04 Diciembre 2018

Gatos en Navidad: qué debes saber para evitar peligros

Gatos en Navidad

Al contrario de lo que transmite el villancico «Noche de paz, noche de amor», para los gatos la Navidad representa un periodo lleno de estrés y peligros. En este artículo te exponemos con qué debes tener cuidado para evitar situaciones de riesgo. Si prestas atención a los siguientes cinco consejos y trucos, podrás pasar unas navidades tranquilas con tu dulce minino.

Pocos momentos en la vida de un gato son tan fascinantes como la Navidad, con las luces resplandecientes, las bolas brillantes, las guirnaldas de colores y las cintas para envolver por todas partes. Al mismo tiempo, esta época del año es también una de las más peligrosas para los mininos, según indican las estadísticas de accidentes de las clínicas veterinarias y de los veterinarios.

Antes de Navidad estamos muy ajetreados preparando la comida, decorando la casa y mandando felicitaciones navideñas a nuestros seres queridos. Con todo este alboroto, es fácil que no nos demos cuenta de lo mucho que afectan estos cambios a nuestros pequeños felinos, y de lo peligrosos que pueden llegar a ser para ellos.

Pero no te preocupes porque con un poco de precaución y consideración es posible lograr que tu gato también se entusiasme con esta especial época del año. Las siguientes cinco recomendaciones están destinadas a enseñarte cómo puedes conseguirlo.

Los gatos y la Navidad: 5 consejos para disfrutar de las fiestas con tranquilidad y sin peligros

  1. Ayuda a tu gato a evadir el estrés: proporciónale un lugar para refugiarse

Nuestros gatos pueden perderse con tanto árbol lleno de decoraciones coloridas en el salón, luces resplandecientes en las ventanas, irresistibles olores de la comida, villancicos a todo volumen y, posiblemente, algún que otro invitado emocionado. Los mininos son unos animales de costumbres que no toleran muy bien los cambios en su entorno, que en este caso son nuestras casas. Por ello, es aún más importante tenerlo en cuenta y no pasar por alto las necesidades de nuestros gatos a pesar de la fiebre navideña.

Por supuesto, esto no significa que tengas que dejar de celebrar la Navidad, sino tan solo que has de considerar que el volumen alto y el barullo, sobre todo en Nochebuena, quizá sean demasiado para los gatos. Los felinos que salen de casa pueden escaquearse a través de la gatera para refugiarse al aire libre, pero muchos otros tienen el ajetreo servido en casa.

Como ves, es fundamental proporcionarle a tu minino un lugar tranquilo y confortable dentro de casa, donde pueda retirarse a su antojo. Puedes optar por una cama para gatos en el dormitorio o en el sótano, o por una cueva debajo de la cama o en el armario. Una opción económica es utilizar una caja de cartón, previamente oscurecida y con el techo reforzado.

A muchos gatos les gusta esconderse bajo la manta o en las cuevas del rascador, sobre todo cuando hablamos de la época navideña. Lo importante es que tu pequeño felino tenga a su disposición un escondite en el que se sienta calmado y seguro y en el que pueda entrar y salir por su cuenta.

Recuerda no obligar a tu gato a estar con los invitados ni a encerrarlo. Para que tu minino se sienta del todo bien, deberás preparar adecuadamente también su arenero, su comida y su juguete favorito. Si quieres dar un paso más para evitar que tu pequeño felino se estrese, puedes hacer uso de un difusor especial, como el de Feliway. Las feromonas (sustancias odoríferas propias del cuerpo) sintéticas que contiene calman a los gatos y disminuyen su nivel de estrés.

Por otra parte, si eres de los que desean evitar el estrés de la Navidad o si tienes planeado visitar a tus familiares que viven lejos, has de preparar los cuidados de tu minino con antelación. Por lo general, no suele ser una buena idea llevarse a los gatos en las vacaciones de Navidad, ya que el viaje en sí y el nuevo entorno se traducen en puro estrés para estos pequeños felinos. La mejor alternativa, sin duda, es una persona que se encargue de cuidarlo en su entorno habitual.

katze spielt mit weihnachtsbaum
  1. Protege las patitas de tu gato: mantén las velas y las cadenas de luces fuera de su alcance

Las velas y las cadenas de luces proporcionan un ambiente muy acogedor durante los días más oscuros del año, aunque muchas veces se menosprecia el peligro que representan para los gatos. Los mininos desconocen que las velas queman y que pueden prender fuego al mantel con tan solo tirar del camino de mesa sobre el que se encuentra nuestro maravilloso centro de mesa navideño con velas. El centelleo de las llamas es demasiado atractivo, sobre todo para los gatitos, que están ansiosos por descubrir este objeto inusual con más proximidad.

