Perro de Groenlandia

Perro de Groenlandia

Desde Groenlandia, la mayor isla del mundo, este peludo ya les ha robado el corazón a unos cuantos. Sin embargo, la tenencia de este perro de trineo no solo requiere experiencia, sino también mucho espacio y tiempo. Las necesidades de moverse del robusto perro de Groenlandia son muy altas.

Aspecto típico de perro de trineo

Las características de este perro siempre han sido más importantes que su aspecto. Su fuerte constitución le permite arrastrar cargas por la nieve durante mucho tiempo. Puede haber variaciones de tamaño, pero los machos suelen medir más de 60 cm y las hembras, más de 55 cm. Tiene las orejas erguidas, triangulares y ligeramente redondeadas en la punta. La cola la lleva levemente enroscada sobre el lomo. El pelaje está compuesto por un subpelo suave y una capa externa lisa y más bien áspera. El pelo de la cabeza, las patas y la parte inferior de la cola es más largo que el del resto del cuerpo. Con la excepción del merlé y el albino, se admiten todos los colores. Además, los ojos deben estar un poco inclinados y ser oscuros. El estándar considera descalificantes los ojos azules o de distinto color.

Una de las razas más antiguas del mundo

El perro de Groenlandia lleva siglos acompañando a los inuits en su patria. Se cree que llegó a América del Norte hace más de mil años con sus antepasados siberianos. En las gélidas extensiones, sigue sirviendo actualmente a los habitantes como perro todoterreno. De hecho, su cría siempre se ha concentrado en su robustez y su capacidad para trabajar. Ayudaba en la caza de focas y osos polares, y arrastraba cargas por el hielo y la nieve a lo largo de grandes distancias. En épocas de escasez, los habitantes también lo utilizaban antiguamente como alimento.

Las extraordinarias cualidades físicas del perro de Groenlandia también despertaron el interés de los antiguos exploradores polares. De hecho, lo consideraban un compañero ideal para sus expediciones. Por ejemplo, Roald Amundsen, el explorador más célebre del Ártico y la Antártida, se acompañaba de estos perros. La raza tiene su origen en Groenlandia, por lo que se encuentra bajo el auspicio de Dinamarca. A nivel genético, es idéntico al perro esquimal canadiense, no reconocido por la FCI. Hoy en día, el perro de Groenlandia es una de las cuatro razas de perros de trineo. Aparte él, estos son el alaskan malamute, el samoyedo y el husky siberiano.

Compañero de manada independiente

El carácter de este perro lo define su ámbito de uso. Como perro de trineo de los inuits, es muy resistente y enérgico. Además, es un compañero de caza valiente con un instinto de caza marcado. Como solía vivir en jauría prestando sus fieles servicios a varias personas, no se vincula estrechamente a una sola. Al contrario, es simpático con la gente en general, por lo que no es un buen perro guardián. Sin embargo, nada le quita la oportunidad de saludar a los amigos —incluso a los desconocidos— con alegría y potencia. Por cierto, el perro de Groenlandia no es muy ladrador, pero sí que aúlla mucho. Le encanta vivir en manada con otros perros.

Perro de Groenlandia © Dogs / stock.adobe.com

Adiestramiento para expertos

Si quieres adiestrar a un perro de Groenlandia, necesitarás conocimientos, experiencia y, ante todo, mucha paciencia. Este perro tan independiente necesita una jerarquía clara, que pondrá en duda cuando se dé la ocasión. Esto vale tanto ante otros perros como ante su cuidador. Requiere una perseverancia con aplomo y un adiestramiento comprensivo que acepte su cabezonería. Estimularlo tanto física como mentalmente es un requisito esencial para un buen adiestramiento. En efecto, un perro de trineo no estimulado querrá desfogarse de otra manera, probablemente no de una de tu gusto. Es conveniente llevarlo a una escuela para cachorros para que socialice mucho con perros de distintos tamaños y razas. Si quieres llevarlo a una escuela canina cuando sea adulto, asegúrate de que el adiestrador tenga experiencia con el carácter especial de los perros de trineo.

Salud de hierro

El objetivo de cría del perro de Groenlandia es desde hace siglos la robustez. Así pues, no es de extrañar que apenas tenga problemas de salud. Sin embargo, cuando lo compres debes asegurarte de que los padres dispongan de certificados que demuestren que no tienen displasia de cadera. En efecto, algunas líneas presentan una ligera tendencia a esta enfermedad. Además, como todos los perros grandes, puede sufrir una torsión gástrica. Por eso es tan importante que descanse después de las comidas para hacer la digestión. Debido a su origen y al pelaje adaptado al frío glacial, es sensible al calor, por lo que no debe vivir en países cálidos. Además, no conviene que haga deporte por encima de quince grados de temperatura. Este perro está más a gusto en invierno. No obstante, cuídale las patas en invierno, ya que la sal para la nieve puede agrietarle o inflamarle la piel.

Alimentación: comida para deportistas de resistencia

Cuando tira de un trineo, el perro de Groenlandia consume muchísima energía y necesita una alimentación adecuada. También es importante adaptar las cantidades al ejercicio y la constitución de estos perros. La información del fabricante en este sentido son meros datos orientativos. En el caso de los cachorros, la demanda energética es menor, ya que solo deben hacer un ejercicio moderado. Dale al cachorro tres o cuatro raciones al día de un alimento de buena calidad.

