Mi perro no quiere salir a la calle

Mi perro no quiere salir a la calle

¿Por qué mi perro no quiere salir a la calle y se niega a dar un solo paso?

Casi todo el que tenga perro lo ha vivido alguna vez: toca salir a pasear, pero el peludo no se mueve del sitio. En este artículo te explicamos posibles motivos por los que tu perro no quiere salir a la calle.

Problema con perros adultos

Los perros tienen una necesidad enorme de moverse. Si un perro no quiere salir a la calle en edad adulta porque algo no va bien. Se requiere atención y observación para averiguar el problema.

De hecho, el problema puede ser tanto físico como psicológico. Pero no te preocupes, ya que las causas no suelen ser graves y se pueden resolver rápidamente.

Causa 1: el perro tiene dolor

Si el perro no quiere salir a la calle y lo demuestra con una resistencia activa, el problema podría ser un malestar físico. Puede que tenga dolor en las patas.

Los intentos de motivarlo no servirán para nada. En caso de duda, pídele al veterinario que le eche un vistazo. Él detectará el problema inmediatamente y te dará la solución.

Causa 2: el perro tiene una herida

Cuando busques heridas, mírale primero las patas. Es fácil que sufra desagradables cortes, astillas clavadas y quemaduras por el asfalto caliente en verano.

Para las patas sensibles existen zapatos para perros especiales. Además, van muy bien si sueles pasear con tu perro por pavimentos artificiales. Estos suelos son más duros y se calientan antes que los prados y el suelo de los bosques.

Causa 3: el perro tiene problemas de cadera

Los problemas de cadera suelen ser el motivo por el que un perro no quiere salir a la calle. Algunas razas tienen predisposición genética y en otras puede que el problema aparezca con el paso de los años.

La artrosis provoca rigidez y dolor, lo que le quita las ganas al perro de salir a la calle.

Ayuda a tu perro con artrosis Existen alimentos especiales diseñados para perros con artrosis u otros problemas articulares. En casos graves, se puede administrar una terapia medicamentosa. Otra opción es pedir consejo a un osteópata para animales. Este método suave puede brindarle un progreso maravilloso a tu perro. 

Causa 4: cansancio y estrés

Los perros también necesitan momentos de descanso y recuperación. ¿Puede que tu perro no pueda relajarse debido a la situación vital actual? Además, los ruidos ambientales, las obras y los coches pueden provocarle síndromes de fatiga permanentes.

Estrés temporal

Las experiencias extremas, como los fuegos artificiales, pueden amedrentar a un perro a la larga. En la época después de San Juan o Nochevieja, cuando los recuerdos de las explosiones y los rayos de luz aún están frescos, puede que el perro solo quiera acurrucarse en su camita. Ten paciencia y anímalo a que vuelva a coger confianza.

Causa 5: aburrimiento

Si haces cada día el mismo recorrido con tu perro, al final acabará aburriéndose. A los animales también les gusta un mínimo de variedad.

Por eso, procura tener varias rutas diferentes. Puedes conseguir que se divierta con juegos de atrapar, buscar y traer, paseando por un arroyo junto al camino o con un compañero de juegos.

Causas externas: frío y lluvia

Cada raza tiene su clima de bienestar. Los perros de pelo corto son más sensibles al frío, por lo que no están tan bien protegidos contra el mal tiempo como las de pelo largo.

¿Congelarse por pasear bajo la lluvia? ¡Ni hablar!

Hay perros que desarrollan un verdadero rechazo a la lluvia si han pasado frío alguna vez cuando llovía. Si está lloviendo, estos perros preferirán quedarse en casa.

Chubasquero para perros

A nosotros nos pasa algo parecido, ya que a casi nadie le gusta la lluvia. Sin embargo, tenemos ropa con la que podemos protegernos.

Por eso, si a tu perro tampoco le gusta, protégelo con ropa para perros contra el viento y la lluvia. Él te lo agradecerá y querrá volver a salir a la calle aunque haga mal tiempo.

Mi perro no quiere salir a la calle © Karoline Thalhofer / stock.adobe.com
Un abrigo calentito ayuda contra el frío en invierno.

Mi perro no quiere salir a la calle: el problema podría ser el collar o arnés

Otro de los motivos por los que un perro no quiere salir a la calle puede ser el collar o el arnés. Puede que le rocen, le aprieten o le hagan daño. En este caso, es natural que el perro no quiera salir a pasear.

Por lo tanto, comprueba si el collar o el arnés le van bien y son cómodos. Inspecciona también la zona del collar o el pecho para detectar rozaduras y asegúrate de que el perro tenga suficiente libertad de movimiento.

Consejo: prueba a ver qué solución le va mejor a tu perro. Hay collares y arneses de muchos modelos con ajustes distintos.

Lista de control: cómo enseñar a tu perro a volver a salir a la calle

  • Asegúrate de que tu perro no esté lesionado ni enfermo.
  • Déjalo descansar si ha hecho un gran esfuerzo.
  • Elimina los factores de estrés y crea un ambiente relajado.
  • Mantén la calma y sé cariñoso/a.
  • Ofrécele variedad con nuevas rutas, juguetes nuevos o, si es necesario, un arnés nuevo. Un segundo perro también puede ser la solución.
  • ¿Lluvia o frío? Espera a que mejore el tiempo o equipa a tu perro con un chubasquero.

