Beagle

Bígl

Las cortas patas de los beagle pueden engañar, esta raza de tamaño mediano está en forma y llena de sorpresas. Son perros activos, intrépidos y muy astutos.

Aspecto

El beagle es un perro compacto de raza mediana que puede llegar a medir hasta 40 cm y pesar hasta 18 kg. Sus patas, más bien cortas, son especialmente fuertes y le confieren rapidez y resistencia. La cabeza es alargada, y las orejas caídas y redondeadas son su rasgo más característico. En esta raza, salvo el color hígado, están reconocidos todos los colores; los más frecuentes en los beagle bicolor son marrón y blanco, cobrizo y blanco y limón y blanco; en los tricolor son negro, marrón y blanco. Según la descripción de la raza, la punta de la cola debe ser siempre blanca.

Su pelaje corto y brillante resulta muy fácil de cuidar, por ejemplo, después de una excursión por el bosque en la que se meta entre la maleza… Por suerte, su cola, siempre apuntando alegremente hacia arriba, se ve muy bien mientras corretea por el terreno e indica, también, su herencia cazadora.

Carácter

El beagle sabe lo que quiere. Su buen olfato y su rapidez se deben a sus orígenes como perro de caza. Por este motivo, la raza tiene un instinto cazador muy marcado; un beagle puede simplemente desaparecer entre los arbustos, a pesar de que su dueño lo esté llamando, porque ha encontrado un conejo. A estos perros inteligentes les gusta parecer inocentes, pero necesitan mano firme; quien tenga un beagle y no le haya dejado claro desde el principio quién manda, tiene que contar con que su perro va a llevar las riendas, en el sentido literal de la palabra. Este perro, criado originariamente como cazador, persigue su objetivo obstinadamente, independientemente de si está de paseo, en el bosque o en un día normal.

Como parte de una jauría, es sociable y se lleva bien con otros perros de su edad, raza y tamaño. Si convive con otros perros, es muy importante establecer límites y educar al beagle y a los demás perros de manera adecuada y consecuente. De lo contrario, este perro paticorto intentará erigirse en miembro alfa y poner la casa patas arriba, literalmente. Uno de sus rasgos como perro de jauría es una cierta insaciabilidad que afecta a la alimentación; si vive en grupo, será el primero en llegar al plato de comida. Su apetito no conoce límites y no se detiene ante lo insano o peligroso, pongamos por caso los dulces navideños...

Los perros listos como los beagle, necesitan entretenimiento; adoran los juegos de inteligencia, pero también los ejercicios de Agility, también los largos paseos con sus dueños se encuentran entre sus actividades favoritas. ¡Lo importante es hacer algo! Al beagle le encanta estar fuera de casa, por lo cual es perfecto como compañero de personas vitales. Se siente como pez en el agua en familias activas e incluso también con niños.

Hay un detalle que no se enfatiza lo suficiente: el beagle es un perro al que le gustan los mimos, pero es inteligente y seguro de sí mismo, precisamente por eso necesita firmeza. En definitiva, esto es lo esencial a la hora de vivir con un beagle. No se trata de un perro difícil ni imposible de educar; sin embargo, tiene muy claro lo que quiere y puede volverse dominante si no reconoce la autoridad del humano. Así que no te dejes convencer por esos ojos perrunos redondos y brillantes y no cedas, deja claro quién es el líder. Como animales inteligentes que son, aprenden rápidamente y, con poco esfuerzo, se convierten en excelentes compañeros de cuatro patas.

Origen

Estas características no son fruto de la casualidad; de hecho, los beagle llevan criándose como perros de caza desde hace siglos. Su cría se remonta hasta el llamado perro de san huberto o northern hound, que los normandos introdujeron en Inglaterra, en 1066, con la conquista de Gran Bretaña. Allí, en torno al año 1400, se lo cruzó con el southern hound, una raza canina con manchas procedente del sur de Francia. Para los criadores de aquel entonces, lo importante en estos animales era su aptitud como perros de caza y la función que podrían desempeñar dentro de la jauría. El nombre Beagle apareció por primera vez en 1515 en los libros de cuentas del rey Enrique VIII. En 1615, se mencionó por vez primera una raza pequeña de perros llamada little beagle, la cual, debido a su tamaño compacto, cabía dentro de las alforjas del cazador. Estos perros resultaron tener un excelente instinto de caza. En esta época se acuñó el término Beagling para denominar la caza con jauría de perros. Sin embargo, el British Kennel Club —la Federación Cinológica Británica― no reconoció la raza hasta el año 1890.

