27 Junio 2019

Viajar con gatos en barco

Viajar con gatos en barco

¿Irse de crucero con un gato? Por muy loco que parezca, es posible. Además, aquellas personas que viven en islas de vez en cuando necesitan ir en ferry con su minino. Aquí te damos algunos consejos para que navegar con tu bigotudo sea lo más placentero posible para este y todos los demás viajeros.

Preparativos para un crucero con gato

Muchos amantes de los animales se llevan a su bigotudo de vacaciones. Lo que muchos no saben es que algunos operadores de cruceros ofrecen a los amantes de los gatos la oportunidad de llevárselos a bordo. Que esto sea posible, y en qué medida, depende de la compañía. En todo caso es necesario acordar y reservar una cabina pet friendly. ¡Asegúrate de antemano con la naviera para ahorrarte sorpresas de última hora!

kreuzfahrt mit katze

Si el crucero pasa por países extranjeros recuerda llevar un pasaporte para animales de compañía vigente. También debes tener en cuenta los requisitos de entrada del país de destino, esta información la puedes encontrar en la página web del consulado. Una preparación previa es de gran ayuda, pues es posible que el minino necesite alguna vacuna específica o un certificado veterinario. ¡Y no te olvides de llevar todos los documentos de tu gato durante el viaje!

Los requisitos para llevar animales de compañía varían según la naviera. Si te informas a tiempo, estarás bien preparado, ¡y no solo para viajes al extranjero!

Para que el viaje transcurra sin estrés es bueno que tu minino se acostumbre al transportín. Dale la oportunidad de relacionarlo con una experiencia positiva: inclúyelo en ratitos de juego diarios, dale de comer dentro del bolso y prepáraselo para que sea un lugar para dormir seguro. ¡Por supuesto que el gato puede salir de la caja en cualquier momento durante la fase de acondicionamiento! Este tipo de preparación ayuda a que tu bigotudo se sienta seguro durante el viaje en barco.

Viajar en ferry con gato

Da igual si vives en una isla o si tus vacaciones incluyen un viaje en barco: a veces es necesario llevarte a tu gato en el ferry. Según la naviera está permitido llevarse los gatos a la cubierta o han de quedarse en el coche. Esto último no es ideal sobre todo si el felino se queda sin supervisión, por lo que debería ser solo una solución de emergencia. A lo mejor puedes quedarte con tu minino en el coche para controlar que no haya riesgo de golpe de calor y para tranquilizarlo.

Si puedes, llévate a tu gato a cubierta, esto es mucho más agradable para él. Aun así, no está libre de estrés, pues, aparte de todos los sonidos desconocidos, suele haber viento. Lo más seguro es dejarlo en el transportín y cubrirlo con un paño para protegerlo de las posibles corrientes de aire.

kreuzfahrt mit katze
kreuzfahrt mit katze

Para evitar que tu minino se escape, este debe quedarse en su bolso o transportín. Dependiendo de la extensión del viaje podrías tranquilizarle, para lo que solo tienes que abrir la cremallera del bolso para meter la mano, y ofrecerle algo de agua, lo ideal para esto es un práctico bebedero de viaje.

Para evitar que tu minino se escape, este debe quedarse en su bolso o transportín. Dependiendo de la extensión del viaje podrías tranquilizarle, para lo que solo tienes que abrir la cremallera del bolso para meter la mano, y ofrecerle algo de agua, lo ideal para esto es un práctico bebedero de viaje.

Artículos más leídos

Viajar con gatos en coche

A los gatos no les hace mucha gracia viajar. Cualquier cambio de sitio causa estrés a estos animales tan sensibles, ya que, por naturaleza, los olores y ruidos desconocidos les ponen muy nerviosos. Sin embargo, a veces sus dueños se ven obligados a cambiarles de ubicación, ya sea para hacer la visita anual al veterinario, una mudanza o una estancia fuera de casa. El coche no es la forma de desplazarse preferida de los felinos, no obstante, con un poco de preparación podrás quitarles el miedo al viaje.

Viajar con gatos en tren

A casi ningún gato le gusta abandonar su entorno habitual. Sin embargo, se pueden dar algunas situaciones, como una mudanza o un largo viaje, que obligan a tu gato a desplazarse. Si el dueño no tiene coche, también resulta necesario recurrir al transporte público para llevarle al veterinario. ¿Esto es posible? ¡Claro que sí! Con un par de consejos tú y tu gato podréis disfrutar de un viaje totalmente libre de estrés.

Viajar con gatos en avión

A los gatos les gusta aún menos viajar en avión que en coche. Los olores desconocidos, los ruidos fuertes y la compensación de presión hacen que el vuelo resulte incómodo incluso para los felinos calmados. Sin embargo, a veces es inevitable tener que realizar este tipo de desplazamientos. No importa si se trata de una mudanza o de una estancia larga en el extranjero: con un poco de preparación conseguirás que el vuelo sea lo más agradable posible para tu minino.