Vallhund sueco

Vallhund sueco

Este peludo sueco entre pequeño y mediano tiene varios nombres. Además del oficial, västgötaspets —incorrectamente traducido como spitz de los visigodos—, también lo llamamos vallhund sueco y pastor sueco.

Perro nórdico de patas cortas

«¿Un mestizo de welsh corgi?», se preguntará más de uno al ver un vallhund sueco por primera vez. En efecto, no se pueden negar las similitudes entre ambas razas fornidas. El vallhund sueco tiene las patas cortas y es más largo que alto, con una altura de cruz de 35 cm. Suele pesar entre 9 y 14 kg. Con sus patas cortas, constituye una excepción entre los perros nórdicos, que normalmente las tienen largas. Tiene unas orejas erguidas en punta muy móviles. Además, la cola puede ser larga o naturalmente corta. Hasta la década de 1980, muchos criadores amputaban la cola aludiendo a la ocasional cola naturalmente corta. Afortunadamente, esta práctica está prohibida en la actualidad. La peluda cola del vallhund sueco mide 25 cm de largo. El estándar admite los colores gris-marrón, gris-amarillo y marrón rojizo. El pelo del lomo, el cuello y los lados es algo más oscuro.

Perro pastor y cazador de ratas

Pese a la gran similitud con el welsh corgi, se desconoce gran parte de la historia de la raza. ¿Fueron los vikingos quienes llevaron a sus antepasados de Inglaterra a Suecia? ¿O de Suecia a Inglaterra? ¿Acaso ambas razas actuales evolucionaron independientemente una de la otra? Las tres hipótesis son posibles. Lo que es seguro es que los antepasados del vallhund actual ya se utilizaban hace mil años en Suecia para arrear y pastorear rebaños de vacas. Los perros desviaban las reses en la dirección deseada mordiéndoles las patas. Otro ámbito de uso de estos perros era la caza de ratas.

En la década de 1940, el vallhund sueco estuvo a punto de extinguirse. Sin embargo, el duro trabajo del conde Björn von Rosen aumentó la visibilidad de la raza. No solo criaba a los perros personalmente, sino que hizo mucha publicidad de ellos en su patria. El Kennel Club sueco reconoció la raza en 1943 y la llamó västgötaspets por la región donde renació la cría. Concretamente, el nombre proviene de la llanura de Västgöta, en la provincia de Västergötland (Vestrogotia). Hoy día, estos peludos siguen sin ser perros de moda y son más perros de compañía que pastores. No obstante, siguen pudiendo llevar a cabo sus tareas originales estupendamente.

Carácter y adiestramiento

Pequeño, pero matón: este es el vallhund sueco. Este antiguo perro de trabajo no es ningún perrito faldero. Es resistente, valiente y enérgico, y puede tenerse como perro de granja con un vínculo familiar estrecho. Conviene que los niños sean un poco mayores y estén acostumbrados a tratar a los perros con respeto. De hecho, si lo molestan, tiende a mordisquear. Conforme a su tarea original, el pastoreo del ganado, le encanta hacer ejercicio al aire libre. No obstante, también valora una agradable siesta en el sofá después del esfuerzo. Un vallhund equilibrado es mimoso, juguetón y fiel a las personas de su entorno.

Como tantos otros perros del norte, es muy ladrador, algo que hay que controlar desde cachorro. Sin embargo, ni siquiera con un buen adiestramiento será un perro totalmente tranquilo. Por lo tanto, modera tus expectativas. Como este perro es propenso a pelearse con otros perros, es muy conveniente llevarlo a una escuela para cachorros y apuntarlo a cursos de obediencia básica en una escuela canina. Esto reforzará sus aptitudes sociales y podría ser una oportunidad de que se haga amigo de otros perros.

Vallhund sueco © beatrix kido / stock.adobe.com

Salud de la raza

Esta raza tan robusta está asociada con pocas predisposiciones genéticas a enfermedades. Solo cabría mencionar una forma de atrofia progresiva de retina, que afecta a alrededor de un tercio de los perros. Esta enfermedad ocular puede conducir a una ceguera nocturna moderada a la edad de unos diez años. Pese al origen nórdico del vallhund sueco, suele tolerar bien el clima centroeuropeo en verano. Sin embargo, en esta época deberá tener una zona fresca a la sombra a su disposición, como todos los perros. Los días calurosos, es mejor dejar el deporte para primera hora de la mañana o última de la tarde. Además, procura controlar el peso de tu peludo. Un peso saludable es uno de los requisitos más importantes para una vida larga. La esperanza de vida media del vallhund sueco es de entre doce y quince años.

Alimentación del vallhund sueco

Un alimento acorde a la especie con un alto contenido de carne es la mejor base para una vida saludable. Compra un pienso o comida húmeda cuyo ingrediente principal sea la carne. Lo sabrás porque esta aparece en el primer puesto de la lista. Prescinde de los alimentos con cereales como ingrediente de relleno barato. Si eliges pienso, deberás asegurarte de que tu spitz de los visigodos beba suficiente agua. En cualquier caso, el perro siempre debe tener agua fresca a su disposición. Si quieres darle un premio, elige snacks saludables, como trozos de carne deshidratada o snacks dentales para perros. No le des nada que lleve azúcar. Los artículos masticables secos, como las orejas de vacuno o los huesos especiales para perros medianos, le encantarán. Prevén el sobrepeso y, si engorda, procura que haga más ejercicio o reduce las raciones diarias. En general, no necesitarás recurrir a alimentos dietéticos.

