Bichón habanero

Bichón habanero

El bichón habanero es un perro cubano con raíces europeas es muy versátil y apto para cualquiera que disfrute de la compañía de un amigo sencillo y vivaracho.

Aspecto

Pequeño y compacto

Cuerpo pequeño y compacto con patas cortas: el bichón habanero presenta una altura de cruz de unos 28 cm y no pesa más de 6 kg. Aunque pertenece a los bichones, no solo puede ser blanco, como los demás perros falderos (en francés, bichon), sino también de tonos marrones, gris, beis y con manchas. El pelaje tiene muy poco subpelo o ninguno. Eso sí, presenta una capa exterior tupida con pelo suave de hasta 18 cm, que puede ser liso u ondulado.

Historia

El nombre internacional bichón habanero lo dice todo: este peludo está emparentado con el grupo de bichones europeos. A este grupo también pertenecen, por ejemplo, el bichón maltés y el bichón frisé. En realidad, las raíces del bichón habanero están en Europa, desde donde presumiblemente llegó a Sudamérica con los colonos. Esta robusta raza surgió mediante cruces con perros autóctonos. Los orígenes de la cría selectiva, como revela el nombre, están en La Habana, la capital de Cuba. En Cuba fue durante algunos siglos un acompañante popular, especialmente de los ricos. Después de la Revolución cubana bajo el liderazgo de Fidel Castro, el precioso perro dejó de estar de moda. Muchos lo veían como un vestigio de la clase reinante. Por suerte, en este momento ya tenía admiradores en EE. UU., que asumieron la cría de la raza. Hoy día, este simpático perrito es popular en todo el mundo.

Carácter

Acompañante sencillo

El bichón habanero no deja nada que desear si se busca un perro sencillo. Es listo, despierto, juguetón, amante de los niños, alegre y un verdadero encanto. Siempre está de buen humor y dispuesto a hacer cosas con su manada de humanos. Aunque es muy vigilante, no es agresivo. Tampoco ladra con estridencia. Eso sí, si no se mueve lo suficiente o no recibe atención, puede imponer su presencia ladrando. Es muy abierto con los extraños y otros animales, por lo que es bienvenido en todas partes.

Adiestramiento

Fácil de adiestrar

Su inteligencia y sus ganas de aprender hacen que el perro habanero sea fácil de adiestrar. Es muy obediente y quiere gustar a sus cuidadores. Estas son las mejores condiciones para enseñarle cosas, una tarea que incluso los principiantes pueden conseguir sin problemas. La gran dificultad reside en no dejarse engatusar por sus encantos y no hacer la vista gorda de vez en cuando. Estos pícaros captan hasta la más mínima excepción y se emperran en el derecho que una vez se les dio, como subirse a la cama. Lo mejor es que aclares con toda la familia lo que puede y no puede hacer antes de que llegue. Para el adiestramiento del cachorro y el aprendizaje de órdenes básicas resulta muy práctico asistir a una esucela canina. Echa un vistazo a algunas para decidir cuál es la mejor para ti y tu mullido peludo.

Actividades variadas

A este cubanito le gusta moverse y, gracias a su pequeño tamaño, este dinamismo es relativamente fácil de satisfacer. Te acompañará encantado a dar largos paseos y le encanta jugar hasta cansarse. El bichón habanero aprende trucos rápidamente. ¡Enséñale unos cuantos! El agility para perros pequeños también es una opción estupenda para que el perro habanero se divierta desfogándose. El uso de este perrito en algunos sitios de Sudamérica demuestra sus múltiples facetas. Aquí, el bichón habanero cuida de roedores y aves. Lógicamente, este terremoto también disfruta del relax en el sofá con sus humanos, siempre que le caiga alguna que otra caricia.

Summer sales

Alimentación

Estos preciosos perros tienden a ser tiquismiquis con la comida. Pero la excepción confirma la regla, así que hay que controlarles el peso y ajustar las cantidades en caso necesario. Independientemente de si le das pienso o comida húmeda, asegúrate de que no contenga cereales. Además, la carne debe ser el primer ingrediente de la lista. Los artículos secos para masticar son un buen complemento y pueden favorecer la higiene dental. Modérate con las golosinas para que no gane mucho peso y para no reforzar sus posibles manías. Y es que un vientre lleno de golosinas tiene menos hambre y, probablemente, esperará al próximo snack. Si quieres cambiarle la comida, hazlo paulatinamente. Mezcla cada día un poco más de la comida nueva con la antigua para prevenir trastornos digestivos. Tu bichón habanero siempre debe tener agua a su disposición.

Ritual de belleza

Por pequeño que sea, el bichón habanero tiene un pelo que requiere un poco de trabajo para que luzca sedoso. Especialmente en la época de muda de pelo de cachorro a adulto, tiende a los enredos. Estos no son solo un problema estético: el pelo enredado forma apelmazamientos que se pegan a la piel enseguida y son muy difíciles de quitar. Además, pueden provocar hongos en la piel o inflamaciones. Asimismo, esta raza requiere baños regulares, para los que se puede usar una bañera de bebé. Acostúmbralo al baño con champú y acondicionador desde cachorro. Importante: Los baños son agresivos para la piel del perro. Por eso, dáselos cuando sea necesario, pero no abuses.

