Pomsky

Pomsky

El pomsky: una mezcla de razas

El pomsky es una mezcla (casi) irresistible de dos razas: es una combinación del pomerania y el husky siberiano. El objetivo de esta raza híbrida es perfeccionar la belleza del husky con el carácter apegado y el miniformato del pomerania. Pero, como todos los perros de diseño, el pomsky también esconde muchas sorpresas.

Aspecto

Minihusky con muchísimo pelo

El ejemplar más ideal del pomsky parece un husky de pelo largo en formato mini, sobre todo de cachorro. Sin embargo, con las mezclas no se puede predecir cuál de las razas se manifestará ni cómo. Los perros pomsky adultos se diferencian mucho entre ellos, o sea, no hay ningún estándar. Estos peludos suelen tener una altura de hombro de unos 30 cm, pero la diversidad es enorme. Los machos de husky pueden llegar a medir 60 cm, mientras que los perros pomerania suelen medir unos 20 cm. Por lo tanto, no hay perros pomsky pequeños o medianos. El peso puede oscilar entre los cuatro y los 14 kilos. El pelo es muy denso, presenta diferentes longitudes y puede ser blanco, marrón, negro o gris. Los ojos azules del husky en combinación con la cola enrollada del pomerania son características muy populares.

Historia del minihusky

Tanto el pomerania como el husky siberiano pertenecen al grupo 5 de la FCI (perros tipo spitz y tipo primitivo). El pomerania es una variante en miniatura del spitz alemán, que procede originalmente de la región de Pomerania. No fue hasta la década de 1970 que los criadores alemanes empezaron a concentrarse más en este minispitz. La raza siempre ha sido muy popular en EE. UU. y el Reino Unido. Aquí se lo conoce como king of toys, lo que significaría algo así como rey de los perros miniatura. Junto al gran malamute de Alaska, el husky siberiano es uno de los perros de trineo típicos del norte.

Hace unos años, los amigos de los perros empezaron a cruzar ambas razas para criar el pomsky. Desde el año 2016, la popularidad de esta raza mestiza ha crecido a una velocidad vertiginosa. El motivo reside particularmente en sus antepasados: a la gente le encanta los huskies, pero su cuidado es muy exigente. Estos peludos saben lo que quieren y, además, necesitan moverse mucho para agotarse. Incluso lo cuidadores deportistas llegan a su límite rápidamente.

La belleza del husky y el carácter del pomerania

La combinación con el pomerania pretende aunar la belleza del husky con el carácter flexible de su pequeño congénere. Sin embargo, en la primera generación no se pueden predecir las características de los perros. Solo a partir de la segunda y tercera generación se puede concretar el carácter y el aspecto de la raza en un arduo proceso de selección y con muchos conocimientos. Por desgracia, hay muy pocos criadores que quieran hacer este esfuerzo. El pomsky no deja de ser una mezcla y lo ideal sería tener padres de pura raza de ambas razas. Esto contradice la definición de una raza independiente. En Europa, la cría híbrida apenas se conoce, mientras que en EE. UU. ya es muy popular. Algunos amigos de los perros también llaman al pomsky huskarian.

Pomsky
Pomsky con ojos color azul claro

Carácter y adiestramiento del pomsky

El pomerania establece un vínculo estrecho con su persona de referencia, algo que no sucede con el husky. El perro de trineo está acostumbrado a trabajar con varias personas. No se puede prever qué características tendrá un pomsky. Tampoco es predecible cómo desarrollará el minihusky el instinto de caza y la sed de libertad de sus antepasados nórdicos. Los amigos del pomsky lo describen como flexible y sociable con las personas. Sin embargo, la combinación de dos razas diferentes no conduce automáticamente al mejor resultado posible. Por eso, el perro pomsky suele ser una caja de sorpresas. Generalmente, los pomskies muestran simpatía hacia sus congéneres porque tanto el husky siberiano como el pomerania aprecian a otros perros. Pueden tender a cazar y ladrar, y son cautelosos con los niños pequeños. Lleva a tu cachorro de pomsky a una escuela para cachorros para fomentar su socialización.

