San bernardo

san bernardo

El san bernardo actual ya no tiene mucho en común con su antepasado Barry, un can que salvó la vida a más de 40 víctimas de avalanchas. Ahora es demasiado pesado y voluminoso para ser un perro de avalanchas. Sin embargo, el legendario gigante ha preservado hasta el día de hoy su voluntad innata de ayudar, su buen carácter y su amor por los niños.

Características

Tiene un corazón tan grande como su imponente cuerpo. Su bondad y su amor por los niños hacen que, a pesar de su tamaño, sea popular como perro de familia, incluso en aquellas con niños pequeños. Es un perro tranquilo y equilibrado, que no se irrita con facilidad. Al mismo tiempo, el apacible gigante también es muy sensible y necesita tener un contacto estrecho con sus humanos. La vida en una perrera sería una tortura para este afectuoso can. Le gusta estar siempre cerca de su cuidador, cuya cercanía busca una y otra vez para protegerle. Su fiabilidad, vigilancia e instinto protector le convierten en un buen perro guardián. No suele mostrar su fuerza, lo que, en la mayoría de los casos no es necesario debido a su imponente aspecto. ¿Quién querría poner a prueba la potencia de un perro san bernardo adulto?

Su enorme fuerza no debe subestimarse tampoco en el ámbito familiar. A pesar de ser tan juguetón y cariñoso, un pequeño empujón puede hacer caer a un niño pequeño con facilidad. Para dirigir su incontenible fuerza hacia la dirección adecuada, el gran perro suizo requiere una educación consecuente. Al fin y al cabo, al san bernardo se le conoce también por su tozudez. Este gran perro de raza es un compañero muy obediente y fiel cuando está bien integrado en una familia que le proporciona amor y afecto, además de una educación consecuente.

Aspecto

Con una altura a la cruz de 90 centímetros, los machos llegan a pesar hasta 80 kilos. El san bernardo es una de las razas más grandes y pesadas del mundo. Las hembras también son impresionantes con un tamaño de hasta 80 centímetros. La cabeza voluminosa, el estable cuello y el fuerte cuerpo le dan una apariencia extraordinaria, que puede parecer un poco atemorizante para algunos, pero esto solo hasta que haya mostrado su amable naturaleza.

Hoy en día, el san bernardo puede ser de pelo largo o de pelo corto (stockhaar), que es como era el pelo del can en sus inicios. El pelaje de la variante de pelo largo es de un tamaño medio, es liso y está pegado al cuerpo. Puede estar ligeramente ondulado. Hoy en día, los amantes de esta raza los prefieren de pelo largo. Las variantes de color son de fondo blanco con manchas marrón rojizas o de fondo marrón rojizo con manchas blancas. Según el estándar de la raza se requieren marcas blancas en pecho, pies, nariz, cuello y la punta de la cola. Un collar blanco y una máscara oscura simétrica completan la imagen perfecta del gigante can.

san bernardo

Origen

La historia del san bernardo está estrechamente relacionada con la historia del hospicio en la cima del paso del Gran San Bernardo, en la frontera entre Italia y Suiza. Según la leyenda, el hospicio fue fundado alrededor del año 980 por el monje agustino Bernhard von Menthon. El Mons Joux, como se llamaba el Gran San Bernardo en aquel entonces, se convirtió en ese momento en una de las rutas de comercio y peregrinación más importantes de los Alpes. A partir del siglo XVII, los monjes que vivían ahí tenían y criaban a los grandes canes como perros guardianes y de rescate. Los san bernardo son, sobre todo, conocidos como perros de avalancha que han salvado la vida de numerosas personas.

La raza ganó fama mundial gracias al legendario Barry, que vivió en el hospicio desde 1800 hasta 1812. Se dice que Barry salvó la vida de más de 40 personas que fueron enterradas por avalanchas. La historia de que Barry despertó a un niño enterrado en la nieve lamiéndolo y haciendo que se subiera en su lomo para poder llevarlo al hospicio no se ha podido demostrar, pero le otorgó gran popularidad a nivel mundial.

