Samoyedo

Samoyedo

El samoyedo es un perro mediano con un lujoso pelaje blanco y una expresión sonriente. Servía a los pueblos samoyedos de Siberia como perro de caza, de trineo, pastor, guardián y «calentador de camas». Esta cercanía a sus humanos aún la necesita hoy en día este vivaz y alegre peludo.

Carácter

Para el pueblo nómada de los nenets (samoyedos), los preciosos perros de tipo spitz eran mucho más que meros perros de trabajo. Eran miembros plenamente válidos de la familia que dormían con las personas en la tienda. Así, proporcionaban un calor agradable a las camas de los humanos en las frías noches siberianas. Hoy en día, su esencia humana, su naturaleza abierta y su carácter apegado son testigos de este pasado. Al samoyedo le encanta la sociedad y siempre busca la cercanía de su familia. Por eso, la vida en un chenil haría que su sensible alma se marchitara.

Camarada de deportes sociable y compañero de juegos cordial

Su viveza e instinto de movimiento y acción lo convierten en un compañero ideal para deportistas que quieran acompañarse de su perro. Por su carácter alegre y manso, también es un compañero de juegos ideal para niños, con los que se lleva muy bien. El recelo y la agresividad son conceptos que el cariñoso perro samoyedo desconoce. Como perro guardián sirve hoy en día solo hasta cierto punto. Aunque sigue ladrando cuando alguien invade su territorio, después suele saludar a los desconocidos meneando la cola con curiosidad.

¿El samoyedo es difícil de adiestrar?

A pesar de todo esto, el samoyedo también tiene una faceta muy orgullosa y segura de sí misma. No se le puede pedir una obediencia y docilidad ciegas. Pese a su estrecho vínculo con su familia, a este inteligente peludo también le gusta ir a su bola de vez en cuando. Especialmente, cuando no le encuentra sentido a un ejercicio. Esto hace que haya personas que lo consideren obstinado, testarudo o difícil de adiestrar. Pero con un poco de tacto, una perseverancia cariñosa y estímulos positivos, estará totalmente dispuesto a seguir a su humano. Incluso su ligero instinto de caza, que, contrariamente a las exigencias del estándar de la raza, sigue mostrando de vez en cuando en la naturaleza, se puede controlar bien con el adiestramiento adecuado.

Aspecto

El carácter amable y abierto de este perro de raza convence en seguida. Encaja con la típica «sonrisa» del samoyedo, provocada por los ojos rasgados y la comisura de la boca ligeramente curvada hacia arriba. Otra característica que hace que este perro de trineo sea tan popular es su exuberante pelaje blanco. Forma una especie de melena en el cuello y los hombros, especialmente en los machos, y pantalones por detrás de los muslos. Incluso la cola levantada, que en posición de reposo llega hasta el corvejón, pero que suele portar sobre el lomo o retorcida a un lado, está muy poblada.

Manto protector ideal en climas polares

En la cabeza y en la parte delantera de las patas, el pelo es más bien corto y liso. Detrás de las pequeñas y erguidas orejas triangulares, el pelo corto sobresale. En comparación con otros perros de trineo, como el husky, el pelo del samoyedo es bastante largo. Combinado con el pelo corto y suave de la capa interna, el pelo largo, áspero y recto de la externa ofrecía una protección perfecta en el clima polar de su tierra natal. Sobra decir que al perro samoyedo, con este «abrigo» grueso y exuberante, le encanta estar al aire fresco. Sin embargo, se adapta sorprendentemente bien a los cambios climáticos. Incluso en Zimbabue hay un pequeño centro de samoyedos donde estos perros se apañan la mar de bien con el clima africano. No obstante, en verano es conveniente que tenga suficientes espacios con sombra y evitar las temperaturas excesivas.

Color, tamaño y peso

Aunque los samoyedos originales también tenían el pelo marrón o negro, el estándar actual de la raza solo prevé el blanco puro. Como máximo, puede presentar matices de blanco-beis (con pocas marcas de color bizcocho) o colores crema. Con una altura a la cruz de 57 cm en los machos y 53 cm en las hembras, pertenece a las razas medianas. En función de la estatura, puede pesar entre 20 y 30 kg.

Historia

Como decíamos antes, los samoyedos los criaba originalmente la tribu de los nenets (samoyedos), de la que procede su nombre. Desde tiempos inmemoriales, los nómadas los apreciaban como perros de trabajo versátiles y sumamente valiosos en el riguroso clima de Siberia. Pastoreaban los rebaños de renos, los defendían de los lobos y los osos, ayudaban en la caza y tiraban de los trineos. Por la noche, los humanos se acurrucaban en su cálido pelo y disfrutaban del agradable calor del perro en las frías noches.