Salud 

Primero de todo, hay que decir que la naturaleza no permite que exista el pomsky. El pomerania ya de por sí es difícil de criar y la raza se considera poco robusta. Además, la diferencia de tamaño entre las dos razas es tan grande que el apareamiento pocas veces debería funcionar. Por lo tanto, el perro pomsky se obtiene con inseminación artificial. Los criadores utilizan el esperma del pomerania y la madre siempre es una husky. De lo contrario, la pomerania debería gestar cachorros demasiado grandes para su cuerpecito.

Las razas de los dos padres son propensas a enfermedades oculares. También pueden producirse problemas frecuentes de alergias y pelaje. Los huskies siberianos solo deben utilizarse para la cría si tienen las caderas sanas. Además, ambos padres deben someterse a un examen de luxación de rótula para excluir esta enfermedad articular en la descendencia. Ni el husky ni el pomerania son muy amigos del calor del verano. Bajo el grueso pelo del pomsky, el calor se puede acumular muy rápido. Aplaza las excursiones de verano a las horas más frescas de la mañana y la tarde y procura que tu peludo tenga a mano un rinconcito con sombra. Estos perros no son adecuados para vivir en los países del sur ni en áticos calurosos. Con un buen cuidado, pueden vivir hasta los 14 años.

Alimentación

La comida adecuada para tu pomsky

Ya sea grande o pequeño, cualquier perro aprecia una comida rica en carne en su comedero. Además, su salud también se beneficia de un contenido alto de carne. Por eso, es importante que la carne sea el ingrediente principal de su alimentación, independientemente de si le das pienso o comida húmeda. Los cachorros de razas pequeñas, a las que muy probablemente pertenezca un pomsky joven, necesitan pienso con croquetas pequeñas. Más adelante también tendrás que darle un pienso del tamaño adecuado.

Cíñete a la cantidad recomendada por el fabricante e incluye las chucherías en el cálculo de la ración diaria. Especialmente si entrenas mucho con tu perro y usas comida como estímulo, es recomendable utilizar croquetas de pienso como recompensa. De esta manera, el peludo se gana la comida sin forzar demasiado el recuento de calorías. Como snacks para morder, hay huesos pequeños de piel de vacuno o trozos de panza secos. Sin embargo, no se los des sin supervisión. Recuerda que el pomsky debe tener siempre agua fresca a su disposición. En verano, lleva contigo una botella con un bebedero de viaje para tu peludo si hacéis excursiones largas.

Cuidados 

Por muy pequeño que sea el perro pomsky, tiene pelo por un tubo. Y es que combina el pelo denso del perro nórdico con el pelaje igualmente lujoso del pomerania. Estos perros pueden perder mucho pelo durante la época de muda. Por eso, es conveniente cepillarlos a fondo cada dos días. En los meses cálidos, los perros pomsky pierden aún más pelo. Los amantes de la raza recomiendan cepillarlos dos veces al día en esta época. De lo contrario, el piso se llena de pelos enseguida.

Solo hay que bañarlos si están muy sucios; en general, basta con cepillarlos para eliminar la suciedad seca. Si necesita que lo bañes, usa un champú suave para perros para no dañarle la piel. Córtale las uñas con un cortaúñas especial en cuanto empiece a hacer ruido al andar. Si te da miedo hacerlo tú, el veterinario puede ayudarte con la pedicura.

Pomsky
Un cachorro jugeutón de la raza pomsky en un lecho de flores

¿Encaja conmigo un pomsky?

Perro de trineo o faldero: es difícil predecir cómo evolucionará el pomsky. El futuro cuidador de un pomsky debe amar la naturaleza y hacer muchas cosas con él al aire libre. Aunque no se pueden hacer largas caminatas con pomskies pequeños, tampoco son aptos para la ciudad debido a su herencia del perro de trineo. Un perro faldero tampoco es este pequeño amante de la naturaleza. Lo mejor es tener algo de experiencia con perros para poder lidiar con combinaciones difíciles del carácter del husky y el pomerania.