El origen de la raza san bernardo, al igual que la historia de Barry, no se ha podido constatar con certeza. Mientras que algunos cinológos afirman que sus antepasados son los molosoides, que llegaron a la región de los Alpes hace unos dos mil años con las legiones de Julio César, otros creen que es pariente del mastín de los Alpes. Hay quienes insisten en que proviene del asiático dogo del Tíbet. Ninguna de estas teorías es 100 % segura, sin embargo, no se puede negar una estrecha relación del san bernardo con otras razas de dogos.

Lo que es seguro es que los perros san bernardos anteriores, que se dieron a conocer como perros de avalancha, tienen poco parecido con la raza actual. Aunque los san bernardo de pelo largo parezcan muy imponentes, debido al desarrollo de la raza, ya no son útiles como perros de avalancha y han sido sustituidos por otras razas en este ámbito. Es probable que los san bernardo originarios de pelo corto y más ágiles, se cruzaran en el hospicio con perros terranova. Los monjes regalaban y vendían a los perros, que se volvieron inutilizables para la montaña, a personalidades importantes. Esto hizo que el impresionante san bernardo se convirtiera con el tiempo en una especie de perro de lujo. Hoy en día, el perro nacional de Suiza es, sobre todo, un perro de familia y de compañía. Solo en contadas ocasiones aún se emplea como perro guardián.

san bernardo

Cría y salud

Esta raza de perros legendaria se criaba hasta el año 2005 en el hospicio en el Gran San Bernardo. En la actualidad es la fundación Barry du Grand-St-Bernard quien continúa con la cría de los canes. Cuando comenzó la cría de la raza pura, a mediados del siglo XIX, los primeros criadores aún se guiaban por la variante de pelo corto. Heinrich Schumacher, un carnicero y restaurador de Hollingen bei Bern, es considerado el fundador de la cría de san bernardo moderna. En 1867, sus perros de pelo corto, Sultan y Favorite, consiguieron medallas de oro en una exposición de perros en París. Pero cuando cada vez más y más criadores modernos comenzaron con la cría de un san bernardo de pelo largo y de constitución más grande, Schumacher dejó de criar.

Los visitantes de las exposiciones y los posibles compradores preferían la variante moderna con una cabeza pesada y angulosa, de modo que el perro original del hospicio de pelo corto desapareció poco a poco de la escena. El estándar suizo, al que todos los criadores que pertenecen a un club de san bernardo subordinado de la FCI (Federación Cinológica Internacional) están obligados a seguir, permite tanto a los de pelo largo como a los stockhaar.

Gracias a la buena interrelación de las numerosas asociaciones de san bernardos pertenecientes a la FCI, se ha conseguido hacer del san bernardo un perro bastante sano y robusto. Este gran can de raza se considera hoy en día muy resistente a las enfermedades. Aunque todavía se producen enfermedades hereditarias como la displasia de cadera, que afecta sobre todo a perros grandes, el número de enfermedades se ha reducido gracias a los esfuerzos de la cría. Sin embargo, la esperanza de vida de esta raza suele estar por debajo de los 10 años. Las enfermedades que achacan con frecuencia a los san bernardos son problemas oculares, quistes salivales, diabetes, torsión de estómago y cáncer de huesos.

Para evitar estas enfermedades, los interesados en adquirir un cachorro deben dirigirse solo a criadores serios que pueden probar el buen estado de salud de todos los animales empleados para la cría. Dado que los análisis y los exámenes de salud y las inmunizaciones necesarias suponen unos costes considerables para el criador, es entendible que un cachorro san bernardo sano, con todos los papeles necesarios, solo pueda obtenerse a partir de un precio de 1000 euros.

