Keeshond

Keeshond

El spitz lobo debe su nombre a que su aspecto recuerda al de un lobo.

El nombre alemán de este perro, wolfsspitz (spitz lobo), se lo debe a que el color grisáceo de su pelaje recuerda a un lobo. El keeshond es un perro guardián ideal. No obstante, gracias a su apego a las personas y su tenencia poco exigente, también es un buen perro familiar.

Aspecto: salvaje como un lobo

El carácter inteligente y cariñoso del keeshond contrasta con su aspecto primitivo, casi salvaje. El pelo denso de longitud media cuenta con abundante subpelo y es de color plateado con puntas negras.

El pelaje gris nuboso, que recuerda al del lobo salvaje, es típico de esta raza. Por eso, en alemán se lo conoce como wolfsspitz, que significa spitz lobo.

Con una altura de cruz de entre 43 y 55 cm, el keeshond es uno de los spitz alemanes más grandes. Es de altura media en comparación con otras razas.

También tiene el morro típico del spitz, similar al del zorro. En general, el hocico y las orejas son negros y la melena tupida que rodea los hombros es gris plateado claro que se va oscureciendo hacia el lomo y el vientre. La cola es muy densa y la lleva sobre el lomo.

kilos gratis

Carácter: perro guardián cariñoso

El keeshond sigue siendo famoso por su fidelidad y lealtad. Combinadas con su gran vigilancia, desconfianza ante los desconocidos y ladrido fácil, estas cualidades lo convirtieron en un perro guardián excelente y popular entre granjeros y cuidadores de perros grandes.

Actualmente, como perro familiar y de compañía, ha conservado su carácter fiel y apegado, y su vigilancia. El keeshond es muy cariñoso y busca siempre la cercanía de sus humanos. Por naturaleza, no le gusta estar solo. Gracias a sus ganas de complacer y su carácter poco exigente, puede acompañar a su cuidador (casi) a todas partes.

Es capaz de adaptarse a las condiciones de vida y la rutina de su familia. Además, no tiene requisitos especiales, siempre que tenga a los suyos cerca.

Keeshond
El keeshond entabla una relación muy íntima con su cuidador y es muy leal.

¿Cuáles son los requisitos de tenencia?

El keeshond es poco exigente, pero no lo subestimes. Si bien puede adaptarse a (casi) todas las condiciones vitales de las personas y, si está bien adiestrado, muestra una gran disposición y obediencia, no deja de ser un perro con ciertas necesidades.

Aunque no tienes que pasarte varias horas al día haciendo deporte con él, debes proporcionarle suficiente ejercicio y variedad. A estos perros les encanta la naturaleza y les gusta estar al aire libre. Mientras que en casa se tumban tranquilos a tus pies, fuera se aceleran que da gusto y muestran su temperamento.

Les encantan los paseos largos por el bosque y las caminatas con su cuidador. Los más deportistas podrán entusiasmar a su keeshond con varios deportes caninos.

¿Perro para familias o personas mayores? ¿Perro de campo o de ciudad?

El keeshond es apto tanto para familias como para personas mayores activas a las que les guste salir de casa. Es un compañero que se deja enseñar y guiar, por lo que se adapta rápidamente a cualquier situación.

Sin embargo, la vida en el campo siempre será mejor que un pisito urbano para este perro ladrador y primitivo. Al fin y al cabo, todavía tiene mucho del perro guardián que fue.

Adiestramiento: ladridos

Un adiestramiento correcto y perseverante es necesario para desplegar su serenidad y moderación. En realidad, esto vale para todos los perros. Además de enseñarle las órdenes básicas más importantes, también se trata de limitar su hábito de ladrar.

El keeshond, que tiene la vigilancia en la sangre, ladra enseguida y tiende a ser escandaloso, especialmente si está aburrido. Con una socialización lo más temprana posible, una fijación de límites perseverante y un ejercicio abundante para calmar su temperamento, podrás reducir considerablemente los ladridos.

También convendría que lo acostumbraras lo antes posible a quedarse solo de vez en cuando, aunque sea solo un rato.

En general, el keeshond es un perro inteligente, muy apegado a las personas y dispuesto a aprender. Si la relación humano-perro es correcta, es decir, si existe la confianza mutua necesaria, el keeshond se esforzará por gustarte y pronto prescindirá de las conductas indeseadas.

Cuidados: cepillados regulares

A pesar del denso pelo del keeshond, sus cuidados no son tan difíciles como parecen. El subpelo no tiende a enredarse, por lo que basta con cepillarlo brevemente con regularidad. Una ventaja de este perro es que su pelo huele muy poco. Así pues, no tendrás que preocuparte por el fuerte olor a perro.

Como con todos los perros, hay que examinarle y limpiarle regularmente los ojos, patas, dientes y oídos. También debes llevarlo una vez al año al veterinario, vacunarlo y desparasitarlo.

