26 Marzo 2019

Resfriado en perros 

Escrito por Amelie Krause, Veterinaria
Resfriado en perros

Tos, secreción nasal, ronquera... Ni siquiera los perros se salvan de los resfriados en otoño o en invierno. Al igual que los humanos, es en estas épocas frías y húmedas en las que suelen aparecer los catarros en los perros. Incluso los síntomas del resfriado son parecidos en los perros y en los humanos.

Causas del catarro en perros

El cuerpo está más susceptible a infecciones víricas y bacterias cuando el sistema inmunitario está, de alguna manera, debilitado. El clima frío favorece esto. Si no secas bien a tu fiel compañero después de un paseo bajo la lluvia o con nieve es muy fácil que coja un resfriado. Lo mismo sucede si hubiera alguna enfermedad preexistente, puesto que esta puede allanar el camino a un posible contagio por agentes infecciosos. La mayoría de los catarros son causados por un virus, en casos más delicados se le unen bacterias. Esto es lo que sucede en la conocida tos de las perreras, causada por una combinación de virus y bacterias. Además, el calor que desprenden las calefacciones seca la mucosa de los perros y por eso son más susceptibles a los resfriados.

Síntomas de un resfriado en perros:

  • Tos
  • Estornudos
  • Ojos llorosos e irritados
  • Secreción nasal
  • Fiebre
  • Fatiga, apatía

A menudo los perros con resfriado pierden el apetito, comen menos y duermen mucho. Cuando salen de paseo suelen estar menos activos e incluso se dan la vuelta para volver por decisión propia.

hund mit hundemantel im schnee

Diagnóstico del resfriado en perros

Es muy fácil que un simple catarro se convierta en una enfermedad más grave, como en una pulmonía, si no se trata correctamente. Por eso, y para evitar que tu perro empeore, es recomendable acudir cuanto antes a un veterinario. Este realizará un examen clínico para determinar si se trata de un simple resfriado o de una enfermedad más grave. Dependiendo de la gravedad de los síntomas puede que sea necesario realizar otras pruebas como podría ser una radiografía o un análisis de sangre. Incluso puede que sea necesario realizar un frotis bacteriano o un antibiograma.

Tratamiento para el catarro en perros

Para curar a tu perro de un simple resfriado suele ser suficiente con que beba mucho líquido, tenga un lugar seco y tranquilo para dormir, con aire fresco y mucho reposo. Sin embargo, a veces, es necesaria la administración de medicamentos prescritos por el veterinario como pueden ser mucolíticos, antiinflamatorios, remedios para reforzar el sistema inmunitario o antibióticos para mantener el catarro bajo control. Antes de administrar cualquier remedio casero a tu fiel amigo es importante que hables primero con tu veterinario, ya que podrían no ser adecuados para el can. Debes evitar que tu paciente canino entre en contacto con otros perros, así como los baños y los paseos bajo la lluvia o con nieve.

Prevenir el resfriado en perros

Prevenir es mejor que curar. Un resfriado se puede prevenir mediante el refuerzo del sistema inmunitario con una alimentación equilibrada y una forma de vida sana, con mucho ejercicio y aire fresco. Para evitar contagios es importante que tu perro no entre en contacto con otros perros que puedan estar enfermos, ya sea durante los paseos, en la escuela de adiestramiento o en la guardería canina. También puedes vacunar a tu peludo, esto debilitará el desarrollo de una infección. Observa que tu perro no coma nieve, ya que puede estar contaminada con gravilla o sal para el deshielo de las carreteras. Además, la nieve puede irritar el tracto intestinal del can y causar otras enfermedades. Si tu perro tiene el pelo muy corto es bueno que lo protejas del frío con un abrigo o un jersey. Si se ha mojado debes secarlo completamente y evitar que coja frío. Si tu perro es sensible al aire seco de las calefacciones puedes usar una fuente de interior, poner un cuenco con agua en el alféizar de la ventana o encender un humidificador de aire.

Prestando atención a estos simples consejos seguro que tanto tú como tu perro estaréis sanos y salvos durante esta época de catarros.

Artículos más leídos

Alergia en perros

Cuando un perro se rasca repetidamente, lo primero que le viene a uno a la cabeza son los parásitos. Sin embargo, existen otras causas que producen estos picores como, por ejemplo, las alergias. Y es que los canes también sufren reacciones de hipersensibilidad y el número de enfermedades alérgicas va en aumento.

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.

Resfriado en perros

Tos, secreción nasal, ronquera... Ni siquiera los perros se salvan de los resfriados en otoño o en invierno. Al igual que los humanos, es en estas épocas frías y húmedas en las que suelen aparecer los catarros en los perros. Incluso los síntomas del resfriado son parecidos en los perros y en los humanos.