Qué hacer con el gato en vacaciones: cuidadores, residencias, etc.

Qué hacer con el gato en vacaciones

Casi cualquiera que tenga gatos se ha preguntado alguna vez: ¿qué hacer con el gato en vacaciones? Algunos prefieren viajar con gatos, mientras que otros renuncian a las vacaciones y se quedan en casa. Si vas a irte de vacaciones sin tu gato, es importante que te asegures de que está bien cuidado. Aquí te damos consejos sobre el cuidado de tu gato si te vas de vacaciones sin él.

Como en casa, en ningún sitio. Muchos gatos quieren tanto a su hogar como a sus humanos. Los gatos de exterior, en particular, desean seguir recorriendo su territorio como de costumbre. A los más mayores, que prefieren un entorno acogedor, también les cuesta abandonar su espacio habitual. No pasa nada, porque hay muchas opciones para que tu gato esté bien cuidado en casa durante las vacaciones:

Cuidadores en casa

La mejor solución es que alguien se quede con el gato en casa para sustituir al cuidador habitual. Esto es práctico en ausencias prolongadas. El sustituto a largo plazo se puede ocupar de las flores y el correo sin problemas. Pueden pasar agradables veladas con el minino en el sofá y encargarse de la comida y la limpieza del arenero.

La condición es que haya una buena relación de confianza. No todo el mundo se siente cómodo con la idea de que alguien viva en su casa durante las vacaciones.

Además de los familiares y buenos amigos, también existen los viajeros amantes de los gatos. Esto se puede hacer si vives en un sitio al que a la gente le guste ir de vacaciones. Los amigos de los animales cuidan del hogar y los gatos gratis, y pueden hacer excursiones y visitar la ciudad. Actualmente existen un montón de portales dedicados a este tipo de cuidado de animales.

Qué hacer con el gato en vacaciones
Si vas a estar mucho tiempo de vacaciones, alojar a cuidadores en casa es la solución ideal para tu minino.

Vecinos y amigos (de los animales)

La opción clásica es pedir a vecinos, amigos o familiares que vayan a cuidar de tu gato todos los días. Para los vecinos a los que les gustan los animales, esto no supone ningún esfuerzo. Además, el gato ya conoce a su cuidador. Hay que pedirles que vayan al menos dos veces al día a encargarse de la comida y el arenero.

Lo ideal sería que el cuidador dedicara algo de tiempo a cuidar y mimar al gato. Invítalos a que se queden un rato en tu casa durante tus vacaciones. Por ejemplo, diles que lean en el balcón a prueba de gatos o que pasen una tarde viendo la tele en el sofá. Así, tu minino no se sentirá solo, sobre todo si solo tienes uno o es un gato de interior.

Cuidadores de gatos profesionales

Actualmente hay cuidadores profesionales en muchas ciudades que puedes contratar cuando no sabes qué hacer con el gato en vacaciones. Van a verlo una o dos veces al día y se encargan de la comida, limpian el arenero y pasan un tiempo acordado con el gato. Lo bueno es que son profesionales que suelen estar familiarizados con la administración de medicamentos.

Los cuidadores de gatos profesionales cuestan entre 15 y 30 euros al día, según si van una o dos veces. A veces también cobran gastos de desplazamiento.

También se pueden combinar las dos cosas: un cuidador por la mañana para la medicación y un vecino por la noche que se acurruque con el gato. Así, puedes estar tranquilo y disfrutar de tus vacaciones sin el gato.

Qué hacer con el gato en vacaciones
Si estás de vacaciones, debes dejar todo lo que el gato necesita en cantidades suficientes.

¿Qué hay que tener en cuenta para el cuidado durante las vacaciones?

Si alguien va a cuidar a tu gato en vacaciones en tu casa, asegúrate de que haya todo lo necesario. Deja lo siguiente preparado:

Suficiente comida húmeda o pienso
Snacks
Arena para gatos de sobra
Juguetes guardados a buen recaudo
Peines o cepillos
Para emergencias: número de teléfono y dirección de tu veterinario
Plan de comidas
En caso necesario: medicamentos y plan de medicación

Planifícalo todo con tiempo para asegurarte de que tu gato tenga los mejores cuidados. Los cuidadores de gatos profesionales están muy solicitados en época de vacaciones.

