Lykoi (gato lobo)

lykoi

A primera vista, el lykoi (lykos significa lobo en griego antiguo) puede parecer la versión cinéfila del hombre lobo. Puede que al principio ni te creas que esta raza de gatos exista. Pero no se trata de un invento de la industria cinematográfica, sino de una mutación natural de un gato nativo de pelo corto que se cría hoy en día. En Estados Unidos, el gato lobo ya es tendencia. Por consiguiente, los lykois son las estrellas de las redes sociales.

Origen

La historia de la raza comenzó en el 2010, cuando Patti Thomas, una criadora de gatos esfinge, entre otros, descubrió dos gatitos con un aspecto especial. A continuación, se realizaron pruebas genéticas y de salud para averiguar si la extraña apariencia de los mininos se debía a una enfermedad. Resulta que el aspecto de los gatos se debe a una mutación natural. La gata madre era un gato doméstico negro. Como cofundadora de la raza, Patti Thomas les puso el nombre lykoi por su apariencia exterior. Patti confió los gatos a Brittney y a su marido Johnny Gobble, un veterinario del estado norteamericano de Tennessee. Unos meses más tarde apareció una segunda pareja que fue adoptada por Brittney y Johnny. Después de los tests necesarios fue posible empezar con la cría del lykoi.

Gobble lleva criando animales y plantas desde los quince años. Su mujer Brittney destaca por su talento para la fotografía de animales. En las redes sociales presenta fotos de gatos Lykoi con collares llamativos.

Aspecto del gato lobo

Como sugiere su nombre, el lykoi es un gato doméstico que se parece a un lobo o a un hombre lobo. El aspecto de esta raza especial se debe a una mutación genética natural. Se trata de un gen recesivo, por lo que ambos progenitores deben tener el gen para que nazcan gatitos lykoi. Este gato no tiene pelos en algunas partes de su cuerpo. Estas suelen ser las áreas de los ojos, la nariz, la barbilla, el hocico y la parte trasera de las orejas. Según el descubridor y criador de la raza, Johnny Gobble, la nariz de estos gatos recuerda al tacto del caucho.

Las patas suelen tener poco pelo. Esto se debe al hecho de que el lykoi no tiene subpelo. La razón de esto es que algunos folículos pilosos carecen de los componentes necesarios para la producción de pelo. La otra parte de los folículos pilosos carece del equilibrio de los componentes que mantienen el crecimiento. Esta es también la razón por la que esta raza muda varias veces al año, es decir, cambia su pelaje como un pájaro: durante esta fase el lykoi está medio desnudo o incluso completamente calvo por un tiempo. Las hembras de esta raza pesan entre 2-3,2 kilos y los machos entre 3,5-4,5 kilos.

Un pelaje único

 El lykoi se parece un poco a una zarigüeya. Según su criador y descubridor Johnny Gobble, el primer gato lykoi se asemejaba a un pequeño perro de caza. Debido a su característico pelaje, este felino parecido a un perro de caza recibió el apodo de gatito hombre lobo. El color del pelaje del lykoi es único: consta de pelos blancos y negros, que es lo que le da el aspecto de un lobo en miniatura. La proporción de pelo negro o blanco (sin pigmento) y la falta de pelo varía de un animal a otro. Este color tan especial del pelaje se denomina roano, un término que es más conocido en otros animales como los caballos. La raza lykoi es la única raza de gatos que se conoce con este patrón.

lykoi

Carácter de un lykoi

El gato lobo es juguetón y muy curioso por naturaleza y a la vez tranquilo. Además, tiene un carácter muy amable, algo que no se espera de un lobo. Le gusta tener la atención de sus humanos, la cual tiene asegurada debido a su aspecto especial. Los lykois son muy inteligentes y les encantan los ratitos de juegos con sus coinquilinos humanos. Aquí no puede faltar una selección de juguetes para gatos, y para el astuto lykois también son ideales los juguetes de inteligencia. Además, es posible tener un segundo gato, pues esta raza suele llevarse bien con sus semejantes.

John Gobble describe el carácter de esta raza como inteligente y similar a la de un perro cazador. También indica que le gusta estar cerca de su cuidador. La naturaleza del gato con aspecto de hombre lobo se considera fiel y cercana a las personas.

Salud

Los dermatólogos de una clínica universitaria de Tennessee, Estados Unidos, confirman que la raza lykoi es una raza saludable y robusta. No se conocen enfermedades típicas de la raza.

