Bombay

Bombay

El bombay es un gato doméstico de pelo corto y, aún hoy en día, poco común. De hecho, es en Europa donde menos gatos de esta raza hay. Es tan extraña como fascinante. El gato bombay es como una pequeña pantera hogareña. Si te fascinan estos grandes felinos y te gustaría tener a uno de estos mini tigres en tu sofá, entonces el gato bombay puede ser una buena opción para ti. Pues, aunque aparenta ser una peligrosa, bonita y pequeña pantera, es un encantador y cariñoso minino. Esta raza se considera muy agradable en la convivencia.

Origen y cría

En los años 50, una criadora de gatos de Louisville (Kentucky), Nikki Hornerin, quiso criar una pantera doméstica. Cruzó, en un principio sin éxito, a gatos negros de la raza american shorthair con gatos birmanos de color marrón oscuro. No fue hasta el año 1965 que, después de repetidos retrocruzamientos hacia los gatos birmanos, la Sra. Horner consiguió criar un gato de pelaje ébano y ojos color cobre. Ese fue el nacimiento de esta belleza de pelo negro y carácter amable, que recibiría su nombre de la ciudad portuaria hindú Bombay (hoy Mumbai). Al principio este felino no tuvo mucha aceptación. Fue en 1976 cuando el gato bombay recibió el estatus de campeonato de la Cat Fanciers’ Association, y tres años después el de la International Cat Association.

Aspecto

El gato bombay, de raza pura, se caracteriza por su brillante pelaje negro, pegado al cuerpo y sin manchas blancas. Según el estándar de la raza establecido por la Cat Fanciers’ Association, los ojos de este felino son grandes y de color cobre. Aunque cuando con la edad la tonalidad de los ojos se aclara, sigue siendo una belleza, sin embargo, no es un gato bombay según el estándar de la raza. Como el color de ojos cobre es tan difícil de conseguir, muchos gatos bombay tienen ojos color oro, dorados o amarillo oscuro, que en general se suelen aceptar en esta raza. Sin embargo, el cobre es la tonalidad de ojos más solicitada.

Los expresivos ojos de esta belleza están bastante separados. Las orejas tienden a ser pequeñas y son redondeadas, están separadas y ligeramente inclinadas hacia delante. La cabeza, por la influencia del american shorthair, es muy ancha y redonda. La nariz es bastante corta, tiene una curvatura visible en su transición hacia la frente, y la punta está un poco redondeada. El rinario y los bordes de los ojos son negros.

Dependiendo del estándar de la raza del gato bombay solo se permite una tonalidad del pelaje. Este debe ser color ébano desde la punta hasta la raíz.

Según la interpretación de algunos criadores, el gato bombay solo es considerado como tal cuando su pelaje es, tal como especifica el estándar de la raza, de color negro intenso o ébano, y cuando en su pedigrí ya no conste ningún gato birmano. Sin embargo, esto es poco frecuente. Aunque a veces los gatitos de esta raza tengan matices castaño-rojizos, estos desaparecen cuando son adultos.

El pelaje del gato bombay es corto, pegado al cuerpo y muy sedoso. Se puede decir que no tiene casi capa inferior de pelo. Su estatura es mediana y es musculoso y fibroso. En relación con su tamaño y su apariencia esbelta, este felino pesa más de lo que a primera vista se podría intuir. Las mininas de esta raza pesan unos cuatro kilos, los machos llegan a pesar hasta cinco kilos. Las patas y la cola son de tamaño medio.

Carácter del gato bombay

El bombay es sensible, inteligente, juguetón, muy cariñoso, apegado y muy cercano a sus humanos. Debido a la pronunciada relación con sus personas vinculantes, no le gusta que le dejen solo más de unas cuantas horas. Este minino adora vivir en familia, es más, busca la atención de sus cuidadores e incluso a veces les sigue a donde quiera que vayan. También les muestra dónde está su comedero, para que se lo llenen de pienso. Una vez conseguido esto, le gusta sentarse en el regazo de su humano, pues busca su cercanía. Quiere ser un miembro más de la familia y participa activamente en los sucesos familiares. Ser gato de familia va mucho más acorde con su naturaleza que el vivir con una sola persona.

A pesar de su apego y su necesidad de mimos, este bigotudo también tiene una naturaleza vivaz y le encanta jugar. No es tan activo y brusco como algunos gatos de otras razas. Sin embargo, es importante que su cuidador estimule y satisfaga este impulso de juego. Entretener a tu amigo felino con un juguete para gatos como una caña le produce mucha alegría y disfruta de tener tanta atención. Jugar con tu pequeña pantera negra también será divertido para ti.

Al gato bombay le gusta estar rodeado de fuentes de calor. Asegúrate de que tenga un lugar cálido donde poder retirarse. Una hamaca para el radiador o para la ventana son perfectas por su agradable calidez. Las mantas para gatos también son bienvenidas como fuente de calor. Esta raza es ideal como gato de interior, pues necesita mucha atención y cariño de sus humanos para sentirse bien. Es importante que le puedas ofrecer esa atención y dedicarle tiempo, tu pequeña pantera te lo agradecerá con muchos mimos. Según su naturaleza, es muy tolerante y se lleva bien con otros gatos, perros y niños. Estos rasgos hacen que sea un animal de compañía muy apreciado, aunque aún poco común. Hace muy poco ruido y sus maullidos son muy silenciosos y agradables.