No son pocos los mininos que han tenido experiencias dolorosas con las velas y han tenido que pagar su curiosidad con fuertes quemaduras en las patitas o en el pelaje. Por esta razón, sea sobre la mesa o sobre el árbol de Navidad, las velas encendidas siempre deben mantenerse fuera del alcance de los gatos. Una idea: prueba a colgar el centro de mesa navideño del techo a una altura a la que tu bigotudo no pueda alcanzarla. Aun así, nunca deberías dejar las velas encendidas en la misma habitación en la que está tu gato si no puedes supervisarlo.

Los felinos son unos escaladores muy hábiles y si tienen curiosidad por algo, se subirán casi a cualquier sitio para investigar. Las luces LED son una buena opción porque imitan la luz de las velas de forma artificial, por lo que no representan un peligro para los mininos.

En cambio, la luz artificial también puede resultar peligrosa para los gatos cuando hablamos de las cadenas de luces para enchufar. Es posible que los mininos se enreden en la aparentemente divertida cadena y se estrangulen. Tampoco puede descartarse una electrocución si el felino muerde el cable en su deseo de explorar. Por ello, intenta colocar las luces en la zona más elevada del árbol y no dejar ningún cable colgando en la parte inferior que despierte las ganas de jugar de tu gato.

Las cadenas de luces colgadas en las ventanas y en los balcones también deben ajustarse de forma adecuada para que el minino no pueda agarrarlas con la patita. Enchufa las velas eléctricas solo cuando estés presente y no dejes a tu gato solo con las luces del árbol encendidas.

  1. Prevé los peligros del árbol de Navidad: fíjalo firmemente y selecciona las decoraciones con cuidado

Los gatos son unos verdaderos maestros de la escalada y del equilibrio, sea fuera en la estrecha valla del jardín o dentro en su objeto favorito para escalar. No debemos extrañarnos de que los mininos contemplen el árbol de Navidad del salón como un juguete personal, con todas esas luces radiantes y bolas y guirnaldas brillantes. Es normal que solo tengan ganas de trepar por él y arañarlo. Pero, al contrario que los rascadores y postes especiales para los gatos, el árbol de Navidad alberga algunos peligros para los felinos más curiosos y juguetones.

Una bola rota puede provocar cortes graves y dolorosos en las patitas y en la boca y, si el gato llega a ingerir algún pedacito, los daños internos causados podrían poner en peligro su vida.

Las guirnaldas y las cintas para envolver regalos tampoco son seguras para los mininos, ya que pueden causar una obstrucción intestinal si se ingieren. En caso de no tratarse, existe la posibilidad de que sus consecuencias sean mortales.

Otro elemento peligroso del abeto o pino son las agujas caídas, que son indigeribles por los gatos y que, en el peor de los casos, son capaces de perforar su intestino.

Asimismo, es posible que el acto de ingerir agua del plato del árbol o lamer la resina provoque intoxicaciones.

Y, por supuesto, también existe el riesgo de que el árbol vuelque por completo si el gato decide trepar por él o tirar de la cadena de luces.

Para evitar todos estos riesgos del árbol de Navidad, ten en cuenta los siguientes aspectos a la hora de colocarlo y decorarlo:

  • Asegúrate de que el árbol se mantenga firme. Un soporte estable y seguro para los niños, junto con una cuerda adicional con la que sujetar el árbol a la pared, garantizan el sostén óptimo y previenen que el árbol se caiga.
  • Dentro de lo posible, utiliza objetos de madera, paja o plástico sólido para decorar. En caso de que no quieras renunciar a las bolas de cristal, colócalas fuera del alcance del gato y asegúrate de sujetarlas bien a las ramas. Para la máxima seguridad de tu minino, deberías evitar usar guirnaldas.
  • Sujeta bien la cadena de luces a las ramas y no dejes ningún cable colgando en el que tu felino pueda enredarse. Además, es mejor evitar el uso de velas en el árbol. Hoy en día existen unas lucecitas LED sin cables que se pueden encender y apagar cómodamente con un mando a distancia.
  • En caso de que tu minino pueda acceder al agua del árbol, cubre el soporte con una bandeja más grande —por ejemplo, de cartón—, para que no pueda beber de ella.
  • Recoge lo antes posible las agujas caídas del abeto o pino para que tu gato no las ingiera.

Pero ahí no acaba todo, ya que lo que se encuentra debajo del árbol de Navidad también puede ser peligroso para los gatos. Nos referimos a las cintas y a los coloridos trozos de papel para envolver los regalos. Estos objetos resultan muy atractivos, sobre todo, para los gatitos. Por este motivo, es importante guardar todos los materiales utilizados para envolver los regalos en cuanto se termine. De lo contrario, existe un riesgo bastante elevado de que el minino se estrangule con las cintas o que trague partes de estas o de papel.

