Bolonka zwetna

Bolonka zwetna

Este perro faldero colorido —que es la traducción de su nombre— es cada vez más popular fuera de Rusia. Y no es de extrañar, pues el bolonka zwetna es un auténtico sol que deslumbra con su sencillez y alegría.

Características

Este perrito tiene un carácter tranquilo y bondadoso. Es cordial y siempre parece estar de buen humor, al menos cuando puede estar con su cuidador/a. Es un perro apegado que se obsesiona con su gente, con la que le encanta jugar y hacer mimitos. En cambio, no le gusta nada estar solo. Así pues, el bolonka zwetna no es una buena elección para las personas que se pasan todo el día trabajando. La excepción sería, claro está, que puedan llevárselo a la oficina. A buen seguro, enamorará a todos los compañeros. Al fin y al cabo, no solo es una monada, sino también muy sencillo y flexible.

Los ladridos nerviosos y las conductas agresivas brillan por su ausencia en este perro tan inteligente y asertivo. No necesita mucho espacio para ser feliz, sino el cariño y las atenciones de su cuidador/a. Si está seguro de tener este amor, puede acompañarte a cualquier sitio sin problema. Además, se muestra abierto y simpático con los desconocidos y los niños. Incluso puede convivir con gatos u otros animales domésticos porque es muy sociable. Sin embargo, las caricias diarias son tan indispensables como los paseos y los juegos. Este perrito es un auténtico torbellino al que le encanta correr y que parece no poder parar de retozar y traer el palito. El bolonka zwetna necesita al menos dos horas de ejercicio al día con su cuidador/a. Después de desfogarse retozando y jugando, dormirá plácidamente en su camita o debajo del escritorio de tu oficina. Lo importante es que estés con él.

Aspecto

No solo la simpatía del bolonka zwetna, sino también su aspecto adorable y el hecho de que no pelecha, pese a su denso manto de pelo, lo convierten en un invitado bienvenido en todas partes. Por eso, es apto incluso para alérgicos y personas obsesionadas con la limpieza.

Su pelo es denso, largo y brillante, y enmarca todo el cuerpo con rizos u ondas grandes y pesados. El subpelo lo protege eficazmente del viento y la lluvia. Pese a su tamaño reducido de entre 20 y 26 cm, y su constitución delicada, es muy robusto. Su cuerpecito es ligeramente alargado y está bien proporcionado. Sus orejas medianas, ligeramente erguidas en la base, hacen que la cabeza parezca más grande de lo que es. Además, los bigotes y la perilla son muy característicos de este perro. Los ojitos redondos y oscuros, que te miran fiel y atentamente, le confieren una expresión adorable y servicial. Es deseable una mordida de tijera, pero también se admite en forma de pinza hasta una sobremordida estrecha.

Como sugiere la palabra rusa zwetnaja (colorido), el bolonka zwetna, de cola curvada, es muy variado. Se admiten todas las variantes y combinaciones, excepto el blanco y con manchas. Sin embargo, se toleran marcas blancas pequeñas en el pecho y los dedos, mientras no superen el veinte por ciento. En los perros negros, la nariz es negra y en los coloridos, del color del pelaje.

Bolonka zwetna © Ulf / stock.adobe.com

Historia

El bolonka zwetna proviene de Rusia. Durante mucho tiempo, se crio y tuvo exclusivamente allí y en los países de la posterior Unión Soviética. La Federación Cinológica Internacional (FCI) sigue sin reconocer esta raza rusa en la actualidad. La Russian Kennel Federation (RKF), que representa a Rusia en la FCI, supervisa el estándar y clasifica la raza en el grupo 9 de la FCI. Hace poco que lo reconocieron varias asociaciones nacionales como raza independiente, como la VDH alemana en febrero de 2011.

En Rusia, la cría selectiva del bolonka zwetna dio comienzo a principios de la década de 1950. El catalizador fue el deseo de contar con una raza enana nacional. Después de la Segunda Guerra Mundial, el interés por los perros de compañía pequeños creció. No obstante, la importación legal de perros del extranjero apenas era viable en el régimen soviético. Por tanto, los que querían un perro pequeño o enano tenían que conformarse con las razas que había en Rusia.

El antepasado del bolonka zwetna es el bolonka franzuska, que ya se tenía como compañero y joya viva de la alta sociedad a principios del siglo XVIII. Este último, cuyo nombre significa perro faldero francés, probablemente llegó al país por los contactos estrechos entre la nobleza francesa y rusa. La historia cuenta que el rey Luis XIV habría regalado este perrito blanco al zar ruso. Con Napoleón y su ejército, probablemente llegaron más perros del tipo bolonka franzuska a Rusia.

En la década de 1950 habían muerto muchos perros por las guerras. Por lo tanto, los criadores rusos aparearon al bolonka franzuska con otras razas pequeñas. De los cruces con razas como el pekinés, el shih tzu, el bichón boloñés y el lhasa apso surgió el bolonka zwetna. Se diferencia de su antepasado, el bolonka franzuska, en su pelaje colorido. De hecho, hoy día puede ser de todas las variantes y combinaciones, excepto blanco puro. En 1966 se presentó el primer estándar oficial y el consejo cinológico del ministerio agrícola soviético lo reconoció. Las diferencias de constitución, que surgieron desde los inicios de la cría oficial, fueron casuales y se han consolidado con el paso del tiempo. Sin embargo, sería erróneo hablar de tipo de raza consolidado en este caso. En las exposiciones de las distintas repúblicas de la Unión Soviética siempre se ven ejemplares de tipos muy diferentes.