Acompañante en las expediciones al Polo Norte y Sur

Estos perros nórdicos se conocieron en Europa a través del zoólogo británico Ernest Kilburn Scott. Fue él quien trajo los primeros ejemplares a Inglaterra en 1889, tras una estancia de tres meses con las tribus samoyedas. También los informes del investigador noruego Fridtjof Nansen sobre su expedición fracasada al Polo Norte en 1894 mencionaban positivamente a estos perros de trineo incansables y modestos. Después, los científicos europeos y americanos siempre los utilizaban como acompañantes en sus expediciones al Ártico y a la región antártica. En 1911, los samoyedos se convirtieron en los primeros perros de trabajo en llegar al Polo Sur con Roald Amundsen.

De perro de trineo a perro familiar

El primer estándar de la raza se presentó en Inglaterra en 1909, coincidiendo con la llegada de los primeros ejemplares a América. En 1913 se reconoció al samoyedo oficialmente como raza de perro. A principios de la década de 1920 se fundó la primera asociación de cría en EE. UU., el Samoyed Club of America. No obstante, la cría intensiva y la popularidad del perro no llegarían hasta la posguerra, a partir de la década de 1950. Hoy en día, además de los criaderos de EE. UU. e Inglaterra, también hay criadores en Alemania, Países Bajos, Noruega, Suecia, Dinamarca, Finlandia, Irlanda, Italia, España e incluso Australia y Nueva Zelanda. El spitz nórdico se cría principalmente como perro doméstico, familiar y de exhibición. Actualmente se utiliza menos en las carreras de trineos, al haberse visto reemplazado por los huskies o malamutes, más rápidos y fuertes.

Cría y adquisición de un samoyedo

Si te interesa acoger al samoyedo, deberías saber que esta raza sigue teniendo un marcado instinto para el movimiento y la acción. En su origen, era un perro de trabajo. Por eso, necesita mucho ejercicio al aire libre y una misión con sentido que lo desafíe a nivel físico y mental. Además, requiere un vínculo familiar estrecho y mucho contacto con otros perros y personas. Estos requisitos debe tenerlos en cuenta ya el criador. Un criador que tenga a sus perros en un chenil sucio y que se interese más por sus ganancias que por el adiestramiento, la socialización y la ocupación de los animales a buen seguro no es la persona a la que debes acudir para adquirir un cachorro sano y bien socializado.

Elegir al criador correcto

Un cachorro no es como un par de zapatos que se puedan regalar o cambiar. Por lo tanto, es conveniente elegir bien al criador de tu samoyedo. Pero ¿cómo se sabe si un criador es bueno o no? Hay algunos aspectos que ofrecen información sobre la seriedad de un criador:

Samoyedo

¿Qué criterios debe reunir el criador?

  • El criador te invitará a su casa y te enseñará de buena gana el criadero y a la madre. (Los cachorros no suelen enseñarse en la primera visita, ya sea porque aún no han nacido, porque son demasiado pequeños o porque el criador no quiere que tomes una decisión precipitada al ver a los preciosos ovillitos de lana.)

  • Durante la visita, los perros se mostrarán cariñosos y abiertos. Los samoyedos con un comportamiento agresivo, arisco o apático probablemente no han recibido un buen trato por parte del criador. Nunca compres estos perros por pena, ya que esto solo daría pie al «criador» a seguir perpetrando su conducta criminal.
  • El criador debe pertenecer a una asociación de cría y tener amplios conocimientos y mucha experiencia con la raza samoyedo.
  • Antes de cruzarlos, los animales de cría se habrán sometido a suficientes exámenes. Por su parte, los cachorros se entregarán con toda la documentación necesaria, el certificado de ascendencia y la tabla genealógica. La tarjeta de la Federación Cinológica Internacional (FCI), el protocolo de aceptación de la camada y el informe de aceptación del criadero ofrecen información sobre la cría controlada.
  • Antes de entregar a los cachorros, estos se someterán a un chequeo médico, se vacunarán y se dotarán de un chip. También se documentará oficialmente la idoneidad de los padres como animales de cría.
  • El criador se informará detalladamente sobre tus circunstancias para saber si puedes quedarte con uno de sus cachorros. Al fin y al cabo, los criadores responsables se preocupan por el bienestar de sus perros incluso después de entregarlos.
  • El criador te pedirá un precio razonable por sus cachorros (a partir de 1000 euros) y no te prometerá «gangas».