Cuidados sencillos

El pelo corto y liso, compuesto por un subpelo suave y una capa externa más áspera, es fácil de cuidar. Cepíllalo una vez por semana para eliminar los pelos sueltos. Durante el periodo de muda bianual, es conveniente cepillarlo más a menudo. De este modo, reducirás los pelos que acaban en casa y le facilitarás la muda. Si tu vallhund sueco está sucio, suele bastar con eliminar la suciedad con el cepillo, una vez seca. Solo si no consigues limpiarlo con un paño húmedo deberás considerar bañarlo con un champú suave para perros.

A los perros mayores, concretamente, hay que inspeccionarles las uñas periódicamente para ver si requieren una pedicura. Si las uñas están demasiado largas, el perro puede quedarse enganchado y hacerse daño. Si no estás seguro/a de cómo cortárselas, pídele al veterinario que te enseñe a hacerlo. Por cierto: mucha gente recurre al cepillo y pasta dentales para perros para incluir la higiene dental en la rutina. Si quieres practicar esta eficaz profilaxis contra el sarro, deberás acostumbrarlo desde cachorro.

Entretenimiento

Como decíamos antes, el vallhund sueco es de todo menos vago. Sigue siendo apto para trabajar como perro de caza, guardián y pastor. Si vas a tenerlo como mero perro familiar, puedes desfogarlo con deportes caninos. Destacará en muchas disciplinas, como, por ejemplo, el agility, aunque deberás tener en cuenta sus patas cortas. También domina los juegos de inteligencia. ¿Te gustan las caminatas largas? ¡Al vallhund sueco también! Sin embargo, no te olvides de su instinto de caza, que deberás tener controlado si quieres dejarlo correr sin correa. En cambio, nadar no es precisamente su disciplina preferida, por lo que preferirá evitarla.

Vallhund sueco © feeferlump / stock.adobe.com

¿Encaja conmigo?

Este perro es feliz con personas activas que puedan ofrecerle una tarea. Por ejemplo, puede ser un perro de granja con un vínculo estrecho con su familia. Aquí prestará un estupendo servicio como perro guardián, pero necesitará hacer más ejercicio, a menos que su tarea consista en pastorear otros animales. Si estás pensando en adoptar un vallhund sueco, deberás tener experiencia en perros. Puede llevarse estupendamente con niños mayores, siempre que estos le den la posibilidad de retirarse y sepan tratarlo con respeto. Con niños pequeños, hasta la edad escolar y quizá algo mayores, pueden producirse malentendidos. Este antiguo cazador de ratas no debe convivir con animales domésticos pequeños. Además, la convivencia con gatos solo debería considerarse si en casa del criador ya socializó con alguno. En caso de que el vallhund sea mayor, deberás asegurarte de que tenga buenas experiencias con gatos.

Antes de adoptarlo, averigua si todos los miembros de la familia están de acuerdo y si alguno tiene alergia. Piensa también en cómo quieres organizar su cuidado durante las vacaciones. Si bien puedes llevártelo a unas vacaciones de senderismo, debes recordar lo ladrador que es. Esto también debes tenerlo en cuenta cuando pienses en los vecinos. Por otro lado, recuerda que, pese a su tamaño manejable, el vallhund sueco no encaja en un piso de ciudad. Debería vivir en una casa en el campo, a ser posible con un jardín vallado.

Además, antes de adoptarlo debes reflexionar sobre los costes del perro en sí, el equipamiento básico y los gastos corrientes de comida, veterinario y seguro de responsabilidad civil. No olvides que pueden añadirse gastos imprevistos en forma de facturas veterinarias. Infórmate sobre seguros médicos para perros y piensa en si vale la pena contratar uno.

¿Dónde puedo encontrarlo?

Fuera de Escandinavia hay muy pocos ejemplares del spitz de los visigodos. De hecho, en España ni siquiera figura en el registro de la Real Sociedad Canina. Así pues, puede que adoptarlo en el extranjero sea la única solución que te queda. Infórmate de antemano sobre los requisitos de entrada al país con el cachorro y las vacunas prescritas. Lo mejor es que busques criadores en internet que pertenezcan a una asociación. Solo así tendrás la certeza de que el perro que recibes es un vallhund sueco auténtico. Además, debes apoyar la cría seria y ambiciosa que pretende conservar la salud, arquetipo y carácter de la raza. Conviene acudir a asociaciones de perros nórdicos que puedan ayudarte a encontrar criadores.

Asimismo, estas asociaciones son un buen punto de partida para adoptar un vallhund sueco adulto, si es lo que quieres. No obstante, en función de dónde vivas, podrías echar un vistazo a mestizos o razas alternativas. El motivo es que, afortunadamente, no hay muchos perros de esta raza que hayan perdido su hogar fuera de Escandinavia. Infórmate sobre los antecedentes del perro, ya que no es raro que el cuidador anterior lo haya dado en adopción porque lo había subestimado por su tamaño y no había podido ofrecerle el adiestramiento que requiere. Puede que aquí necesites conocimientos caninos para corregir errores del pasado. Sin embargo, en las manos correctas, el vallhund sueco aprende rápido.

Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.

9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.

11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.