Si es necesario, quítale los pelos que le crezcan en el conducto auditivo con unas pinzas romas. De lo contrario, podría acumulársele suciedad en esa zona. También debes mantenerle los ojos libres de pelos, ya sea con un clip o recortándole el flequillo regularmente. ¡Lo importante es que el perro vea bien! Examínale las uñas mensualmente y córtaselas cuando sea necesario. Los perros pequeños se desgastan menos las uñas que los grandes debido a su bajo peso. En general, gracias a la estructura sedosa del pelo, el bichón habanero requiere menos cuidados que otros perros de pelo largo. Además, tiene la ventaja de que apenas suelta pelo.

Salud

Los bichones habaneros son relativamente robustos. Obviamente, su salud depende de la cría, de las condiciones de tenencia y de una alimentación acorde a la especie. En la cría ética se realizan chequeos médicos completos antes del apareamiento para detectar posibles enfermedades en los padres. En el caso del bichón habanero, como en todos los perros muy pequeños, estas pueden ser: luxación de rótula y problemas oculares en forma de atrofia progresiva de retina (PRA), que puede provocar ceguera. Consejo: pídele al criador los resultados de los exámenes de los padres por escrito. Para minimizar el riesgo de luxaciones, los padres deben haberse sometido a exámenes el primer y tercer año de vida. Las exploraciones oculares de los perros de cría se deben llevar a cabo anualmente. Además, la adenitis sebácea, una enfermedad de la piel, afecta a este perro más frecuentemente que a otras razas.

¿Encaja conmigo un bichón habanero?

Este alegre peludo encaja con mucha gente y es estupendo para principiantes. Puede vivir en un piso de ciudad porque no necesita salir mucho a correr y no tiende a ladrar. Al perro bichón habanero le gusta jugar y retozar con niños. Por eso, es perfecto para familias. También le gusta convivir con personas que vivan solas, porque así él es el centro de atención. Quien quiera tener este perro no debe subestimar el cuidado del pelo, que es obligatorio para esta raza. Antes de adoptarlo, debes tener claro quién se ocupará de él si te pones enfermo o te vas de vacaciones. Consejo: este sencillo perro se puede llevar a muchos hoteles y apartamentos en los que se admiten animales. Antes de decidirte por un perro, calcula los gastos en que incurrirás en los próximos años para la comida de calidad, el seguro y las visitas regulares al veterinario.

¡Ojo con la compra de cachorros!

El precioso aspecto de este perro no lo es todo. Una cría responsable implica mucho más que aparear a dos bichones habaneros o perros similares. Un criador ético selecciona los animales adecuados para la cría según su objetivo, en que el arquetipo, el carácter y la salud desempeñan un papel esencial. La mayoría de criadores serios invierten mucho tiempo y dinero en prevención sanitaria, alimentación sana y una impronta y socialización óptimas de sus cachorros. Así pues, elige solo criadores afiliados a una asociación, ya que esto garantiza el estándar mínimo de la cría ética.

Cuando lo visites en su casa, echa un vistazo a los padres y su entorno. Todos los perros deben dar una impresión equilibrada y alegre. El criador debe estar dispuesto a mostrarte los resultados de los exámenes médicos de los padres. El cachorro se podrá ir contigo a casa como muy pronto a la edad de ocho semanas. En ese momento estará varias veces desparasitado y tendrá el chip, un pasaporte de animales y las primeras vacunas. No te olvides de pedir hora para las vacunas de refuerzo. Nunca compres por pena un cachorro a la gente que se dedica a reproducir animales. Recuerda que la oferta regula la demanda y, comprándoles a ellos, solo dejarías una plaza libre para que otro cachorro crezca en malas condiciones. En caso de duda, consulta a un veterinario de tu zona.

Acude a una protectora de animales

Si quieres adoptar un perro mayor o, aunque te encanta el aspecto y el carácter del bichón habanero, no quieres un perro de raza, echa un vistazo en las protectoras de animales. Es habitual encontrar mezclas con un carácter similar que buscan un nuevo hogar. Si no encuentras nada, puedes buscar en internet. A veces hay cuidadores de bichones habaneros u otros bichones que dan a sus perros en adopción por cambios en su situación vital.

Preparativos para la llegada

¿Has decidido adoptar a un cachorro de perro habanero que llegará pronto a tu casa? ¡Enhorabuena! Ahora que estás tan ilusionado, puedes acortar la espera preparando todo lo necesario para el cachorro. Por ejemplo, puedes buscar una escuela canina que te vaya bien. Busca a otros cuidadores de bichón habanero en la zona para intercambiar impresiones sobre esta raza. Seguro que tu peludo entablará amistad con algún que otro perro del barrio. Compra todo lo que tu nuevo amigo necesitará antes de que llegue. Seguramente, el criador te dará un poco de la comida que suele comer. Sigue dándosela durante unos días a su llegada, aunque más tarde quieras cambiársela.

Tu juguetón amigo necesitará juguetes para cachorros de razas pequeñas, una correa, collar o arnés y, por supuesto, una cestita o cama y mantas suaves. Compra también un transportín para el coche. Muchas personas con perros pequeños eligen un transportín portátil que convierten en una zona de descanso cómoda también para casa. Muchos perros los usan como refugio. Por último, no olvides los cepillos, peines, cortaúñas, champú, acondicionador, pinzas quitagarrapatas y peines antipulgas para el equipamiento básico. Los libros sobre el adiestramiento del cachorro y la tenencia de perros pueden ayudarte a prepararte aún mejor para el recién llegado.

Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.
12 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.