Pasear al gato: cómo acostumbrarlo a la correa

Pasear al gato

Un gato con correa ¿puede salir bien? ¡Por supuesto! Con el entrenamiento adecuado los mininos salen de buena gana con correa. Pero no es apropiado para todos los felinos. Lee aquí más sobre cómo pasear al gato y acostumbrarlo a la correa.

¿Tiene sentido sacar a mi gato con correa?

¿De qué sirve acostumbrar a mi gato a la correa?

A los gatos les encanta descubrir el entorno. Pero no todos los bigotudos están acostumbrados a salir. Algunos viven cerca de una carretera principal o en un tercer piso. Esto podría provocar que el minino no pueda tener acceso libre al exterior. Para estos casos, la correa podría ser una buena opción. Con ella, los gatos de interior o los gatitos pueden acostumbrarse a salir y atreverse, siempre junto a su humano, a dar unos pasos en la zona exterior del nuevo territorio. De esta forma, si tu gato es miedoso, evitas que le entre el pánico y salga corriendo debido a las nuevas impresiones y a los ruidos desconocidos.

Si, a la larga, tu gato no puede tener acceso al exterior, las salidas con correa permiten que tenga aire fresco y variedad. Debes tener en cuenta que una vez el felino se haya acostumbrado exigirá excursiones con regularidad. Hazlo solo si tienes tiempo y ganas para salir a diario con tu bigotudo.

¿Todos los gatos pueden salir con correa?

En general, tiene sentido enseñar a pasear con correa a todos los gatos jóvenes. Pues siempre puede darse una situación en la cual la correa sea útil. Por ejemplo, para que el bigotudo pueda descubrir su nuevo entorno con seguridad después de una mudanza. O durante los descansos de viajes largos en coche para poder sacar al minino de su transportín. No obstante, no todos los felinos se benefician de caminar con la correa en la vida cotidiana. Si tu minino es asustadizo entonces el encuentro con personas, otros gatos o incluso con perros lo estresará sin necesidad.

A los gatos mayores que siempre han estado dentro de casa les cuesta bastante acostumbrarse a la correa y a los impactos del exterior. Si tienes un jardín tranquilo delante de tu casa puedes intentarlo también con un gato miedoso o mayor. Como alternativa puedes informarte sobre cómo hacer que tu jardín sea seguro para tu gato.

Los primeros pasos con correa: ¿qué debo tener en cuenta?

El equipamiento adecuado: arnés y correa

La correa del gato debe ponerse siempre en un arnés y nunca en el collar, pues este puede resbalar con facilidad por la cabeza, lo que no es muy seguro. Además, el bigotudo puede hacerse daño si se queda atrapado con el collar. Procura que el arnés sea del tamaño correcto. La mayoría de los arneses para gatos sirven para todos los mininos. Si tu gato es más grande de lo normal, también puedes usar uno para perros. La elección de la correa depende de lo que quieras hacer con ella.

Si quieres que tu minino disfrute del jardín, lo mejor es que te hagas con una correa de rastreo para perros. Al ser más gruesa que una correa extensible es más fácil sacar al felino de entre los arbustos. Si quieres pasear con tu gato fuera de la propiedad, debes usar una correa ligera para perros pequeños. Las correas extensibles son una opción. Familiarízate con su funcionamiento con anterioridad para que puedas acortar la correa con seguridad en situaciones peligrosas.

Cómo acostumbrar al gato al arnés y a la correa

El primer paso para pasear al gato es que se acostumbre al arnés. Ponle el arnés dentro de casa. Algunos felinos están relajados y a otros les molesta esta vestimenta extraña. Relaciona el llevar el arnés con algo positivo. Por ejemplo, dale una golosina o distráelo con un juego. Una vez que tu gato se muestra relajado caminando con el arnés puesto dentro de casa puedes atreverte con el siguiente paso: unir la correa al arnés. Para esto seguís estando dentro de casa. Esto es un entorno seguro en el cual el bigotudo aprende que el arnés puede frenarle. No hagas movimientos bruscos y alaba a tu gato cuando se mantiene relajado a pesar de la correa. Si practicas el adiestramiento para gatos con clicker, puedes usarlo para reforzar a tu felino de forma positiva.

