Bandog

Bandog

Un bullmastiff podría considerarse como bandog.

La denominación bandog puede tener varios significados, pero no designa ninguna raza reconocida. Te explicamos qué es un bandog, qué perros entran en esta categoría y por qué su tenencia es problemática.

¿Qué es un bandog?

Con el término bandog se designa a aquellos perros grandes e imponentes que infunden miedo. Por tanto, no se trata de una raza específica, sino de un tipo de perro con un trasfondo muy problemático.

Por desgracia, estos perros suelen vivir encadenados. Por eso, el término bandog se ha extendido con el significado de perro encadenado. De hecho, en inglés existe el término chain dog. En general, se trata de perros guardianes que se pasan el día atados a una cadena o en una perrera. Por la noche vigilan recintos de fábricas o fincas.

Sin embargo, los bandogs no son perros guardianes corrientes, sino perros muy grandes e imponentes. Además, están adiestrados específicamente para ser intrépidos e infundir miedo a las personas. La mayoría se pasan la vida atados.

¿Has visto un perro bandog como estos y quieres ayudarlo? En ese caso, lo primero es intentar hablar con los cuidadores. Puede que, juntos, encontréis la manera de mejorar la situación. Sin embargo, si el cuidador no da su brazo a torcer, deberás informarte sobre la normativa autonómica. Si es posible, llama a algún organismo veterinario oficial o a una protectora e infórmales sobre la tenencia del animal.

Problemática de la tenencia con ataduras

Inciso: por qué tener a los perros atados es reprobable

El término perro encadenado ya sugiere por qué esta forma de tenencia es de todo menos acorde a la especie. Los perros como los bandogs se pasan la mayor parte de su vida solos y atados a una cadena. Esta tenencia contradice totalmente el modo de vida y los requisitos de los perros.

Al fin y al cabo, los perros son animales muy sociables. Necesitan el contacto con otros perros y con las personas de su círculo e interactuar con el entorno. Una mera tenencia con ataduras no es en absoluto acorde a la especie y, ya solo por esto, es reprobable. Esto vale tanto para bandogs como para cualquier otro perro.

Condiciones estrictas para tener perros atados

Muchos no saben que tener perros atados solo es posible con condiciones estrictas en muchos países europeos. En España, cada comunidad autónoma regula estos temas en su legislación regional. Por ejemplo, el Código de protección y bienestar animal de Andalucía establece que «Cuando los perros deban permanecer atados a un punto fijo, la longitud de la atadura será la medida resultante de multiplicar por tres la longitud del animal, comprendida entre el morro y el inicio de la cola, sin que en ningún caso pueda ser inferior a tres metros».

La Ley de protección y bienestar de los animales de compañía de Galicia indica que «el animal dispondrá de ventilación y temperaturas adecuadas, así como de espacio suficiente que le permita levantarse, girar y tumbarse». De nuevo, el Código andaluz estipula que «Los habitáculos de los perros que hayan de permanecer la mayor parte del día en el exterior deberán estar construidos de materiales impermeables que los protejan de las inclemencias del tiempo y serán ubicados de manera que no estén expuestos directamente de forma prolongada a la radiación solar ni a la lluvia». Asimismo, «Los perros dispondrán de un tiempo, no inferior a una hora diaria, durante el cual estarán libres de ataduras y fuera de los habitáculos o habitaciones donde habitualmente permanezcan».

¿Cuándo está prohibida la tenencia con ataduras?

En cualquier caso, todas las legislaciones autonómicas prohíben tener a un perro atado o encadenado permanentemente. Asimismo, en general se prohíbe obligar a trabajar a animales de menos de seis meses, enfermos, desnutridos y fatigados. Esto incluye a las hembras que estén preñadas.

Si ves un perro atado en tu comunidad autónoma, consulta la normativa autonómica para averiguar si se cumplen estas condiciones. Si no es el caso y el cuidador no cede, deberías contactar con un organismo de protección animal.

Tenencia en perreras solo en casos excepcionales

Lo mismo se puede decir sobre la tenencia de bandogs y otros peludos en una perrera. En estos casos, un perro (guardián) se tira horas en una jaula minúscula y sale por la noche al terreno. La tenencia en una perrera solo tiene sentido en casos aislados. Este sería el caso, por ejemplo, si hay varios perros en un terreno grande —por ejemplo, una jauría de caza— que pueden moverse libremente y entrar en la perrera por voluntad propia.

