Perro de montaña de los Pirineos

Perro de montaña de los Pirineos

El perro de montaña de los Pirineos, antiguo perro pastor, tiene una estatura imponente.

El perro de montaña de los Pirineos, también llamado gran Pirineo o gigante de los Pirineos, es un animal impresionante. Sigue leyendo para saber para quién es apto este antiguo perro pastor.

Aspecto: gigante blanco

Con su estatura robusta, el perro de montaña de los Pirineos tiene un aspecto imponente. El pelo grueso lo hace parecer aún más voluminoso y está compuesto por dos capas. Es blanco y de longitud media, y se permiten manchas grises, amarillo pálido y naranja.

La trufa siempre es negra y el cráneo, según el estándar, debe ser tan ancho como largo. Las hembras presentan una altura de cruz de 65-75 cm y los machos, de 70-80 cm. Estos perros pesan entre 45 y 65 kg.

El grueso manto del perro de montaña de los Pirineos

El pelaje doble, compuesto por un subpelo denso y fino y una capa exterior áspera e impermeable, es muy largo. Puede ser tanto liso como ondulado. El grueso manto, que protegía al perro de las condiciones climáticas extremas de la montaña, le confiere un aspecto majestuoso.

Esta imagen se ve potenciada por el pelo largo alrededor del cuello, que se concentra aquí a modo de melena. El pelo también es algo más largo en la cola y las patas que en el resto del cuerpo.

Las orejas caídas, pequeñas y triangulares están pegadas a la cabeza grande y ancha en forma de V. Se presentan un poco más altas cuando el perro está en acción. La cola tupida está baja durante el reposo y encorvada sobre el lomo en estado de tensión o alerta.

Es típico de este perro un segundo espolón en las patas traseras.

envio gratis article banner

Carácter: perro con iniciativa propia

El perro de montaña de los Pirineos reúne las características típicas de los perros pastores. Sin embargo, tiene un carácter sensible y es apto como perro para familias.

Sensible y protector

Este perro pastor francés sabe lo que quiere y tiene el trabajo autónomo y la protección en los genes. Además, cuenta con una gran iniciativa propia y es muy territorial.

Protege su territorio y a sus seres queridos. Por otra parte, esta raza es muy cariñosa con los niños, por lo que es ideal para familias. Es frecuente que este perro desarrolle un apego especial a una persona en concreto.

A pesar de su aspecto imponente y su carácter algo cerril, el gran Pirineo es muy sensible. Ante los extraños se muestra reservado o reticente y no suele admitir a perros desconocidos en su territorio.

Perro de montaña de los Pirineos

Solo para expertos en perros

El perro de montaña de los Pirineos necesita un adiestramiento consecuente con mensajes claros, pero sin dureza. No obstante, nunca mostrará una obediencia absoluta.

Eso sí, con paciencia se le puede enseñar una buena obediencia básica. Hay que encontrar el equilibrio: este perro pastor ladra habitualmente, pero nunca sin motivo. Es su naturaleza. Sin embargo, tú decides durante cuánto tiempo.

Por estos motivos, este peludo debe estar con alguien con experiencia y seguridad en sí mismo. Para que se las apañe en el día a día moderno, una impronta precoz y una socialización con otros perros son cruciales.

Qué hay que tener en cuenta para los cuidados y el entorno?

No todo el mundo puede satisfacer las exigencias de una tenencia acorde a la especie del gigante de los Pirineos.

Cuidados intensivos del pelaje

El manto original de este perro pastor es áspero, resistente a la intemperie y fácil de cuidar. Sin embargo, esto no es así para todos los perros de montaña de los Pirineos modernos. Algunos tienen un pelo (demasiado) largo, denso y suave, que se enreda enseguida.

Por eso, hay que cepillarlos a conciencia una o dos veces por semana para prevenir enredos. Los pelos largos de las patas y los de detrás de las orejas son los que más se enredan.

