¿Se puede bañar a un gato?

Bañar a un gato

¿Es posible bañar a un gato?

A la mayoría de los perros se les ducha con frecuencia o se les lava en profundidad en la peluquería canina. Pero ¿qué implica el cuidado de la piel y del pelaje de los gatos? ¿Se puede o debe bañar a los felinos?

Cuidado del pelaje los gatos

Los gatos son animales aseados y rara vez están verdaderamente sucios. Aunque la expresión «lavarse como un gato» se refiera a una limpieza breve, rápida e insuficiente, los mininos no lo consideran algo superficial y dedican una gran parte del día al cuidado de su pelaje. Para ello emplean su lengua: una herramienta maravillosa para su aseo, recubierta de numerosas papilas cónicas con una textura áspera. Estas papilas gustativas, orientadas hacia atrás, también resultan útiles en la caza y en la ingesta de alimentos.

katzen baden

Las papilas no solo son prácticas para quitar el pelo o plumas de sus presas, sino también para limpiar y cepillar el pelo, ya que les permiten quitar fácilmente la suciedad, el barro, el pelo suelto e incluso los parásitos. A veces, los felinos con pelo largo requieren ayuda humana, no tanto para su limpieza, sino más bien para eliminar el pelo muerto. Por tanto, son pocas las ocasiones en las que los gatos necesitan una ducha o un baño.

Cuando es necesario duchar al gato

Si el gato está muy sucio o no puede limpiarse por sí solo debido a una herida, un baño no viene mal.

En estos casos debes lavar a tu minino con agua tibia y un poco de champú para gatos. Asimismo, debes asegurarte de que la temperatura del ambiente esté templada para que no pase frío. También deberías tener una toalla preparada para secarlo. Es fundamental que seas muy cuidadoso, ya que muchos gatos temen al agua.

Entonces, ¿se puede bañar a los gatos o no?

En definitiva, los gatos requieren poca ayuda para mantener su pelaje limpio. En concreto, en el caso de los felinos de pelo largo o durante el período de muda se recomienda, de vez en cuando, utilizar peines y cepillos para gatos. No obstante, los felinos por lo general se encargan del cuidado de su pelaje por sí solos. El pelo ingerido se elimina, en el mejor de los casos, de manera natural. Algunos productos como la hierba para gatos y la malta los pueden ayudar.

Si tu gato se ha dado un baño de barro y su práctica lengua no es suficiente, primero deberías intentar quitar con un paño seco la mayor parte de la suciedad. Si aun así el minino no queda limpio, deberías bañarlo. En el caso de que el pelo de tu gato tenga parásitos, debes pedir consejo a tu veterinario.

Este puede ofrecerte una serie de opciones para su tratamiento con los que puedes evitar tener que ducharlo. En general, los gatos son animales muy limpios y disponen por naturaleza de la mejor herramienta para asearse. Excepto en las pocas ocasiones en las que se tiene que emplear el cepillo, rara vez precisan la ayuda de los humanos.

Nuestros artículos más útiles

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿cómo se puede determinar la edad de los gatos? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»?

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada.

Coronavirus en gatos

El coronavirus no solo se da en las personas, también puede darse en los felinos. Sin embargo, a diferencia del novedoso coronavirus humano, los coronavirus en gatos (FCoV) se conocen desde hace muchos años. Estos incluyen el coronavirus entérico felino (FECV) y el más conocido virus de peritonitis infecciosa felina (FIPV). Este último provoca peritonitis infecciosa felina (PIF), una enfermedad fatal que conduce a inflamación del peritoneo y a la hidropesía en los gatos afectados. Por el contrario, las personas, especialmente las inmunocomprometidas como ancianos y enfermos, sufren síntomas parecidos a los de la gripe.