Gusanos en perros: tipos de lombrices en perros This article is verified by a vet

gusanos en perros

Las lombrices acechan en muchos sitios, como en el suelo.

Las lombrices forman parte de los parásitos típicos que la toman con tu perro. Pero ¿qué tipo de lombrices existen? ¿Estos parásitos viven solo en el intestino de los perros o también en otros órganos? Sigue leyendo para aprender todo lo que hay que saber sobre los gusanos en perros.

Resumen de los parásitos intestinales en perros

La mayoría de tipos de gusanos en perros se asientan en el intestino del animal. A continuación, te presentamos brevemente los diferentes tipos de lombrices y vías de transmisión:

Ascárides

Las ascárides (Toxocara canis) pertenecen a las lombrices intestinales. Viven en el intestino delgado del perro, donde se alimentan de la comida en fase de digestión.

La transmisión de estas lombrices es oral y se produce cuando el perro ingiere los huevos de gusano. Para ello, basta con que el perro olfatee a otro perro infectado. También puede contraerlas a través de objetos contaminados o del suelo. En el último caso, los huevos pueden sobrevivir hasta cuatro años en condiciones frías y húmedas.

Si los huevos han conseguido llegar al intestino, eclosionan y salen las larvas. Las hembras ponen hasta 200 000 huevos al día. Estos llegan al intestino grueso con los restos de comida no asimilados y se expulsan a través de las heces.

Gusanos gancho

Los gusanos gancho (Uncinaria stenocephala o Ancylostoma caninum) también son lombrices intestinales. Se adhieren al intestino del perro, donde se alimentan de su sangre. Los huevos de los gusanos gancho también se expulsan con las heces del perro.

Las larvas infecciosas suelen llegar por vía oral al cuerpo del perro. Esto sucede directamente o a través de la ingesta de huéspedes intermediarios infectados, que el perro se come. Sin embargo, estos gusanos también pueden penetrar en el cuerpo activamente a través de la piel, provocando dermatitis y picor. Además, se pueden transmitir a los cachorros a través de la leche materna.

Gusanos látigo

Los gusanos látigo (Trichuris vulpis) también pertenecen a las lombrices intestinales. Viven en el intestino grueso del perro, donde se alimentan de su sangre.

En comparación con las ascárides y los gusanos látigo, son menos frecuentes, pero pueden aparecer igualmente. Los perros infectados expulsan los huevos del parásito con las heces. Estos pueden seguir siendo infecciosos durante años.

La ingesta de las larvas de gusano látigo se produce por vía oral. En el intestino, las larvas salen de los huevos y penetran en la mucosa intestinal.

Cestodos

Los cestodos son los gusanos en perros más conocidos. También son lombrices intestinales que viven en el intestino delgado del perro. De manera similar a una cadena, los cestodos están compuestos por eslabones individuales (proglótides).

El gusano forma constantemente nuevos eslabones en la zona del cuello. Como compensación, en el extremo pierde proglótides maduras, que, en función de la especie, pueden contener hasta 100 000 huevos.

Estos eslabones finales se expulsan a continuación con las heces del perro o emigran activamente del intestino. Esto, a su vez, hace que el perro tenga picor en la región anal. También puede que manifieste el fenómeno trineo, por el que arrastra el culo por el suelo para aliviar el picor.

Estos son los tipos de cestodos más comunes:

  • La tenia del perro (Dipylidium caninum)
  • La tenia del zorro y el gusano de la hidátide (Echinococcus multilocularis y Echinococcus granulosus)
  • Taenia spp.
  • Mesocestoides spp.
ARTICLE BANNER CUPONES

Gusanos del corazón en perros

No solo hay gusanos en perros que colonizan el intestino y se extienden a través de las heces. Las larvas de los gusanos del corazón (Dirofilaria immitis) las transmiten al perro los mosquitos infectados al ingerir su sangre.

Las larvas (microfilarias) se siguen desarrollando bajo la piel y se desplazan a los vasos sanguíneos del perro. Una vez en la sangre, se convierten en lombrices adultas (macrofilarias). A continuación, estas se asientan en la arteria pulmonar y el corazón.

La enfermedad del gusano del corazón está más extendida en los países mediterráneos y en América del Norte. En otros países aparecen cada vez más infecciones debido a los viajes y a la importación de animales del extranjero.

Gusanos pulmonares en perros

Los gusanos pulmonares (Angiostrongylus vasorum y Crenosoma vulpis) se transmiten a los perros a través de los caracoles. Los caracoles son el huésped intermediario, en el que tiene lugar una parte de su desarrollo.

