Gatitos: la primera visita al veterinario

Gatitos: la primera visita al veterinario

En general, durante las primeras seis semanas, la madre es quien cuida de los gatitos de forma exclusiva y los anticuerpos de la leche materna son los que les protegen de las infecciones. Si a pesar de ello una cría de gato se enfermara es necesario acudir al veterinario lo antes posible. Son justo los gatitos bebes quienes tienen una resistencia más baja, ya que las funciones vitales pueden fallar con rapidez y los pequeños se rinden con facilidad en caso de enfermedades graves.

Desparasitación en los gatitos

A partir de la segunda semana es necesario empezar una rutina de desparasitación cada dos semanas, pues los gatitos se pueden contagiar de endoparásitos a través de la leche materna. Esto puede causar daños en el epitelio intestinal y provocar diarrea.

katzenbaby erstes Besuch beim Tierarzt

Primer control veterinario

Si te has llevado un gatito a tu casa (lo ideal es que no sea antes de las 10 semanas de vida), es conveniente que, una vez superado el estrés de la mudanza y de la separación del resto de gatitos, le lleves a su primera visita veterinaria para analizar su salud. A menudo es posible que esta cita coincida con la administración de las vacunas requeridas en la novena o la doceava semana.

¿Qué pasa en la primera visita al veterinario?

En esta primera revisión el veterinario examinará el estado nutricional y del pelaje de los gatitos. También revisará las mucosas, los dientes, los oídos (parásitos) y auscultará el corazón y los pulmones. El médico veterinario medirá la temperatura corporal y administrará las vacunas pertinentes o incluso hará una prueba de leucemia para poder inmunizarlo más adelante. En cualquier caso, es necesario desparasitar con frecuencia hasta la semana doce.

El veterinario y los gatitos: toma de contacto

Esta y las posteriores visitas veterinarias son importantes no solo por motivos de salud, sino porque le sirven al médico veterinario como punto de partida del estado general de salud en caso de que el gatito se enferme. Además, es necesario que tu bigotudo se familiarice con el entorno de la clínica, la sala de espera, los olores desconocidos y el procedimiento de las examinaciones. Esta habituación temprana evita que el bigotudo se resista y estrese en visitas futuras.

El veterinario también te informará sobre la alimentación ideal de los gatitos para el futuro, el desarrollo del crecimiento y el momento en que se debería comenzar a plantear la esterilización del gatito. Por lo tanto, las visitas al veterinario durante la etapa temprana son de gran importancia no solo por precaución, sino también para prevenir posibles problemas que puedan aparecer posteriormente o en casos de emergencia.

En zooplus puedes encontrar todo lo necesario para tu gatito en nuestro apartado específico

Artículos más leídos

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.

Cómo saber si un gato es macho o hembra

Las diferencias entre los genitales femeninos y masculinos de los pequeños felinos no resultan tan aparentes como las de los gatos adultos. Incluso expertos como los veterinarios a veces se equivocan al determinar el sexo de los gatitos. A continuación, te damos una serie de consejos para distinguir si tu minino es un macho o una hembra.

La diarrea en gatitos: qué debes saber

La llegada de un gatito es un momento emocionante para ambas partes. No importa si tienes años de experiencia con los gatos o si eres primerizo: se trata de una etapa de cambios. Los mininos pequeños requieren atenciones específicas. Disfruta de cada minuto, ¡porque crecen muy rápido! Al igual que se lleva a los niños al pediatra, también se debe llevar a los gatitos de vez en cuando al veterinario. Una asistencia sanitaria regular es indispensable: los felinos adultos deberían recibirla al menos una vez al año. Sin embargo, la frecuencia de visitas de los gatitos al veterinario debería ser mayor con el fin de asegurarles una inmunización básica contra las enfermedades infecciosas comunes. No obstante, a veces también se acude por las típicas «enfermedades infantiles». Un ejemplo de un síntoma, muchas veces subestimado, es la diarrea. En el caso de que el gatito tenga diarrea, la visita al veterinario es imprescindible.