Si tu perro tiene un pelo muy parecido al original, puedes cepillarlo con menos frecuencia. No obstante, el cuidado regular del pelaje también refuerza vuestro vínculo y contribuye al bienestar del peludo. Especialmente en la época de muda, el perro pierde muchos pelos, algo que puedes acelerar con el cepillo.

¿Cómo se lleva con los niños y los gatos?

Dado que este perro es muy cariñoso con los niños, es ideal para familias con experiencia con perros. Recuerda que protegerá a tus hijos (y a ti). Esto se tiene que tener en cuenta cuando, por ejemplo, vengan otros niños de visita.

Además, un perro de montaña de los Pirineos valora mucho la tranquilidad y la rutina. Por eso, debe tener muchos refugios a su disposición. Por otra parte, nunca hay que dejar a los niños pequeños solos con el perro.

Y ¿qué pasa con los gatos? Si has socializado al gran Pirineo con gatos desde cachorro, la convivencia será sencilla. Y es que se llevará bien con ellos en edad adulta. No obstante, asegúrate de que el gato tenga opciones para refugiarse, como en el rascador o un armario.

Requisito: casa y jardín con mucho espacio

El gigante de los Pirineos es un perro para expertos a los que les guste tener cerca al animal. Es un excelente perro guardián y le encanta estar al aire libre.

Por eso, debes tener un jardín vallado si quieres tener un perro de montaña de los Pirineos. Cuanto más grande sea el jardín, mejor. Por lo tanto, este perro no es apto para vivir en un piso con balcón pequeño ni en la ciudad.

Perro de montaña de los Pirineos

Perro poco deportista

Los juegos de traer la pelota o agility no son muy adecuados para el perro de montaña de los Pirineos. La obediencia tampoco encaja con el carácter testarudo del animal.

Si quieres tener este perro, no conviene que tengas muchas ambiciones en cuanto a deportes caninos. Sin embargo, hay una excepción: un deporte que le gusta a este peludo es el tiro con perros.

No obstante, este gigante blanco siempre necesita suficiente ejercicio, pero no estrés. Por eso, a estos animales les gusta ir de excursión, pero su actividad preferida es proteger su territorio.

Perro robusto con tendencia a los problemas articulares

El perro de montaña de los Pirineos es robusto y presenta un riesgo bajo de sufrir enfermedades hereditarias. Antes de utilizarlos para la cría, los criadores serios les examinan las caderas. Si solo se emplean perros con caderas sanas para la cría, el riesgo de displasia de cadera, una dolencia típica de los perros grandes, se reduce.

Como con todas las razas grandes, los cachorros no deben estar subiendo escaleras constantemente ni crecer demasiado rápido. Esta es una manera de cuidarles las articulaciones. Hay que pesar las raciones de comida de los cachorros y los perros jóvenes. Así, evitarás que el peludo crezca más rápido que sus huesos.

Con una alimentación acorde a la especie, este perro puede vivir entre diez y doce años.

Perro de montaña de los Pirineos

¿Qué hay que tener en cuenta al comprar un perro de montaña de los Pirineos?

Si buscas un criador de esta raza en España, en general no te costará mucho encontrarlo. Según el criadero La Borda d’Urtx, el destino mayoritario de estos perros es Cataluña, con  (datos de diciembre de 2019).

Un perro de montaña de los Pirineos de un criador serio cuesta unos 1500 euros. No compres a criadores que ofrezcan supuestos perros de montaña de los Pirineos sin papeles.

Lectura recomendada: Criadores de perros: 12 preguntas que debes hacer

Razas alternativas

Aunque no es un perro pastor, el leonberger está estrechamente emparentado con el perro de montaña de los Pirineos. Más concretamente, el perro de montaña de los Pirineos es uno de sus antepasados. El landseer blanco y negro también tiene grandes similitudes con el gigante de los Pirineos.

