Plantas para gatos

Plantas para gatos

No es raro ver a un gato revolcándose en las cuidadas plantas del jardín. Cuando te acercas pareciera como si el gato se hubiera vuelto loco. ¿Qué ha pasado? La vegetación es un complemento alimenticio importante para los pequeños tigres domésticos, pero algunas plantas pueden intoxicarles ¡y suelen ser las que más bonitas quedan en el jardín! Para evitar disgustos te presentamos plantas seguras para gatos.

Catnip o menta para gatos

Es cierto que esta planta, que tanto les gusta a los gatos, contiene una sustancia embriagadora para ellos. La menta para gatos o catnip (Nepeta Cataria) es muy deseada. Su efecto vigorizante hace que los mininos jueguen eufóricos. Sin embargo, a algunos felinos no les interesa en lo más mínimo. Aún no existen estudios que expliquen a qué se debe esto. Eso sí, aquellos bigotudos que sí muestran interés se dejan mimar con cualquier cosa:

Aceptan los nuevos rascadores sin ningún problema, adoran los juguetes rellenos con menta gatera y las, hasta ahora populares tablas rascadoras, pasan a un segundo plano al haber postes de sisal rociados con catnip.

Tomillo de gato

Parecido a lo que sucede con la menta para gatos, el olor del tomillo de gato (Teucrium marum) resulta irresistible para algunos felinos. Esta planta proviene del mediterráneo occidental y es fácil de cultivar en macetas. Aunque, para el olfato de los humanos, esta bonita planta de flor violeta huele a éter, los bigotudos se deleitan incluso con el tomillo de gato desecado, que les embriaga por completo.

Valeriana

En tercer lugar, está la valeriana (Valeriana officinalis), que a los gatos les fascina. Se revuelcan en esta hierba con olor a alcanfor y chillan de emoción. En este caso tampoco se sabe qué es lo que provoca este comportamiento.

Plantas de interior

A los gatos no les gusta ingerir los tres tipos de plantas anteriores, pero las hierbas están entre sus favoritas. La hierba es necesaria para provocar la expulsión de las bolas de pelo.  Más de un amante de los gatos ha tenido que sacrificar sus plantas de interior por esta preferencia de sus mininos.  Porque, en general, muchas de estas plantas son venenosas y su absorción puede ser tóxica para los animales. Por eso es muy importante que te asegures de la toxicidad de tus matas.

Las plantas que no son tóxicas para gatos son, entre otras, las siguientes:

  • Lazo de amor o cinta
  • Hibisco
  • Planta paraguas o cipero

Entre las plantas que pueden ser tóxicas para gatos están:

  • Ciclamen
  • Especies de azaleas
  • Eléboro negro
  • Diefembaquia
  • Hiedra común
  • Espatifilo
  • Helechos
  • La savia de las hojas de los ficus y de los árboles de caucho
  • Jacintos
  • Aglaonema
  • Especies de crocus
  • Adelfas
  • Philodendron
  • Rododendro
  • Tulipanes
  • Flor de pascua
  • Lirio de agua

Hierba para gatos

Cuando los gatos se limpian el pelaje con su áspera lengua, suelen tragarse bastantes pelos. Estos se mezclan en el estómago con saliva, formando las conocidas bolas de pelo. A los bigotudos de pelo largo les afecta mucho más que a los de pelaje corto. Con frecuencia, las bolas de pelo no pueden traspasar el intestino por lo que necesitan ser expulsadas a través del vómito.  Las plantas que no son tóxicas pueden ayudar a esto. Las fibras de las gramíneas atóxicas son un buen soporte, pues limpian el estómago de tu minino, evitando así la obstrucción del intestino. Puedes mimar a tu bigotudo con cereal recién sembrado, paragüitas o hierba para gatos preparada para comprar, lo que puede que lo mantenga alejado de algunas de tus plantas de interior. Pero los tipos de hierbas se diferencian bastante, por lo que debes poner mucha atención al borde de estas: deben ser blandos y no cortar. Las hierbas de bordes afilados pueden provocar daños graves en la cavidad bucal y en las membranas mucosas internas.

Cómo evitar las bolas de pelo

Peinar y cepillar

A muchos de los que tienen gatos, los vómitos de la eliminación de las bolas de pelo les resultan desagradables. Estos se pueden reducir mediante el cepillado y peinado diario o, si a tu minino no le gusta el cepillo, el uso de un guante áspero. De esta forma los gatos ingieren menos pelos cuando se limpian. Los felinos de pelo largo necesitan la ayuda de sus humanos para el cuidado de su cabello, lo que, a su vez, ayuda a eliminar los pelos muertos.

Malta para gatos

La malta es otra gran ayuda. Las grasas que contiene facilitan que las bolas de pelo más pequeñas atraviesen el intestino. Esto hace que, en lugar de vomitarlas, las elimine a través de las heces. Si le das malta a tu bigotudo varias veces por semana, sustituye casi por completo la hierba para gatos y encima a los mininos les encanta. Además, contiene minerales y vitaminas muy saludables. Las pastas de malta junto con el cepillado y peinado diario son una buena alternativa a la hierba para gatos convencional.

Nuestros artículos más útiles

Diabetes en gatos – Todo lo que necesitas saber

Al igual que las personas, los gatos pueden padecer varias enfermedades hereditarias o dolencias relacionadas con la alimentación. Algunos requieren de asistencia veterinaria combinada con una nutrición adaptada. Una enfermedad felina cuyo éxito de tratamiento depende de una alimentación apropiada para la especie, es la diabetes felina. La diabetes en gatos o diabetes mellitus felina, es una enfermedad seria. El diagnóstico es una desagradable sorpresa para cualquier amante de los gatos. A pesar de ser más frecuente de lo que se cree, muy pocos han oído hablar de esta enfermedad. ¿Qué es la diabetes felina? ¿Cuáles son las causas? ¿Cómo es una alimentación correcta para poder apoyar el tratamiento?

¿Los gatos pueden beber leche?

Muchas personas asocian a los gatos con la leche. El apetito desmedido por la leche de los gatos se ilustra en muchos libros infantiles y películas. Esta ansia se da también en la vida real, pues a los felinos les encanta la leche. Una teoría sobre el porqué del entusiasmo de los mininos por la leche dice que se debe a que les recuerda al periodo del amamantamiento. Pero realmente ¿los gatos pueden beber leche?