El beagle debe a este pasado no solo su aspecto, sino también su carácter amable. A pesar de tratarse de un perro de caza y de un perro de jauría, sabe lo que quiere. Es inteligente, perseverante y amistoso, además de muy sociable, por lo que es ideal para vivir en familia.

Función

Por su tamaño, el beagle no es un perro cobrador, es decir, el que recoge y lleva las presas al cazador. Incluso una liebre es demasiado pesada para este perro de tamaño medio, pero su fuerte instinto de caza y su fino olfato lo convierten en un buen perro de rastro. El agua no le asusta y le encanta el trabajo dentro de una jauría. A pesar de ello, no suele emplearse como perro de caza.

Estos perros encajan perfectamente en las familias activas. No obstante, se utilizan también en terapia asistida por animales y, lamentablemente, también como perros de ensayo, debido a su carácter manso; de hecho, es la raza más usada en investigación científica.

Su olfato privilegiado lo convierte en un perro idóneo para el control de fronteras. Por este motivo, el Servicio de Aduanas y Protección de Fronteras de Estados Unidos trabaja desde los años ochenta con las denominadas Brigadas de Beagle para interceptar alimentos, plantas o partes de animales introducidos ilegalmente en el país.

Salud y alimentación

Durante siglos, el beagle se ha criado como perro de caza, debido a sus aptitudes. Pero la cría selectiva tiene sus inconvenientes: al igual que otras razas, tiene una predisposición a padecer ciertas patologías. Como consecuencia de su cuerpo rechoncho, puede sufrir hernia discal y sobrepeso, así como meningitis arteritis.

El beagle es un perro de presa y, como tal, tiene un apetito insaciable; es el primero en acudir a comer y esto conlleva que, si no realiza suficiente ejercicio, acabe teniendo sobrepeso. Para prevenirlo, lo mejor es la actividad física. Haz que tu beagle se mantenga activo y aprovecha sus capacidades físicas y mentales. Una alimentación saludable es otro de los aspectos fundamentales a la hora de tener un perro de esta raza. No cedas ante sus miradas lastimosas pidiendo comida, ¡sobre todo si se trata de golosinas o de restos de comida! Por desgracia, no sabe distinguir lo que es bueno o malo para su salud.

El sobrepeso sobrecarga su columna vertebral y sus articulaciones. Estos perros más bien alargados y pequeños son propensos a las hernias discales. A menudo se les diagnostica meningitis arteritis, afección también conocida como síndrome doloroso del beagle. Esta enfermedad inflamatoria, relativamente frecuente y de causa desconocida, afecta a la médula espinal de los perros y produce una inflamación supurativa de las membranas que recubren la médula espinal y de los vasos sanguíneos. La terapia se prolonga durante varios meses y resulta necesario administrar antibióticos durante bastante tiempo.

Asimismo, no es extraño que padezcan ataxia. Esta patología, comúnmente descrita como una mielopatía degenerativa, es una afección neurológica. La inflamación degenerativa de la médula espinal y de la materia gris del tronco del encéfalo se manifiesta en trastornos motores y espasticidad, aunque no parece que ocasione dolor al perro. Se cree que la causa podría ser la alimentación a base de una gran cantidad de panza.

Como consecuencia de sus orejas caídas, es más vulnerable a la otitis. Las secreciones o los cuerpos extraños, como la hierba, dan lugar a infecciones dolorosas. También, para los parásitos como los ácaros, las orejas del beagle son un lugar muy cómodo. Las sacudidas enérgicas de la cabeza o una inclinación de la misma pueden representar la primera señal de alarma.

Por desgracia, los grandes y redondos ojos del beagle no se libran de las enfermedades. El glaucoma, la distrofia de la córnea o la atrofia retiniana son afecciones oculares que se dan con frecuencia en los perros de esta raza.

