Galletas caseras para gatos: rápidas, fáciles y deliciosas

anoli / stock.adobe.com

Hornear galletas para gatos en divertido, tanto para tí como para tu minino.

Hacer galletas caseras para gatos no es difícil en absoluto y tiene muchas ventajas: es divertido, sabes exactamente qué contienen y a tu minino le gustan. Te enseñamos tres recetas deliciosas para hacer galletas caseras para tu gato.

Hay mucha gente a la que le gusta cocinar pasteles y galletas. Y es que ¿hay algo más bonito que regalar un delicioso pastel a amigos o familiares? Entonces, ¿por qué no también hacerle deliciosas galletas a tu minino? Pero ¿cómo se hacen?

Cómo hacer galletas para gatos

En principio, hacer galletas caseras para gatos no es tan diferente a hacerlas para humanos. Mezclas los ingredientes con la batidora, haces porciones en forma de galletas y las metes en el horno.

Sin embargo, las galletas para gatos no son dulces, sino saladas. En lugar de azúcar o nueces, llevan lo que les gusta y les sienta bien, como queso, pescado o carne.

Galletas caseras para gatos
¿Son para mí?

Ventajas de las galletas caseras para gatos

Si cocinas galletas para gatos personalmente, sabes exactamente lo que contienen. Esto representa una ventaja particularmente si tu gato tiene alergias. Dado que no llevan aditivos químicos, son muy sanas en comparación con las industriales.

Para hacer galletas caseras para gatos, no necesitas ingredientes exóticos ni condimentos especiales. Al fin y al cabo, al gato no le sentarían bien. Los ingredientes para hacer galletas caseras para gatos —p. ej., huevos, atún o queso— se encuentran en todos los supermercados.

Nota: Para las recetas con productos lácteos, como mantequilla, queso o yogur, debes utilizar variantes sin lactosa. Recuerda que los gatos no toleran la lactosa.

Además, puedes llevarles galletas caseras a tus amigos con gatos cuando los visites y regalárselas por Navidad.

Si quieres empezar ya y mimar a tu gato con golosinas caseras, aquí encontrarás tres recetas fáciles:

Receta de galletas con queso

Ingredientes

  • 140 g de parmesano rallado
  • 1 huevo
  • 4 cucharaditas de mantequilla o manteca
  • 8 cucharadas colmadas de fécula de patata

Preparación

Precalienta el horno a 180 °C.

Mezcla el parmesano, el huevo y la mantequilla o manteca con la batidora hasta conseguir una masa uniforme. A continuación, ve añadiendo lentamente la fécula de patata y sigue removiendo hasta que la masa adquiera una consistencia uniforme.

Forma rollos de masa largos y delgados, más o menos de un dedo pequeño de grosor. Corta los rollos con un cuchillo en trozos de igual tamaño.

Distribuye los trozos de masa cruda sobre la bandeja de horno cubierta con papel de horno. Procura que haya suficiente espacio entre las galletas, ya que el huevo hará que dupliquen su tamaño.

Hornea las galletas de queso entre diez y 15 minutos.

Receta de galletas con atún

Ingredientes

  • 140 g de atún de lata escurrido
  • 1 huevo
  • 120 g de harina de avena
  • 1 cucharada de aceite de girasol
  • 1-2 cucharadas de agua

Preparación

Precalienta el horno a 180 °C.

Mezcla el atún, el huevo y el aceite con la batidora. A continuación, añade la harina y el agua, y remueve hasta conseguir una masa uniforme.

Forma bolitas de masa y colócalas sobre la bandeja de horno cubierta con papel de horno.

Hornea las galletas de atún durante 12-15 minutos.

Receta de galletas con pollo

Ingredientes

  • 250 g de carne de pollo deshuesado
  • 1 cucharada de yogur
  • 1 cucharadita de aceite de girasol
  • 200 g de harina de arroz
  • 1 huevo

Preparación

Precalienta el horno a 175 °C.

Corta el pollo en trozos pequeños y hiérvelos en agua. Cuando la carne esté cocida, deja que se enfríe y tritúrala con una batidora o picadora. Añade el huevo, el yogur y el aceite, y mézclalo todo con un tenedor. A continuación, ve añadiendo la harina de arroz a cucharadas hasta que se forme una masa.

Como alternativa al pollo hervido, también puedes usar comida húmeda de carne de pollo natural, como la de Miamor.

Usando dos cucharillas, forma trocitos de masa y colócalos sobre la bandeja de horno cubierta de papel vegetal. Aplasta un poco los trozos de masa con un tenedor.

Hornea las galletas durante unos 20 minutos.

Galletas caseras para gatos
¡Snacks caseros, qué rico!

¿Cómo se conservan las galletas?

Todas las galletas caseras para gatos se tienen que dejar enfriar bien después de sacarlas del horno. Mételas en un recipiente hermético y guárdalas en la nevera. Hay que consumirlas más o menos en una semana.

Importante: Solo como tentempié entre comidas

Aunque tu peludo se comería las galletas caseras para gatos a toneladas, no están pensadas como alimento principal. Al fin y al cabo, no queremos engordarlo.

Dáselas solo como tentempié entre comidas, como recompensa o en un juguete de inteligencia. Por cierto, en la tienda online de zooplus encontrarás juguetes de inteligencia variados.

Nuestros artículos más útiles
3 min

¿Los gatos pueden beber leche?

Muchas personas asocian a los gatos con la leche. El apetito desmedido por la leche de los gatos se ilustra en muchos libros infantiles y películas. Esta ansia se da también en la vida real, pues a los felinos les encanta la leche. Una teoría sobre el porqué del entusiasmo de los mininos por la leche dice que se debe a que les recuerda al periodo del amamantamiento. Pero realmente ¿los gatos pueden beber leche?
6 min

Diabetes en gatos – Todo lo que necesitas saber

Al igual que las personas, los gatos pueden padecer varias enfermedades hereditarias o dolencias relacionadas con la alimentación. Algunos requieren de asistencia veterinaria combinada con una nutrición adaptada. Una enfermedad felina cuyo éxito de tratamiento depende de una alimentación apropiada para la especie, es la diabetes felina. La diabetes en gatos o diabetes mellitus felina, es una enfermedad seria. El diagnóstico es una desagradable sorpresa para cualquier amante de los gatos. A pesar de ser más frecuente de lo que se cree, muy pocos han oído hablar de esta enfermedad. ¿Qué es la diabetes felina? ¿Cuáles son las causas? ¿Cómo es una alimentación correcta para poder apoyar el tratamiento?