Bandog: ¿qué raza designa?

El término bandog no designa ninguna raza, aunque haya quienes quieran pensar que sí. En realidad, se crían o utilizan perros muy diferentes como bandogs. Habitualmente se trata de perros grandes de tipo molosoides o perros como el bull terrier.

Hay quienes consideran que un bandog es un perro tipo dogo. Algunos ejemplos serían el bullmastiff, el dogo de Burdeos, el mastín napolitano, el bóxer o el rottweiler. Otros se refieren explícitamente a mestizos. Ya sea un perro de raza o un mestizo: todos estos imponentes perros comparten su pasado como perros de agarre, ayudantes en la caza de jabalíes y guardianes.

De hecho, los perros de tipo dogo son valientes y capaces de defenderse. Por desgracia, en manos de la persona incorrecta pueden acabar utilizándose como un arma peligrosa. A esto se refiere también el nombre bandog, asociado a un perro impresionante que otorga aires peligrosos al cuidador. Es como un símbolo de estatus.

Bandog © bordeauxdogge / stock.adobe.com
Un bandog no es una raza concreta, sino un perro muy grande y de aspecto peligroso. Un ejemplo podría ser el dogo de Burdeos que se muestra en la foto.

¿Qué es el swinford bandog?

En la década de 1960, el veterinario John Swinford se involucró en la cría de bandogs. Más allá de los criterios estéticos, debían compartir un carácter que los convirtiera en los perros guardianes perfectos.

Swinford opinaba que en la cría contemporánea se valoraba demasiado el aspecto y se descuidaban el carácter y la salud. Con la selección correspondiente, principalmente formada por bullmastiffs o pit bull terriers americanos o mestizos, quería crear el swinford bandog.

Su trabajo se hizo hueco en algunas noticias en los medios. Sin embargo, tras su muerte en 1971, muy pocos se dedicaron a la cría de este tipo de perros. Hoy en día quedan algunos adeptos en EE. UU.

El perro bandog en la actualidad: ¿está permitida su tenencia?

En Europa, el término bandog designa a perros agresivos o intimidatorios que constituyen un símbolo de estatus en ciertos círculos. Estos incluyen algunos animales que se crían específicamente para participar en peleas de perros, en realidad prohibidas. Por desgracia, estos perros reciben una formación especial para estas prácticas. Los perros bandog suelen figurar en listas de razas para las que existen restricciones respecto a la tenencia.

En algunos países, los bandogs están tipificados en la ley. Por ejemplo, en el estado alemán de Baviera figuran en la categoría I, para la que se requiere un permiso. En cambio, la legislación española no recoge este término en sus regulaciones sobre tenencia de animales de este tipo. Aquí se habla de perros potencialmente peligrosos, o PPP, sobre cuya tenencia existen condiciones estrictas.

Vender un bandog: ¡ni hablar!

Nunca compres un cachorro anunciado como bandog. Te darán un perrito sin documentación que, probablemente, tendrá un origen dudoso.

Si quieres un perro grande, seguro que encontrarás alguno en un criador de razas de molosos. Además de la documentación, la ventaja está en el propio perro: los criadores serios trabajan por el bienestar de los animales. Valoran el carácter y la salud de los perros, y trabajan por una crianza acorde a la especie. Además, miran con lupa a quién entregan los cachorros.

Así pues, si quieres un cachorro, busca este tipo de criadores. Evita las crías extremas, como perros demasiado pesados, con muchas arrugas o con un morro muy corto.

En los refugios de animales puedes encontrar perros grandes que buscan ansiosos un hogar lleno de amor. Si eliges un bandog adulto de la protectora de animales, infórmate sobre su pasado ampliamente. Los perros que se han tenido como símbolo de estatus intimidatorio y atados con cadenas suelen tener déficits sociales considerables.

Estos peludos necesitan a un cuidador con mucha experiencia. Un vínculo estrecho y mucho refuerzo positivo combinados con una consecuencia absoluta son el camino para que el bandog te respete y te regale toda su fidelidad.

Si adoptas un terrier o mastín de pasado desconocido, no conviene que conviva con niños pequeños, gatos y otros animales. Pide a la entidad de adopción que te informe ampliamente.

Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.

9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.

11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.