Abscesos en gatos This article is verified by a vet

Contenido verificado por veterinarios
Escrito por Franziska Gütgemann, veterinaria
Abscesos en gatos

Los abscesos en gatos se forman, sobre todo, en la piel, la mandíbula o los órganos como el hígado. Se trata de un tipo de inflamación en la que se forma pus en las cavidades de los tejidos, que se encapsula por el tejido conjuntivo del tejido circundante. Esta encapsulación distingue un absceso de un empiema, que es una acumulación de pus en cavidades fisiológicas como las cavidades de las articulaciones o los órganos huecos (por ejemplo, el útero). El pus se crea por el derretimiento de las células durante la inflamación, que en los gatos suele darse por infecciones bacterianas en el curso de las lesiones por mordeduras. Los abscesos estériles y no infecciosos son menos frecuentes.

¿Cómo se producen los abscesos en gatos?

Aunque las inflamaciones pueden ser muy dolorosas, el cuerpo persigue un objetivo específico con este síntoma. Para combatir la infección bacteriana unas células importantes del sistema inmunitario penetran inicialmente en el tejido objetivo. Estos granulocitos de neutrófilos combaten las bacterias, por ejemplo, al absorberlas. Después, el tejido se derrite y se encapsula por la formación de tejido conjuntivo. Este último protege el tejido circundante de la infección y evita que las bacterias se multipliquen.

En general, los abscesos en los gatos pueden formarse en cualquier órgano. Entre las bacterias que suelen estar implicadas en los gatos se encuentran gérmenes ambientales como los estafilococos. Sin embargo, bacterias como el Clostridium o la Escherichia coli también pueden provocar abscesos en los bigotudos.

Vías por las que los gérmenes suelen entrar en el cuerpo del felino

  • Heridas abiertas: la causa más frecuente de los abscesos en los gatos de exterior es una lesión por mordedura durante una pelea territorial. Sin embargo, la bacteria también puede penetrar en la piel a través de otras heridas abiertas, como roturas de huesos abiertas, cortes o cuerpos extraños.
  • Torrente sanguíneo: en los gatos y otros animales domésticos el envenenamiento de la sangre (septicemia) puede ser causado por pequeñas heridas o incluso por una inflamación umbilical en los gatitos. A través del flujo sanguíneo, las bacterias pueden colonizar todo el cuerpo y provocar abscesos en los órganos internos (por ejemplo, en el hígado).
  • Enfermedad dental: a menudo los felinos padecen gingivitis (inflamaciones en las encías) o periodontitis. Estos procesos inflamatorios conducen de forma gradual a pequeñas lesiones de la membrana mucosa y de las estructuras dentales. Al haber un gran número de bacterias en la boca llegan con rapidez a la mandíbula del gato a través de la raíz del diente.
  • Inhalación de cuerpos extraños: a veces, los mininos de exterior inhalan hierbas o aristas que se alojan en los pulmones con sus púas. Al no ser estériles y tener una gran variedad de gérmenes ambientales pueden producir abscesos en los pulmones.

Cómo reconocer un absceso en el gato

Es posible reconocer un absceso en gatos por las siguientes características:

  • Enrojecimiento de la piel (eritema)
  • Inflamación (no es visible en abscesos en los órganos internos)
  • Dolor y sensibilidad a la presión: los gatos a menudo reaccionan al dolor cambiando su comportamiento. Por ejemplo, se vuelven agresivos, descansan mucho más o dejan de comer. Sin embargo, debido a su instinto natural de supervivencia muchos bigotudos no muestran su debilidad hasta mucho más tarde.
  • Formación de pus: la consistencia del líquido amarillento puede variar entre líquida, cerosa y desmoronadiza.
  • A veces la cavidad del absceso revienta, lo que lleva a la formación de conductos inflamatorios y fístulas. Si a continuación se produce una intoxicación bacteriana de la sangre (sepsis) irá seguida de fiebre y un empeoramiento del estado general.
Abscesos en gatos

