Gato himalayo

gato himalayo

Esta adorable raza de gato originaria de Inglaterra es el resultado de cruzar un gato siamés con un gato persa. La distintiva marca de su cara le viene del siamés y el pelaje y el color es el del persa. De vez en cuando se encuentra bajo la denominación de colorpoint persa. Algunos califican al gato himalayo como una raza independiente, mientras que otros lo ven como una variante especial del gato persa.

Origen del gato himalayo

En los años 20, la criadora de gatos Virginia Cobb y un investigador de la facultad de medicina de Harvard, el Dr. Clyde Keeler, sentaron las bases para un nuevo programa de cría. El Dr. Clyde Keeler investigaba el gen responsable de los color points en los gatos.

La meta de la criadora y del investigador era criar un gato con el pelaje de un persa y el color azul de los ojos y las marcas de un siamés. Así nació el gato himalayo.

Aspecto

El gato de raza himalayo es de tamaño mediano a grande y el cuerpo es corto, lo que se denomina cobby.

Las piernas son cortas y anchas, y los huesos son bastante fuertes y pesados. La complexión del gato himalayo es más bien rechoncha. Tiene piernas corpulentas, un pecho y una espalda anchos. El peso de esta inusual raza tiende a ser elevado: los machos llegan a pesar hasta 10 kilos y las hembras unos 8 kilos.

La cabeza del himalayo tiene una forma redonda. La nariz tiene una característica máscara (conocida como point) y es corta y achatada. Las orejas son pequeñas y redondas. Los grandes y brillantes ojos azules también son redondos y están bastante separados.

El pelo es largo, sedoso y tiene un subpelo denso. El gato himalayo puede ser de color seal tortie, seal point y blue point. La cola es fuerte y tupida y está en equilibrio con el resto del cuerpo. Los himalayos tienen el pelo largo como los gatos persas y las peculiares marcas (points) en la cara, las orejas, las patas y la cola como los siameses.

El gato himalayo se puede ver con dos tipos de estilos: el tradicional o con un aspecto más extremo.

Carácter del gato himalayo

Algunos fans de los himalayos les dicen siameses disfrazados de gatos persa a estos felinos de nariz chata. Aunque al himalayo se le incluye en el estándar del persa, su naturaleza es similar a la del siamés. El carácter de las dos razas de gato con las que se creó al gato himalayo se diferencia mucho. El siamés le aporta un carácter alegre, mientras que la suavidad y comodidad vienen de la personalidad del persa.

Los gatos himalayos muestran afecto a las personas en quienes confían y a las que quieren. Por lo que son bastante selectivos en cuanto a quién es digno de su amor. Con aquellos que se han ganado su corazón son muy cariñosos y mimosos. En general se relaciona mucho con sus compañeros humanos. Recuerda que también debes entretenerlos con diferentes juguetes para gatos. Los entornos ruidosos y los hogares en los que hay mucho jaleo no le gustan demasiado a este sensible bigotudo. Su naturaleza requiere un ambiente tranquilo con personas que se comportan de forma más silenciosa.

gato himalayo

Tenencia y cuidados

Para mantener el atractivo aspecto de esta belleza es necesario peinar el largo pelaje del himalayo a diario con un cepillo para gatos de cerdas blandas. Además, intensifica el vínculo entre tu minino y tú. De lo contrario, el pelaje procedente de los gatos persa se enmarañará enseguida y se formarán nudos.

También deberías bañar con frecuencia a tu bigotudo. Para mantener a tu querido amigo felino limpio y sano es necesario limpiar su cara con bastante frecuencia. El largo pelo hace que en las patas se queden residuos atrapados que debes eliminar con mucho cuidado siempre que puedas.

El gato himalayo tiende a aumentar de peso, por lo que es importante que planees su alimentación con mucha atención y controles su peso. Por desgracia, los himalayos son propensos a diferentes enfermedades, como, por ejemplo, los problemas respiratorios. Debido a cuestionables tipos de cría, la nariz del gato himalayo puede estar tan achatada que le cueste respirar. Los activistas de los derechos de los animales a menudo expresan su preocupación en relación con este tipo de cría que provoca el sufrimiento de los animales.

