Mi perro muerde

mi perro muerde

Qué hacer cuando el perro muerde

Un perro con un comportamiento agresivo hacia otros cuadrúpedos o incluso personas es un riesgo muy grande, sobre todo cuando intenta pellizcar o ha mordido a otros perros o incluso a una persona. Te contamos lo que puedes hacer cuando tu perro muerde. Pero, antes que nada, hay que aclarar que el carácter y la historia de cada can es diferente, por lo tanto, no hay una solución exacta para todos los casos.

Ten en cuenta que un perro no muerde por gusto. En general, se ve venir con antelación y suele deberse a malentendidos en la comunicación entre perro y humano. Para detectarlos es conveniente acudir a un adiestrador de perros profesional. Juntos podéis descubrir la causa y evitar futuras agresiones. Por cierto, a veces los perros pequeños y nobles muerden porque su cuidador no se tomó en serio su educación . ¡Esto requiere un replanteamiento a largo plazo por parte del humano!

Seguridad: el bozal

Lo primero en casos de comportamientos agresivos es evitar el peligro. Un perro que podría llegar a morder debe llevar un bozal cuando está en público y, si es necesario, también habrá que tomar medidas en privado. Es importante que el can se acostumbre de forma positiva al bozal.

Qué hacer cuando tu perro es agresivo con otros perros

El comportamiento agresivo con otros perros puede resolverse antes de que vaya a más si los cuidadores, ante los primeros indicios de un encuentro desagradable (rondar, gruñir), se dirigen de forma calmada y decidida en otra dirección. Si sabes que tu peludo solo se vuelve agresivo con determinados tipos de perros (machos, pastores alemanes, etc.), puedes evitar estos encuentros al planear de antemano los paseos y al hablar con otros cuidadores de perros. Por supuesto que, al mismo tiempo, es conveniente adiestrar al can.

Qué hacer cuando dos perros se pelean

En caso de que se llegue a producir una pelea, para los animales bien socializados suele tratarse de una lucha de poder que no suele provocar daños. Pero incluso estas pueden tener consecuencias serias, sobre todo cuando el tamaño de los animales es muy diferente. Los ataques inesperados de perros que no tienen un comportamiento social normal son mucho más graves. Además, el can que ha sido atacado y afectado por esta experiencia también puede reaccionar de forma agresiva en futuros encuentros con otros peludos.

Si tu perro muerde o le están mordiendo, no te metas de ninguna manera.  Gritar o golpear con la correa solo conseguirá que el contrincante se vuelva más agresivo y ponerte en peligro. Puede ser útil irritar a los perros con un ruido fuerte (por ejemplo, reventar una bolsa de plástico) o con el agua que llevas en una botella para poder separarlos de forma segura y ponerles la correa.

mi perro muerde

Si no puedes garantizar que tu cuadrúpedo no muerda, no tienes otra opción que ponerle un bozal. Aquí debes poner atención a que tu peludo pueda respirar sin problema. Después de un tiempo de adaptación, tu fiel amigo canino se habrá acostumbrado y ya no le molestará el bozal. Esto hará que tú desprendas más seguridad, lo que a la vez influye de forma positiva en el entrenamiento conjunto.

Mi perro muerde: agresiones a personas

Ya sabemos que las agresiones de los cuadrúpedos tienen muchas causas posibles. Sin embargo, a menudo el problema se debe a una mala socialización y la consecuente inseguridad o miedo. En algunas razas de perros también puede que el instinto protector se imponga, lo que las convierte en un peligro. Y, por supuesto, los errores en la educación pueden alentar este comportamiento o incluso fortalecerlo, por ejemplo, cuando el can ha aprendido que consigue lo que quiere cuando se muestra amenazante o pellizca, al fin y al cabo así consigue sentarse en el sofá o que no le quiten sus juguetes. En este caso es conveniente trabajar la jerarquía, a ser posible con la ayuda de un profesional.

Encauza las posibles situaciones de peligro de forma positiva desde cachorro. Por ejemplo, cuando tu pequeño can se muestra agresivo con tus invitados es una buena idea hacer que se siente («sit») con la llegada de la visita. Si esto sale bien, el invitado puede darle un snack como recompensa. En cuanto aparezcan los primeros indicios de agresividad es necesario tomar medidas de inmediato para prevenirlos. Entrena la obediencia básica con tu perro y a la mínima señal de un comportamiento agresivo córtalo con un comando como «¡no!». Si este procedimiento no tiene el éxito deseado, puedes distraer al can con un ruido fuerte para resolver la situación.

mi perro muerde

Mantener la calma

Intenta emanar siempre calma y tranquilidad. Los perros notan enseguida si te pones nervioso cuando se acerca un corredor o si tienes miedo a otro can, lo que puede reforzar el comportamiento agresivo. Si tienes problemas de jerarquía en la familia que hacen que el cuadrúpedo se muestre agresivo con otros miembros, es importante acordar un enfoque común. El peludo se vuelve inseguro cuando se aplican reglas diferentes. Es mejor que los canes agresivos y dominantes tengan su cama en un lugar algo apartado, pues los lugares estratégicamente importantes como al lado de las puertas refuerzan la supuesta posición de jefe. Excluir al perro de algunas habitaciones para poder controlar la jerarquía de los animales dominantes puede ser de gran ayuda.

Ten en cuenta que el perro no debe ser un peligro para los demás, ni siquiera durante el adiestramiento. Después de haber tenido un incidente de una mordedura, se recomienda buscar ayuda profesional de un adiestrador de perros.

Nuestros artículos más útiles