Espondilosis en gatos

Espondilosis en gatos

La espondilosis en gatos es una alteración de la columna vertebral que aparece sobre todo en gatos mayores.

La espondilosis en gatos es una enfermedad articular que puede provocar mucho dolor. Por eso, los animales afectados necesitan la ayuda de su cuidador/a. Te explicamos cómo detectar la espondilosis en gatos a tiempo y por qué aparece.

¿Es muy peligrosa?

La Spondylosis deformans puede afectar tanto a perros como a gatos y conduce a alteraciones degenerativas de la columna vertebral. Como estas suceden en un periodo prolongado, muchos gatos presentan síntomas leves o ninguno al inicio de la enfermedad.

Si los espolones óseos chocan contra los nervios cercanos, este proceso provoca un intenso dolor. En combinación con una hernia discal, también suelen producirse otros síntomas graves, como parálisis repentinas, que constituyen una urgencia.

Síntomas: ¿cómo se manifiesta?

Las espondilosis suelen pasar desapercibidas durante mucho tiempo. No es raro que se detecten casualmente cuando se hace una radiografía del gato por otras enfermedades.

No obstante, hay gatos que sufren tanto por la espondilosis que esta se identifica antes. Si los nervios o los discos intervertebrales están aplastados, los gatos pueden presentar incontinencia o cojera, según el nervio afectado. En este caso, se tambalean, caminan tiesos o ni siquiera pueden andar.

¿Duele?

La espondilosis en gatos provoca fuertes dolores por brotes. Esto hace que algunos gatos griten mucho durante un episodio. Por eso, los cuidadores perciben la espondilosis como muy dolorosa.

¿Qué animales son los más afectados?

Los gatos mayores son los más afectados por la espondilosis, mientras que los jóvenes solo la sufren en casos aislados. Por ejemplo, esto podría pasar con una sobrecarga intensa o defectos congénitos de los huesos.

¿Cuándo hay que ir al veterinario?

En cuanto tu gato cojee o muestre signos de dolor, debes llevarlo al veterinario. Este podrá averiguar la causa de la alteración y administrarle medicamentos para el dolor.

Diagnóstico: ¿cómo se detecta?

Un diagnóstico en firme de espondilosis en gatos solo se consigue tras un chequeo a fondo. El veterinario examina al gato con precisión y le palpa el lomo y otras partes del cuerpo.

A continuación, suele pedir una radiografía para observar la columna con mayor precisión. Con ayuda de la radiografía puede detectar fácilmente la espondilosis.

Para excluir otras enfermedades, evalúa la magnitud de la dolencia aclarando estas cuestiones:

  • ¿Se han completado las osificaciones?
  • ¿Qué vértebras están afectadas?

Tratamiento: ¿cómo se trata?

En el tratamiento de la espondilosis en gatos se consideran varias medidas coadyuvantes para aliviar los síntomas. Por ejemplo, se puede iniciar una terapia del dolor con analgésicos. De este modo se libera al gato del dolor, mejorando así su calidad de vida.

Además, es recomendable recurrir a la fisioterapia para corregir las cargas incorrectas y mitigar las contracturas. Además, para descargar las vértebras, el gato debe estar en buena forma. Evita el sobrepeso a toda costa y ofrécele una alimentación equilibrada.

Espondilosis en gatos
La fisioterapia ayuda a muchos gatos mayores con espondilosis, artrosis y otros problemas articulares.

Causa: ¿cómo se produce?

En general, espondilosis es un término genérico para las alteraciones degenerativas de la columna vertebral. La causa principal es el desgaste debido a la edad, aunque el sobrepeso y las sobrecargas también pueden influir.

En la espondilosis en gatos se producen principalmente dos acontecimientos que limitan la movilidad de la articulación vertebral:

  • Los elementos elásticos de la columna, que incluyen los ligamentos y los discos intervertebrales, pierden elasticidad.
  • Se forman prominencias óseas (entesiofitos), especialmente en la parte inferior de los cuerpos vertebrales.

Estas osificaciones aparecen allá donde la sobrecarga es mayor. Como en las vértebras anquilosadas los nervios ya no pueden quedar aplastados, el cuerpo básicamente se protege a sí mismo.

Los tipos de espondilosis siguientes pueden darse en gatos:

  • Las osificaciones pueden formar una anquilosis.
  • Si esta constriñe la médula espinal o los nervios raquídeos en la última vértebra lumbar o en el sacro, se trata del síndrome de cauda equina.
  • La espondiloartrosis consiste en la afectación de las articulaciones vertebrales pequeñas por encima de las terminaciones nerviosas.

Pronóstico: ¿tiene cura?

Como la espondilosis en gatos es una enfermedad crónica progresiva de las articulaciones, no se puede curar.

No obstante, puedes ofrecerle a tu gato una vida cómoda ayudándolo todo lo que puedas en el día a día y siguiendo las instrucciones del veterinario.

De este modo, contribuirás a mitigar su dolor.

Prevención: ¿se puede evitar?

La espondilosis en gatos no se puede prevenir del todo porque es un fenómeno que acompaña al proceso de envejecimiento. Por ejemplo, puede aparecer a consecuencia de una artrosis.

Hay factores, como el sobrepeso y las sobrecargas de la columna, que se pueden reducir siguiendo los consejos siguientes.

Ejercicio

Los gatos de exterior suelen hacer suficiente ejercicio. Sin embargo, un gato de interior necesita oportunidades de jugar y que lo animen a moverse regularmente. Por ejemplo, puedes conseguirlo con juguetes para gatos o un rascador.

Además, puedes acostumbrar a tu gato de interior a caminar con correa. Esto no solo es bueno para su salud, sino que es muy divertido y refuerza vuestro vínculo.

Nada de sobreesfuerzos

Ejercicio sí, sobrecarga no. Asegúrate de que tu gato descanse suficiente y hazlo parar si cojea o muestra signos de dolor.

Nuestros artículos más útiles
3 min

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿Cuántos años tiene mi gato? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»? Descubre aquí todo sobre la edad de los gatos.
3 min

Anticonceptivos para gatos: ¿qué opciones hay?

Tener gatitos es una experiencia maravillosa, pero las protectoras de animales están abarrotadas. Por eso, existen buenos motivos a favor de prevenir las camadas de tu gata. Te explicamos qué métodos anticonceptivos para gatos hay y si la castración es la mejor solución.
5 min

El parto de una gata: cómo es y cómo prepararte

Si tu gata está embarazada, se avecina un periodo lleno de emociones. El parto suscita muchas preguntas, especialmente cuando la gata es primeriza. Para que puedas prepararte para el feliz acontecimiento, hemos reunido las preguntas más importantes sobre el parto de una gata.