En conclusión, el beagle es un perro activo e inteligente que puede llegar a vivir de 12 a 15 años. Quien quiera ayudar a su beagle a disfrutar de una vida larga y sana, debería ser plenamente consciente de la importancia que tienen la alimentación saludable y el ejercicio para prevenir el sobrepeso, y debería también acudir al veterinario con regularidad.

Envejecimiento

Los animales de edad avanzada requieren una atención médica especializada. Si la vista o el olfato de tu beagle empeoran y se muestra reacio a moverse, acude al veterinario para que te asesore y para que determine si tu perro padece o no alguna enfermedad articular degenerativa. En el caso de los beagle mayores, también es imprescindible que su alimentación sea saludable. Al final, lo importante es que reciban todos los nutrientes necesarios sin que engorden innecesariamente.

Cría

Aunque la cría de los beagle comenzase originariamente en Gran Bretaña, se da también en España. Existen asociaciones de perros de raza en todo el país, en las que pueden registrarse los criadores.

Incluso si piensas que para adquirir un perro familiar no son necesarios papeles, no deberías confiar en criadores dudosos que ofrezcan perros de raza sin certificado. Criar animales es una afición muy exigente y también cara; el criador no solo tiene que alimentar a los perros hasta que llegan a su nuevo hogar y socializarlos con mucho cariño, sino también es responsable de la dotación genética de la raza. En este sentido, no se trata únicamente del aspecto exterior del perro, sino también de su salud. Las asociaciones de criadores controlan las condiciones en las que se crían los perros y también aseguran que se cruzan correctamente. Por el contrario, cuando la cría es dudosa, suele ocurrir que los perros se crucen con sus hermanos o con otros parientes cercanos, lo cual incrementa el riesgo de patologías hereditarias. A menudo, a los cachorros que provienen de estos criadores poco fiables no se los socializa ni se los vacuna y tienen tendencia a sufrir enfermedades desde muy jóvenes.

Un criador de confianza, por el contrario, puede darte referencias sobre los padres del que va a ser el nuevo miembro de tu familia y también, si se le solicita, los historiales médicos correspondientes. Los cuidados de una camada son costosos, por lo que no te extrañes si tu criador de confianza no ofrece más de dos camadas por año y el «abanico de opciones» es limitado. Al fin y al cabo, la madre tiene que recuperarse después de haber dado a luz a una camada. A partir de las 8 o 10 semanas, los cachorros ya estarán listos para ir a su nueva casa.

Los perros de raza son caros, ¡pero vale la pena pagar el precio!

Otra alternativa son los perros de centros de acogida de animales, que esperan encontrar un buen hogar, entre ellos también se encuentran algunos beagle. Los trabajadores de estos centros, por lo general, pueden informarte sobre el carácter y los antecedentes de los animales. Los perros adultos pueden no parecer tan ricos como los cachorros, pero dar un hogar a un beagle adulto también tiene su encanto. Alegrará y enriquecerá tu vida y la de tu familia con su carácter risueño y su naturaleza curiosa.

¡Os deseamos a ti y a tu beagle una fantástica vida juntos llena de aventuras!

Nuestros artículos más útiles

Border collie

El inteligente y sofisticado border collie con su brillante pelaje es un perro de pastoreo, por lo que puede no ser del todo adecuado como perro de familia.

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? ¡No nos engañemos! El pinscher miniatura ―también conocido como pinscher mini, pin min, pinscher enano o Zwergpinscher― es un «gran» perro. Quien desee un adorable y tierno perrito faldero se equivoca con el pinscher mini. A pesar de su tamaño, a este perro familiar tan despierto le encanta la actividad y el deporte y, en muchos sentidos, mantendrá a sus dueños muy ocupados.

Chihuahua

La raza de perros más pequeña del mundo tiene una de las esperanzas de vida más largas y es adorada por muchos. El chihuahua es un perro de excesos, habita en los bolsos de Madonna, Britney Spears o Paris Hilton. Sin embargo, este perro de raza mexicano es mucho más que un perro faldero de lujo.