Salud y enfermedades típicas de la raza

Lógicamente, no tiene por qué ser un perro de pura raza. No obstante, en cuanto a salud, un cachorro de pura raza con una cría seria tiene sus ventajas. Las autorizaciones de cría estrictas y los chequeos exhaustivos permiten controlar y frenar la propagación de enfermedades típicas de la raza. Sin embargo, se los ha relacionado con estas enfermedades genéticas de los samoyedos:

  • Diabetes mellitus
  • Atrofia progresiva de retina (PRA)
  • Sordera
  • Displasia de cadera (HD)
  • Nefritis hereditaria
  • Enanismo (en combinación con malformaciones de los ojos)
  • Estenosis pulmonar (disnea/trastornos del ritmo cardíaco)

Alimentación del samoyedo

Una alimentación equilibrada desempeña un papel decisivo en la salud de tu perro. Para seguir siendo activo y lucir un pelo lujoso y brillante, el samoyedo necesita una alimentación rica en minerales, oligoelementos y vitaminas. El veterinario o el criador pueden darte consejos valiosos al respecto e informarte sobre las necesidades específicas del perro. Básicamente, el perro samoyedo debe comer mucha carne o pescado (frescos) y verduras. Los cereales no figuran en la dieta de un carnívoro, por lo que solo hay que dárselos en pequeñas cantidades. Especialmente cuando compres comida preparada, lee detenidamente los componentes.

Cuidado del pelo

Además de una comida sana, los cuidados adecuados también repercuten en la calidad del pelo del samoyedo. Haz caso al lema «menos es más». Los champús y jabones destruyen la importantísima grasa propia de la piel y solo se deben utilizar en caso de emergencia (si el pelo está extremadamente sucio). Por regla general, si lo cepillas una o dos veces por semana, el pelo se limpia solo. Solo en la época de muda del pelo deberás empezar a cepillárselo a diario. Durante este periodo, el samoyedo pierde mechones, que puedes eliminar con el peine o aspirar de la moqueta y el sofá.

¿Qué más cuidados necesita?

  • Debes cortarle las uñas regularmente, como muy tarde cuando empiecen a rozar el suelo (cuando oigas un «clac» cada vez que anda). Con un poco de práctica, puedes hacerlo tú mismo, pero también puedes pedírselo al veterinario.
  • Examínale las orejas de vez en cuando y, si es necesario, límpiaselas (aprox. una vez por semana). Las orejas enrojecidas y otras alteraciones podrían ser signo de una infección.
  • También debes lavarle los dientes al perro y examinarle la cavidad bucal (dos o tres veces por semana).

Tener un samoyedo

Para hacer feliz a un perro samoyedo hace falta algo más que una buena alimentación y atenciones. Al ser un perro de trabajo nórdico, le encanta estar al aire libre, llueva, truene o nieve. Es muy recomendable tener un jardín propio para que, además de dar largos paseos juntos, pueda retozar y desfogarse. Lógicamente, un samoyedo también puede vivir en un piso pequeño con menos zonas verdes propias. Pero en este caso, la persona deberá esforzarse más y prepararse para el mal tiempo. Y es que, cuanto más pequeño sea el piso, más largos tendrán que ser los paseos al aire libre.

Un samoyedo necesita moverse mucho, pero también momentos de cariño

Este perro siberiano también se puede adiestrar como perro de rescate o para practicar deportes, como agility o deportes de tiro caninos. Sin embargo, aparte del ejercicio y el deporte, deberías dedicarle horas de descanso juntos. Y es que el sociable y apegado samoyedo no solo necesita acción, sino también cariño de los humanos. Agotado física y mentalmente, en casa estará tranquilo y apacible, y disfrutará de las horas de sofá con las personas. Por lo tanto, no es adecuado para personas que no disfrutan haciendo ejercicio y sin experiencia con perros activos.

Nuestros artículos más útiles
11 min

Golden retriever

El golden retriever es un perro familiar de tamaño mediano y al que le encantan los niños: muy cercano a las personas y dócil, pero también requiere de cuidados del pelaje y muchas salidas al exterior.
11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
11 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? ¡No nos engañemos! El pinscher miniatura ―también conocido como pinscher mini, pin min, pinscher enano o Zwergpinscher― es un «gran» perro. Quien desee un adorable y tierno perrito faldero se equivoca con el pinscher mini. A pesar de su tamaño, a este perro familiar tan despierto le encanta la actividad y el deporte y, en muchos sentidos, mantendrá a sus dueños muy ocupados.