Jadeo en perros: ¿por qué mi perro jadea de noche?

jadeo en perros

Los jadeos forman parte de un perro igual que lo es mover la cola, por lo que no suelen ser motivo de preocupación. Pero ¿qué pasa cuando mi perro jadea de noche tan fuerte que no puede descansar? Aquí descubrirás las posibles causas del jadeo en perros por las noches y qué puedes hacer para ayudarle.

¿Por qué jadean los perros?

Todos los perros jadean de vez en cuando, algunos más que otros. El jadeo les ayuda a regular la temperatura corporal, pues, a diferencia de los humanos, los perros solo tienen glándulas sudoríparas en las patas. Es decir, que no llegan a sudar. Sin embargo, el cuerpo del animal también necesita enfriarse cuando hace mucho calor o después de hacer ejercicio. Mientras que nosotros regulamos la temperatura corporal al sudar, los perros lo hacen al jadear.

A través del aumento de la frecuencia respiratoria y de llevar la lengua por fuera se evapora la saliva del perro, lo que provoca un enfriamiento. Dado que la salivación de los cuadrúpedos es mucho más fuerte que la de las personas, es un método muy eficiente. Pero ¿qué sucede cuando el jadeo en perros no aparece después de hacer ejercicio o cuando hace calor, sino por la noche, cuando el peludo debería estar tranquilo y su frecuencia respiratoria debería ralentizarse?

Los jadeos nocturnos

Igual que las personas, los perros también necesitan descansar de noche. El pulso y la presión sanguínea disminuyen y la frecuencia cardíaca se ralentiza a entre 10 y 40 respiraciones por minuto. Cuando un perro jadea con fuerza, la frecuencia cardíaca se multiplica por diez, de 300 a 400 respiraciones por minuto. Cuando las noches de verano casi no refrescan o el can se ha agotado durante el paseo de la tarde, está claro que tiene que jadear, no importa la hora que sea.

Aquí también influye la complexión y la forma de la cabeza: en los perros de razas de hocico corto, como el pekinés o el carlino, la efectividad de los jadeos es reducida debido a las cortas vías respiratorias. Para conseguir enfriarse lo suficiente, necesitan jadear mucho más fuerte que otros. Los perros grandes también suelen jadear más que los pequeños, pues necesitan más tiempo para regular su temperatura corporal.

Pero si tu perro jadea muy fuerte por la noche, durante un tiempo largo y sin motivo aparente puede ser una señal de que no se encuentra bien. En este caso es necesario que le des tu atención y ayuda.

jadeo en perros

Causas de los jadeos nocturnos

Hay diferentes motivos que provocan el elevado jadeo en perros por la noche, entre ellos están los siguientes:

  • Una temperatura interior elevada: puede ser que, durante el verano e incluso en invierno, cuando está puesta la calefacción, la temperatura dentro del hogar esté demasiado elevada. Si tu peludo es muy sensible al calor y, por ejemplo, su cama está al lado de la calefacción o de la chimenea, es probable que no consiga descansar. Lo mismo sucede con las largas noches de verano, en las que la temperatura casi no baja y el sol ha calentado durante todo el día el lugar de descanso del can. Si no tiene una zona más fresca para dormir es muy probable que jadee con más intensidad para reducir su temperatura corporal.
  • Mucha actividad antes de ir a dormir: durante el día es posible que te falte el tiempo para dar un buen paseo con tu peludo. Por eso muchos de los que tienen perros intentan recuperar este ejercicio por la noche. Salir a correr por el bosque después de salir de trabajar, jugar con un palo o una pelota o dar una vuelta en bicicleta donde el can corre al lado… algunos perros hacen bastante ejercicio por la noche. Según la complexión y la condición física, necesitan un poco de tiempo para volver a su temperatura normal y por eso se pasan gran parte de la noche jadeando, a pesar de que ya lleven un buen rato echados sobre su lugar de descanso.
  • Estrés, miedo o nervios: los perros reaccionan de forma similar a los humanos al estrés o al miedo, mediante la aceleración del pulso y de la respiración. Por lo tanto, los jadeos pueden ser una señal de que tu cuadrúpedo tiene miedo o que algo lo asustó. Los ruidos extraños, como los fuegos artificiales pueden provocar el pánico en perros sensibles y hacer que comiencen a jadear. Incluso determinadas situaciones del día pueden sobrecargar al peludo de tal manera que no consiga descansar por la noche. Otros tienen miedo cuando de noche todas las luces de la vivienda están apagadas y tienen que dormir solos en una habitación mientras la puerta al dormitorio de sus humanos está cerrada. Para averiguar qué es lo que pone a tu can nervioso debes observarlo durante varios días. ¿En qué noches se intensifican los jadeos? ¿Ha pasado algo extraño durante el día? ¿Ha tenido un cambio de rutina? ¿Hubo ruidos extraños durante la noche? ¿Tenías la ventana abierta, cuando sueles dejarla cerrada o has cambiado de sitio la cama de tu peludo?
  • Comen demasiado tarde o mal: si le das de comer a tu perro cada noche antes de ir a dormir puede que esa sea la causa de los jadeos nocturnos. Sobre todo, si le alimentas con carnes rojas crudas de vacuno u otros animales grandes como el búfalo, pues estas provocan el aumento de la temperatura corporal. El peludo jadea para enfriar su cuerpo. Incluso las afecciones gastrointestinales relacionadas con enfermedades o una actividad metabólica alterada, pueden hacer que el perro no tolere la ingesta tardía y muestre su incomodidad mediante el jadear. En general se recomienda alimentar al perro durante el día, según la necesidad, de una a dos comidas principales. Por la noche es mejor evitar darle de comer, sobre todo carne.
  • Enfermedades y dolores: si el can jadea de forma inusual por la noche, puede que detrás se esconda una enfermedad. A veces los dolores comienzan de noche, cuando el cuadrúpedo está calmado y no está distraído con el desarrollo del día a día. Si jadea sin que ninguno de los motivos nombrados con anterioridad sean la causa, como un calor tremendo o la realización de mucho ejercicio tardío, lo mejor es que lo lleves al veterinario. A veces los perros expresan los dolores fuertes, relacionados, por ejemplo, con los órganos internos o con enfermedades articulares o con heridas, mediante jadeos intensos. Los problemas de pulmón o de corazón, así como el hipotiroidismo son otros causantes del jadeo en perros.

