Conjuntivitis en gatos This article is verified by a vet

Conjuntivitis en gatos

La conjuntivitis en gatos, también conocida como ojo rosado, es bastante común y puede tener varias causas. Por lo tanto, no se trata de una enfermedad aislada, sino de un síntoma. Aunque afecta a gatos de todas las razas y edades, los gatos jóvenes son más propensos a tener gripe felina, mientras que los gatos mayores suelen tener conjuntivitis alérgica. Por lo tanto, la conjuntivitis en gatos puede ir acompañada de otros síntomas que influyen el tratamiento y el pronóstico.

Causas de la conjuntivitis en gatos

La aparición de la conjuntivitis en gatos es multifacética, por lo que, para una mejor comprensión, las causas se clasifican en infecciosas y no infecciosas:

Causas infecciosas

A menudo, la conjuntivitis en gatos jóvenes es un síntoma de la rinotraqueítis. Se trata de una enfermedad infecciosa de alcance mundial causada por varios patógenos bacterianos y virales. Sin embargo, el herpesvirus felino 1 (FHV-1) y la bacteria Chlamydophila felis tienen un papel importante en el desarrollo de la conjuntivitis. Ambos agentes infecciosos se transmiten por una infección por gotitas, por ejemplo, por el contacto con secreciones nasales contaminadas. Los espacios donde conviven múltiples felinos, como una protectora de animales o también en las exposiciones de gatos, hay un riesgo más alto de propagación de los patógenos debido a la gran cantidad de felinos. Además de la típica conjuntivitis, esta enfermedad respiratoria suele ir acompañada de otros síntomas como estornudos, fiebre o aversión a comer.

Causas no infecciosas

En esta categoría se incluyen las reacciones alérgicas y las inflamaciones causadas por cuerpos extraños. Las alergias también son muy comunes en los gatos y, además de la conjuntivitis, suelen provocar reacciones de hipersensibilidad adicionales como picor, dificultades respiratorias u otras inflamaciones de la piel. Especialmente los parásitos (por ejemplo, las pulgas), el polvo doméstico o ciertos medicamentos son alérgenos que se diagnostican con frecuencia en los gatos. No obstante, además de las reacciones alérgicas, los cuerpos extraños también suelen irritar el ojo, lo que provoca una inflamación de la conjuntiva. Por ejemplo, las partículas del medio ambiente o el pelo.

Síntomas de inflamación ocular en gatos

La conjuntivitis en gatos se reconoce por una serie de síntomas entre los que están:

  • Un enrojecimiento del ojo (inyección conjuntival)
  • La hinchazón de la conjuntiva y el no poder abrir bien el ojo
  • Una secreción ocular (por ejemplo, acuosa o purulenta)
  • La sensación al tacto de la presencia de un cuerpo extraño
  • Los síntomas adicionales como estornudos y tos, u otras inflamaciones de la piel pueden aparecer dependiendo de la enfermedad subyacente

Diagnosticar la conjuntivitis en gatos

La conjuntivitis en gatos no siempre está causada por una enfermedad grave. Sin embargo, si aparecen otros síntomas o no se cura por sí sola en unos pocos días, debes consultar a un veterinario como muy tarde en ese momento.

Este hará una examinación específica:

Anamnesis

La visita al veterinario comienza con una anamnesis (preguntas al cuidador). La finalidad de esta es recopilar información importante sobre la posible causa de la aparición de la enfermedad. Para establecer diagnósticos diferenciales es necesario saber el estado de vacunación del gato, la aparición de nuevos síntomas o el contacto con otros animales enfermos.

Conjuntivitis en gatos

Exámen clínico general

A la anamnesis le sigue un examen clínico general para averiguar el estado de salud general del minino. Esta es muy importante, pues el diagnóstico posterior depende de la condición actual del gato. Los parámetros más importantes son el estado general del gato, el ritmo cardíaco y respiratorio, así como el estado de las membranas mucosas y la temperatura corporal interna.

Examen especial

Si los resultados del examen clínico general no muestran una desviación significativa de los parámetros vitales se puede comenzar con el examen especial. Para excluir la presencia de un cuerpo extraño, el veterinario examina el ojo. Sin embargo, si se sospecha de la existencia de esto y el gato no coopera, puede que sea necesario administrar un anestésico local o un sedante. Las enfermedades infecciosas pueden detectarse rápidamente mediante un frotis con hisopo.

Para identificar las bacterias y los virus implicados, el hisopo se examina con el microscopio y con un PCR (reacción en cadena de la polimerasa). Sin embargo, como muy pocos veterinarios disponen de esta última opción de diagnóstico, a menudo, las muestras se envían a laboratorios especiales. El veterinario suele recibir el resultado en unos días. Para averiguar la causa de una alergia, se realiza una dieta de eliminación que se debe hacer durante un buen tiempo, una prueba cutánea (prueba intradérmica) o un análisis de sangre.

Tratamiento

El tratamiento de la conjuntivitis en gatos se divide en un tratamiento específico, para tratar la causa principal, y uno sintomático, para reducir los síntomas y otros efectos secundarios:

Tratamiento específico:

  • Infección bacteriana: antibióticos en forma de pomadas para los ojos y, si es necesario, administrados de forma sistemática
  • Infección vírica: posiblemente medicamentos antivirales
  • Cuerpos extraños: puede que sea necesario extraerlos de forma manual (en algunos casos con anestesia)
  • Medidas antialérgicas: antihistamínicos, cortisona, desensibilización

Tratamiento sintomático:

  • Cortisona (crema para los ojos o de forma sistemática): la cortisona tiene un efecto antiinflamatorio y antialérgico, pero, en caso de una indicación incorrecta (por ejemplo, úlceras corneales) puede causar daños en el ojo
  • En caso de trastornos circulatorios, el tratamiento con fluidos y electrolitos puede mejorar el estado del gato
  • Alergias: evitar el contacto con los alérgenos

Pronóstico

El pronóstico de la conjuntivitis depende de la causa de la enfermedad, no suele provocar daños graves en el ojo. Sin embargo, si la inflamación se extiende a los tejidos circundantes y provoca daños en las estructuras internas del ojo, aumenta el riesgo de padecer ceguera.

Prevenir la conjuntivitis en gatos

Las enfermedades infecciosas como la gripe felina se pueden evitar con las siguientes medidas profilácticas:

  • Evitar el contacto con animales enfermos
  • En España hay vacunas contra el herpesvirus felino 1 (FHV-1), la Chlamydophila felis y otras causas de la rinotraqueítis. La inmunización básica se lleva a cabo en las semanas 8, 12 y 16. Dependiendo de la vacuna, es necesario el refuerzo anual o cada 3 años.

Es difícil evitar la entrada de cuerpos extraños. No obstante, las reacciones alérgicas sí se pueden reducir mediante una serie de medidas preventivas:

  • Eliminar en la medida de lo posible los alérgenos del entorno del gato
  • Utilizar productos eficaces contra las pulgas: por ejemplo, collares antiparasitarios o pipetas
Nuestros artículos más útiles

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿cómo se puede determinar la edad de los gatos? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»? Descubre aquí todo sobre la edad de los gatos.

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada. Descubre cuáles son los métodos anticonceptivos para gatos.

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.