Alimentación para el gato himalayo

Al alimentar los himalayos hay que tener en cuenta que tienden a subir de peso. Aparte de eso, son válidas las mismas recomendaciones dietéticas que las de otros gatos, de raza o mestizos. Se pueden emplear los siguientes tipos de alimentación:

  • La dieta BARF: según algunos expertos es la alimentación más apropiada, pues es la que más se acerca a la forma de comer de los felinos en su hábitat natural. Ahí la mayor parte del alimento elegido es la carne cruda. Solo una mínima parte es cereal, que el gato cuando caza recibe del contenido del estómago de un ratón.
  • La comida húmeda tiene la ventaja de que el porcentaje de humedad es de un 80 % aprox. Esto es ideal, pues en general los gatos ingieren poco líquido. La comida húmeda garantiza la asimilación de suficiente fluido. Debido al riesgo de alergias o hipersensibilidad, la comida no debería contener componentes químicos innecesarios. Los rellenos, subproductos o conservantes pueden dañar a tu minino. Si la comida es de buena calidad tiene la ventaja de que reduce el olor de las heces de tu bigotudo. Si eliges este tipo de alimentación presta atención a adquirir solo comida húmeda de buena calidad, que no tienen por qué ser más caros que los de una calidad inferior. Los resultados de pruebas realizadas por institutos de renombre nos informan de que la comida de alta calidad tiene gran cantidad de proteínas y resulta fácil de digerir para los mininos. El alimento debe proporcionar energía sin propiciar el sobrepeso.
  • El pienso tiene algunos críticos, pero también numerosas personas que están a favor. Algunos expertos alimentan a su gato solo con pienso. La ventaja es que es práctico para el cuidador: al contrario de la comida húmeda, no da mal olor, incluso cuando lo dejas durante un tiempo prolongado. Lo que debes tener en cuenta si alimentas a tu minino solo con pienso es que ingiera suficiente líquido, esto lo puedes fomentar poniendo una fuente o un bebedero en otra zona que la del comedero. Al fin y al cabo, en su hábitat natural, los gatos también ingieren ambas cosas por separado.

Cómo encontrar al cuidador adecuado

 Los criadores serios se reconocen por unas características específicas. Por ejemplo, el hecho de que los gatos participan en la dinámica del hogar y de la vida familiar. Esto asegura que los gatitos ya estén familiarizados con ruidos típicos de una vivienda, como los de la aspiradora y de otros aparatos cuando llegan a un nuevo hogar. De lo contrario, las crías podrían asustarse bastante por los, según su percepción, ruidosos monstruos, que no existen en su entorno natural.

Las condiciones de un criadero serio

Muchos criadores, además, suelen tener una habitación separada para los gatos, en la cual los mininos se pueden desfogar con los rascadores y los diferentes objetos para escalar. Los criadores deben ser miembros de una asociación de cría conocida, donde se apoyan entre sí. Un criador de confianza es también un buen consejero que está interesado en el bienestar de los gatitos incluso después de haberlos entregado. En consecuencia, responde a todas tus preguntas relacionadas con el gato himalayo. Pregúntale sobre los progenitores de tu gatito y sobre la frecuencia con la que la gata madre tiene camadas. Los criadores de gatos responsables son expertos en genética y saben qué tipo de razas no deben cruzarse de ninguna manera.

La higiene es un factor importante. Sabrás si te puedes fiar de un criador si, sobre todo, los comederos y los areneros están en un estado inmejorable. Los gatos son animales muy limpios y una limpieza frecuente de su baño es muy importante para ellos. La mayoría de los buenos criaderos se especializan como máximo en criar dos razas, pues la cría de gatos requiere un amplio conocimiento especializado. También es muy importante que los gatitos no se entreguen hasta la semana 12 y, con frecuencia, nunca uno solo, sino con un hermanito.

Un criador serio establecerá un contrato de compraventa contigo, en el cual consta cómo se ha de proceder en caso de problemas inesperados con la cría de gato. Además, te dará consejos sobre el tipo de alimentación del felino que a partir de ahora enriquecerá tu vida y tu hogar. Tu intuición también es un valioso consejero que no debes ignorar a la hora de elegir el criador correcto.

Es tú decisión el adquirir un gato en una protectora de animales o a través de un criador responsable.

Nuestros artículos más útiles
El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas.
A primera vista el azul ruso, un gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.