Viajar en barco con perros

Viajar en barco con perros

Cada vez son más los amantes de los perros que disfrutan llevándose a sus cuadrúpedos de viaje, bien en tren, en coche o incluso en barco. También es posible que durante una pequeña excursión dominguera haya que realizar un pequeño trayecto a bordo de un barco. Ya sea un bote de remos, un pequeño ferry o un crucero, te damos consejos sobre cómo viajar en barco con perros.

Entrenar a un perro para el viaje en barco

Antes de hacer un viaje, corto o largo, en barco con tu perro lo mejor es que hagas una o varias pequeñas excursiones por el agua. Observa si tu amigo canino está relajado y en forma durante el corto trayecto en bote o en ferry. Normalmente no suele haber ningún problema de salud, pero un pequeño porcentaje de perros (al igual que algunos humanos), puede marearse. Cuanto más pequeño sea el barco, peor lo pasarán, por lo que quizás sea mejor evitar llevarlos a este tipo de viajes. En casos leves puede ser suficiente con reducir la alimentación por un corto plazo. Durante la preparación también debes practicar subir y bajar escaleras, pues los escalones de los barcos tienen truco porque se puede ver a través de los peldaños. Aprovecha cualquier acceso a muelles o escaleras cerca del agua para practicar y para que el perro se acostumbre al terreno oscilante.

Viajar en ferry con perros

Si tu peludo tiene que quedarse en el coche, que suele ser el caso en muchas navieras, las travesías cortas no son un problema. Para trayectos de más de seis horas es mejor informarse bien antes si existen otras posibilidades durante la travesía. Si está permitido que los cuadrúpedos suban a cubierta suele haber áreas acotadas donde pueden hacer sus necesidades, pero con frecuencia están muy sucias y no todos los perros la quieren usar. Aquellos que han adiestrado a su can a hacer sus necesidades tienen una gran ventaja. Por si acaso, equípate bien con toallitas y bolsas para heces para hacer desaparecer cualquier pequeño percance sin grandes problemas.

Una casa flotante con perros

¿Quieres llevarte a tu perro de vacaciones en una casa flotante? ¡Adelante! En general los canes se apuntan de buena gana a este tipo de viajes, además, para aquellos que disfrutan en el agua siempre tienen una oportunidad para nadar un rato. Eso sí, los viajeros cuadrúpedos tienen que poder dar largos paseos en tierra para quemar su energía y hacer sus necesidades. También es una gran ayuda el adiestrar a tu peludo para que haga sus cosas en una zona acotada en la cubierta. No le des mucha comida antes y durante el trayecto, pero sí abundante agua.

Algunos perros también se divierten durante las excursiones a bordo de un barco de remos o de vela. Aunque al principio el inestable suelo puede resultar irritante, una vez el peludo se haya acostumbrado, suele divertirse mucho con la aventura sobre las olas. En travesías en las que las personas deben llevar un chaleco salvavidas lo más seguro es que también le pongas uno a tu perrito. Además, tu compañero de viaje canino debe saber nadar bien y hacer siempre caso a tus comandos (practica esto bien antes). También es importante que, antes de viajar en barco con perros, ya sea en un velero u otros barcos, estos aprendan que deben quedarse en el bote y no irse de repente a cazar patos. Las salidas no deben durar más de un día, pues es necesario que se den un paseo por tierra.

Viajar en crucero con perros

Mientras tanto hay cada vez más navieras que ofrecen cruceros en los que se aceptan animales domésticos, en los que los perros son bienvenidos. Infórmate de antemano de las condiciones y de las estrictas normas de higiene que suele haber en estos viajes. En general, a los peludos viajeros les está prohibido el acceso al restaurante y a muchas otras áreas. Si te has decidido por un viaje lo mejor es que lo reserves cuanto antes, pues el número de camarotes para personas que viajan con perros es muy limitado. Los perros guía son una excepción y reciben permisos especiales en buques de crucero incluso a corto plazo. Asegúrate con tiempo de que tu perro cumple con todos los requisitos para viajar en crucero. Lo normal es que se exija que tenga chip, esté vacunado contra la rabia, tenga un pasaporte europeo para animales y haya sido desparasitado antes de comenzar el viaje.

Pero no solo es importante que se cumplan todas las formalidades, también debes pensarte bien si tu can es idóneo para un viaje en barco. Tu cuadrúpedo debe poder subir rampas sin problema y cruzarse con personas y otros perros en estrechos pasillos con educación y manteniendo siempre la calma. El uso de correas es obligatorio a bordo. Además, no todas las navieras permiten que los perros se queden en los camarotes, en algunas tienen que quedarse en jaulas o transportines bajo cubierta. Plantéate bien si esto es algo por lo que quieres hacer pasar a tu peludo. Aprovecha las excursiones en tierra para explorar el entorno con tu amigo canino, pero ten en cuenta que, dependiendo del país, puede haber diferentes condiciones de cuarentena. En muchos casos la mejor solución es que tu peludo se quede en casa bajo los cuidados de algún familiar o de un cuidador de perros de confianza.

Artículos más leídos

Viajar con perros en avión

Una mudanza a un sitio lejano, unas vacaciones en otro país… a veces no es posible ahorrarle a nuestro mejor amigo el trayecto en avión. Inevitablemente, viajar con perro en avión, significa estrés para el animal y la necesidad de adaptarse a un lugar nuevo y a un clima distinto. No debemos pasar por alto los riesgos que esto puede suponer; pero con la preparación adecuada, tu perro podrá soportar incluso los viajes más largos.

Viajar con perros en el coche

Durante los últimos años se ha trabajado mucho en lo que respecta a la seguridad de los pasajeros de un coche. Los airbags para el conductor, para los acompañantes y protectores laterales son solo algunos ejemplos.

Dónde dejar a mi perro en vacaciones

¡Por fin han llegado las tan esperadas vacaciones! Pero ¿qué pasa cuando no puedes llevarte a tu peludo? Un cuidador o un hotel para perros pueden ser una gran ayuda en estos casos. Y ¿qué alternativa es mejor para el can? ¿cuáles son los costes y qué es lo que hay que tener en cuenta? Aquí te contamos las ventajas y los inconvenientes y te damos consejos para que tu fiel amigo esté lo mejor posible durante tu ausencia.