Medidas contra el jadeo en perros nocturno

Si los jadeos se deben al calor, el deporte o a una alimentación tardía o errónea, entonces puedes ayudar a tu peludo con diferentes medidas a estar más tranquilo. El estrés como causa del jadeo en perros se puede reducir con paciencia y sensibilidad. Según el motivo puedes disminuir los jadeos mediante algunas de las siguientes medidas:

  • Una base refrescante cuando tu perro jadea por el calor. Durante los calurosos días de verano en los que la temperatura interior se eleva sobre los 30 grados y por la noche casi no refresca, es importante que tu peludo pueda refrescarse un poco. Elimina las calurosas mantas o cojines de la zona de descanso y deja que duerma sobre el suelo de piedra o los azulejos frescos. Si el suelo no está suficientemente frío o tu can lo rechaza, puedes hacerte con una esterilla refrigerante para perros. Esta proporciona varias horas de frescor. Los collares refrigerantes funcionan del mismo modo.
jadeo en perros
  • Realizar las actividades que agotan a tu perro durante el día. Está claro que hay perros que nunca tienen suficiente y se pasarían el día correteando. Sin embargo, deberías procurar que tu peludo tenga suficiente tiempo para enfriar su cuerpo después de hacer ejercicio. Ocúpate de que se desfogue durante la mañana o a lo largo del día, para que por la noche esté conforme con un corto paseo alrededor de la manzana.
  • Cambiar la cama de tu peludo de lugar cuando la causa es por estrés o miedo. Si de noche tu perro tiene miedo porque duerme en la habitación de al lado y no te ve o porque escucha ruidos extraños a través de la ventana abierta, puedes intentar mover su cama. Si no puede dormir contigo en la cama, quizás puedas hacerle un hueco a los pies de esta o en una esquina de tu dormitorio. Así está en la misma habitación que tú y puede escuchar tu respiración calmada, lo que le hará estar más tranquilo. Si entra ruido por la ventana es mejor dejarla cerrada durante la noche. A veces basta con poner una luz nocturna para tranquilizarle y mostrarle que todo está en orden.
  • Evita alimentar a tu perro muy tarde y dale carne solo durante el día. Como hemos explicado antes, alimentar a tu perro tarde puede sobrecargar su digestión y provocar los jadeos nocturnos. Si le das de comer una o dos raciones diarias que le proporcionan todos los nutrientes esenciales, puedes evitar darle comida por la noche. Una alimentación sana y horarios de comida regulares tienen un efecto decisivo en el bienestar de tu cuadrúpedo.

¿Cuándo es necesario acudir al veterinario?

Si los jadeos nocturnos son muy intensos y sin motivo aparente, como el calor o el agotamiento físico, es mejor que lleves a tu peludo cuanto antes al veterinario. Solo él podrá averiguar, mediante diferentes exámenes si los jadeos se deben a dolores o alguna enfermedad seria. Cuanto antes se detecte la enfermedad, antes puedes ayudar a tu peludo a estar mejor.

Nuestros artículos más útiles

Mi cachorro muerde

Por muy adorables que sean, los cachorros pueden morder; en torno a las 6 semanas ya tienen unos 28 dientecitos listos para hincar. Aunque, al principio, esos pequeños alfileres tan solo molesten y apenas hagan daño, es necesario saber cómo enseñar a un cachorro a no morder.

Jadeo en perros: ¿por qué mi perro jadea de noche?

Los jadeos forman parte de un perro igual que lo es mover la cola, por lo que no suelen ser motivo de preocupación. Pero ¿qué pasa cuando mi perro jadea de noche tan fuerte que no puede descansar? Aquí descubrirás las posibles causas del jadeo en perros por las noches y qué puedes hacer para ayudarle.

Trucos para perros

Dar la pata, ponerse a dos patas o atrapar un snack en el aire... Con estos diez trucos para perros, tu perro y tú seréis populares. Lo mejor es que los trucos para perros no solo entretienen a quienes están cerca, sino que desafían a tu peludo física y mentalmente. Además, el entrenamiento fortalece el vínculo entre ambos.