Pasear al gato

La primera salida

La primera excursión fuera de casa es muy emocionante para tu gato. Debes estar relajado y en calma. Y hablando de calma: no todos los lugares son adecuados para pasear. Lo ideal es que empieces en un patio interior o en un jardín. A continuación, puedes aventurarte a una zona de velocidad restringida a 30 km/h. Elije un momento del día en el que no haya mucho ajetreo y sal con tu minino en brazos. Siéntalo en un lugar donde esté protegido, como cerca de una pared. Ahora el bigotudo puede comenzar a descubrir el entorno. Si comienza con esto directamente, pues ¡fantástico! Cuando, al contrario, el felino no se mueve del sitio, siéntate junto a él y espera. Los snacks o las cañas pueden ayudar a que el gato baje la guardia. De todas formas, no pasa nada si durante la primera salida solo estáis sentados.

Consejos para los pasear al gato

¿Los gatos pasean con la correa igual que los perros?

Son muy pocos los gatos que caminan a tu lado como los perros al pasear con correa. Es mejor que no tengas esta expectativa. En la mayoría de los casos el felino camina por delante y tú le sigues. Tu tarea consiste en proteger a tu bigotudo de posibles peligros. Es muy posible que tu minino se acurruque debajo de un arbusto y decida observar el entorno desde ahí. No le presiones a salir de este refugio. Deja que tu amigo felino decida el ritmo con el cual investigar los alrededores. A diferencia de los perros, los gatos pueden escalar. Esto puede resultar peligroso cuando el minino se siente sobre una rama y se enrede con la correa. Evita los intentos de escalada del animal y ten cuidado con la maleza densa.

Algunos amantes de los gatos recomiendan llevar un bolso o una mochila para gatos. Así el bigotudo puede retirarse cuando quiera. Todo aquel que haya sentido alguna vez las garras de un gato miedoso sabe que esto vale oro.

Gatos con correa: cómo hacerlo

  • Salir solo cuando el minino ya se ha habituado al arnés y a la correa
  • Evitar las zonas con mucho tráfico
  • Dejar que el gato marque el ritmo
  • Tener paciencia cuando el felino se sienta y observa
  • No tirar del bigotudo en la dirección deseada
  • Estar atento para prevenir encontronazos con perros y otros felinos
  • Evitar que el minino se suba a los árboles
  • Llevar un transportín o una mochila para gatos para que el bigotudo se pueda refugiar cuando se asuste

Una vez que tu gato se haya acostumbrado querrá salir con frecuencia.

Entdecken Sie unsere Auswahl an Katzenleine und Katzengeschirr!

Nuestros artículos más útiles

Mi gato orina en la cama

En general, los gatos son los animales más limpios del mundo. Pero ¿qué puedes hacer cuando tu minino de repente mea en la cama en lugar de usar su arenero? ¿Qué hay detrás de ese desagradable hábito y cómo conseguir que deje de hacerlo? Descubre qué causa el antihigiénico comportamiento de tu minino, cómo ayudarlo y cómo proteger tu cama del orín de gato.

Mi gato maúlla de noche

¿Te pasas noches sin dormir porque tu minino maúlla? Esto es algo que casi cualquier persona con gatos ha sufrido alguna vez. Pero ¿qué puedes hacer cuando tu felino te despierta cada noche con sus maullidos? ¿Por qué los felinos maúllan sobre todo de noche y qué puedes hacer para evitarlo?

Socializar a un gatito

Los sonidos y los olores desconocidos, los extraños y otros animales, los ruidos de los electrodomésticos… Hay muchas cosas a las que tiene que acostumbrarse un gato al principio. Te contamos cómo socializar a un gatito de la mejor manera y facilitarle el periodo de aclimatación.