Otterhound

Otterhound

El otterhound, o perro de nutria, es uno de los perros de caza más cariñosos que hay. Sin embargo, su simpática cabezonería y su gran pasión por la caza requieren experiencia y algo de paciencia.

Aspecto

Más de un inexperto podría pensar que el otterhound, con su aspecto primigenio, es un mestizo. No obstante, su apariencia está perfectamente adaptada a su tarea original. Su altura de hombro de unos 69 cm —61 cm en las hembras— le permite vadear aguas en que los perros más pequeños pierden el equilibrio. Su pelaje áspero es semilargo y algo aceitoso, lo que beneficia su trabajo en el agua. Asimismo, sus grandes patas le facilitan moverse en el agua fría. Presenta una cola larga que lleva colgando, al igual que las grandes orejas caídas. La variación cromática es enorme y se compone de estos colores: negro, negro y fuego, trigo, azul y crema, hígado y arena, y gris.

Historia

Su nombre lo dice todo: el otterhound es un cazador de nutrias (otter significa nutria en inglés). En el Reino Unido, en particular, se practicaba la caza de nutrias en el siglo XIX para proteger los estanques. Para algunos, la caza de nutrias era un mero pasatiempo o iba dirigida a las pieles de estos valientes animales acuáticos.

El origen de este perro se encuentra en el Reino Unido. Se cree que se cruzaron perros franceses con líneas de perros de caza británicos, como el bloodhound. El objetivo era fomentar el uso de los perros en la caza acuática. Los bloodhounds tienen un olfato extraordinario, incluso para ser perros, lo que también es cierto para el otterhound. El resultado de los cruces fueron perros robustos a los que les gustaba pasarse horas en el agua para sacar su botín. Al buscar a las nutrias, los peludos se orientaban por las burbujas de aire para seguirles el rastro. La resistencia sigue siendo hoy día una de sus especialidades. De hecho, la caza en el agua podía durar hasta cinco horas y en tierra, hasta doce.

En cuanto el otterhound divisaba posibles presas, llamaba la atención ladrando. El apogeo de este perro solo duró unas cuantas décadas. La raza surgió en el siglo XIX, a finales del cual apenas había nutrias que cazar. Esto, a su vez, diezmó la cifra de perros cazadores de nutrias. La FCI reconoció la raza en 1979. Hoy en día, la caza de nutrias está prohibida por motivos de protección de las especies. A consecuencia, el otterhound ha devenido una raza extremadamente rara. Actualmente, algunos cazadores lo utilizan como sabuesos, es decir, para buscar animales heridos de bala. En el Reino Unido figura en la lista de razas amenazadas. De hecho, se cree que quedan menos de mil ejemplares en todo el mundo. La consecuencia es que la mayoría de criadores activos están interconectados para practicar una cría de conservación.

Carácter

Cariñoso con los niños, de buen humor y dispuesto a todo: el otterhound es un perro alegre, lo que lo hace tan atractivo para familias. Sin embargo, su aptitud como tal está limitada. El otterhound sabe lo que quiere y los deseos de su cuidador/a son secundarios para él. Si buscas un perro obediente, con este te equivocarás. Debido a su simpatía, no es apto como perro guardián o protector. No obstante, ladra a los desconocidos y su aspecto imponente podría impedir que más de uno entre en su territorio. Esta raza es muy sociable y se lleva bien con otros perros.

Adiestramiento con paciencia y sentido del humor

Si quieres adiestrar a un otterhound, deberás aportar algo de paciencia y una buena dosis de sentido del humor. Al fin y al cabo, este perro solo aprende lo que quiere. Se le pueden enseñar las bases del adiestramiento, pero no es muy fan de la obediencia disciplinada ni de recibir muchas órdenes. Si se agobia, te ignorará. Cuando algo se le mete en la cabeza, persigue su objetivo con persistencia. Así pues, pídele la medida exacta de obediencia, pero ofrécele la posibilidad de desplegar su cabezonería. A fin de cuentas, esta forma parte de su carácter.

Es recomendable llevarlo de cachorro a una escuela canina. No obstante, elige una que tenga experiencia en perros con un carácter similar, como el beagle, mucho más común. Como este perro siempre es cordial y no da muestras de convertirse en el macho alfa de la manada, los déficits de adiestramiento suelen manifestarse en forma de malas costumbres o la incapacidad de responder a la llamada del cuidador/a. Con un peso de hasta cincuenta kilos, esto puede convertirse en un problema, aunque el perro vaya con correa.

Otterhound © Christian Müller / stock.adobe.com

Salud

El otterhound es robusto, pero tiene un factor de riesgo que es el patrimonio genético muy reducido de solo unos mil ejemplares en todo el mundo, distribuidos entre Nueva Zelanda y los Países Bajos. Es indispensable una buena colaboración entre criadores. Esto es así porque solo con el intercambio de perros entre continentes puede lograrse una cría de conservación sana. Así pues, antes de adoptar un cachorro, pregunta al criador sobre sus medidas de reducción de los riesgos genéticos que conlleva un factor de cría consanguínea excesivo.

Además, esta raza presenta predisposición a la displasia de cadera y codo. Por eso, los padres deben contar con certificados médicos favorables antes de usarse en la cría. Procura que tu peludo tenga un peso saludable para mantener sus articulaciones en forma hasta edades avanzadas. Por otra parte, el perro de nutria tiene una alta probabilidad de contraer epilepsia. Como no existen pruebas para saberlo de antemano, el criador debe investigar el árbol genealógico a fondo antes de elegir a los animales.

