la magnitud de la enfermedad y el sistema inmunitario del gato, pueden producirse inflamaciones graves de los órganos respiratorios. Estas provocan un deterioro agudo del estado general y de los síntomas concomitantes, pudiendo perjudicar la salud del gato mortalmente.
Resfriado en gatos

Mi gato está resfriado: ¿qué medidas diagnósticas hay?

La mayoría de resfriados suelen ser moderados, por lo que no requieren un tratamiento veterinario intensivo. Sin embargo, si los síntomas no han desaparecido al cabo de unos días o empeoran, es conveniente acudir al veterinario.

Este te hará preguntas para recabar información importante sobre la aparición del resfriado. Los datos sobre vacunación, el origen y el entorno actual del gato pueden descartar posibles diagnósticos diferenciales.

Durante la anamnesis, el veterinario explorará las constantes vitales del gato para determinar su estado de salud actual. Algunas de las más importantes son:

  • La frecuencia respiratoria y cardíaca
  • El estado de las mucosas (presionando las mucosas bucales)
  • El equilibrio hídrico (levantándole el pliegue nucal)
  • La temperatura corporal interna

A continuación, empezará con el examen específico de las vías respiratorias. Debido a los síntomas típicos de un catarro en gatos, sospechará de una infección vírica o bacteriana. Por eso, el veterinario tomará muestras nasales u oculares con un hisopo para analizarlas y buscar los patógenos causantes.

  • Prueba directa: cultivo de patógenos víricos en cultivo celular o gérmenes bacterianos en medios de cultivo y reacción en cadena de la polimerasa (PCR)
  • Prueba indirecta: test de anticuerpos (demostración de una reacción inmunológica)

Resfriado en gatos: ¿qué tratamientos existen?

Si tu gato está resfriado y necesita tratamiento, este siempre se compone de una lucha específica contra la causa subyacente y una terapia sintomática coadyuvante. En función del patógeno, la terapia también puede estar compuesta por diferentes medidas:

  • Tratamiento antiviral: antivirales (medicamentos), como el aciclovir o el interferón
  • Infecciones secundarias bacterianas: antibióticos después de un test de resistencia (en forma de pomada para los ojos o comprimidos)
  • Ingesta de líquidos suficiente: goteo intravenoso y comida húmeda
  • Medicamentos antitusivos o inhalaciones
  • Antiinflamatorios
  • Refuerzo del sistema inmunitario: preparados vitamínicos

¿Cuál es el pronóstico?

La mayoría de resfriados en gatos son inocuos y desaparecen tan rápido como aparecieron. Aun así, los catarros crónicos o recurrentes no se deben tomar a la ligera, ya que, de no tratarlas, algunas infecciones víricas pueden provocar mermas de salud graves e incluso la muerte.

¿Cómo puedo evitar que mi gato se resfríe?

En general, las infecciones víricas y bacterianas se pueden prevenir con las medidas profilácticas siguientes:

  • Limpieza regular del comederoy el arenero (p. ej., con altas temperaturas o productos de limpieza especiales)
  • Evitar el contacto con gatos enfermos
  • Existen vacunas contra algunos patógenos del complejo respiratorio felino (p. ej., FHV-1, FCV o Chlamydia felis). Aunque estas no evitan las infecciones, pueden prevenir un brote de la enfermedad. La primera inyección se administra a partir de la 8.ª semana, la segunda, en la 12.ª semana, y la tercera, en la 16.ª semana. Cada año se pone una vacuna de recuerdo.
Nuestros artículos más útiles
4 min

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿Cuántos años tiene mi gato? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»? Descubre aquí todo sobre la edad de los gatos.
4 min

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada. Descubre cuáles son los métodos anticonceptivos para gatos.
7 min

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.