Viajar en tren con perro

Viajar en tren con perros

Ya sea durante el día a día o de vacaciones: los viajes en tren son una alternativa tranquila para desplazarte de un lugar a otro. Siempre y cuando tengas el viaje bien organizado y tu peludo esté relajado y familiarizado con ellos, los trayectos en tren pueden ser una excursión placentera para aquellos que viajan con animales. A continuación, te damos varios consejos para que viajar en tren con perro

Información necesaria sobre los perros en el tren

Es conveniente que consultes las condiciones de transporte de la compañía ferroviaria antes de subirte al vagón del tren con tu cuadrúpedo. A menudo los perros que no están en un transportín, es decir, que se consideran «equipaje de mano» y por lo tanto viajan gratis, pagan la mitad del billete (esto es así en algunas compañías ferroviarias fuera de España). En algunos países las compañías de transporte cobran solo el 10 % del precio de viaje para un can adulto.

En España, la compañía ferroviaria RENFE cobra un 25 % del precio por un animal de compañía en clase turista. Lee siempre la letra pequeña de las ofertas y los precios especiales, pues a veces a los perros se les cuenta como una persona más en los tiques grupales. Aunque para muchos los peludos son parte de la familia, RENFE especifica que los animales domésticos no cuentan como niños (que hasta los cuatro años viajan gratis sin ocupar asiento).

A menudo no basta con tener un billete, también es necesario que el perro lleve bozal. En algunos casos, aquellos peludos tranquilos y educados solo han de llevarlo si un empleado de la compañía ferroviaria así lo requiere. Por lo que no tienen que usar el bozal durante todo el viaje. Sin embargo, es recomendable que acostumbres a tu fiel amigo a llevar el bozal y que elijas un modelo que se ajuste bien y le permita jadear sin problema.

El personal de la compañía ferroviaria está en su derecho de hacerte abandonar el tren en la próxima parada, si te indica que debes ponerle el bozal a tu can y no llevas uno contigo. Los perros guía y de asistencia están exentos de esta normativa y, además, viajan gratis.

urlaub zug hund

Cómo acostumbrar a un perro a ir en tren

Lo más fácil es habituar a tu can desde que es un cachorro a viajar en tren (y en autobús). A no ser que estén acostumbrados a ello, incluso los perros más tranquilos pueden irritarse con el bullicio, las prisas y los estridentes anuncios por megafonía. Es importante que cuando decidas viajar en tren con perro tú irradies seguridad y tranquilidad, pues eso le muestra a tu can que no hay peligro alguno ni antes ni durante el viaje. Si notas que tu perro está inquieto es mejor evitar tranquilizarlo demasiado, pues eso le reafirma en su sensación de que algo va mal.

En las entradas y salidas debes ir por delante, demostrándole así que está en un entorno seguro. Si tu can es inseguro lo mejor es acostumbrarlo a viajar en tren fuera de la hora punta y, a ser posible, en estaciones pequeñas. Para habituar a tu can puedes ir con un acompañante al bosque y tras dar un agradable paseo viajar una o dos paradas en tren con tu peludo, y que tu amigo vuelva a recogeros en la estación. Un pequeño y saludable snack durante el primer viaje puede hacer que este sea más atractivo para tu perro.

En general, lo que cuenta es que tu peludo ya esté adiestrado y obedezca las órdenes básicas antes de viajar en tren: «sienta», «quieto» y «échate», así como «junto» son de gran ayuda. Tener un buen vínculo con tu can también facilita mucho las cosas, si por ejemplo has adoptado un miedoso peludo de la protectora de animales, es importante que fortalezcas el vínculo antes de llevarlo en tren por primera vez.

Viajar con perro: ¿qué hago si el tren está lleno?

Los perros grandes o los cachorros deben evitar subir y bajar escaleras, sin embargo, el cambiar de un tren a otro suele requerir exactamente eso. Lo mejor en esos casos es que lleves a tu cuadrúpedo en brazos; si no es posible, usa el ascensor.

Mantén la correa siempre corta cuando estés en el andén o dentro del tren, así tienes a tu fiel amigo canino siempre bajo control, incluso cuando os encontréis con otro peludo paseando por el vagón.

Cuando vayas a viajar en tren con perro deja que tu acompañante canino se eche a tus pies, muchos canes se pasan el viaje ahí, adormilados. Asegúrate que no se acueste en el pasillo para que los demás pasajeros puedan pasar y tu peludo no corra el riesgo de llevarse pisotones. Dado que en la mayoría de los países no es posible reservar un asiento es importante ser flexible también cuando los trenes vayan llenos. Si tu perro viaja en transportín puedes llevarlo sobre tu regazo o, en caso de haber espacio, ponerlo sobre el asiento vecino o en el suelo.

Es preferible que si vas a viajar en tren con perro  la última ingesta del can ha sido unas doce horas antes del comienzo del viaje, para que no tenga la necesidad de defecar durante el viaje. Antes de subirte al tren con tu perro, da unos cuantos paseos cortos con él para que pueda vaciar su vejiga. Además del bozal y, en muchos casos, en transportín, existen varios accesorios de viaje muy útiles y confortables para los traslados en tren ―sobre todo durante los trayectos largos— como son los bebederos de viaje o las mantas.

¡Buen viaje!

Artículos más leídos

Viajar con perros en avión

Una mudanza a un sitio lejano, unas vacaciones en otro país… a veces no es posible ahorrarle a nuestro mejor amigo el trayecto en avión. Inevitablemente, viajar con perro en avión, significa estrés para el animal y la necesidad de adaptarse a un lugar nuevo y a un clima distinto. No debemos pasar por alto los riesgos que esto puede suponer; pero con la preparación adecuada, tu perro podrá soportar incluso los viajes más largos.

Viajar con perros en el coche

Durante los últimos años se ha trabajado mucho en lo que respecta a la seguridad de los pasajeros de un coche. Los airbags para el conductor, para los acompañantes y protectores laterales son solo algunos ejemplos.

Dónde dejar a mi perro en vacaciones

¡Por fin han llegado las tan esperadas vacaciones! Pero ¿qué pasa cuando no puedes llevarte a tu peludo? Un cuidador o un hotel para perros pueden ser una gran ayuda en estos casos. Y ¿qué alternativa es mejor para el can? ¿cuáles son los costes y qué es lo que hay que tener en cuenta? Aquí te contamos las ventajas y los inconvenientes y te damos consejos para que tu fiel amigo esté lo mejor posible durante tu ausencia.