Alimentación

¿Qué hay que darle de comer?

¿Cuál es la mejor alimentación para el otterhound? En periodo de crecimiento, asegúrate de que no coma un alimento demasiado energético. Esto podría hacer que creciera más rápido de lo que sus articulaciones podrían soportar. Un cachorro necesita hasta cuatro comidas al día, mientras que el perro adulto tiene bastante con dos. Después de comer, debe descansar para prevenir una peligrosa torsión gástrica. En cuanto al alimento ideal, existen tantas opiniones como fabricantes y variedades. Sin embargo, hay varios criterios que apuntan irrefutablemente a la calidad de un producto. Dos de ellos son un alto contenido de carne y la ausencia de cereales como ingrediente de relleno barato. El azúcar está prohibido en los premios. Es mejor que recompenses a tu perro con caricias, snacks dentales o artículos masticables deshidratados, como panza. Estos lo tendrán ocupado un buen rato.

Cuidados

Cepilla el pelo áspero del otterhound periódicamente. Al hacerlo, descubrirás hojitas y ramas que podrían haberse quedado enganchadas en el subpelo. Aprovecha para echarles un vistazo a las orejas caídas, ya que son propensas a las inflamaciones por su anatomía. En casa deberías tener utensilios de cuidado a mano, como limpiadores auriculares, pinzas quitagarrapatas y cortaúñas.

Si el perro está sucio, la suciedad suele poder eliminarse con el cepillo una vez seca. Sin embargo, no está de más acostumbrarlo desde cachorro a los baños. Aunque a estos perros les encanta el agua, bañarse en casa no es lo mismo que nadar en un lago. Utiliza un champú suave para perros y asegúrate de que no se enfríe. Eso sí, báñalo solo en casos excepcionales. Además, este perro no necesita trimming. Para la higiene dental puedes recurrir a snacks dentales o carne de vacuno cruda. Hay gente que le lava los dientes a su perro con pasta y cepillo especiales para perros. Aunque es algo más laborioso, es el método más eficaz para prevenir el sarro.

Otterhound © Christian Müller / stock.adobe.com

Actividad

Al otterhound le encantan las excursiones largas por la naturaleza y el agua. Lo ideal sería ofrecerle la posibilidad de nadar regularmente, aunque esto no siempre es viable porque no todos responden eficazmente a la llamada del cuidador/a. Si lo tienes como perro familiar, es obligatorio que le ofrezcas un entretenimiento adecuado a la especie. Por ejemplo, el flyball y el agility son deportes estupendos para él. Además, le gusta cualquier actividad de olfateo, especialmente porque es capaz de seguir rastros de varios días. Enséñale a buscar objetos o prueba el mantrailing con él. ¡Seguro que le encantará!

Sin embargo, la diversión también requiere algo de entrenamiento hasta que el otterhound entienda de qué va. Tómatelo con calma el primer año y evita que corra demasiado, que salte y que suba escaleras. El riesgo de que contraiga displasia de cadera sería demasiado grande. Cuando sea adulto, puede correr, nadar o trotar junto a tu bicicleta. Además, hay ejemplares que se utilizan como perros de terapia debido a su gran simpatía.

¿Encaja conmigo?

¿Tienes experiencia en perros, paciencia, un terreno en el campo con valla y mucho tiempo para tu peludo? En ese caso, puedes plantearte adoptar un otterhound. Antes de tomar la decisión, habla con gente que lo tenga para informarte ampliamente sobre la raza. En efecto, la cabezonería de este perro tan encantador no es recomendable para todo el mundo. Pese a su pasión por la caza, es apto como perro familiar porque es muy simpático con las personas. Le encanta jugar con los niños y puede entablar una buena amistad con ellos. Además, se lleva estupendamente con otros perros porque, a fin de cuentas, es un perro que solía tenerse en jauría. A los desconocidos los saludará con ladridos, pero a esto se reducen sus habilidades como perro guardián. Calcula el tiempo y dinero que deberás invertir en los próximos años, ya que un perro conlleva una gran responsabilidad.

¿Dónde puedo encontrarlo?

Encontrar un perro de nutria puede ser complicado en algunas regiones. La mayoría están en el Reino Unido y en EE. UU., pero también hay algunos en Finlandia y los Países Bajos. En España ni siquiera figura en la lista de inscripciones de la Real Sociedad Canina. Así pues, prepárate para investigar, viajar y esperar si quieres tener un otterhound. Es muy posible que entres en una lista de espera, por lo que deberás tener paciencia. Echa un vistazo en asociaciones o clubes de la raza. En España no encontrarás ninguno, pero puede que en otros países europeos sí. Aquí podrás pedir información sobre criadores y hablar con otros amantes de la raza.

Además, podrán ayudarte a buscar un otterhound adulto, si es lo que quieres. Aunque no es muy común, a veces se encuentran ejemplares que han perdido su hogar. No obstante, te recomendamos que reflexiones sobre si un mestizo de la protectora u otra raza podrían ser buenas alternativas. De hecho, tendrías que tener un golpe de suerte para dar con un otterhound adulto de pura raza en adopción. Echa un vistazo en las protectoras, donde los perros grandes suelen tener que esperar mucho para que los adopten. Quién sabe, igual aquí encuentras uno que te encandile.

Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.

9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.

11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.