28 Agosto 2018 - Actualizado 23 Septiembre 2019

Problemas digestivos en perros

En colaboración con Royal Canin
Problemas digestivos en perros

Cuando la diarrea complica la vida de tu perro

Los trastornos digestivos en los perros son frecuentes y, además, bastante molestos. Asimismo, las causas que originan la diarrea pueden ser muy diversas: una alimentación inadecuada, las enfermedades orgánicas, las infecciones ocasionadas por parásitos intestinales o las alergias se deberían considerar como posibles desencadenantes. Lo primero es que el veterinario trate al perro con los procedimientos habituales, con los que, por lo general, la diarrea «común» desaparece rápidamente. Sin embargo, la cuestión se complica cuando estas alteraciones del aparato digestivo se repiten con frecuencia. Si esto ocurre, se deberán investigar más a fondo los motivos.

La comida adecuada

La principal pregunta que hay que hacerse en estos casos es acerca de la alimentación. Cuanto más sensible sea la digestión del perro, más importante será ofrecerle una comida de gran calidad y fácil digestibilidad. Para canes con digestiones sensibles existen alimentos que fomentan el equilibrio de la flora intestinal. En todo caso, para facilitar el trabajo de los órganos, es conveniente que las raciones diarias se repartan en porciones más pequeñas habiéndolas dejado en remojo previamente con agua a unos 50 °C.

Royal Canin Digestive Care
  • Royal Canin Maxi Digestive Care

    • Pienso completo para perros grandes (a partir de 12 meses) con dificultad para hacer la digestión
    • Estimula la movilidad del estómago y del intestino
    • Con fibra alimentaria preseleccionada: fibras solubles e insolubles que pueden promover la mejora de las deposiciones
    • Alimento prebiótico: apoya el equilibrio y la salud de la flora intestinal
    • Con proteínas LIP de fácil digestión

La cantidad adecuada

Si los síntomas no desaparecen después de haber puesto en práctica estas medidas, se deberán examinar el tipo de alimento y la dosis que se proporcionan a nuestro can. Oriéntate por las instrucciones del fabricante en la parte trasera del envoltorio o por las instrucciones de tu veterinario. Cuando hayas encontrado un tipo de comida que le siente bien a tu peludo, a ser posible evita modificarlo. Si un cambio de alimento fuera necesario por razones imperiosas, la adaptación a la nueva comida debería ser lenta, con una duración aproximada de 7 a 10 días, para evitar problemas digestivos.

Ojo con los snacks

¡Con ellos se producen los errores más comunes en las dietas! Muchos dueños solo tienen en consideración la buena calidad de las comidas principales de sus perros; no obstante, olvidan que los snacks entre horas también pueden ser la causa de los trastornos digestivos. Simplemente deja a un lado las golosinas por un tiempo y comprueba si durante ese periodo aparecen los problemas de digestión. Si todo marcha bien, alimenta a tu can a modo de prueba con un solo tipo de snack. Así podrás averiguar de manera rápida e inequívoca qué golosina le sienta bien a tu perro y cuál no.

¿Hay parásitos detrás de estos trastornos?

La siguiente cuestión clave es sobre el último tratamiento vermífugo que recibió el can. ¿Cuándo y con qué tipo de medicamento se realizó? Algunos productos habituales solo son útiles para el tratamiento de un tipo de gusano específico, por lo que, a pesar de la desparasitación, no se eliminarán todos los parásitos del perro. También puede ocurrir que el perro tenga muchos parásitos y que con un solo tratamiento vermífugo no sea suficiente. En lo que respecta a los canes con diarreas habituales, las heces se deben controlar de manera rutinaria. De esta forma, el veterinario tendrá la oportunidad de seguir el rastro de la verminosis resistente y de identificar si existe un posible organismo unicelular en el intestino. Para combatir este tipo de parásitos se requieren preparados especiales.

Cuando nada de esto ayuda…

Si las causas que provocan estos trastornos digestivos no son las habituales y las molestias persisten, no hay otra que seguir indagando. Existen una serie de pruebas médicas que podrían ser de ayuda en estos casos. Por desgracia, la búsqueda es complicada, ya que hay diversos órganos, desde el tubo digestivo hasta la glándula tiroides, que podrían ser los responsables de estos problemas. Como consuelo se podría decir que una vez se conoce el motivo, casi siempre se encuentran los medios y procedimientos para tratar la enfermedad y curar las dolencias. Además, para casi todas las enfermedades orgánicas crónicas existen dietas especiales. El veterinario está a tu disposición para cualquier consejo sobre la comida adecuada y el tipo de alimentación.

Unos consejos para acabar:

  • Si el perro presenta signos evidentes de encontrarse mal o si además de la diarrea también sufre vómitos, se debe consultar de inmediato al veterinario. De lo contrario, se puede producir rápidamente una fuerte pérdida de líquidos que puede ocasionar un shock y la posterior muerte.
  • Si el can se muestra activo y presenta una ligera indigestión, la necesidad de visitar al veterinario no es tan inminente. Se debe dejar que el perro ayune durante al menos un día para calmar su estómago e intestinos. Sin embargo, ¡beber durante el ayuno es fundamental!
  • Una vez que la diarrea haya desaparecido y el perro vuelva a evacuar con normalidad, debe retomar la dieta habitual.

Artículos más leídos

Alergia en perros

Cuando un perro se rasca repetidamente, lo primero que le viene a uno a la cabeza son los parásitos. Sin embargo, existen otras causas que producen estos picores como, por ejemplo, las alergias. Y es que los canes también sufren reacciones de hipersensibilidad y el número de enfermedades alérgicas va en aumento.

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.

Resfriado en perros

Tos, secreción nasal, ronquera... Ni siquiera los perros se salvan de los resfriados en otoño o en invierno. Al igual que los humanos, es en estas épocas frías y húmedas en las que suelen aparecer los catarros en los perros. Incluso los síntomas del resfriado son parecidos en los perros y en los humanos.