Diabetes en perros This article is verified by a vet

Contenido verificado por veterinarios
Escrito por Franziska Gütgemann, veterinaria
Diabetes en perros

La diabetes es el trastorno metabólico hormonal más común en los perros y suele asociarse con un aumento de la ingesta de agua y de la necesidad de orinar. Sobre todo, las perras y las razas como el samoyedo o el schnauzer miniatura tienen un riesgo elevado de padecerla. La diabetes en perros se divide en diabetes mellitus y diabetes insípida. El proceso de formación de ambas difiere entre sí.

Causas de la diabetes mellitus

La diabetes mellitus es la más frecuente con gran diferencia. Se trata de un síndrome complejo causado por un elevado nivel de azúcar en la sangre debido a la falta de insulina. El páncreas se divide en una parte endocrina y otra exocrina. La endocrina consiste en células beta (β), que producen la hormona anabólica insulina. Cuando la insulina se libera en la sangre las células absorben el azúcar y se produce más glucógeno. Si la concentración aumenta hasta un determinado valor, la formación de azúcar (gluconeogénesis) se inhibe y el glucógeno se descompone en azúcar (glucólisis). Al mismo tiempo, la hormona anabólica lleva a la formación de proteínas y grasas.

Las causas de una diabetes mellitus son múltiples. Por lo tanto, esta forma de la enfermedad se divide en 4 tipos.

Tipos de diabetes mellitus

  • Tipo 1 (diabetes de comienzo juvenil) = deficiencia absoluta de insulina: el cuerpo genera anticuerpos contra las propias células del páncreas. Como resultado, se produce menos insulina o incluso ninguna. El azúcar ya no es absorbido por las células y permanece en el torrente sanguíneo. Este es el tipo más común en perros
  • Tipo 2 (diabetes mellitus del adulto) = resistencia a la insulina: la causa es una pérdida de la función de las células beta (β) o la resistencia a la insulina. Esto último significa que, aunque se produzca suficiente insulina, esta ya no tiene ningún efecto sobre el metabolismo. Este tipo se da sobre todo en gatos
  • Diabetes mellitus secundaria: este tipo es causado por varias enfermedades subyacentes como la hiperactividad suprarrenal (enfermedad de Cushing) o la administración de glucocorticoides (cortisona), que pueden provocar resistencia a la insulina. Otras causas son la pancreatitis, el sobrepeso y las infecciones
  • Diabetes mellitus gestacional: aquí las hormonas del embarazo, como la progesterona, tienen un papel importante al provocar un aumento del nivel de azúcar en la sangre

Causas de la diabetes insípida

A diferencia de la diabetes mellitus, la diabetes insípida es menos común. Se divide en diabetes insípida central y renal. Ambas formas pueden ser congénitas o deberse a otras enfermedades secundarias y traumas donde la hormona antidiurética (HAD) está en el centro de la acción. Esta se forma en el hipotálamo (parte del diencéfalo) y tiene la tarea de recuperar el agua de la orina primaria. Sin embargo, la diabetes insípida central se caracteriza por una deficiencia de HAD, mientras que la diabetes insípida renal se debe a la incapacidad de la HAD para unirse a sus receptores. Un síntoma típico es el aumento de la producción de orina.

Síntomas de diabetes en perros

  • Síntoma principal: aumento de la ingesta de agua y de la expulsión de orina (polidipsia, poliuria)
  • Pérdida de peso a pesar de un apetito elevado (polifagia)
  • Apatía y cansancio
  • Cataratas con ceguera repentina
  • Mal aspecto y calidad del pelaje
  • Mala cicatrización de las heridas
  • Cetoacidosis diabética (CAD): con un tratamiento equivocado o si la diabetes no ha sido detectada, puede pasar que las células del cuerpo ya no reciban suficiente azúcar como fuente de energía. Esto provoca una producción excesiva de cuerpos cetónicos mediante la descomposición de las grasas. El aumento de la concentración de cuerpos cetónicos (cetosis) lleva finalmente a una acidificación de la sangre (acidosis). Esto deriva en cambios de electrolitos que pueden provocar vómitos, debilidad y condiciones que ponen en peligro la vida.
Diabetes en perros

Diagnosticar la diabetes en perros

Toda visita al veterinario comienza con una entrevista con el cuidador (anamnesis). Esta es muy importante para realizar un diagnóstico, porque el aumento de la ingesta de agua o la apatía son indicios importantes de la diabetes en perros. Después de la anamnesis se realiza un examen clínico general para determinar el estado general del cuadrúpedo. A continuación, el veterinario llevará a cabo un examen especial. Para ello se extrae sangre del perro y se recoge orina para determinar parámetros importantes como el nivel de azúcar. Como el nivel de glucemia está sujeto a fuertes fluctuaciones debido, por ejemplo, a la alimentación o al estrés, se recomienda medir la fructosamina.