Alimentación para gatos lykoi

Las recomendaciones alimentarias para los gatos lykoi son básicamente las mismas que para otras razas, así como para los gatos sin pedigrí. La decisión de usar pienso o comida húmeda depende de ti. La comida húmeda tiene una alta proporción de líquido, aproximadamente un 80 %. Con esto, la necesidad de agua del minino está cubierta, lo cual es importante, sobre todo para los riñones. La falta de líquido puede causar enfermedades renales. Asimismo, es muy importante que la comida húmeda sea de buena calidad. Más que por el precio, la reconocerás informándote sobre los ingredientes del alimento.

El pienso es recomendable cuando se añade a la comida húmeda. De lo contrario, la escasez de líquido del pienso puede dañar los riñones del felino. Al fin y al cabo, la proporción de humedad del pienso es de tan solo un 8 %. En cualquier caso, siempre debes ofrecerle a tu minino abundante agua fresca en un bebedero o una fuente para gatos.

Otros tipos de alimentación son la dieta BARF (o ACBA, alimentación cruda biológicamente apropiada) o la comida casera. La buena calidad de la carne también tiene un papel fundamental aquí. Además, hay que tener en cuenta que estos métodos requieren un buen conocimiento sobre las necesidades nutricionales de tu bigotudo. De lo contrario pueden aparecer síntomas de deficiencias. Infórmate bien sobre el tema y recuerda que siempre puedes pedirle a tu veterinario que te aconseje.

Puedes usar los snacks para gatos como recompensa. Para evitar que tu felino engorde, no los uses nunca como alimento principal.

lykoi

Encontrar al criador adecuado

El lykoi cuesta alrededor de los 1800 euros. Esto se debe a que el número de criadores es muy reducido. La raza está más expandida en Estados Unidos que en Europa. En la actualidad hay tan solo unos 30 criadores de gatos lykoi en todo el mundo.

Según los estudios genéticos, los lykoi no son una mutación del gen krt71, que es el que causó la aparición de las razas de gatos devon rex y esfinge. La cría está enfocada en gatos negros con el gen especial que origina al lykoi. Pues esta variante es la que más se parece a la imagen que tenemos los humanos del hombre lobo. Para ello se cruzan con gatos domésticos negros con el fin de ampliar el patrimonio genético.

A la hora de elegir un criador de gatos serio es importante tener en cuenta unos cuantos aspectos. Estos son iguales para todas las razas de gatos. Un indicativo de seriedad es que, por ejemplo, el criador no entrega sus gatitos antes de haber cumplido doce semanas. Además, los criadores responsables se limitan a la cría de una o dos razas. Esto se debe a que se requiere un conocimiento amplio sobre las diferentes razas. Asimismo, el criador es miembro de una asociación de criadores de gatos reconocida. También hay señales obvias sobre la confianza del criador como las condiciones del lugar en el que viven los gatitos. Esto incluye el estado del comedero. Al final, aparte de todas las recomendaciones, lo más importante es tu intuición.

Nuestros artículos más útiles

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista el azul ruso, un gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Gato esfinge

El origen de los gatos esfinge o sphynx no está muy claro. Su existencia se remonta al periodo de los aztecas, quienes habrían tenido gatos sin pelo hace muchos siglos. Los primeros registros de esta raza se encontraron a principios del siglo XX en Nuevo México. Allí nacieron dos gatitos sin pelo que no se emparejaron porque eran hermanos. Estos mininos recibieron el nombre de «nuevos gatos mexicanos sin pelo». Sin embargo, estos pequeños felinos no están relacionados con los esfinges actuales. El sphynx es de origen canadiense. En 1966 una gata doméstica parió un gatito negro sin pelo y, con él, comenzó la cría de una nueva raza. Una señora adquirió ese peculiar gatito, llamado Prune, y a su madre, Elisabeth, a los que cruzó pasado un año para obtener más descendientes. De esa camada nacieron 7 gatitos, incluidos 2 machos y 2 hembras sin pelo. Estos mininos tuvieron graves problemas de salud: su sistema inmunitario no era capaz de desarrollarse adecuadamente. Por esta razón, la cría de esta raza llegó casi a su fin. No obstante, a mediados de los años 70 se encontraron otros ejemplares de estos «gatos desnudos» y la cría siguió adelante. Tan pronto como en 1971, el esfinge ya fue reconocido como raza.