Retriever de Chesapeake

Retriever de Chesapeake

Este fuerte y robusto retriever debe su nombre a su lugar de origen, la bahía de Chesapeake, en Maryland, EE. UU. El retriever de Chesapeake se crio para la caza acuática y actualmente se caracteriza por su valor, resistencia y dureza. A diferencia de otros retrievers, cuenta con un marcado instinto protector y guardián.

Carácter: adicto al trabajo

El retriever de Chesapeake es el sueño de cualquier empleador: la mayoría de sus trabajadores matarían por tener su pasión, resolución y resistencia. La alegría con la que asume sus tareas es casi contagiosa. Ningún cometido es demasiado duro, ningún agua demasiado fría, ninguna maleza demasiado estrecha ni ningún pato demasiado pesado. El currante de los retrievers no solo es un cazador apasionado y útil, sino también un perro guardián y de salvamento valiente y habilidoso. Como perro de caza, demuestra sus dotes principalmente en la caza acuática. Se abre camino con valor por el hielo, nada en aguas heladas e incluso bucea en busca de la presa. El retriever de Chesapeake no se da por vencido hasta que lleva al pato o ganso al cazador humano. Además, tiene un olfato tan bueno que también es un excelente levantador y sabueso.

Carácter sensible con una pizca de cabezonería

Todo lo duro e independiente que se muestra el Chesapeake Bay retriever en el trabajo lo tiene también de sensible. Establece un vínculo muy estrecho e intenso con su familia, especialmente con su persona de referencia. Es cariñoso, bondadoso y bueno con los niños, como se espera de un retriever. Sin embargo, también puede ser muy cabezota, una cualidad que no atribuiríamos obligatoriamente a un retriever. Como antiguo perro de servicio que es, está acostumbrado a trabajar y tomar decisiones por su cuenta. Su inteligencia y seguridad en sí mismo hacen que dude del sentido de ciertas órdenes y ejercicios de adiestramiento. Por lo tanto, a veces decide ir a su bola. No obstante, seguirá de buena gana a un líder que reconozca su afán por trabajar y le confíe tareas que lo estimulen física y mentalmente.

No es el típico perro familiar

Un retriever de Chesapeake que no pueda trabajar se convierte rápidamente en un perro problemático. No cumple ni de lejos con su papel de perro familiar, que la mayoría de retrievers asumen con entusiasmo. Si no lo usas para la caza, al menos deberás confiarle la tarea de perro guardián. En efecto, este despierto perro posee un instinto protector marcado, a diferencia de las demás razas de retriever. Sin embargo, este rasgo también puede traer problemas. Como alternativa a la falta de tareas, algunos tienden a llevar la protección de su territorio al extremo. Así pues, colman de ladridos a las visitas, incluso al cartero, para desesperación del cuidador, pero también de los vecinos. No obstante, con un adiestramiento constante por parte de alguien con experiencia, una socialización temprana y mucho ejercicio físico, se puede poner freno a esta conducta.

Aspecto

Su pasado como perro de trabajo se hace patente también en el exterior. Presenta una altura de hombro de hasta 66 cm en los machos y de 61 cm en las hembras. El peso se sitúa en 36 kg y 32 kg respectivamente. Con ello, es claramente un retriever grande y pesado. Su constitución musculosa está perfectamente adaptada a las condiciones de trabajo correspondientes. Así pues, según su tarea, surgieron varios tipos dentro de la misma raza: uno muy compacto, otro atlético de patas largas y otro corpulento y fuerte.

Color según el entorno de trabajo

El color y el pelaje del retriever de Chesapeake también están adaptados a su ámbito de uso. Como pasa con la mayoría de retrievers, se prefiere el monocolor. No obstante, la paleta cromática, que puede presentar el pelaje en distintos matices, es muy grande. Va desde un tono hierba seco (light deadgrass o dark deadgrass) hasta los marrones más dispares (light brown, brown o dark brown), pasando por rojo claro (binse/sedge) o un marrón grisáceo (tan). El pelo corto y denso, a veces un poco graso, es extremadamente repelente del agua gracias a su estructura y subpelo tupido. Por eso, permite al perro nadar mucho tiempo incluso en aguas heladas. El pelo del cuello, el lomo y la cola es ligeramente ondulado. En cambio, es liso en la cabeza, el vientre y las patas.