Alimentación

La cuestión de la alimentación canina siempre suscita dudas entre la gente que tiene perro. Si bien el keeshond es poco exigente, debes asegurarte de que la comida le aporte todos los nutrientes importantes.

La demanda nutricional no solo depende de cada perro, sino también de su edad. Un cachorro en edad de crecimiento necesita una comida diferente que un perro adulto o mayor, que se pasa gran parte del tiempo tumbado. Además, el tipo y la cantidad de ejercicio, el tamaño, el peso y la salud influyen en sus necesidades. En caso de duda, habla con el veterinario o el criador para averiguar qué necesita exactamente tu perro.

¿Qué salud tiene el keeshond?

No se conocen enfermedades típicas del keeshond. Esta raza primitiva es muy poco exigente y disfruta de una salud de hierro.

¿Cuánto vive?

No es infrecuente que estos perros vivan 15 años, probablemente porque la raza no se ha sometido a crías excesivas. Aunque se popularizó mucho por su modestia en tiempos difíciles, particularmente en la Segunda Guerra Mundial, nunca estuvo de moda.

Cría y compra: perro difícil de encontrar

El keeshond sigue siendo hoy en día una raza muy rara. Encontrar un criador que, además, esté esperando cachorros, puede llevar bastante tiempo.

Aprovecha la espera para hacer los preparativos para tu nuevo amigo. Aparte del equipamiento básico, como el comedero y la mantita, deberías pensar en lo siguiente: ¿quién se ocupará del perro si tengo que viajar o estoy enfermo? ¿Qué vacunas son obligatorias? ¿Qué comida necesita mi perro?

Si has encontrado a un criador, examínalo a conciencia. Un criador serio dejará que visites su casa para conocer el entorno de los cachorros y a los padres. Aquí tendrás la oportunidad de hacerle preguntas al criador.

Además, te harás una idea de la tenencia y la socialización de los cachorros. Hasta la novena semana de vida tiene lugar la intensa fase de impronta. Durante este periodo, es imprescindible que experimente una socialización cariñosa.

¿Cuánto cuesta?

Un keeshond de un criador ético cuesta entre 1000 y 1400 euros.

Keeshond
El keeshond es una raza poco común y no es fácil de conseguir.

Historia: ¿el keeshond y el wolfsspitz son idénticos?

Esta pregunta confunde tanto a expertos como a inexpertos. La mayoría de cinólogos utilizan el nombre holandés keeshond y el alemán wolfsspitz como sinónimos de la misma raza. No obstante, si se observan con atención, se pueden ver algunas diferencias entre ambas.

El wolfsspitz es algo mayor que el keeshond y este último tiene el pelo un poco más largo y mullido. Pero ¿cómo es posible que existan estas diferencias?

Ayudémonos de la historia

Para entender la evolución de estas dos razas, hay que retroceder hasta su aparición. Lo que es seguro es que ambas variantes comparten origen y este se remonta a un pasado muy lejano. El spitz es una de las razas más antiguas de Alemania. Gracias a su excelente trabajo como perro guardián de casas y granjas, se hizo indispensable para muchísimas generaciones.

Mascota del Partido Popular holandés

El holandés Cornelis Kees de Gijselaar, líder del Partido Popular neerlandés, también tenía un keeshond. En 1781, el perro de Kees se convirtió en el símbolo de la revolución patriótica. En adelante, los perros de este tipo recibieron el nombre de keeshond.

Hoy día, en los Países Bajos se emplea este nombre como término genérico para todas las variantes del spitz alemán. Para distinguirlos, se añaden complementos del nombre, como dwergkeeshond (spitz enano), grote keeshond (spitz grande) o wolfsgrijze keeshond (spitz lobo).

De Alemania y los Países Bajos al mundo entero

Finalmente, la raza llegó a otros países europeos y a EE. UU., donde se adoptó el nombre keeshond o wolfsspitz, según el origen del perro.

Con el tiempo surgieron dos líneas de cría, cada una de las cuales daba preferencia a distintas características. Poniendo un keeshond holandés al lado de un wolfsspitz alemán se pueden apreciar ligeras diferencias. Por ejemplo, el holandés presenta una alzada más pequeña y un pelaje más largo. El alemán, en cambio, tiene las patas más largas y el pelo algo más corto. Sin embargo, nunca se llegaron a delimitar los dos fenotipos debido a la gran cantidad de rasgos comunes.

En función del país, se utiliza un nombre u otro. Como decíamos, en los Países Bajos se emplea keeshond para designar en general a los spitz. En cambio, en Gran Bretaña y EE. UU. se utiliza exclusivamente para referirse a la variante wolfsspitz.

Por su parte, en Escandinavia se emplean ambos nombres, que designan variantes diferentes. Los cinólogos y criadores alemanes suelen utilizar el nombre wolfsspitz para describir ambos tipos.

Para distinguirlo del keeshond criado en el extranjero, el wolfsspitz alemán también se denomina tipo alemán antiguo.

Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.
12 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.