Una casa con jardín sería ideal. Pero cuidado: si lo dejas solo en el jardín, podría empezar a ladrar a los transeúntes. Además, los huskies son escapistas expertos, así que cierra bien el jardín. Si el pomsky vive con una familia, los niños deben tener edad de ir a la escuela primaria, como mínimo. Y es que muchos pomskies no se fían de los niños pequeños. Si la mezcla de husky y pomerania conoce gatos desde cachorro, la convivencia suele funcionar. En caso de tener roedores pequeños en casa debes tener cuidado, ya que a este perro le gusta cazar.

Si te gusta el pomsky por su aspecto, primero deberías entender bien las características del husky y el pomerania. Plantéate tener un pomsky solo si te gusta la naturaleza de ambas razas y no te da pereza cuidarlo.

Actividad

A los perros pomerania les gusta jugar con su cuidador, pero los huskies prefieren ir a su rollo. Si acostumbras al pomsky a los juegos en común desde pequeño, hay muchas probabilidades de que lo convenzas de la diversión en pareja a la larga. Procura encontrar una actividad que os guste a los dos. Por ejemplo, podéis practicar agility para perros pequeños o trucos. No obstante, es muy posible que predomine la naturaleza independiente del husky y que el peludo solo quiera practicar cuando tenga ganas. El perro pomsky puede divertirse muchísimo con actividades al aire libre y juegos de inteligencia. Con el adiestramiento pertinente, los perros adultos y medianos son buenos compañeros para salir a correr por rutas cortas. Eso sí, no lo sobrecargues para que siga divirtiéndose corriendo contigo.

¿Dónde puedo encontrar un pomsky?

El pomsky es un perro de diseño, es decir, se creó mediante el apareamiento intencionado de dos razas. Por eso, no puede comprarse a un criador afiliado a una asociación de la Federación Cinológica Internacional (FCI). Muchos criadores de perros de diseño se benefician de la moda actual de los perros híbridos. Así pues, puedes comprar un peludo sin afiliación a una asociación ni pruebas de salud y carácter por mucho dinero. Al fin y al cabo, las mezclas están de moda.

Antes de comprar un perro de diseño, te recomendamos que eches un vistazo a las razas reconocidas. Por ejemplo, un spitz mediano o pequeño es una alternativa estupenda para los que hayan sucumbido a los encantos del pomerania, pero quieran un perro algo más grande. El lundehund noruego y el shiba inu también tienen un tamaño intermedio entre el husky y el pomerania, y los encantos particulares de las razas originales.

Criadores responsables

Si al final te decides por un pomsky, asegúrate de que el criador solo use perros con pedigrí como padres. También deben haber superado las pruebas de salud requeridas para cada raza. Visita a los cachorros en su casa y echa un vistazo a los padres y al entorno. El carácter y la socialización en las primeras semanas de vida son decisivos para la vida del perro. Nunca compres perros de origen dudoso que te vendan en un maletero.

Si quieres un pomsky adulto, puedes buscar perros mestizos en un refugio. No es probable que encuentres una mezcla de pomerania y husky en un refugio cercano, pero tampoco es imposible. Seguramente encontrarás mezclas de perros trineo o spitz, que pueden ser tan encantadoras como sus congéneres de diseño.

Da igual si es un perro de diseño, un mestizo del refugio o un spitz de cría reconocida. Lo importante es que seas muy feliz con tu peludo.

Nuestros artículos más útiles

Golden retriever

El golden retriever es un perro familiar de tamaño mediano y al que le encantan los niños: muy cercano a las personas y dócil, pero también requiere de cuidados del pelaje y muchas salidas al exterior.

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? ¡No nos engañemos! El pinscher miniatura ―también conocido como pinscher mini, pin min, pinscher enano o Zwergpinscher― es un «gran» perro. Quien desee un adorable y tierno perrito faldero se equivoca con el pinscher mini. A pesar de su tamaño, a este perro familiar tan despierto le encanta la actividad y el deporte y, en muchos sentidos, mantendrá a sus dueños muy ocupados.

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.