Hipertiroidismo en perros

Hipertiroidismo en perros

Durante la palpación, el veterinario presta atención a indicios importantes, como bultos.

La glándula tiroides se encuentra a la derecha y la izquierda de la tráquea del perro. Por muy pequeño que sea este órgano, influye enormemente en la salud canina. Te explicamos cómo aparece el hipertiroidismo en perros y qué tiene que ver la alimentación con carne cruda.

¿Es peligroso el hipertiroidismo en perros?

En las personas, una crisis tirotóxica puede ser mortal. Se trata de un incremento repentino de las hormonas tiroideas y una peligrosa descompensación del metabolismo.

En cambio, el hipertiroidismo y las crisis tirotóxicas son muy raros en los perros. Sin embargo, esta alteración hormonal puede ser dañina para ellos, especialmente si el motivo es un tumor maligno.

kilos gratis

Síntomas: ¿cuáles son los signos típicos?

El hipertiroidismo en perros afecta a casi todos los órganos del animal. Si la glándula está dañada, pueden manifestarse numerosos síntomas.

Los más frecuentes son estos:

  • El perro está inquieto y jadea
  • Pierde peso, a pesar de tener un apetito normal o incluso mayor.
  • Tiene taquicardia.
  • Le cuesta tragar.
  • Tiene mucha sed y micciona más (polidipsia y poliuria).
  • Puede que presente cambios de comportamiento (p. ej., agresividad repentina o miedo)
  • Tiene el pelo hirsuto.
  • Tiene arcadas o vomita

La mayoría de gente no se da cuenta hasta que nota un cambio de carácter en el perro. Hay perros afectados que muestran un comportamiento agresivo de repente. Más tarde, en caso de presencia de un tumor, notan un bulto en la zona de la glándula tiroides.

Hipertiroidismo en perros
La sed excesiva también puede ser un signo de hipertiroidismo en perros.

¿Es muy frecuente? 

El hipertiroidismo canino es mucho menos frecuente que el hipotiroidismo. En los gatos es al revés: ellos sufren más de hipertiroidismo.

Diagnóstico: ¿cómo se detecta?

Si tu perro parece cambiado o muestra ciertos síntomas, debes llevarlo a que lo vea un veterinario. Este el realizará primero un chequeo clínico general (p. ej., medición de la frecuencia respiratoria y palpación de la glándula tiroides). A continuación, llevará a cabo otros test para comprobar la función de la glándula tiroides.

Análisis de los valores sanguíneos

En primer lugar, le extraerá sangre al perro. Un laboratorio especial la analizará para determinar la concentración de los valores importantes de la glándula tiroides. Estos pueden ser, por ejemplo: tiroxina (T4), tiroxina libre (T4 libre) y la hormona estimulante de la tiroides (TSH, tirotropina).

Si el nivel de T4 está alto, esto confirma el hipertiroidismo en perros. Sin embargo, también es posible que este parámetro se encuentre en niveles normales.

Otros exámenes

Por eso, es necesario realizar más pruebas (p. ej., ecografías) para hallar un posible tumor que esté causando la enfermedad. Con una escintigrafía se puede diagnosticar la presencia de epitelio glandular alterado por medio de radioisótopos.

Tratamiento: ¿cómo se trata el hipertiroidismo canino?

El tratamiento del hipertiroidismo en perros tiene como objetivo normalizar los valores hormonales. Para ello, es necesario combatir la causa de la enfermedad.

En el caso de un tumor se recomienda extirpar el tejido productor de hormonas con una operación o radioterapia. En función del tamaño del tumor y la magnitud y la fase del cáncer, también puede ser necesaria quimioterapia o la combinación de varias terapias.

¿Qué medicamentos se prescriben?

Si es imprescindible extirpar la glándula tiroides entera, el perro necesitará medicación de por vida tras la intervención. Esta terapia hormonal se basa en la administración de tiroxina,

cuya dosis adapta el veterinario a cada perro. De este modo, se evita que el perro pase de una hiperfunción a un déficit.

Alimentación: ¿qué comen los perros con hipertiroidismo?

Si practicas el BARF/ACBA y le das carne de garganta, asegúrate de que no contenga tejido tiroideo. Esto podría provocarle una hiperfunción. Por tanto, lo más seguro es que no le des carne de garganta, sobre todo si tu perro padece hipertiroidismo.

Hipertiroidismo en perros
Ten cuidado con la carne de garganta, ya que los posibles restos de tejido tiroideo podrían provocar un hipertiroidismo.

Causas: ¿cuáles son los desencadenantes?

Si la glándula tiroides de tu perro libera demasiadas hormonas tiroideas, se habla de hipertiroidismo. Por eso, hay otras causas que pueden provocar esta enfermedad hormonal, como con el antagónico hipotiroidismo.

Las tres causas siguientes son desencadenantes frecuentes del hipertiroidismo en perros:

1. Hipertiroidismo alimentario

Si aplicas el método BARF/ACBA con tu perro, el riesgo de hipertiroidismo aumenta. La carne de garganta cruda puede disparar el nivel de T4 por las nubes. El motivo es que en la garganta suelen quedar restos de tejido glandular de los animales del matadero.

2. Cáncer de tiroides

Otro posible causante de esta enfermedad hormonal es el cáncer de tiroides, como, p. ej., un carcinoma. Estos tumores afectan a la función de la glándula tiroides de tal modo que esta libera cada vez más hormonas.

3. Sobredosis de medicamentos

Si tu perro necesita medicamentos para la glándula tiroides por un hipotiroidismo, una sobredosis puede provocar hipertiroidismo.

Pronóstico: ¿cuáles son las probabilidades de curación?

El pronóstico depende de la causa de la enfermedad. Un hipertiroidismo alimentario se puede controlar rápidamente con un cambio de alimento.

En cambio, si tu perro tiene un tumor, el éxito del tratamiento depende del tipo y la agresividad del mismo. Si ya han aparecido metástasis en otros órganos, como el pulmón, esto puede empeorar el pronóstico considerablemente.

Por eso, es importante que palpes a tu peludo periódicamente y hables con el veterinario rápidamente si detectas anomalías.

Prevención: cómo proteger a tu perro de un hipertiroidismo

Para que tu perro no tenga que sufrir esta enfermedad hormonal, no le des carne de garganta si practicas el BARF/ACBA. Si tu perro ya padece una enfermedad tiroidea, pídele al veterinario que le controle los valores de la tiroides periódicamente. De este modo, evitarás más descompensaciones hormonales.

Nuestros artículos más útiles
5 min

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.
11 min

Castrar a un perro

Hace mucho tiempo que la castración es una intervención rutinaria en las clínicas veterinarias. Pero ¿castrar a un perro siempre es una buena idea? ¿Qué diferencia hay entre la castración y la esterilización? ¿Cuánto cuesta el procedimiento? Te contamos todo lo que necesitas saber y los pros y contras de castrar a un perro.
11 min

Vacunas para perros

Sin lugar a duda, las vacunas para perros protegen a tu peludo de enfermedades infecciosas graves. ¿Qué vacunas para perros son obligatorias? ¿Cuándo se realiza la primera vacuna en los cachorros y cada cuánto hay que actualizar la inmunización para protegerles de por vida?