Lógicamente, puedes dejar que tu gato se divierta con el papel y las cintas para envolver, pero siempre que estés tú delante. Tu felino nunca debe llegar a coger las cintas con la boca y, en caso de que se haya tragado algún trozo, acude lo antes posible a una clínica veterinaria. Por nada del mundo debes intentar sacársela por tu cuenta, aunque quede una parte sobresaliente en la boca, porque es posible que le causes unos daños internos incluso peores.

katze spielt mit weihnachtsgeschenk
  1. Evita intoxicaciones: no introduzcas en casa olores y plantas venenosas para gatos

Durante las fiestas navideñas es habitual utilizar ciertas plantas como la flor de Pascua, el muérdago y la rosa de Navidad, que son tóxicas para los gatos. Si tu minino es de los que no dudan en mordisquear cualquier tipo de planta que tengas en casa, es mejor que no introduzcas ninguna de las anteriores en tu hogar. En caso de que el gato ingiera alguna hoja de cualquiera de estas plantas sin que te des cuenta, puede sufrir diarrea, vómitos, convulsiones fuertes y daños renales graves.

Resulta igual de peligroso lamer los aceites aromáticos que se utilizan para acompañar el ambiente navideño.

En resumen, para ir sobre seguro, evita los aceites aromáticos y las plantas venenosas para los gatos en tu casa. Ten presente que otras plantas y flores de interior, como los lirios, también son tóxicas para los mininos. Por eso, antes de adquirir una nueva planta, asegúrate siempre de que sea inocua para tu bigotudo.

  1. Cuida la alimentación de tu gato: los asados y los dulces navideños no son para ellos

En Navidad es normal encontrarnos bandejas de polvorones, mantecados, bombones de chocolate, etc., por todas partes porque en estas fechas queremos disfrutar sin pensar en la báscula. No hay nada de malo en ello, pero no debemos olvidar que los gatos también son unos golosos. Nunca deberías darle chocolate a tu minino porque la teobromina que contiene es tóxica para ellos, y su consumo es capaz de desencadenar convulsiones, vómitos, diarrea y alta presión arterial. Una cantidad demasiado elevada de chocolate puede incluso resultar mortal para los gatos. En consecuencia, guarda siempre este dulce tan tentador en un lugar al que tu bigotudo no pueda acceder y llévate las bandejas de dulces en cuanto salgas de la habitación.

Los restos de los exquisitos asados pueden ser igual de peligrosos para los felinos. Aunque quieras consentir a tu pequeño y dejarle unos trocitos del menú de Navidad en el comedero, ten en cuenta que la comida que consumimos nosotros suele ser demasiado grasienta y salada para los gatos. Los problemas digestivos, una sobrecarga del páncreas y del hígado y el sobrepeso son posibles consecuencias de esta aparente generosidad.

Asimismo, los restos de huesos de aves no se deben dar a los gatos porque algunos son muy finos y se pueden astillar y provocar heridas internas graves. Si quieres mimar a tu felino con algo especial, ofrécele alguno de los menús navideños para gatos o algún tipo de snack o golosina que no le des todos los días, para que así él también disfrute del ambiente festivo. Si te animas, trata de hornear tú mismo unas delicias para tu minino.

¡Todo listo para disfrutar de la Navidad!

A pesar de todos los peligros que la Navidad acarrea para los gatos, esta entrañable época del año puede transcurrir como una experiencia agradable para todos. Si tienes en cuenta las recomendaciones anteriores y le haces un huequito a tu minino entre la preparación del menú navideño y la decoración del árbol de Navidad, es posible disfrutar de este momento especial sin preocupaciones.

Aparte de comprarle a tu gato los regalos de Navidad que desees, asegúrate también de tener suficiente comida y, por si fuese necesario, medicamentos de emergencia para él. No está de más anotar el número de teléfono y la dirección de la clínica veterinaria más cercana a tu casa que abra durante los días festivos para que así no tengas que perder tiempo buscándola en caso de urgencia. ¡Con toda esta preparación seguro que todo va como la seda!

Artículos más leídos

¿Es una buena idea dormir con el gato?

Entre los amantes de los gatos, es habitual dejar que nuestros mininos duerman en la cama. Sin embargo, existen opiniones contradictorias acerca de que los gatos compartan el lecho con las personas. En este artículo queremos exponerte los pros y los contras para que reflexiones con qué punto de vista simpatizas más y elijas el modo de actuar con tu pequeño tigre.

Arena para gatos: ¿aglomerante o de sílice?

Los amantes de los animales lo saben: todo arenero para gatos precisa una arena adecuada que absorba la orina y las deposiciones, y, a ser posible, que neutralice los malos olores. Sin embargo, no es tan fácil dar con la arena correcta para un gato. En las tiendas de productos para mascotas se pueden encontrar diversos tipos, desde bentonita aglomerante hasta arena absorbente, biodegradable o de sílice. La arena de sílice y la arena aglomerante de arcilla natural son las preferidas de los gatos y de los dueños. Veamos cuál es la mejor arena para el gato, el dueño y el medio ambiente.

Rascadores para gatos

Los rascadores son un accesorio necesario para los gatos de interior y para aquellos que salen al exterior es una alegría tener la opción de desfogarse en casa. Estos bigotudos son muy curiosos y aventureros y siempre están a la búsqueda de nuevos desafíos. Por lo tanto, un rascador adecuado es esencial.