Problema con cachorros y perros jóvenes

¿Tu cachorro no quiere salir a la calle? Si un perro no quiere salir a la calle en edad de cachorro, esto constituye un caso especial. Aquí deberás tener en cuenta algunos aspectos que para los adultos ya no son tan importantes.

El cachorro está sobrecargado físicamente

A un cachorro aún no se le puede exigir el máximo. A veces, simplemente le falta el entrenamiento necesario para dominar una ruta. Si el cachorro ya no quiere dar ni un paso más, esto a menudo no es desobediencia, sino puro agotamiento.

Pausas: siempre una buena idea con perros jóvenes

Cuando esto pase, deja que el cachorro descanse. Si no puede más debido al cansancio, cógelo en brazos. Así, le demostrarás que lo cuidas, que asumes la responsabilidad y que puede confiar en ti.

Además, los consejos siguientes te resultarán útiles:

  • No hagas rutas largas ni agotadoras.
  • Tómate la negativa del cachorro en serio y no lo fuerces.
  • Una sobrecarga del aparato locomotor en cachorros puede provocar inflamaciones, dolor e incluso trastornos de desarrollo.

Problema con perros miedosos

Un gran problema en los perros jóvenes también es el miedo a salir a la calle. Para ellos, el mundo exterior aún es desconocido. Las nuevas impresiones y el contacto con otros animales pueden abrumarlos fácilmente. Con los consejos siguientes podrás motivar a un cachorro miedoso a salir a la calle.

Ofrécele seguridad

En estos casos, es importante que mantengas el control de la situación. Tu aplomo al manejar la situación le da al cachorro una sensación de seguridad y refuerza tu posición como cuidador.

Consejo: tu perro no puede valorar bien las situaciones de peligro en el entorno y el tráfico. Con la correa podrás tener más control en momentos de riesgo.

Cuando entran en juego otros perros

El contacto con otros perros es muy importante para desarrollar un comportamiento social sano. Es conveniente que fomentes esto activamente. No obstante, no todos los perros sirven de ejemplo, ya que algunos se muestran agresivos cuando van con correa.

Si os encontráis con otros perros, atiende al lenguaje corporal de tu perro. La cola retraída y los intentos de huir son indicios claros de que el perro está agobiado.

En estas situaciones, dale inmediatamente la posibilidad de buscar protección y seguridad contigo:

  • Colócate justo delante de él.
  • Si es necesario, evita físicamente que el otro perro entre en contacto con él.
  • Coge al cachorro inmediatamente en brazos y consuélalo.

El contacto físico ayuda al perro a relajarse

Las situaciones delicadas también pueden salir mal. En estos casos, es importante que le ofrezcas contacto físico a tu cachorro. Con voz tranquila, transmítele que la situación vuelve a estar bajo control y que el peligro ha pasado. Aquí, la paciencia y la empatía son la clave del éxito.

Mi perro no quiere salir a la calle © Ольга Рязанцева / stock.adobe.com
Cachorro en brazos de su cuidadora: la cercanía y el cariño aportan seguridad y confianza.

Conclusión: ¿por qué mi perro no quiere salir a la calle? ¡Busca la causa!

Para acabar, hay que decir que, si un perro no quiere salir a la calle, sus motivos tendrá. Procura estar atento/a al averiguar las causas. Tómate tu tiempo para observar a tu perro.

Examina el cuerpo del peludo para ver si tiene heridas y fíjate en su estado de ánimo y su comportamiento. En general, no te costará dar con el problema que está provocando esta conducta.

Con paciencia, tiempo y amor, tendrás todas las herramientas para combatir su reticencia a salir a la calle.

Nuestros artículos más útiles
8 min

Jadeo en perros: ¿por qué mi perro jadea de noche?

Los jadeos forman parte de un perro igual que lo es mover la cola, por lo que no suelen ser motivo de preocupación. Pero ¿qué pasa cuando mi perro jadea de noche tan fuerte que no puede descansar? Aquí descubrirás las posibles causas del jadeo en perros por las noches y qué puedes hacer para ayudarle.

16 min

Trucos para perros

Dar la pata, ponerse a dos patas o atrapar un snack en el aire... Con estos diez trucos para perros, tu perro y tú seréis populares. Lo mejor es que los trucos para perros no solo entretienen a quienes están cerca, sino que desafían a tu peludo física y mentalmente. Además, el entrenamiento fortalece el vínculo entre ambos.

4 min

Cómo enseñarle a un cachorro a no morder

Por muy adorables que sean, los cachorros pueden morder. En torno a las 6 semanas ya tienen unos 28 dientecitos listos para hincar. Aunque, al principio, esos pequeños alfileres tan solo molesten y apenas hagan daño, es necesario saber cómo enseñarle a un cachorro a no morder.