¿Sonreír, arrullar y cantar? ¡Ningún problema!

El color de los ojos debe hacer juego con el del pelaje y suele ser ámbar o marrón claro. Algo que llama la atención son los gestos y el abanico de sonidos con los que algunos reclaman atención: por ejemplo, los labios ligeramente elevados, que parecen dibujar una sonrisa, o los sonidos que parecen arrullos, gruñidos o incluso cantos, también a la tirolesa.

Historia

El retriever de Chesapeake es un auténtico perro exótico dentro del grupo de los retrievers. Esto no solo se debe a su instinto protector y guardián ni a su voz, sino también a su origen. Es la única raza de retriever cuyo origen se encuentra en América. Su historia todavía no está clara científicamente, aunque existe una preciosa leyenda al respecto. Al parecer, hubo dos terranovas que en 1807 naufragaron en un barco en la bahía de Chesapeake, en Maryland (EE. UU.).

Sailor y Canton

Sailor, un macho rojizo, y Canton, una hembra negra, aguantaron horas en las aguas heladas antes de que los rescataran los costeños. Estos quedaron tan impresionados por la resistencia de los terranovas y sus habilidades acuáticas que los formaron para cobrar patos. Aunque Sailor y Canton nunca se aparearon, se consideran los antepasados del retriever de Chesapeake actual. Los cinólogos sospechan que la raza, registrada en el Kennel Club americano en 1878, es un cruce de varias razas. Estas eran el flat coated retriever, el curly coated retriever, el irish water spaniel y varios setters y coonhounds.

¿Dónde puedo verlo en vivo?

En su patria, el retriever de Chesapeake es famoso incluso más allá de las fronteras de Maryland. Disfruta de una creciente popularidad como ayudante de caza diligente, cobrador incansable, perro guardián valiente y compañero deportista para expertos. En Europa también hay cada vez más admiradores de este retriever fuera de serie. Si te interesa la raza, acude a una asociación oficial de retriever para preguntar por criadores nacionales y extranjeros. Una buena manera de conocerlo en directo y hablar con otros cuidadores es el encuentro anual de Chesapeake Bay retriever. Este se celebra periódicamente en algunos países europeos, como Alemania, Austria, los Países Bajos y el Reino Unido.

Retriever de Chesapeake

Compra de cachorros

Antes de comprarte un cachorro, asegúrate primero de que el retriever de Chesapeake sea una raza adecuada para ti. Como decíamos, este perro de caza no es un retriever al uso ni el típico perro familiar. Se requieren muchos conocimientos, perseverancia y, sobre todo, tiempo para estimularlo y adiestrarlo como es debido. Habla con el criador sobre las tareas que asumirá en la familia y cómo te imaginas el futuro con él. Un criador responsable que trabaje según las normas de la FCI te asesorará e informará sobre la raza en general y sus perros en particular. Esto también incluye la posibilidad de que te desaconseje que lo compres. El precio actual de un cachorro de pura raza y cría seria es de unos 1300 euros.

Lee también nuestro artículo sobre la llegada de un cachorro: equipamiento básico y consejos.

Salud y enfermedades típicas de la raza

La ventaja de comprar un cachorro de cría seria es, sin duda, la salud del animal. Antes de que un perro se admita para la cría, se somete a varias pruebas de enfermedades hereditarias, como displasia de cadera y codo, y enfermedades oculares. También se realizan test de carácter recomendados, pruebas para perros de compañía y exámenes de caza con señuelo o superiores. Antes de llegar a tu casa, el cachorro recibe el chip y las primeras vacunas y desparasitaciones. Los costes del veterinario suelen ser moderados con este perro porque es muy robusto y sano.

Alimentación

¿Qué papel desempeña?

La salud de un perro no solo depende del material genético de sus antepasados. Hay otros factores que influyen en gran medida en su bienestar y vitalidad. El más importante de todos es la alimentación. Una alimentación incorrecta puede provocar numerosas enfermedades que van mucho más allá del sobrepeso. Además, una alimentación saludable previene muchas enfermedades. Puede reducir dolencias ya existentes y, así, contribuir enormemente al bienestar del perro. Esto también vale para la alimentación del retriever de Chesapeake.

