Lombrices en gatos

Lombrices en gatos

Las lombrices en los gatos son un asunto desagradable para quienes tienen gatos. No obstante, la mayoría de los mininos llegan a tenerlos, sobre todo los que pueden salir. Pero también los gatos domésticos se pueden contagiar de lombrices a través de alimentos contaminados.

Gatos con lombrices

Las lombrices son endoparásitos que viven dentro del cuerpo del felino. Son parásitos: se nutren a expensas de su hospedador. Las lombrices se alimentan de los nutrientes que el gato absorbe a través de la comida, por lo que estos ya no son suficientes para el felino. Uno de los primeros indicios de presencia de lombrices en tu minino son huevas de lombrices en las heces, un pelaje enmarañado y descuidado y otros signos de deficiencia nutricional . En casos graves el gato pierde mucho peso y se le hincha el estómago. Con frecuencia no solo son huevas sino también lombrices enteras las que te puedes encontrar en el arenero o en el ano de tu felino. Esto es muy preocupante, pues las lombrices no solo dañan la salud de tu bigotudo, sino que también pueden contagiarse a los humanos.

Tipos de lombrices en gatos

Además de las conocidas ascárides y los cestodos (tenia), también están los gusanos del corazón (Dirofilaria immitis) y las lombrices de los pulmones, así como los parásitos unicelulares como las giardias.

  • Las ascárides son lombrices redondas. Son los endoparásitos más frecuentes en los gatos, pues ya pueden ser transmitidos a través de la leche materna. Los gusanos redondos incluyen los anquilostomas, las ascárides y los tricocéfalos.
  • Cestodos (o tenia): cuando se mencionan las lombrices en gatos lo común es pensar en los cestodos. El género Echinococcus es un cestodo. Las tenias están compuestas por varios miembros que se aíslan por separado y pueden encontrarse en las heces del felino.
  • Los gusanos del corazón son lombrices que viven en el corazón del gato. Ahí van obstruyendo poco a poco los vasos sanguíneos. Lo que parece una película de ciencia ficción, es real. Los parásitos se pueden transmitir a través de picaduras de insectos, sobre todo de los países mediterráneos de Europa, así como de varias regiones de Norteamérica.
  • Una señal típica de la presencia de gusanos en los pulmones es una tos jadeante y secreción nasal. No es de extrañar, pues los parásitos viven a sus anchas en los pulmones del gato. Ahí ponen sus huevos, las larvas van desde los alvéolos al trato intestinal y ahí son expulsados con las heces.
  • Las giardias no son lombrices, sino parásitos intestinales unicelulares. Estos microscópicos organismos unicelulares suelen tener la culpa de la diarrea crónica en gatos. Además, son transferibles a los humanos.

Prevenir lombrices en gatos

La desparasitación no previene las lombrices y solo debe ser realizada por un veterinario después de un resultado positivo a una prueba de gusanos. Los síntomas aparecen con tan solo una presencia leve de lombrices y las huevas de estos pueden ser transmitidas a los humanos. Esto es peligroso, sobre todo, para los niños pequeños y las personas mayores. Es importante hacer una prueba de lombrices con regularidad y como parte de los exámenes preventivos anuales y, en caso de ser descubrirse una infestación, es absolutamente necesario realizar un tratamiento antiparásitario.

Tratamiento contra gusanos en gatos

Tranquilo, el mundo no se termina si la prueba resulta positiva: los tratamientos antiparasitarios son seguros y están disponibles en diferentes formas. La mayoría de los veterinarios tienen diferentes terapias en forma de pastilla, de pasta o incluso en pipetas, que son gotas que se esparcen sobre la piel de la nuca del felino.

Sin embargo, hay que tener cuidado con la desparasitación en gatos, pues no todos los remedios funcionan para todos los tipos de lombrices y las dosis deben adaptarse al peso del minino. Algunas lombrices son resistentes a según qué productos. Por ello es recomendable cambiar el ingrediente activo de vez en cuando. El tratamiento antiparasitario debe ser para gatos en exclusivo. Los perros y los gatos no solo tienen un metabolismo diferente, sino que, en general, los perros son más grandes que los gatos. Esto afecta a la dosis del principio activo. Es importante que sepas que los ingredientes de los tratamientos antiparásitos para perros pueden provocar intoxicaciones graves en gatos, que pueden acabar fatal.

¡La automedicación puede ser mortal! Tu veterinario puede desarrollar un plan de desparasitación razonable teniendo en cuanta la edad y el estilo de vida de tu bigotudo.

Como puedes ver, las lombrices son frecuentes en los gatos y no hay razón para avergonzarse. Un diagnóstico a tiempo y un tratamiento temprano son la clave para la sanación. Tu veterinario puede aconsejarte con relación a las pruebas de lombrices y los posibles tratamientos antiparasitarios.

Nuestros artículos más útiles

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿cómo se puede determinar la edad de los gatos? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»?

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada.

Coronavirus en gatos

El coronavirus no solo se da en las personas, también puede darse en los felinos. Sin embargo, a diferencia del novedoso coronavirus humano, los coronavirus en gatos (FCoV) se conocen desde hace muchos años. Estos incluyen el coronavirus entérico felino (FECV) y el más conocido virus de peritonitis infecciosa felina (FIPV). Este último provoca peritonitis infecciosa felina (PIF), una enfermedad fatal que conduce a inflamación del peritoneo y a la hidropesía en los gatos afectados. Por el contrario, las personas, especialmente las inmunocomprometidas como ancianos y enfermos, sufren síntomas parecidos a los de la gripe.