Cheyletiellosis en perros

Cheyletiellosis en perros

Un picor intenso y escamas en la piel pueden ser síntomas de cheyletiellosis en perros.

Los ácaros Cheyletiella se conocen como caspa ambulante. Pero ¿son peligrosos para los perros? ¿Cómo puedes proteger a tu perro de una infestación? En este artículo te ofrecemos la información más importante sobre la cheyletiellosis en perros.

¿Son peligrosos para los perros?

Los ácaros Cheyletiella (Cheyletiella yasguri) infestan la piel y provocan la enfermedad cutánea leve cheyletiellosis en perros.

Si no se trata, no solo ocasiona síntomas desagradables al perro, sino a toda la familia.

¿Se pueden transmitir a las personas?

Si tu perro tiene cheyletiellosis, tú también puedes contagiarte. Los signos de una infestación en personas son irritaciones cutáneas y un fuerte picor. Si sospechas que te has contagiado, visita al dermatólogo.

Antiparasitarios para perros

La característica más destacada de la cheyletiellosis en perros son las escamas blancas en el pelaje. Estas incluso se parecen a los ácaros blancos.

También pueden aparecer estos otros síntomas:

  • Pelo sin brillo
  • Fuerte picor
  • Heridas por rascarse

Zonas de piel más afectadas

Los Cheyletiella no infestan cualquier zona del cuerpo, sino que tienen zonas de preferencia, que pueden ser:

  • La piel que rodea el cuello
  • La grupa
  • El lomo

Con una infestación masiva, los ácaros también pueden saltar a otras partes del cuerpo.

¿Cuándo hay que ir al veterinario?

El picor o las escamas pueden ser síntomas de varias enfermedades caninas. Por eso, es importante acudir al veterinario a tiempo para averiguar la causa exacta y elegir el mejor tratamiento.

Cheyletiellosis en perros
Las escamas son un síntoma de cheyletiellosis en perros.

El veterinario suele poder diagnosticar fácilmente la sarna cheyletiella en perros. Por medio de las escamas cutáneas visibles y tu descripción del estado del perro, confirmará su sospecha rápidamente.

Detección de ácaros y huevos

Para detectar la presencia de ácaros o sus huevos en el pelaje, suele bastar con observar pelos bajo el microscopio.

A veces también se emplean improntas con cinta adhesiva o raspados cutáneos superficiales.

Existen antiparasitarios pensados para combatir los ácaros de la cheyletiellosis en perros. En función del tamaño del perro y de la magnitud de la infestación, pueden usarse pulverizadores, champús o pipetas.

Después del tratamiento, el veterinario volverá a examinar al perro para comprobar el éxito de la terapia. Si sigue habiendo ácaros, se deberá continuar con el tratamiento.

Tratamiento de otros animales domésticos

Si tienes otros animales domésticos que tengan contacto con el perro, deberás examinarlos y, si es necesario, tratarlos también.

Atención: Hay que ir con mucho cuidado con los conejos porque no toleran el fipronil.

Medidas de higiene contra los ácaros Cheyletiella

Es conveniente que, cuando trates a tu perro, también uses antiparasitarios para la casa. Además, deberás lavar las mantas y cojines a más de sesenta grados o congelarlos durante un tiempo. Pide asesoramiento al veterinario.

Causas: aspecto y origen de los ácaros

Los ácaros de la cheyletiellosis en perros son relativamente grandes en comparación con otras especies de ácaros. Miden entre 0,2 y 0,5 milímetros. Además, tienen fuertes herramientas bucales en la zona de la cabeza (quelíceros) y órganos del tacto (palpos).

¿Cómo se contagian los perros?

Los perros pueden contagiarse de estos ácaros por contacto directo o indirecto. De forma indirecta se contagian entrando en contacto con objetos contaminados, como cepillos o camas.

El contagio indirecto puede tener lugar incluso semanas después porque los ácaros sobreviven dos o tres semanas en el entorno.

¿Es muy frecuente?

La sarna cheyletiella en perros es particularmente frecuente en lugares donde viven muchos perros. Estos pueden ser residencias caninas, criaderos o tiendas de animales.

No obstante, la cheyletiellosis en perros ha devenido menos común. El motivo es el uso extendido de antiparasitarios profilácticos que ofrecen una protección eficaz contra los ácaros Cheyletiella.

Cheyletiellosis en perros
Una buena prevención parasitaria es la base para proteger a los perros contra la cheyletiellosis.

Prevención: ¿cómo puedo proteger a mi perro?

La mejor manera de proteger al perro de los ácaros Cheyletiella es una profilaxis antiparasitaria. Para ello se venden pipetas, collares y comprimidos.

Nuestros artículos más útiles
5 min

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.
11 min

Castrar a un perro

Hace mucho tiempo que la castración es una intervención rutinaria en las clínicas veterinarias. Pero ¿castrar a un perro siempre es una buena idea? ¿Qué diferencia hay entre la castración y la esterilización? ¿Cuánto cuesta el procedimiento? Te contamos todo lo que necesitas saber y los pros y contras de castrar a un perro.
11 min

Vacunas para perros

Sin lugar a duda, las vacunas para perros protegen a tu peludo de enfermedades infecciosas graves. ¿Qué vacunas para perros son obligatorias? ¿Cuándo se realiza la primera vacuna en los cachorros y cada cuánto hay que actualizar la inmunización para protegerles de por vida?