29 Agosto 2018 - Actualizado 22 Febrero 2019

Perros miedosos: ¿qué hacer?

Perros miedosos

Mi perro tiene miedo: ¿qué puedo hacer?

Al igual que las personas, existen canes más atrevidos y otros más asustadizos, los cuales solo se enfrentan a lo nuevo con extrema precaución. Esto se puede convertir en un problema cuando el perro muestra un gran miedo o reacciona de forma exagerada a ciertas situaciones diarias: un fuerte ruido, unas escaleras o determinadas personas pueden hacerles perder la compostura. El miedo desmesurado no solo complica el día a día, sino también supone una carga importante para tu can. A continuación, te proponemos una serie de consejos para que puedas ayudar a los perros miedosos a tener más seguridad en sí mismos.

Cómo se expresa el miedo

Con el fin de poder contrarrestar el miedo en una fase temprana, resulta útil reconocerlo, en su etapa previa, como inseguridad. Por ejemplo, esta se puede identificar cuando el perro retrae la cola o muestra una postura cautelosa con los músculos en tensión. Si esta inseguridad aumenta, el can se agazapa, baja la cabeza, aparta la mirada y esconde la cola todavía más. Algunos además comienzan a jadear con más intensidad o incluso a temblar. Hay que tener cuidado, ya que, si un perro se siente también acorralado, ¡puede incluso llegar morder!

ängstlicher hund

Causas

Los motivos que desencadenan el miedo pueden ser muy diversos: malas experiencias con los humanos, errores en su educación o la propensión al miedo. Sentar una buena base para que un perro se sienta seguro de sí mismo requiere una etapa de aprendizaje llena de estímulos: si un can ha vivido diversas experiencias y se ha familiarizado con ellas, tenderá a estar abierto a lo nuevo. Los perros adultos también pueden aprender a crear un escudo protector a través de una mayor confianza en sí mismos. Una manera sencilla de conseguirlo es ofrecerles golosinas en un ambiente tranquilo y elogiarlos en abundancia. De este modo, a largo plazo se dará a los canes un buen empujón de confianza y se fortalecerá al mismo tiempo la relación perro-humano.

Un perro asustado necesita que le aportes seguridad

Cuando tu perro muestre signos de miedo ante situaciones desconocidas, es importante que mantengas la calma. Si como líder de la manada no manifiestas ninguna preocupación, el perro se dará cuenta de que el peligro no puede ser tan grave. En aquellos casos de perros propensos a tener miedo, puede ser útil ser proactivo ya con las pequeñas inseguridades y dominar juntos las «situaciones peligrosas». De ningún modo debes reñir a tu perro en dichas circunstancias. También, consolarlo de manera excesiva puede resultar contraproducente. Esto no significa que debas ignorarlo: háblale de forma reconfortante, pero no le des demasiados mimos.

Cómo quitarle el miedo a un perro

En algunas situaciones concretas el pienso y los snacks pueden convertirse en tus aliados. ¿Tu peludo se asusta con el fuerte ruido de algunos electrodomésticos? Cuando le ofrezcas la comida, enciende uno de esos aparatos en la habitación contigua.

Si repites este ejercicio de forma regular, el perro no solo se acostumbrará al ruido, sino que además lo asociará con una experiencia positiva. No obstante, es importante que tu peludo solo esté inseguro, y no aterrorizado, al ofrecerle el alimento; debes empezar poco a poco. Es fundamental que no tires la toalla, ¡deja volar tu creatividad! Quítale el miedo a la tormenta eléctrica poniéndole una reproducción de sonidos de lluvia y truenos que puedes encontrar en internet.

Si el miedo es visual, también debes relacionarlo con algo positivo como la comida: por ejemplo, coloca un snack o un juguete para morder a una distancia tolerable del objeto al que tenga miedo. En estos casos, los juguetes masticables o los snacks de larga duración son especialmente apropiados, ya que tu peludo permanecerá en un estado de relajación durante más tiempo. Jugar a una distancia próxima también puede calmarlo. Lo mejor es que sea con un juguete que ya conozca, puesto que si además es nuevo podría complicar más la situación. Atrévete con estos ejercicios para que tu can pierda el temor de forma gradual. Pueden pasar días o semanas hasta observar avances, sobre todo en lo que respecta a los perros más mayores. ¡Así que te tienes que ser paciente! También es fundamental que finalices los ejercicios con un estímulo positivo. Si tu perro no se decide a seguir acercándose al objeto, quédate tranquilo junto a él hasta que lo veas calmado. En ese momento, ofrécele una golosina y retiraos de manera relajada.

Miedo durante los días festivos

Las fiestas de Nochevieja, por ejemplo, pueden convertirse en un problema para muchos canes. El entrenamiento para acabar con este tipo de miedo es complicado, no obstante, puedes quitar gran parte si tu perro toma tu tranquilidad y serenidad como ejemplo. Lo mejor es que paséis la tarde juntos y le proporciones un ambiente distendido, quizá puedes distraerlo con un juguete o con algunas golosinas. Para conseguir esta atmósfera tranquila en casa, son muy útiles los distintos productos naturales de Adaptil que emplean una copia sintética de feromonas que tranquilizan a los perros. También puedes adelantar un poco la hora de la comida, así puede que su mayor apetito para la cena sustituya el miedo.

ängstlicher hund

Si continua muy nervioso, mantente a su lado, pero sin perder la calma. En cualquier caso, no solo en Nochevieja, evita mirarlo fijamente, ya que podrías desconcertarlo.

¿Cuándo debes acudir a un experto?

Si no has conseguido ningún progreso y tu perro sufre mucho miedo en determinadas circunstancias, puede merecer la pena considerar, siempre y cuando sea posible, evitar estas situaciones estresantes con tu perro. De lo contrario, busca un adiestrador canino que os pueda ayudar a encontrar una solución.

Artículos más leídos

Dejar al cachorro solo en casa

A los canes, como animales sociales que son, les encanta estar acompañados de su manada. Sin embargo, los perros adultos deberían ser capaces de pasar algunas horas en solitario. Dejar al cachorro solo en casa se tendría que entrenar durante la primera etapa de vida, ya que a un perro adulto le resultará muy difícil poder acostumbrarse si no tiene experiencia previa.

Mi cachorro muerde

Por muy adorables que sean, los cachorros pueden morder; en torno a las 6 semanas ya tienen unos 28 dientecitos listos para hincar. Aunque, al principio, esos pequeños alfileres tan solo molesten y apenas hagan daño, es necesario saber cómo enseñar a un cachorro a no morder.

Calmar los ladridos

«Perro ladrador, poco mordedor». Aunque este refrán pueda sonar reconfortante, los perros ladradores no solo ponen de los nervios a sus dueños, sino también a sus vecinos. Pero ¿cuál es la razón por la que ladran? ¿Es posible que pierdan esta costumbre irritante?