La comida ideal contra los problemas articulares

Como muchas otras razas grandes, el retriever de Chesapeake es propenso a los problemas articulares (displasia de cadera o codo). En fase de crecimiento, debe comer un alimento adaptado a su edad y nivel de actividad. Si la comida es demasiado energética, puede producirse un crecimiento longitudinal excesivamente rápido de los huesos. Los cartílagos y ligamentos aún no son suficientemente estables para soportar el peso de los huesos. Por lo tanto, es inevitable que el perro sufra enfermedades esqueléticas más tarde. Además, una mala relación de calcio-fósforo en la comida puede provocar problemas en los huesos y articulaciones. Sin embargo, el contenido nutricional no solo debe adaptarse a las necesidades reales del cachorro, sino también del perro adulto.

Lee también nuestro artículo sobre comida para perros con problemas articulares.

Demanda nutricional

Aunque la alimentación canina está principalmente compuesta por carne (70-80 por ciento), la frescura, el tipo y el origen de esta y de las verduras, el arroz o los copos también influyen enormemente en el aporte de nutrientes, minerales y vitaminas. Para asegurarte de lo que realmente necesita tu perro, es importante que conozcas su demanda nutricional. Esta varía de un perro a otro. Después de todo, un perro que se mete en el agua a diario para cobrar patos necesita más que uno que solo vigila la casa.

Cuidados

Los cuidados del retriever de Chesapeake son muy sencillos. Su pelo corto y denso es tan resistente como él, y repele la suciedad y el agua eficazmente. No obstante, conviene que lo cepilles periódicamente para eliminar pelos muertos y airear el subpelo grasiento. Además, debes inspeccionarle los ojos, oídos y patas con regularidad, y limpiárselos cuando sea necesario. De este modo, no solo detectarás infecciones a tiempo, sino que a veces también podrás prevenirlas.

Retriever de Chesapeake

Tenencia y ejercicio

A diferencia de la alimentación y los cuidados, el entretenimiento del retriever de Chesapeake es bastante más laborioso. Como perro de trabajo que es, requiere tareas con sentido que pueda practicar durante varias horas al día. Además, estas deben estimularlo tanto física como mentalmente. Los paseos largos, las salidas de ciclismo o footing y las excursiones a un lago son importantes, pero no bastan. Si no lo vas a tener para la caza, deberás ofrecerle actividades sustitutivas adecuadas. Podéis practicar actividades de cobro en tierra y agua, incluso con señuelos. Otra opción es una formación para perros de salvamento o los deportes caninos, como el agility. Lo importante es satisfacer sus preferencias, sus ganas de cobrar, su instinto de caza y su pasión por el agua.

El entorno ideal

Una casa aislada en la naturaleza con un jardín vallado grande es ideal para este perro amante de la libertad. Si, además, hay un lago o arroyo cerca donde pueda bañarse cuando quiera, el entorno ya es inmejorable. En cambio, en una ciudad no estará a gusto. Su marcado instinto guardián y protector, y el impulso de ladrar a los vecinos podrían convertirse en un problema. Por contra, en el campo debes permitirle que vigile la casa.

Adiestramiento

El retriever de Chesapeake es, ante todo, un perro de trabajo. Los principiantes y familias que busquen un perro de compañía sencillo deberían considerar otra raza de retriever. Es diligente y obediente, pero solo cuando está estimulado física y mentalmente, y su afán de trabajar se toma en serio. Necesita una jerarquía clara que se le muestre con constancia desde cachorro. Además, hay que tener en cuenta que este es un perro de una sola persona. Por lo tanto, está obsesionado con su persona de referencia. Tolera y protege a los demás miembros de la familia, pero esto no significa que acate siempre sus órdenes. Así pues, trasladar el mando temporalmente a otra persona, por ejemplo, en vacaciones, promete ser complicado.

Socialización temprana

Además, lo de esperar —en lugar de trabajar— no es algo que el Chesapeake Bay retriever lleve en la sangre. Por lo tanto, debe aprender desde el principio que es su cuidador/a quien fija los horarios. La rutina y los horarios fijos de las comidas, las pausas y el trabajo le proporcionan estructura y lo ayudan a contener su temperamento. Para llevar su instinto guardián y protector por buen camino, también es necesaria una socialización positiva desde el principio. Cuanto más contacto tenga con otros perros, animales y personas, menos lo inquietarán o despertarán su desconfianza después.

Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.
12 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.
9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.