Como perros pastores y de montaña, tienen muchas características comunes y una estatura grande. Sin embargo, como perros de compañía solo deben estar con familias con experiencia. Esto es así particularmente con perros adultos que no han tenido una buena fase de socialización.

¿No necesitas un perro de raza con pedigrí? En ese caso, en las protectoras nacionales y extranjeras encontrarás perros pastores que buscan familia.

Guardián de ovejas y castillos

Como su nombre ya sugiere, esta raza proviene de los Pirineos. Aquí, hace siglos que los perros de montaña de los Pirineos tienen su hogar.

Cuando se definieron los primeros estándares de la raza, los dos países, Francia y España, no se pusieron de acuerdo en cuanto a una versión común. El resultado de este fracaso fueron dos estándares independientes de dos razas distintas: por un lado, el perro de montaña de los Pirineos francés, aquí descrito, y, por otro lado, el mastín del Pirineo español.

Ambos estándares se diferencian muy poco en cuanto a carácter y aspecto. Al fin y al cabo, las dos razas tienen la misma historia.

El perro de montaña de los Pirineos y sus antepasados

Se sospecha que los antepasados del gran Pirineo y del mastín del Pirineo ya vivían en la región hace 3000 años. Así lo demuestran esqueletos de la Edad del Bronce, como indica Harper Trois-Fontaines en su libro My Travelling and my Dogs (mis viajes y mis perros).

Ya en la Alta Edad Media se utilizaba a estos impresionantes animales como perros pastores para proteger los valiosos rebaños en la naturaleza frente a osos y lobos. Su grueso pelo los protegía del clima extremo de las altas montañas y de los ataques de animales salvajes.

Además, los pastores les ponían collares de pinchos para protegerlos de los ataques mortales de osos o lobos hambrientos. Estos grandes perros pastores blancos eran ayudantes de valor incalculable para ellos. Trabajaban de forma autónoma y siempre permanecían fieles al rebaño. Incluso con largos periodos de ausencia, el pastor podía confiar en su instinto guardián, capacidad de respuesta y valor.

Perros de compañía de prestigio

Estos valientes gigantes pronto llamaron la atención de la nobleza. A principios del siglo XV se utilizaba al perro de montaña de los Pirineos como guardián en los castillos franceses. En el siglo XVII, los animales se convirtieron en perros de compañía de prestigio.

La historia cuenta que hubo ejemplares, entre otros, en el castillo de Lourdes y, después, en la corte del rey francés Luis XIV.

A pesar de estos famosos ejemplares, la raza, cuyo primer estándar oficial se redactó en 1923, cayó en el olvido con los años. Los tiempos de la gran cría de ovejas habían llegado a su fin y apenas había osos y lobos en los Pirineos que pudieran amenazar a los rebaños que quedaban. Las batallas y las guerras hicieron el resto y ya casi nadie podía alimentar a los grandes perros pastores.

Por suerte, dentro y fuera de Francia quedaron algunos amantes de la raza. Estos se aferraron a ella y garantizaron su supervivencia con unos pocos animales de cría.

El turismo creciente en los Pirineos en la década de 1980 fomentó la popularidad de los perros. Finalmente, se convirtió en un perro guardián y familiar popular, también fuera de la cordillera francesa.

Nuestros artículos más útiles
11 min

Golden retriever

El golden retriever es un perro familiar de tamaño mediano y al que le encantan los niños: muy cercano a las personas y dócil, pero también requiere de cuidados del pelaje y muchas salidas al exterior.
11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
11 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? ¡No nos engañemos! El pinscher miniatura ―también conocido como pinscher mini, pin min, pinscher enano o Zwergpinscher― es un «gran» perro. Quien desee un adorable y tierno perrito faldero se equivoca con el pinscher mini. A pesar de su tamaño, a este perro familiar tan despierto le encanta la actividad y el deporte y, en muchos sentidos, mantendrá a sus dueños muy ocupados.