Independientemente de la edad de tu perro, la carne debe figurar en el primer puesto de la lista de ingredientes. Además, la comida no debe contener cereales. Si tu perro hace grandes esfuerzos, deberás aumentar las cantidades en consecuencia. La comida debe presentar un porcentaje alto de grasas y pocos carbohidratos y fibras alimentarias para proporcionarle suficiente energía. Es importante separar el deporte de la última comida en el tiempo. Lo mejor es que lo alimentes tres horas antes de entrenar y que no se mueva mucho después de comer. Solo así podrás minimizar el riesgo de la peligrosa torsión gástrica. También es importante que el peludo siempre tenga agua fresca a su disposición. Cuando salgáis de excursión, lleva suficiente agua contigo.

Cuidados

Basta con un peine de púas gruesas para peinar el suave subpelo del perro de Groenlandia. Esto deberás hacerlo con más frecuencia durante el periodo de muda, ya que este perro pelecha mucho, y no solo en la muda. Si el perro se ha ensuciado, suele ser suficiente con dejar que se seque y peinarlo a fondo. La suciedad persistente se puede eliminar frotando el pelaje suavemente con un paño húmedo. En general, no es necesario bañar al perro. Si algún día tienes que hacerlo, utiliza un champú suave para perros.

Conviene inspeccionarles las uñas a los perros mayores, que se mueven menos, para ver si están demasiado largas y cortárselas si es el caso. Además, ten a mano productos de limpieza ocular y auricular, así como una pinza quitagarrapatas, por si los necesitas. Para el cuidado dental existen snacks dentales especiales para perros. También puedes recurrir a la pasta y el cepillo caninos, que combaten el sarro muy eficazmente. Mucha gente practica este ritual regularmente con su perro. Sin embargo, deberás empezar cuando sea cachorro.

Entretenimiento

Desfogar a un perro de Groenlandia como es debido en nuestras latitudes es una tarea exigente para la que poca gente tiene suficiente tiempo y espacio. Lo ideal sería entrenarlo como perro de trineo, lo que es bastante complicado en la mayoría de países. Una alternativa es el entrenamiento con carros de tiro. Además, el canicross ofrece a la gente deportista la oportunidad de explorar la naturaleza con su perro. A este peludo le encantan las rutas kilométricas por el bosque como complemento. No obstante, no pierdas de vista su marcado instinto de caza. Es obligatorio que lo tengas controlado para poder disfrutar de rutas relajadas. Asegúrate siempre de que el ejercicio esté adaptado a su edad y no le exijas demasiado.

Perro de Groenlandia © Dogs / stock.adobe.com

¿Encaja conmigo?

El perro de Groenlandia es para expertos deportistas que valoren su independencia y quieran hacer cosas con él en la naturaleza. En ningún caso debe vivir en un piso, en una ciudad ni en una región cálida del sur de Europa. Si quieres tener un perro de Groenlandia, deberás pensar en comprar dos, ya que les encanta estar con otros perros. Si vives en el campo, podrás tenerlos en grupo al aire libre en un jardín vallado con una perrera abierta. Aquí pueden buscar una zona de sombra en verano, obligatoria debido a su sensibilidad al calor.

Lógicamente, el perro de Groenlandia también disfruta del entorno familiar, pero no es el clásico perro de personas. Después de todo, nunca fue un perro familiar ni de compañía, sino de trabajo, algo que no debes olvidar. Si puedes estimularlo como es debido, puede convivir bien con una familia y llevarse genial con los niños. En cambio, los gatos y animales pequeños no son buenos compañeros para este cazador ambicioso. No hace falta ser un profesional canino para tener este perro. Sin embargo, sí que conviene tener algo de experiencia y no subestimar el tiempo y esfuerzo que requiere. Debido a estas exigencias, el perro de Groenlandia es una raza para expertos que puedan satisfacer sus altas exigencias.

¿Dónde puedo encontrarlo?

El perro de Groenlandia es toda una rareza en Europa. Por ejemplo, en Alemania solo han nacido unos pocos cachorros al año en los últimos tiempos. En España, la raza ni siquiera está inscrita en el registro de la Real Sociedad Canina. Así pues, si quieres tener uno, deberás acudir a asociaciones de perros nórdicos. Estas podrán darte el contacto de criadores de la raza y asesorarte sobre sus requisitos de tenencia. Si buscas un perro de trineo y no lo encuentras en tu región, piensa en si alguna de las otras tres razas podría ser una alternativa. Por ejemplo, el husky siberiano es mucho más fácil de encontrar en Europa. Un poco menos frecuentes, pero también relativamente fáciles de encontrar, son el alaskan malamute y el samoyedo. Sin embargo, todas estas razas presentan dificultades al cuidador/a.

Si buscas un perro de Groenlandia adulto, pregunta en la protectora de animales por perros de razas nórdicas. Seguramente no encontrarás ninguno de pura raza, pero sí muchos perros nórdicos sin hogar. Esto suele deberse a que su cuidador/a había subestimado su necesidad de hacer ejercicio. No obstante, una búsqueda en internet puede ser la clave. Los clubes de razas nórdicas también pueden ayudarte en tu búsqueda. Seguro que encontrarás un perro nórdico que te engatuse con su encanto. Lo ideal es que no esté muy lejos de ti para que puedas ir a visitarlo antes de decidir adoptarlo. Además, piensa que estos perros son más felices cuando viven en grupo. Pregunta al criador o a la entidad de adopción hasta qué punto encajaría el perro con uno que ya tengas o si deberías adoptar dos.

Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.

9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.

11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.