Bedlington terrier

Bedlington terrier

Estéticamente, el Bedlington terrier recuerda a una oveja. Sin embargo, detrás de la pelambrera se esconde un cazador más listo que el hambre. Este peludo es cariñoso y paciente, un perro para personas que buscan un carácter robusto.

Aspecto

El Bedlington terrier tiene que parecer garboso a la par que musculoso. La marca registrada de este peludo mediano es el pelaje denso y ligeramente rizado que sobresale de la piel. Puede ser gris azulado con ojos oscuros y nariz negra o bien de color hígado o arena. En este caso, los ojos son claros y la nariz, marrón. El cuerpo lo tiene atlético y vigoroso, con una cola baja que no debe llevar sobre el lomo. Un Bedlington terrier adulto presenta una altura de cruz de unos 40 cm y pesa 8-10 kg.

Historia

Este ricitos era antiguamente el compañero de la clase pobre. Cazaba ratas y liebres eficazmente para los cazadores furtivos pobres de las regiones mineras del norte de Inglaterra. De hecho, también lo utilizaban en las minas. Además, acompañaba a menudo a los caldereros, afiladores o comerciantes para ayudarlos a combatir las alimañas. Mientras la persona comerciaba, el perro liberaba el lugar de ratas, ganando así unas monedas para su cuidador.

Por desgracia, este terrier también se utilizaba a menudo en las peleas de animales con apuestas. Esto y la intolerancia consiguiente a otros perros han hecho que se lo designe como lobo con piel de oveja. Además, este perro tuvo el nombre de Rothbury terrier durante algún tiempo. Algunos de sus antepasados eran terriers escoceses, whippets y otterhounds. En 1820 dio comienzo la cría sistemática de la raza, bautizada en honor a una ciudad al norte de Newcastle. Justamente en esta ciudad, Bedlington, se celebró la primera exposición con ejemplares de la nueva raza en 1870.

En 1877 se fundó la primera asociación de cría. A continuación, estos terriers se extendieron por Europa. En Alemania, los amantes de la raza formaron la agrupación Fachschaft für Bedlington Terrier en 1932. Sin embargo, el Bedlington terrier nunca ha sido un perro de moda y sigue siendo relativamente raro. Eso sí, algunos amantes de la raza afirman que esta ya no debe tomarse en serio como perro de trabajo. De hecho, la cría ha ido evolucionando cada vez más hacia un perro de compañía. También se habla de un cruce con caniches en algunas líneas, supuestamente para simplificar el cuidado del pelaje. Así pues, si te interesa como perro de compañía, infórmate bien antes sobre qué criadores son más adecuados o sobre los antecedentes de un perro adulto.

Bedlington terrier © Dogs / stock.adobe.com

Carácter

En su patria, este terrier con piel de cordero es, realmente, manso como un cordero. Es muy apegado y está obsesionado con su persona de referencia, aunque no es pesado ni exigente. Al contrario, es tranquilo, simpático y cariñoso, incluso con los niños, con los que le encanta jugar. En el exterior, sale el lobo con instinto de caza que lleva dentro. Los machos, en particular, no son muy amigos de los perros desconocidos, y mucho menos en su territorio. Si está enfadado, es muy difícil de calmar. En cambio, a las personas desconocidas suele tolerarlas. El Bedlington terrier es temperamental, dispuesto a defenderse y muy atento, aunque no es excesivamente ladrador. En cuanto su cuidador inicia una actividad común, se mete de lleno con furor.

Adiestramiento para terriers

Un principiante también puede educar a un Bedlington terrier si se informa bien sobre el adiestramiento de los terriers. Sin embargo, los cachorros de esta raza pueden ser todo un desafío. No solo son muy activos, sino que ponen a prueba sus límites constantemente. Por tanto, se requiere paciencia y perseverancia para imponerse como líder de la manada permanentemente. Esto es obligatorio, ya que un Bedlington terrier mal educado puede ser muy desagradable, especialmente en cuanto al instinto de caza y la sociabilidad. Los puntos a favor son su voluntad para aprender y el vínculo estrecho con su cuidador. Piensa que solo un perro desfogado puede estar bien educado. En cualquier caso, es conveniente llevarlo a una escuela canina para mejorar su sociabilidad.

Salud

Esta raza presenta una ligera propensión a la hepatopatía por almacenamiento de cobre. Esta enfermedad se caracteriza por un almacenamiento excesivo de cobre en el hígado. Sin embargo, con test genéticos de ADN por sangre o raíz capilar en los animales de cría, prácticamente puede excluirse. Por lo demás, hay líneas que pueden verse más afectadas por enfermedades oculares que otras. En cualquier caso, es aconsejable acudir a un criador serio que practique una buena prevención sanitaria. Al fin y al cabo, unos antepasados sanos son la mejor inversión en la salud de tu peludo. Aparte de las dos predisposiciones mencionadas, el Bedlington terrier es una raza muy robusta. Con unos buenos cuidados, puede vivir unos catorce años.

