Pequeño perro ruso (russian toy)

Pequeño perro ruso (russian toy)

Fuera de Rusia, este perrito todavía es muy poco conocido. No obstante, esto podría cambiar pronto, ya que cumple todos los requisitos de un perro de compañía ideal. El pequeño perro ruso es simpático, vivaracho y elegante, tanto la variante de pelo corto como la de pelo largo.

Aspecto

Elfo en versión canina

Lo que al pequeño perro ruso le falta en tamaño lo compensa con elegancia. A primera vista, recuerda mucho al ratonero de Praga, más conocido en Europa. La raza presenta una constitución esbelta con huesos finos y músculos enjutos. En relación con el cuerpo, la cabeza del russian toy es pequeña.  La altura de cruz se corresponde con la longitud del cuerpo y lo ideal es que sea de 25 cm. El peso ideal de este perrito, según el estándar, es de 2,3 kg, pero se admiten hasta 3 kg. La cola mediana en forma de hoz o sable aún suele amputarse en los países donde está permitida esta práctica.

Existen dos variantes del pequeño perro ruso: el de pelo corto y el de pelo largo. Los ejemplares de pelo corto tienen un pelaje pegado y brillante sin subpelo. Los de pelo largo presentan un manto de entre tres y cinco centímetros, que puede ser liso o ligeramente ondulado. En la cabeza y la parte delantera de las patas lo tienen más corto. En esta variante llama la atención el pelo largo de la parte posterior de las patas y la cola, así como el denso pelaje de las orejas. Los colores de esta raza pueden ser negro con fuego, marrón con fuego, azul con fuego, rojo con negro, rojo con azul, rojo con marrón, rojo, bayo y crema.

Historia

El pequeño perro ruso es una raza muy joven que se basa en el toy terrier inglés. Este era muy popular a principios del siglo XX en Rusia, aunque allí estuvo décadas sin criarse de pura raza. Durante la Segunda Guerra Mundial, la cría de estos perros en miniatura estaba prohibida. Solo se criaban perros que fueran de utilidad para el ejército.

En la década de 1950, los criadores rusos volvieron a concentrarse en la selección específica de los perros toy. Sin embargo, el punto de partida era sumamente desfavorable porque la mayoría de animales no tenían pedigrí o eran mestizos. Con motivo de la Guerra Fría, era difícil encontrar toy terriers ingleses. Por eso, los cinólogos rusos crearon un nuevo estándar basándose en sus perros. Este se diferenciaba del toy terrier inglés en muchos aspectos, por lo que acababa de nacer una raza independiente.

En 1958 surgió un peludo con flecos largos en las orejas del apareamiento de dos perros de pelo corto. Los criadores rusos se basaron en él para crear la segunda variante de pelaje, que llamaron Moscow toy terrier de pelo largo. Al cabo de un tiempo, las dos variantes se unieron bajo le denominación russkiy toy. La FCI no reconoció la raza hasta el año 2006. Desde entonces, estos perritos se ven cada vez más en exposiciones fuera de Rusia.

Pequeño perro ruso (russian toy) © filins / stock.adobe.com

Carácter y adiestramiento

Estos perritos encajan a la perfección con familias o personas solteras que quieran pasar mucho tiempo con su perro. Son vivarachos y siempre derrochan buen humor. Un pequeño perro ruso bien socializado no muestra recelo ni agresividad. Se interesa por su entorno y, aunque es fiel a su cuidador, siente curiosidad por otras personas.

El adiestramiento de este perro no presenta requisitos específicos de la raza. Aunque pesa menos que la mayoría de gatos, es conveniente practicar un adiestramiento consecuente desde cachorro, especialmente por los ladridos. Estos perros tienden a ladrar enseguida y a anunciar todo lo que ven con estridencia. Aquí es donde se nota la herencia de los terriers.

Asegúrate de que el peludo tenga buenas experiencias en edad de cachorro con otros perros de distintos tamaños. Como con cualquier perro, la perseverancia y el cariño son los pilares fundamentales del adiestramiento. Si haces excepciones a las normas, el inteligente miniatura ruso lo tendrá claro: «¡Puedo hacer lo que quiera!».

Salud y cuidados

Si quieres adoptar un pequeño perro ruso sano, es imprescindible que acudas a un criador serio. De hecho, esta raza está asociada al riesgo de procreación consanguínea y enanismo. Los criadores responsables tienen todos estos problemas bajo el punto de mira. Además, estos perros son propensos a la luxación de rótula y a enfermedades oculares y cardíacas. No obstante, un pequeño perro ruso sano puede llegar a vivir catorce años.

Los cuidados de este perro son fáciles, especialmente en la variante de pelo corto. Basta con cepillarlo cada equis días con una manopla para eliminar los pelos muertos. El pelo corto no es resistente a la intemperie. Por eso, muchos agradecen un abrigo en invierno que los proteja del frío y la lluvia.

Normalmente no es necesario cortarle las uñas, ya que suele desgastárselas él mismo si se mueve lo suficiente. No obstante, los perros mayores necesitan ayuda. Si no estás seguro/a de cómo hacerlo, pídele al veterinario que te enseñe a cortárselas con un cortaúñas. También deberás examinarle regularmente los oídos y limpiárselos cuando sea necesario. Para ello, existen productos especiales para perros.

Pequeño perro ruso: alimentación

Los perros pequeños deben comer un alimento que esté adaptado a sus necesidades. De hecho, necesitan más energía por kilo de peso corporal que sus parientes más grandes.

El pienso para perros pequeños atiende a estos requisitos y les aporta todo lo que necesitan. A esto se añade que el tamaño de las croquetas está adaptado al tamaño de su boca. Al fin y al cabo, estos peludos tienen una mandíbula mucho más pequeña que no puede con las croquetas normales. El tamaño de las croquetas es particularmente importante para los cachorros. Cuando le des snacks, asegúrate de que el tamaño sea adecuado para que no tenga que estar masticando mucho rato.