Se trata de ciertas proteínas que pueden ser evaluadas como parámetros a largo plazo (más de 1-3 semanas) del nivel de azúcar en la sangre. Si se sospecha de pancreatitis también se pueden determinar referencias específicas como la amilasa y la lipasa. El aumento del azúcar, de las proteínas y posiblemente de los cuerpos cetónicos, así como de la cantidad de orina, corroboran la sospecha de diabetes. Dado que un nivel de azúcar en la sangre elevado puede provocar incrustaciones de azúcar en el ojo, el riesgo de desarrollar cataratas aumenta. Por eso siempre se debe medir la presión sanguínea y realizar un examen ocular.

¿Diabetes mellitus o diabetes insípida?

Para diferenciar entre la diabetes insípida y la diabetes mellitus se puede realizar una prueba de HAD. Para ello se le administra HAD al perro y luego se mide la mejora en la recuperación de agua. Si hay una mejora se trata de una diabetes insípida central. Otro método es la prueba de sed. Para ello, el perro debe tener sed durante varias horas después de haber vaciado la vejiga. Luego se mide la cantidad de orina producida. Si no ha disminuido, se trata de una diabetes insípida.

Tratamiento para la diabetes en perros

Dependiendo de la causa, un tratamiento exitoso consiste en diferentes componentes:

Diabetes mellitus:

  • Administración de insulina dos veces al día (insulina regular, insulina de acción intermedia o insulina de acción lenta)
  • Medidas alimentarias: calcular la necesidad calórica, bajo contenido de carbohidratos y grasas poco digeribles, alto contenido de fibra bruta
  • Ejercicio frecuente
  • Controlar los niveles de glucosamina en la sangre y otros parámetros con frecuencia
  • CAD (cetoacidosis diabética): administración inmediata de infusiones, electrolitos e insulina y supervisión veterinaria continua
  • Los antibióticos de administración oral no tienen efecto en los perros

Diabetes insípida:

  • Central: administración de HAD sintética
  • Renal: tratamiento de la enfermedad subyacente, reducción del consumo de sal

Diabetes gestacional:

  • Realizar una castración en cuanto sea posible
  • Tratamiento de insulina posiblemente de por vida

Pronóstico

El pronóstico de una diabetes mellitus depende de las complicaciones y del éxito del tratamiento. Si el perro enfermo logra acostumbrarse bien a la insulina, el pronóstico es bueno. Si el perro ya muestra complicaciones y le cuesta adaptarse a la insulina, el resultado puede ser una reducción de la calidad de vida. El pronóstico de una diabetes insípida central suele ser favorable. El de la diabetes insípida renal depende de la enfermedad subyacente.

Cómo prevenir la diabetes en perros

Resulta casi imposible prevenir la diabetes en perros. No obstante, una castración temprana de las perras, así como una alimentación sana y equilibrada y el ejercicio frecuente pueden reducir el riesgo.

¡Descubre nuestra selección de comida para perros con diabetes!

Nuestros artículos más útiles

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.

Castrar a un perro

Para las clínicas veterinarias, la castración es una operación rutinaria, pero ¿tiene sentido castrar a tu perro? ¿Cuál es la diferencia entre castrar y esterilizar? ¿Cuánto cuesta castrar un perro? Aquí encontrarás toda la información, así como las ventajas y los inconvenientes.

Coronavirus en perros

El coronavirus canino se extiende por todo el mundo y suele afectar a cachorros y a perros de las protectoras. Si comparamos el coronavirus de los humanos con el de los perros, el primero causa síntomas respiratorios, mientras que el segundo provoca problemas gastrointestinales. A pesar de que las infecciones de coronavirus en perros suelen ser leves, los animales con un sistema inmunitario debilitado pueden llegar a desarrollar diarrea grave e incluso fallecer.