Alimentación para el san bernardo

Adquirir un perro de raza puro y sano no es suficiente para mantener la buena salud del can. El hecho de que el cachorro se convierta en un perro adulto, sano y ágil está, sobre todo, en manos de su cuidador. La elección de la comida tiene un papel fundamental en esto. La alimentación adecuada depende de varios factores, como la edad, el estado de salud, el peso y la actividad del can. Lamentablemente no hay una respuesta general para la composición ideal de la comida. Para asegurarte, lo mejor es que pidas ayuda a tu criador o al veterinario y así poder elaborar un plan de alimentación.

En general, la composición de la comida debe ser equilibrada, es decir, que las proteínas, los hidratos de carbono y las grasas deben tener una proporción adecuada. Además, el perro necesita recibir una cantidad correcta de oligoelementos y vitaminas. Como regla general para una nutrición adecuada para estos perros descendientes del lobo se considera que el alimento debe consistir en aproximadamente un 70 % de carne, un 20 % de verduras y como máximo un 10 % de cereales.

Que el alimento sea pienso, comida húmeda o fresca depende del paladar del perro y de la decisión de su humano. Al fin y al cabo, es el cuidador del san bernardo el que debe poder integrar en su rutina diaria la compra o la producción de las abundantes cantidades de comida que un perro tan grande requiere. Pero no sobreestimes la cantidad de comida que puede comer un san bernardo. Aún hay demasiados canes de esta raza con sobrepeso. Además, es recomendable evitar las comidas entre horas y los snacks, tampoco se deben sobrepasar las dos o tres raciones diarias. Para evitar la temida torsión de estómago, debe procurarse tranquilidad después de cada ingesta de alimento.

¡Descubre nuestra selección de productos para perros grandes en la tienda online zooplus!

san bernardo

Tenencia y cuidados

Está más que claro que un perro tan grande como un san bernardo solo puede tenerse en una casa con un jardín grande. Los san bernardo no pueden vivir en un pequeño piso en la ciudad. Además, esta raza tan cercana a las personas necesita el contacto directo con su familia y se marchitaría en una perrera. Debes tener en cuenta que este gran can tiende a salivar mucho, por lo que las manchas de saliva en pantalones, sofás o sillones están a la orden del día. Es importante evitar subir muchas escaleras, así como los suelos demasiado lisos para proteger las articulaciones y la musculatura. Esto es vital, sobre todo, al principio de la etapa del desarrollo, pero puede volver a cobrar importancia cuando se hacen mayores.

La necesidad de correr del san bernardo es muy moderada. Tampoco es adecuado para los deportes para perros. Sin embargo, sí que necesita bastante ejercicio en la naturaleza. Los largos paseos junto a su humano son obligatorios. Lo importante es que se le acostumbre a la correa desde pequeño y que, con una educación cariñosa pero consecuente, se le enseñe las normas básicas de comportamiento. De lo contrario puede pasar que sea el perro el que saque a pasear a su cuidador y no al revés. Casi ninguna persona podría competir con la potencia de un can adulto de esta raza. Con una educación temprana y consecuente este afable gigante es muy dócil y obediente.

En comparación con la educación, los cuidados son más laboriosos. El cepillado regular es indispensable en la variante de pelo largo. Además, se debe prestar especial atención al cuidado de los ojos para evitar posibles problemas y detectar enfermedades a tiempo.

Para los amantes de los perros que tienen mucho espacio, tiempo y dinero (al fin y al cabo, tener un perro tan grande no sale barato), un san bernardo será un compañero muy fiel y amable, que sorprenderá a su cuidador con su especial sensibilidad y disponibilidad para ayudar, que no incluye el servir una copa de licor:  las historias sobre los famosos barriles de licor que los perros llevaban alrededor de sus cuellos para calentar a las víctimas de avalanchas son solo eso, historias.

Nuestros artículos más útiles
El inteligente y sofisticado border collie con su brillante pelaje es un perro de pastoreo...
Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.