En la segunda residencia

Otra manera de pasar las vacaciones es llevar al gato a otro domicilio o a una residencia para animales. Lo más fácil es acostumbrarlo desde pequeño. Llévalo durante un fin de semana al domicilio temporal cuando sea joven. Así, en edad de adulto le resultará menos estresante.

Con amigos

Ya sean familiares o buenos amigos, mucha gente se alegra de acoger a tu gato mientras estás de vacaciones. Si lo acostumbras desde pequeño, verás que es muy fácil, especialmente con gatos de interior.

Los gatos de exterior, en cambio, pueden echar en falta sus excursiones. Y es que el peligro de que se pierda explorando un terreno desconocido es demasiado grande. Si se tiene que quedar en casa, el estrés está garantizado.

Obviamente, quien se encargue del gato debe ser de confianza y velar por su seguridad. Las ventanas inclinadas y los balcones sin red pueden convertir la casa de un inexperto en una trampa mortal.

Si el gato conoce esta segunda residencia, esta opción tiene muchas ventajas. El cuidador puede integrar al gato en su rutina sin tener que desplazarse a tu domicilio. Por otro lado, el gato disfruta de la cercanía humana de alguien que conoce.

Qué hacer con el gato en vacaciones
Para los gatos que necesitan medicación regular, las residencias para gatos son muy recomendables.

Residencias para gatos

En todas las ciudades grandes hay una selección de residencias para gatos. A veces, incluso están anexionadas a una clínica veterinaria. Esto supone una ventaja enorme para los gatos que necesitan medicación regularmente.

Muchas residencias te envían un saludo virtual diario al teléfono para informarte sobre cómo está el gato. En este sentido, la atención es la misma que con un cuidador privado.

Las residencias grandes ofrecen a los gatos de exterior una zona para explorar protegida. Se encuentran ofertas tanto para gatos solos como para mininos sociales. Los gatos de un mismo hogar residen en el mismo espacio.

Una residencia para gatos profesional es más cara que los cuidados de un familiar. Sin embargo, mucha gente prefiere este trato rutinario y la fiabilidad absoluta de las buenas residencias. Así, si no sabes qué hacer con el gato en vacaciones, con esta opción sabrás que está bien cuidado.

Consejo: muchas residencias ofrecen una asistencia profesional para gatos en recintos adecuados a precios razonables. Infórmate con tiempo, ya que hay pocas plazas y estas están muy solicitadas.

La importancia de una buena planificación

Antes de llevar al gato a una residencia, es importante que planifiques bien la estancia. En periodos vacacionales, las más populares ya están completas con meses de antelación.

Infórmate también sobre los requisitos para la estancia. En general, estas incluyen una cartilla de vacunación con las vacunas habituales. La mayoría de residencias solo admiten animales castrados y muchas otras tienen otros requisitos que hay que cumplir. Por ejemplo, estos pueden ser una desparasitación, una prueba negativa de giardiamedidas profilácticas contra pulgas.

Ya sea un alojamiento privado o una residencia profesional: dales instrucciones claras sobre la alimentación de tu gato y una cantidad de comida suficiente.

Tampoco olvides la arena, el cuidado del pelo, si lo tiene largo, y los medicamentos, si padece una enfermedad crónica. Las buenas residencias se hacen una idea exacta de las necesidades de tu gato para cuidarlo mientras estás de vacaciones.

Nuestros artículos más útiles
5 min

Viajar con gatos en coche

A los gatos no les hace mucha gracia viajar. Cualquier cambio de sitio causa estrés a estos animales tan sensibles, ya que, por naturaleza, los olores y ruidos desconocidos les ponen muy nerviosos. Sin embargo, a veces sus dueños se ven obligados a cambiarles de ubicación, ya sea para hacer la visita anual al veterinario, una mudanza o una estancia fuera de casa. El coche no es la forma de desplazarse preferida de los felinos, no obstante, con un poco de preparación podrás quitarles el miedo al viaje. Te contamos cómo conseguir que viajar con gatos en coche no suponga una odisea.
5 min

Transportín para gatos

El transportín es parte del equipamiento básico para gatos. No importa si adquieres a tu minino en una protectora de animales, un criador o por privado, el animal necesita ser transportado con seguridad hasta tu casa. También necesitarás un transportín para gatos cuando vayas al veterinario. Es conveniente hacerte con uno antes de que el bigotudo entre a vivir a tu casa. Por eso hemos recopilado los siguientes 9 consejos en torno al transportín para gatos ideal.