Giardia en gatos This article is verified by a vet

Contenido verificado por veterinarios
Escrito por Franziska Gütgemann, veterinaria
giardia en gatos

La giardia es un parásito unicelular (protozoo) que puede causar infecciones graves en el intestino delgado y, por consiguiente, diarrea en los gatos y otros animales, así como en las personas. La Giardia intestinalis (del latín, perteneciente al intestino) se produce en todo el mundo y conduce, sobre todo en los gatos jóvenes debido a la debilidad de su sistema inmunitario, a una grave progresión de la enfermedad. Aquí te contamos todo lo que necesitas saber sobre la giardia en gatos.

Características de la giardia

La Giardia intestinalis tiene forma de pera y en su superficie lleva un gran número de extensiones celulares con las cuales el parásito puede avanzar. Debido a su fortaleza, la giardia puede sobrevivir durante varios meses en el medioambiente, sobre todo en medios húmedos. Los quistes tetranucleados de parásitos son adquiridos de forma oral mediante la ingesta de heces o agua contaminada. Entran en el estómago a través del esófago y terminan en la superficie de las vellosidades del intestino delgado. Allí se desarrollan a lo largo de las etapas móviles, los llamados trofozoítos. A pesar de que el parásito no atraviese la pared del intestino delgado, tras un período de incubación (tiempo entre la infección y los primeros síntomas clínicos) de unos diez días, causa un daño masivo en las vellosidades intestinales, lo que puede provocar hemorragias, malabsorción de nutrientes e inflamación.

Los nuevos quistes de giardia vuelven a entrar en el medio ambiente a través de las heces, donde pueden sobrevivir durante mucho tiempo, sobre todo, en ambientes húmedos. Los gatos con un sistema inmune fuerte no suelen tener síntomas, pero pueden infectar a otros al excretar los quistes. Debido a que la giardia tiene un potencial zoonótico (capacidad de infectar a animales y a humanos), los niños y las personas con un sistema inmunitario débil deben evitar las zonas contaminadas en la medida de lo posible.

Síntomas de la giardia en gatos

No todas las infecciones de giardia provocan infecciones graves en los gatos. El cuadro clínico depende del sistema inmunitario y de la edad, así como de la cantidad de giardia ingerida. Dependiendo de la giardiasis pueden presentarse los siguientes síntomas:

  • Diarrea: aguda, crónica o intermitente, a veces con restos de sangre o mucosa, la consistencia suele ser fina a acuosa
  • Otros problemas gastrointestinales: pérdida de apetito y adelgazamiento, posibles vómitos
  • Síntomas de enfermedad generales: cansancio y falta de ejercicio, deshidratación (gran pérdida de agua), pelaje desgreñado y sin brillo
  • Los gatos muy jóvenes o con un sistema inmune débil pueden morir debido a la excesiva pérdida de agua y a los consiguientes desequilibrios de electrolitos (por ejemplo, pérdida de potasio), que causan arritmia cardíaca

Diagnosticar la giardia en gatos

Cuando los gatos tienen diarrea severa o esta no remite después de varios días, un veterinario debe determinar la causa. Durante la entrevista con el cuidador (anamnesis), los diagnósticos probables pueden reducirse en función de la duración, los posibles restos de sangre y otros síntomas acompañantes. Existen otras enfermedades que pueden provocar la diarrea en gatos, como la pancreatitis o las infecciones bacterianas de los intestinos. Después de la anamnesis, lo normal es examinar la salud general del minino enfermo, pues para realizar un examen especial posterior es necesario que la circulación esté estable. De lo contrario, puede que sea necesario que el veterinario le administre fluidos y electrolitos.

Pruebas para detectar la giardia

Para poder detectar la infestación  se puede medir la concentración de eosinófilos en la sangre mediante un análisis de sangre. Se trata de unas células inmunes que el cuerpo produce en mayores cantidades cuando existe una contaminación por parásitos. Por lo tanto, una concentración elevada determina la existencia de una infestación parasitaria, pero no la causa exacta. Así mismo, un número reducido de glóbulos rojos (eritrocitos) es un indicio importante de giardiasis, ya que estos son excretados en mayor cantidad por la sangre presente en las heces.

giardia en gatos

Para detectar la giardia en gatos se pueden utilizar pruebas de suero, por ejemplo, el ELISA (ensayo de inmunoadsorción enzimática) para determinar los coproantígenos (componentes de la giardia). Sin embargo, estos también dan resultados positivos en gatos que ya están saludables. Otra posibilidad son los exámenes fecales. Por medio del método de separación por flotación pueden determinarse mediante un frotis fecal los quistes y las etapas móviles de la Giardia intestinalis. Pero la excreción de los quistes de giardia varía mucho, por lo que las muestras fecales deben tomarse durante varios días o, en caso de que el resultado de la prueba sea negativo, debe repetirse.

Tratamiento para la giardia en gatos

La giardia en los gatos requiere una terapia farmacológica especial mediante la administración de antihelmínticos (agentes antiparasitarios). Se suelen utilizar, sobre todo, las sustancias activas fenbendazol (panacur) o metronidazol. Se administran por vía oral y deben tomarse durante varios días y en función del peso del gato. Después de este tratamiento con medicamentos el veterinario debe realizar un nuevo examen para confirmar la ausencia de giardia. Si los resultados de las pruebas no cambian hay que continuar con el tratamiento con medicamentos.

Además del tratamiento, la diarrea grave y otros síntomas acompañantes, como la deshidratación, pueden tratarse mediante las siguientes medidas sintomáticas:

  • Terapia de fluidos y electrolitos: infusiones o administración en bolo
  • Preparados vitamínicos para fortalecer el sistema inmunitario
  • Medidas de higiene: la limpieza y desinfección regular del arenero interrumpe la cadena de infección matando los quistes de giardia

Pronóstico

Los parásitos intestinales como la giardia pueden provocar fuertes diarreas. Estas, en el peor de los casos, pueden causar graves desequilibrios de los electrolitos y poner en peligro la vida. En algunos casos el sistema inmunitario puede combatir la giardiasis de forma gradual. No obstante, siempre se debe realizar un tratamiento veterinario.

Prevenir la giardia en gatos

Se recomienda seguir las siguientes medidas en caso de infestación por giardia:

  • Recoger las heces y limpiar el arenero con agua muy caliente (por ejemplo, más de 60 °C)
  • Desinfectar con regularidad los areneros, las zonas de los comederos y las superficies por las que rondan los gatos
  • Cuidar el pelaje con champús que contienen gluconato de clorhexidina: aunque, en general, los gatos son animales muy limpios, los quistes infecciosos pueden alojarse en el pelaje y provocar infecciones incluso después de varias semanas
Nuestros artículos más útiles