Ligamento cruzado en perros This article is verified by a vet

Ligamento cruzado en perros

La rotura del ligamento cruzado en perros es una de las lesiones ortopédicas más comunes. Esta rotura es menos frecuente por accidentes. La mayoría de perros padecen una degeneración progresiva lenta con la ruptura posterior del ligamento cruzado anterior.

Causas de la rotura del ligamento cruzado en perros

Los ligamentos cruzados forman parte del aparato ligamentoso de la rodilla. Los ligamentos cruzados anterior y posterior hacen que la parte superior e inferior de la pata no puedan desplazarse una contra otra. Evitan que la parte inferior de la pata se gire hacia dentro, su desplazamiento respecto al muslo y una hiperextensión de la rodilla. El ligamento cruzado anterior está expuesto a más esfuerzos que el posterior, por lo que se rompe con más frecuencia. En los perros, la degeneración y la predisposición genética son las causas principales de esta rotura.

Las causas de la degeneración aún no están claras del todo. Se barajan desalineaciones de las extremidades, trastornos circulatorios en el ligamento cruzado, enfermedades articulares degenerativas e inflamaciones articulares. Los cambios de la edad y el sobrepeso también contribuyen a una mayor probabilidad de rotura del ligamento cruzado. En estos casos, el ligamento cruzado en perros está debilitado y se rompen algunas fibras. Estas pueden cicatrizar, pero esto va acompañado de una pérdida de elasticidad y estabilidad.

Una rotura parcial puede convertirse lentamente en una rotura total. Con frecuencia, esta rotura también se produce en la otra rodilla porque la degeneración y la sobrecarga raramente son unilaterales. En muchos casos también se lesiona el menisco, ya sea rompiéndose o dañándose por una inestabilidad crónica en la articulación. Es menos común que la causa sea un accidente, como una hiperextensión repentina o una caída en un agujero. Esto les pasa más a menudo a los perros jóvenes. Los perros de razas grandes (labradorgolden retriever o rottweiler) son los más afectados por una rotura del ligamento cruzado. También son propensos los perros con sobrepeso.

Síntomas

El síntoma principal de una rotura del ligamento cruzado por traumatismo es una fuerte cojera, habitualmente con signos de dolor. Con una rotura parcial o pequeños desgarros de algunas fibras, el perro muestra una ligera cojera durante unos días. Esta cojera puede desaparecer. Después de un daño previo como este, el ligamento cruzado podría romperse del todo con la mínima carga. Esto haría que la cojera fuera mucho más marcada. El perro descarga la pata de pie y caminando, y la estira de lado cuando está sentado. Además, se pone de puntillas. La articulación de la rodilla está hinchada y caliente. Si el menisco también está afectado, no es raro que el perro sufra una cojera marcada.

Diagnóstico

Una rotura del ligamento cruzado en perros se puede detectar mediante un informe preliminar, los síntomas y un examen ortopédico. Para este examen, el veterinario tiene varios test a su disposición. La prueba del cajón es muy sensible y fiable. Consiste en desplazar la parte superior e inferior de la pata una contra la otra. La prueba de compresión tibial puede realizarse más fácilmente que la anterior en perros con una musculatura del muslo fuerte. También se puede realizar un test de extensión y comprobar la estabilidad de rotación. Los métodos de imagen, como las radiografías, las TRM y las TC, pueden ofrecer más pistas sobre los daños articulares.

Terapia de la rotura del ligamento cruzado en perros

Para el tratamiento de una rotura del ligamento cruzado en perros existen varios procedimientos. Con un tratamiento conservador (no quirúrgico) se intenta recuperar el uso indoloro de la articulación con medicamentos, fisioterapia, reposo y alimentación. Sin embargo, esto solo tiene sentido en perros ligeros de baja estatura. Para tratar una rotura de ligamento cruzado quirúrgicamente existen muchas técnicas. El objetivo de todas ellas es estabilizar la articulación de la rodilla permanentemente.

Existen métodos para sustituir el ligamento cruzado por estructuras de tejido conjuntivo propias o materiales artificiales y tensar la cápsula articular. También hay técnicas para modificar la biomecánica de la articulación desviando las fuerzas que actúan sobre la articulación. Todos estos métodos tienen ventajas y desventajas. Por eso, hay que sopesar individualmente cuál es el mejor para cada perro.

Lee también nuestro artículo sobre comida para perros con problemas articulares.

Prevención

Justamente en las razas grandes, que suelen verse más afectadas, hay que procurar que la alimentación sea saludable. Hay que prevenir el sobrepeso, ya que puede acabar sobrecargando las articulaciones. Puede resultar conveniente reforzar las articulaciones con complementos alimenticios especiales.

Nuestros artículos más útiles
5 min

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.
10 min

Castrar a un perro

Para las clínicas veterinarias, la castración es una operación rutinaria, pero ¿tiene sentido castrar a tu perro? ¿Cuál es la diferencia entre castrar y esterilizar? ¿Cuánto cuesta castrar un perro? Aquí encontrarás toda la información, así como las ventajas y los inconvenientes.
10 min

Vacunas para perros

Sin lugar a duda, las vacunas para perros protegen a tu peludo de enfermedades infecciosas graves. ¿Qué vacunas para perros son obligatorias? ¿Cuándo se realiza la primera vacuna en los cachorros y cada cuánto hay que actualizar la inmunización para protegerles de por vida?