Si decides darle comida húmeda, lo mejor es que elijas raciones de tamaño pequeño en bolsas o tarrinas. Ya sea pienso o comida húmeda, elige un alimento sin cereales con abundante proteína animal en forma de carne. En efecto, incluso el perro más pequeño es descendiente del lobo, cuyo organismo está preparado para ingerir mucha carne fresca. Además, tu perro siempre debe tener agua fresca a su disposición.

Entretenimiento

Aunque el pequeño perro ruso no sea apto para salir a correr contigo, necesita ejercicio regular al aire libre. Así pues, resérvate una hora al día para salir a pasear con él cuando sea adulto.

Además, a este peludo le encantan los juegos durante los paseos. Los juegos de buscar y los trucos pueden hacerlo disfrutar un montón. Los deportes caninos para razas pequeñas también son una buena opción para algunos.

Nuestro consejo: asiste a una escuela canina y a cursos para perros jóvenes cuando aún sea cachorro. Muy pocos cuidadores de perros pequeños asisten a cursos especiales de adiestramiento. No obstante, estos aportan muchas ventajas al día a día. Si terminas el curso, pídele asesoramiento al adiestrador sobre otros cursos más avanzados. ¿Qué te parecería un curso de trucos o, si se ofrece en tu zona, uno de agility para perros pequeños? ¡Averigua con qué os lo pasáis mejor!

¿Encaja conmigo?

Aunque al russkiy toy le encanta salir con su cuidador, por su tamaño no necesita grandes excursiones para quedar satisfecho. Por eso, es ideal para gente mayor y personas que no tengan pensado hacer deporte con su perro.

El pequeño perro ruso puede vivir perfectamente en la ciudad y se adapta fácilmente. Además, gracias a su tamaño se puede llevar a todas partes. De hecho, la mayoría de aerolíneas los dejan viajar en el equipaje de mano. Si lo llevas en un transportín pequeño en el transporte público, en muchas ciudades te ahorrarás su billete. Si viajas mucho en tren y autobús, te resultará muy fácil llevarlo contigo adonde vayas.

Como entabla una relación muy estrecha con una persona de referencia, es ideal para personas que viven solas. No obstante, también está a gusto en una familia. No te sientas decepcionado/a si se apega más a un miembro de la familia en concreto.

Antes de adoptar un pequeño perro ruso, piensa en si te lo llevarás de vacaciones o lo dejarás al cargo de alguien. Por su tamaño, este perro es un excelente compañero de viaje. Sin embargo, es conveniente que esté acostumbrado a que lo cuiden otras personas durante un tiempo. Esto puede resultarte muy útil también si te pones enfermo/a. Si tienes amigos o has pensado en una residencia canina, déjalo dormir allí cuando sea joven a modo de prueba. Así, en caso de emergencia, todos estaréis más tranquilos.

Pequeño perro ruso (russian toy) © Alinsa / stock.adobe.com

Gastos

¿Has decidido que el pequeño perro ruso es el perro que quieres? ¡Estupendo! Piensa que un perro con pedigrí puede costar unos mil euros o incluso más.

A esto se añade el equipamiento básico, que incluye comederos, correa, arnés, juguetes y camitas. Además, el peludo necesitará un transportín o bolsa para el transporte. También deberás comprar un cepillo suave o una manopla y una pinza quitagarrapatas. Otros productos que no deben faltarte son un champú suave para perros y un limpiador auricular.

Aunque incluso un perro pequeño acarrea gastos corrientes, estos son más bajos que los de un perro grande. La cantidad de comida es solo una parte ínfima de la que necesita al día un perro mediano o grande. A esto se añade el seguro de responsabilidad civil para perros. Además, si quieres ahorrarte facturas desorbitadas en el veterinario, puedes informarte sobre un seguro médico para el perro.

¿Dónde puedo encontrar un pequeño perro ruso?

Esta raza era bastante desconocida fuera de Rusia hasta hace poco. No obstante, desde su reconocimiento por parte de la FCI hace más de quince años, su popularidad va en aumento. En España nacieron 44 cachorros de pequeño perro ruso en 2021. La variante de pelo largo se encuentra con mayor frecuencia que la de pelo corto.

Si quieres comprarte un cachorro de miniatura ruso, hazlo solo a un criador que te entregue el pedigrí. Esta documentación certifica que se trata de un perro de pura raza y que no ha habido ningún factor de endogamia elevado en el apareamiento. Habla con el criador sobre su prevención sanitaria y aprovecha para visitar los cachorros en su casa. Aquí también conocerás a los padres o, como mínimo, a la madre. Fíjate en si tiene un aspecto saludable y confiado.

La fase de impronta en las primeras semanas de vida es muy importante. Los cachorros deben crecer con un vínculo estrecho con la familia, pero también disfrutar de suficiente tranquilidad. Te entregarán a tu cachorro con unas nueve semanas de vida, con el chip implantado y las primeras vacunas. Recuerda ponerle las vacunas de recuerdo.

Si buscas un pequeño perro ruso adulto, te costará bastante encontrarlo en la mayoría de países europeos. En caso de tener contactos en Rusia, es posible que consigas un ejemplar adulto allí.

Si estás abierto/a a adoptar otras razas o perros mestizos, echa un vistazo en las protectoras de animales. Busca también en internet, ya que los perros enanos suelen darse en adopción muy rápido. ¿Puede que un perro de otra raza sea una buena alternativa para ti? Dos opciones serían el perro papillón, en la versión papillón o phalène, y el ratonero de Praga.

Artículos relacionados
Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.

9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.

11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.