Alimentación

Alimenta al lobo y no a la oveja que tu Bedlington terrier lleva dentro. Esto significa que el componente principal de la comida debe ser carne de calidad. Por tanto, este debe ser el primer ingrediente de la lista. Además, no debe contener cereales, tanto si eliges pienso como comida húmeda. La demanda energética del perro depende considerablemente del ejercicio que haga. Por eso, los datos del fabricante son meramente orientativos. Pésalo una vez al mes y ajusta la cantidad de comida si ha engordado o adelgazado. Si quieres cambiarle la comida, hazlo gradualmente para prevenir reacciones de intolerancia, como diarrea o vómitos. Es recomendable mezclar cada día un poco más del alimento nuevo con el antiguo. Además, los snacks también pueden ser saludables. Mímalo con golosinas de carne liofilizadas o snacks dentales. Los artículos secos satisfacen sus necesidades masticatorias. Recuerda que siempre debe tener agua fresca a su disposición.

Cuidados

La buena noticia es que este perro no pelecha y apenas desprende el típico olor a perro. Sin embargo, el cuidado de su pelaje requiere algo de trabajo. Lo ideal sería peinarlo o cepillarlo una o dos veces al día. El corte y el esquileo, al menos una vez al año, deberías encargárselos a un peluquero canino profesional. Inspecciónale las orejas caídas y, si es necesario, límpiaselas con un producto especial para perros. También debes fijarte en las uñas. Estas no se desgastan suficientemente en perros ligeros y mayores, por lo que pueden hacerse daño si están muy largas. Córtaselas con un cortaúñas especial y, si no estás seguro/a de cómo hacerlo, pídele ayuda al veterinario. Hay gente que acostumbra a su perro a la higiene dental desde cachorro con cepillo y pasta especiales para perros. Esta es una buena manera de prevenir el sarro hasta edades avanzadas.

Bedlington terrier © Vtls / stock.adobe.com

Juegos y diversión

Con un Bedlington terrier se pueden hacer muchas cosas. Este perro tan atlético es ideal para practicar deportes caninos como el agility. Además, si tienes controlado su gran instinto de caza, puede acompañarte a correr o montar a caballo si lo has entrenado previamente para ello. Es un paseador incansable y también le encanta divertirse en casa. Por ejemplo, le gusta aprender trucos nuevos. Muchos de estos perros son amantes del agua y les encanta nadar, algo que hacen muy bien y muy rápido. Sécalo bien después de bañarse para que no se resfríe. Prueba varias actividades para ver con cuál os divertís más: obediencia, mantrailing, dog dancing… Como es lógico, el Bedlington terrier también disfruta de los momentos de descanso, a ser posible contigo. La relajación también forma parte de una vida acorde a la especie.

¿Encaja conmigo?

Este perro encaja contigo si te gusta el encanto obstinado de los terriers y si puedes lidiar con él. Aunque no hace falta tener mucha experiencia con perros, sí que debes estar dispuesto/a a informarte y a llevarlo a una escuela canina. Si el Bedlington terrier hace suficiente ejercicio, puede vivir perfectamente en un piso. Lógicamente, cualquier perro disfruta a tope con un jardín vallado donde pueda corretear. Lo más importante es que pueda pasar mucho tiempo contigo y poner a prueba tanto su físico como su mente. Así pues, no es un perro adecuado para gente poco activa.

Es ideal para familias, pero también para gente que viva sola y le guste tener a su perro cerca. Por naturaleza, es un perro de una sola persona que se apega mucho a su persona de referencia. Sin embargo, se lleva muy bien con los demás miembros de la familia. Para poder convivir con gatos, el Bedlington terrier debe haber crecido con ellos. Debido a su gran instinto de caza, nunca debes dejarlo en una estancia con animales pequeños sin supervisión. Es desaconsejable tener a este antiguo cazador de ratas con animales pequeños, como cobayas o ratas, en un hogar.

Antes de la llegada

Antes de que te decidas a adoptar un Bedlington terrier, reflexiona sobre la responsabilidad que conlleva para los próximos años. Este perro requiere mucho tiempo para los cuidados y el entretenimiento a diario. Además, deberás calcular los gastos corrientes en los que incurrirás. Estos incluyen un alimento de calidad, el veterinario, la peluquería canina y el seguro de responsabilidad civil. Piensa también en quién se quedará con el perro cuando estés enfermo/a o de vacaciones. Consejo: un Bedlington terrier educado se puede llevar a unas vacaciones de senderismo sin problema. Hoy en día, cada vez más hoteles admiten perros. Por último, asegúrate de que nadie sea alérgico a los perros en casa, especialmente si este es vuestro primer perro.

¿Dónde puedo encontrarlo?

Fuera del Reino Unido, esta raza es bastante rara en la mayoría de países. Por ejemplo, en España solo han nacido un par de decenas de cachorros en los últimos años. Así pues, si buscas un Bedlington terrier joven, puede que tengas que recorrer varios kilómetros y esperar para conseguir uno. De todos modos, la espera habrá valido la pena. Un criador serio valora mucho los exámenes de cría prescritos por los clubes de terriers. La cría de una raza con muy pocos ejemplares requiere conocimientos. Además, los criadores responsables procuran que sus crías sean sociables y se correspondan con el estándar. Para lograrlo, no solo es importante la selección, sino una socialización intensiva en las primeras semanas de vida. El criador te entregará al cachorro como pronto con ocho semanas de vida.

¿Buscas un perro adulto? Encontrar un Bedlington terrier de pura raza adulto sería un golpe de suerte, ya que es muy poco frecuente. Como mucho, es posible que tengas suerte buscando en internet. Aquí también puedes contactar con asociaciones de terriers para que te den consejos sobre cómo buscar. Puede que un mestizo también sea una buena opción para ti.

Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.

9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.

11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.