Si el perro se come un caracol infectado, las larvas llegan al intestino del perro. Después, migran a los bronquios, la tráquea y la arteria pulmonar a través de los vasos sanguíneos y linfáticos.

Aquí, las lombrices adultas ponen huevos, que el perro expulsa al toser y suele volver a tragar. Después, expulsa las larvas a través de las heces. Una vez fuera, pueden volver a infectar a otros caracoles, con lo que el ciclo vuelve a empezar.

Verschiedene Wurmarten unter dem Mikroskop

Síntomas: ¿cuáles son los signos más importantes?

Independientemente del tipo de gusano del que se trate, los síntomas suelen aparecer cuando las lombrices se reproducen en masa en el cuerpo del perro. Los perros presentan síntomas poco específicos, como malestar general y debilidad.

Otros signos importantes de una infección de parásitos intestinales en perros son:

  • Pérdida de peso
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Anemia
  • Oclusión de los conductos intestinales y biliares (esto puede incluso causar la muerte)

Las lombrices pulmonares y del corazón se manifiestan más bien con estos síntomas:

  • Tos
  • Disnea
  • En un estadio avanzado: mayor tendencia a las hemorragias
  • Los casos de muerte son posibles si las lombrices obstruyen vasos mayores.

Diagnóstico: ¿cómo se detectan?

Excepto los gusanos del corazón, todos los tipos de lombrices en perros se pueden detectar analizando muestras de heces. Sin embargo, no se expulsan huevos ni larvas con cada excreción. Por eso, es recomendable recoger muestras de heces de tres días consecutivos. A continuación, estas muestras se analizan en el laboratorio o directamente en la clínica veterinaria.

Para diagnosticar una infestación de gusanos del corazón, el veterinario debe extraerle sangre al perro. En la sangre se detectan las larvas (microfilarias). Hoy día también hay test rápidos con los que puede hallarse cierta proteína que la hembra deposita en la sangre.

Terapia: ¿cómo se trata una infestación de gusanos?

Para tratar una infestación de lombrices existen varios medicamentos. En función del tipo de gusano, a veces hay que tratar al perro durante mucho tiempo.

Los métodos antiparasitarios están disponibles en forma de comprimidos, ungüentos y pipetas. Estos solo se pueden conseguir en el veterinario y no se venden en tiendas normales.

Lectura recomendada: en nuestro artículo Lombrices en perros encontrarás más información sobre este tema.

Para la enfermedad del gusano del corazón, la terapia no es tan sencilla. El tratamiento es complicado y tiene muchos efectos secundarios. Cabe la posibilidad de que se produzcan trombosis y otras complicaciones, incluso la muerte. Por eso, es conveniente que el tratamiento lo lleven a cabo solo veterinarios especializados.

Profilaxis: ¿se pueden evitar los gusanos en perros?

La mala noticia primero: aun con la mejor higiene y comida de calidad, no se puede prevenir una infestación de gusanos en perros. Lo que sí se puede evitar es que sea intensa.

Por eso, los veterinarios recomiendan analizar las heces del perro en busca de parásitos cuatro veces al año. También es conveniente realizar una desparasitación profiláctica al menos trimestralmente.

Como tantas otras veces, los gusanos del corazón aquí también son la excepción. Aunque las opciones contra los gusanos adultos son limitadas, se puede efectuar una buena profilaxis contra las larvas. Para ello, los perros en peligro de contagio se tratan a partir de un mes antes de la posible transmisión. Este tratamiento se repite cada cuatro semanas hasta un mes después del último posible contagio. Además, puedes proteger a tu perro de las picaduras de mosquito con un collar especial.

Nuestros artículos más útiles
5 min

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.
10 min

Castrar a un perro

Para las clínicas veterinarias, la castración es una operación rutinaria, pero ¿tiene sentido castrar a tu perro? ¿Cuál es la diferencia entre castrar y esterilizar? ¿Cuánto cuesta castrar un perro? Aquí encontrarás toda la información, así como las ventajas y los inconvenientes.
10 min

Vacunas para perros

Sin lugar a duda, las vacunas para perros protegen a tu peludo de enfermedades infecciosas graves. ¿Qué vacunas para perros son obligatorias? ¿Cuándo se realiza la primera vacuna en los cachorros y cada cuánto hay que actualizar la inmunización para protegerles de por vida?