Posibles diagnósticos

Si tu gato cojea, no come bien o incluso presenta una proliferación, debes consultar al veterinario. El diagnóstico diferencial más importante de un absceso es un tumor, que también se manifiesta por una proliferación. Las siguientes medidas de diagnóstico son útiles para encontrar un absceso o para distinguir un tumor:

  • Durante la aspección (análisis) el veterinario busca más indicaciones en la superficie del cuerpo del gato. Por ejemplo, marcas de mordeduras o signos de inflamación como el pus.
  • Para encontrar abscesos dentro del cuerpo se emplean procedimientos de imagen como una ecografía o una radiografía.
  • Los parámetros de la inflamación pueden medirse realizando un análisis de sangre.

Cómo tratar los abscesos en gatos

Cuando un absceso parece que va a estallar debe abrirse de forma mecánica en condiciones asépticas para evitar el envenenamiento bacteriano de la sangre. Esto se suele hacer con una aguja de punción y un control simultáneo con ecografía. Dado que este procedimiento es doloroso y el gato ha de quedarse quieto. La apertura de un absceso en los gatos a menudo se hace con anestesia general o local. El absceso se vacía por completo y luego se limpia. Los abscesos en gatos de los órganos internos requieren omentalización, en la que, por ejemplo, el epiplón se coloca en la cavidad de los abscesos para su drenaje y para mejorar la curación de las heridas. A los gatos se les administra analgésicos y, si es necesario, antibióticos.

Pronóstico

Los abscesos en los gatos varían dependiendo de la localización, el tamaño y el tipo de bacteria. En general, un absceso grande tiende a reventar y, por lo tanto, es más probable que provoque una intoxicación sanguínea que ponga en peligro la vida del minino. La formación de fístulas o la aparición de un absceso en lugares de difícil acceso (por ejemplo, en la cavidad pélvica o en el maxilar superior) también complican el tratamiento y, por tanto, el pronóstico.

Evitar los abscesos en gatos

Para prevenir la formación de abscesos en gatos es muy importante limpiar las heridas lo antes posible. Esto se puede hacer de la siguiente manera:

  1. A menudo, después de las luchas territoriales, solo se reconocen dos marcas de mordeduras. Como los animales siempre muerden con los cuatro caninos, siempre se debe buscar en el lado opuesto del cuerpo las otras dos marcas de la mordida
  2. Antes de limpiar la herida es importante que te laves y desinfectes las manos. Si tienes guantes quirúrgicos en tu casa úsalos para evitar una mayor contaminación
  3. Para limpiar la herida completamente es aconsejable cortar la herida y las áreas de piel circundantes con mucho cuidado
  4. Debes limpiar la herida con una solución salina estéril o con agua fría que hayas hervido con anterioridad
  5. Puedes aplicar soluciones asépticas a la herida con cuidado para desinfectarla con un chorro o mediante un hisopo
  6. No cubras la herida para que pueda secarse y sanar
  7. Observa la herida con regularidad durante los próximos días. No obstante, si empeora es importante que la revise un veterinario.

Nuestros artículos más útiles

¿Cuántos años tiene mi gato?

La edad de los perros se suele deducir de forma sencilla: un año de los perros equivale a siete años de los humanos, dependiendo también de la raza y del peso del can. Ahora bien, ¿cómo se puede determinar la edad de los gatos? ¿Cuántos años suelen vivir? ¿A partir de qué edad se considera a los felinos «senior»?

Métodos anticonceptivos para gatos

Los gatos son unos animales fascinantes. ¿Quién puede resistirse a un adorable gatito y a observarlo, mimarlo y acariciarlo durante todo el día? Pero la realidad es que vivimos en un mundo en el que las protectoras de animales están abarrotadas. Por esta razón, la mayoría de los amantes de los animales son conscientes de la importancia de evitar que su gato tenga una camada.

Vacunas para gatos

Para mantener a tu gato sano y para disfrutar de su compañía durante más años, es importante llevar a cabo una seria de vacunas para gatos. De lo contrario, es susceptible de contraer enfermedades graves que, en determinadas circunstancias, pueden dejarle secuelas permanentes o, en el peor de los casos, causarle la muerte.