Alimentación para gatos bombay

Los bombay son propensos a subir de peso. Sobre todo aquellos que están siempre dentro de casa tienden a desarrollar sobrepeso. Para evitar esto también es importante jugar de forma activa con tu minino. Además, es importante controlar su peso y tener en cuenta unos cuantos aspectos de su alimentación. Por ejemplo, la cantidad de hidratos de carbono no puede ser muy alta, pues los hidratos causan la acumulación de grasa. Lo importante es alimentarle con pienso para gatos de buena calidad y en cantidades adaptadas de forma individual.

¡Descubre nuestro surtido de comida dietética para gatos!

Cuidados

En principio los cuidados de esta raza de gatos son muy fáciles. El brillante y negro pelaje se mantiene con poco esfuerzo. Para conseguir que brille es suficiente con frotarlo con frecuencia con un paño de cuero. Para intensificar este brillo natural también puedes peinarle con un cepillo. Una alimentación equilibrada también influye en el brillo del pelo. Para los cuidados de las uñas y también para poder marcar su territorio, el gato bombay necesita un rascador. Además, este le permitirá estirar su musculatura.

Para asegurarte de que tu lindo felino mantenga su buena salud, es conveniente hacer frecuentes visitas al veterinario.

En general la mini pantera no se suele enfermar. Sin embargo, a veces aparecen enfermedades hereditarias como la miocardiopatía hipertrófica, que es una enfermedad genética del corazón. Si ves que a tu bigotudo le falta el aire o pierde la consciencia debes acudir de inmediato al veterinario. Los primeros estadios de la enfermedad se suelen desarrollar en condiciones imperceptibles para los cuidadores. Para que este tipo de enfermedades no se den es importante influenciar el estado de salud del gato a través de una alimentación correcta y otros aspectos que promueven el bienestar.

Debido a su tendencia a resfriarse hay que asegurarse de que el gato bombay esté protegido de las corrientes de aire y tenga un lugar cálido donde refugiarse. Estos bigotudos, en las condiciones adecuadas, pueden llegar a vivir entre 17 y 20 años.

Cómo encontrar al criador adecuado

Entre los criadores de esta belleza negra también hay varias ovejas negras. Estas se diferencian por ofertar gatos bombay negros sin pedigrí o bombays mestizos. Es mejor que evites este tipo de gangas.

El bombay de raza pura es bastante inusual en el mundo entero, pero sobre todo en Europa. La cantidad de criadores serios de esta raza es escasa. Reconocerás a un criador serio por ser miembro de una asociación oficial de gatos. Además, un criador responsable puede demostrar el pedigrí del que provienen los antepasados. El pedigrí es la única prueba de que esta mini pantera es, de hecho, un gato bombay. Un criador de confianza no entrega sus gatitos demasiado pronto, sino alrededor de la semana 12. Asimismo, las crías ya están vacunadas, desparasitadas y castradas, al igual que todos los documentos, incluido un certificado de salud cuando llegan a su nuevo hogar.

Algunos criadores apadrinan de por vida los animales que salen de su criadero. Esto quiere decir que, si por alguna razón ya no puedes ocuparte de tu bigotudo, puedes llevárselo al criador, sin importar la edad que tenga, siempre y cuando este te lo ofrezca. Si él ya no puede quedarse al gatito, entonces seguro que te ayudará a encontrar una nueva familia.

La versión casera de la pantera negra es para enamorarse. Además, por su cercanía y vitalidad, es ideal para la vida familiar.

Nuestros artículos más útiles

Gato siamés

El gato siamés es, junto al persa, una de las razas de gatos más antiguas y conocidas. Su origen se encuentra en el sudeste asiático, concretamente en Siam, que hoy en día pertenece a Tailandia. Allí, el siamés era venerado como gato de templo. Hacia finales del siglo XIX, los primeros ejemplares llegaron a Inglaterra, donde se comenzó la cría de esta raza. En 1892 ya se estableció el primer estándar para los gatos siameses, pero la raza solo fue reconocida en 1949 por la Federación Internacional Felina (FIFe).

Azul ruso

A primera vista este gato de color azul grisáceo se puede confundir con un cartujo o un británico de pelo corto. Pero si te fijas más detenidamente, te darás cuenta de que estas razas son muy distintas entre sí.

Gato esfinge

El origen de los gatos esfinge o sphynx no está muy claro. Su existencia se remonta al periodo de los aztecas, quienes habrían tenido gatos sin pelo hace muchos siglos. Los primeros registros de esta raza se encontraron a principios del siglo XX en Nuevo México. Allí nacieron dos gatitos sin pelo que no se emparejaron porque eran hermanos. Estos mininos recibieron el nombre de «nuevos gatos mexicanos sin pelo». Sin embargo, estos pequeños felinos no están relacionados con los esfinges actuales. El sphynx es de origen canadiense. En 1966 una gata doméstica parió un gatito negro sin pelo y, con él, comenzó la cría de una nueva raza. Una señora adquirió ese peculiar gatito, llamado Prune, y a su madre, Elisabeth, a los que cruzó pasado un año para obtener más descendientes. De esa camada nacieron 7 gatitos, incluidos 2 machos y 2 hembras sin pelo. Estos mininos tuvieron graves problemas de salud: su sistema inmunitario no era capaz de desarrollarse adecuadamente. Por esta razón, la cría de esta raza llegó casi a su fin. No obstante, a mediados de los años 70 se encontraron otros ejemplares de estos «gatos desnudos» y la cría siguió adelante. Tan pronto como en 1971, el esfinge ya fue reconocido como raza.