Pancreatitis en perros

Pancreatitis en perros

Un chequeo general en profundidad es el primer paso para diagnosticar una posible pancreatitis.

El páncreas es un órgano que produce, almacena y libera enzimas digestivas. No obstante, existe el peligro de que el órgano se digiera a sí mismo. La consecuencia es una grave pancreatitis en perros. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre esta enfermedad.

¿Hasta qué punto es peligrosa la pancreatitis en perros?

La gravedad de una pancreatitis en perros depende de su curso. Los cursos moderados suelen ir acompañados de síntomas leves. Sin embargo, con un curso grave existe incluso la posibilidad de que el perro muera.

Si el perro contrae una pancreatitis crónica, el tratamiento suele ser de por vida.

kilos gratis

Síntomas: ¿cuáles son los signos más importantes?

Una inflamación del páncreas puede manifestarse de distintas formas en los perros. La forma leve presenta síntomas no específicos, como falta de apetito o agitación.

Además, en la forma aguda se pueden observar estos otros síntomas:

El páncreas se encuentra en la región anterior del vientre del perro. Lo típico es que los perros con dolor en esta zona adopten una postura de oración: con la zona anterior del cuerpo en el suelo y las patas traseras en pie. Se parece mucho a la postura cuando se estiran, pero, en este caso, se mantienen en esta posición. Así, los perros intentan aliviar el dolor.

Además, una pancreatitis también puede afectar a otros órganos, como el hígado, el corazón o los riñones.

Con una pancreatitis crónica se observan estos síntomas:

  • Cansancio
  • Pérdida de peso
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Dolor de vientre no específico

Diagnóstico: ¿cómo se detecta la pancreatitis en perros?

Para diagnosticar esta enfermedad, el veterinario realiza varios exámenes. Una exploración clínica y un análisis de sangre ofrecen indicios importantes. Por ejemplo, si hay un aumento de la lipasa pancreática específica canina (cPLI), es probable que el perro tenga pancreatitis.

Actualmente existen test rápidos, especialmente para pancreatitis extremas en perros. Estos test se realizan directamente en la consulta veterinaria y ofrecen el resultado en pocos minutos.

También se utilizan ecografías para el diagnóstico y radiografías para descartar otras enfermedades. El diagnóstico definitivo se puede realizar con una exploración histológica del tejido pancreático. Sin embargo, se debe efectuar con anestesia general, algo que hay que evitar con una pancreatitis grave.

pancreatitis en perros
Con la postura de oración, el perro intenta aliviar el dolor de vientre.

Terapia: ¿qué tratamientos existen?

La terapia de la pancreatitis en perros abarca varias medidas.

Terapia con fluidos

Los perros con pancreatitis suelen estar deshidratados por los vómitos y la diarrea. Además, también cambia la proporción electrolítica en la sangre. Ambos problemas los puede compensar el veterinario con goteos intravenosos. No obstante, suele ser necesario que el perro ingrese en el hospital.

Terapia del dolor

Una inflamación del páncreas es muy dolorosa. Por eso, es indispensable tratar al perro con analgésicos.

Dietética

Si el perro ya no vomita, ya puede comer y beber agua. En contra de lo que se creía antiguamente, está demostrado que la abstinencia de comida y agua no tiene sentido.

La enfermedad es extremadamente extenuante, por lo que el perro necesita energía. Se recomienda darle una dieta digerible rica en carbohidratos y proteínas, baja en grasas y en pequeñas cantidades.

En la primera fase de la pancreatitis aguda, los perros no suelen querer comer. Si este es el caso, el veterinario deberá colocarle una sonda gástrica.

Advertencia: elegir una comida dietética adecuada puede favorecer las funciones corporales naturales de tu peludo. Sin embargo, debes tener en cuenta que los alimentos dietéticos no pueden ni curar ni prevenir enfermedades. Además, siempre debes consultar a tu veterinario sobre cuál es la dieta más apropiada para tu mascota. En zooplus, puedes encontrar comida dietética especial.

Exámenes regulares

Si tu perro tiene pancreatitis, es necesario controlarle los valores sanguíneos regularmente. También conviene hacerle ecografías periódicamente. Especialmente en la forma grave de pancreatitis en perros, se deben controlar las enfermedades en los demás órganos.

Pronóstico: ¿cuáles son las probabilidades de curación?

Las probabilidades de curación de una pancreatitis en perros dependen, sobre todo, de la gravedad de la enfermedad. Las inflamaciones leves tienen un buen pronóstico. Pero, dado que una pancreatitis leve también puede agravarse, es importante llevar controles frecuentes.

Los cursos graves de la pancreatitis pueden ser mortales. De hecho, suelen producirse complicaciones cuando la enfermedad afecta a otros órganos.

Causas: ¿cómo se produce una pancreatitis en perros?

El páncreas es un órgano que produce, almacena y libera enzimas digestivas. Sin embargo, estas enzimas pueden ser muy peligrosas para el páncreas. Normalmente, este está protegido de la autodigestión por distintos mecanismos. La enfermedad aparece cuando esta protección se rompe.

¿Cuáles son las causas? Existen varias causas que pueden hacer que el páncreas se digiera a sí mismo:

  • Comidas ricas en grasas
  • Sobrepeso
  • Contenido de lípidos sanguíneos elevado
  • Accidentes
  • Trastornos circulatorios (durante la anestesia o un shock)
  • Algunos medicamentos (p. ej., cortisona o antibióticos)
  • Trastornos hormonales (p. ej., síndrome de Cushing diabetes mellitus)

Es frecuente que los veterinarios no puedan determinar la causa exacta de una pancreatitis en perros. En este caso, se habla de pancreatitis idiopática.

Prevención: ¿cómo se puede prevenir?

Por desgracia, no siempre se pueden determinar las causas de una pancreatitis en perros ni influir en ellas. Justamente por eso, es difícil aplicar medidas preventivas.

De todos modos, se pueden evitar los factores de riesgo, como las comidas ricas en grasas y el sobrepeso. Cuando elijas la comida, asegúrate de que la proporción de grasa sea moderada y adapta las cantidades a las necesidades de tu perro.

Nuestros artículos más útiles
5 min

Tos en perros

La tos en perros, al igual que en los humanos, no es una enfermedad independiente. Es un síntoma de afecciones del aparato respiratorio u otros órganos. La tos puede ser también un reflejo para proteger al cuerpo de diferentes elementos, como cuerpos extraños o sustancias irritantes. A menudo la tos puede confundirse con vómitos o regurgitación, estornudos inversos, asfixia o jadeos intensos. Podemos diferenciar entre tos irritativa sin expulsión (tos no productiva) y tos húmeda con expulsión (tos productiva). Ambos tipos de tos pueden ser crónicos o agudos.
11 min

Castrar a un perro

Hace mucho tiempo que la castración es una intervención rutinaria en las clínicas veterinarias. Pero ¿castrar a un perro siempre es una buena idea? ¿Qué diferencia hay entre la castración y la esterilización? ¿Cuánto cuesta el procedimiento? Te contamos todo lo que necesitas saber y los pros y contras de castrar a un perro.
11 min

Vacunas para perros

Sin lugar a duda, las vacunas para perros protegen a tu peludo de enfermedades infecciosas graves. ¿Qué vacunas para perros son obligatorias? ¿Cuándo se realiza la primera vacuna en los cachorros y cada cuánto hay que actualizar la inmunización para protegerles de por vida?