Dejar salir al gato

Dejar salir al gato

Cuando sale el sol nos dan ganas de salir a disfrutar de la naturaleza –y no solo a nosotros, les pasa lo mismo a los gatos. Una vez hayan salido, ¡seguro que querrán hacerlo más a menudo! Las salidas sin límites no siempre son buenas para ti o para tu minino. Si te decides a dejar salir al gato es imprescindible acostumbrarlo primero. Para ello debes tener en cuenta varias cosas.

¿Qué debo tener en cuenta al dejar salir al gato?

  • Después de llegar a un nuevo hogar, el minino debería quedarse dentro de la casa al menos durante las primeras cuatro semanas para que se adapte al nuevo entorno y pueda delimitar su territorio.
  • Infórmate antes de los posibles peligros de tu zona residencial. Las piscinas y los estanques deberían estar cubiertos para evitar que los gatitos se ahoguen. La presencia de otros animales también puede resultar peligrosa para ellos. Si vives en una calle muy transitada por coches y tu felino no tiene mucha experiencia con ellos, puede acabar muy mal. Piénsate bien si quieres asumir ese riesgo.
  • El gato debe poder acceder al interior a través de una gatera o a una zona cubierta para que esté protegido del viento, el tiempo, los perros, los gatos del vecindario u otros peligros.
  • ¿Tu minino conoce su nombre y responde a él cuando lo llamas? Si no es el caso, puedes usar una bolsa de pienso para hacer ruido y atraer a tu gatito de vuelta. ¡Inténtalo!
  • Asegúrate de que tu bigotudo esté identificado con un microchip. De esta forma te ahorrarás sorpresas y se te puede contactar en caso de emergencia.
  • ¿Tu gato tiene todas las vacunas obligatorias? Si tu minino sale al exterior deberías considerar vacunarle contra el moquillo (panleucopenia), la gripe felina y la rabia. Para evitar la procreación es conveniente castrar a tu bigotudo. Tu veterinario puede aconsejarte sobre todo esto.
  • Las desparasitaciones internas frecuentes y la prevención de parásitos son obligatorias en gatos de exterior.
  • Los collares no son una buena idea para mininos de exterior, pues pueden engancharse con gran facilidad en arbustos y matorrales y hacerse mucho daño.
  • El día que tu minino salga por primera vez es mejor que no hagas demasiados planes para poder estar presente en caso de que surja algún problema. Después de dos o tres salidas el felino ya debería conocer el entorno.

¡Si las preparas bien, las salidas bajo los rayos de sol son una diversión de la que también tu gato puede disfrutar!

Nuestros artículos más útiles