Cría y salud

Pese al no reconocimiento de la FCI, la cría del bolonka zwetna está extendida desde hace tiempo fuera de Rusia. Así pues, no debería ser muy complicado dar con un buen criador relativamente cerca. En las protectoras también se encuentran muchos de estos perros en busca de hogar. Por eso, vale la pena echar un vistazo.

Si lo que quieres es un cachorro, debes comprárselo a un criador serio y profesional. A estos criadores no les interesa el dinero rápido, sino el bienestar y la salud de los perros. Una ganga barata sin papeles suele ser una trampa, ya que luego se disparan las facturas del veterinario. Así pues, es mejor que inviertas directamente en un perro sano. Esta es la única manera de prevenir enfermedades genéticas, como la displasia de cadera.

No obstante, tu perro podría lesionarse o contraer una infección u otra enfermedad. Cuanto antes detectes estas dolencias, mayores serán las probabilidades de curación. Para ello, unos buenos cuidados, una tenencia acorde a la especie y los chequeos periódicos en el veterinario son esenciales. Las vacunas también pueden prevenir varias enfermedades. Lo mejor es que pidas información al criador y al veterinario sobre las vacunas recomendadas.

Alimentación

Una alimentación correcta es esencial para la salud de tu perro. Por lo tanto, asegúrate de que la comida que le des sea adecuada y acorde a la especie. La edad, el peso y el nivel de actividad son factores a tener en cuenta a la hora de elegirla. Las distintas variedades para cachorros, adultos y perros mayores no son meras estrategias de marketing de los fabricantes. Por ejemplo, los cachorros necesitan suficiente calcio y fósforo para el crecimiento saludable de los huesos. En cambio, un exceso de estos minerales perjudicaría a un perro adulto. Si has comprado el perro a un criador, seguramente seguirás dándole al cachorro la misma comida que él le daba.

Una buena comida para cachorros se caracteriza por un alto contenido de carne y una cantidad adecuada de minerales y nutrientes. Además, no debe contener aditivos, aromas, colorantes ni conservantes artificiales. Con nueve o diez meses, el bolonka zwetna ya es adulto y puede empezar a comer comida para adultos. No solo cambia el contenido del alimento, sino también la cantidad de tomas al día. Un cachorro debe comer cinco o seis veces al día por su tendencia innata a la hipoglucemia. En cambio, un perro adulto tiene suficiente con dos o tres. La composición del alimento es correcta si contiene alrededor de un setenta por ciento de carne, un veinticinco por ciento de verduras y solo un cinco por ciento de cereales. Si es así, no necesitarás darle suplementos de vitaminas y minerales. Al fin y al cabo, un exceso de determinados nutrientes es tan dañino como un déficit.

Después de la ingesta de alimentos, el perro debe descansar para hacer la digestión y prevenir la temida torsión gástrica. El perro nunca debe pasear ni jugar con el estómago lleno.

Minicroquetas Wolf of Wilderness («The Taste Of»)

  • Pienso sin cereales ni patatas en forma de minicroquetas
  • Con abundante carne y legumbres como fuente de proteína vegetal
  • Sin conservantes, colorantes ni sabores artificiales

Tenencia

Exceptuando las horas después de las comidas, el bolonka zwetna disfruta de casi cualquier actividad con su cuidador/a. Lo más importante es que pueda correr y jugar con la gente de su entorno. Pese a sus patas cortas, es todo un torbellino con un temperamento vivaracho y una resistencia admirable. Las excursiones por la naturaleza y los juegos de recoger palitos y pelotas lo divierten un montón. Además, disfruta a tope con deportes caninos como el agility o el adiestramiento con clicker. En cambio, en casa muestra su cara tranquila y mimosa. Nunca tiene suficiente de las caricias de su cuidador/a.

Así pues, pese a su relativo dinamismo, que requiere una o dos horas de diversión al día, el bolonka zwetna también puede vivir en un piso pequeño. No necesita mucho espacio en casa, ya que le encanta estar tumbado cerca de los pies de su cuidador/a.

El adiestramiento y el aprendizaje de órdenes básicas no suelen dar problemas con este peludo tan diligente y apegado. Incluso puede convivir estupendamente con gatos y otros animales domésticos, después de haber recibido la socialización correspondiente.

Bolonka zwetna © Blackosaka / stock.adobe.com

Cuidados

Aparte de los paseos y las caricias diarios, también deberás invertir tiempo en los cuidados de esta bolita de pelo. Pese a su longitud, el pelaje del bolonka zwetna es muy fácil de cuidar. Basta con cepillárselo cada dos o tres días para prevenir enredos y eliminar el polvo y la suciedad. Además, debes inspeccionarle y limpiarle los ojos, las orejas y las uñas periódicamente. De esta manera, podrás prevenir enfermedades o infecciones o bien detectarlas a tiempo. Los dientes del bolonka zwetna merecen una atención especial. Examínaselos para detectar cuerpos extraños y sarro, que puede provocarle un fuerte dolor de dientes. Las decoloraciones de los dientes, las encías inflamadas o el mal aliento son signos de que algo no va bien. En este caso, llévalo lo antes posible al veterinario para hallar la causa.

Con unos buenos cuidados, suficiente ejercicio al aire libre y mucho amor y atenciones, el bolonka zwetna es totalmente feliz. Da mucho amor y alegrías tanto a principiantes como a expertos, ya sean singles, familias con hijos, inquilinos de un piso pequeño o residentes de una mansión de lujo.

Nuestros artículos más útiles
7 min

Golden retriever

El golden retriever es una de las razas más populares, sobre todo para familias. Pero su capacidad de aprender no es la única cualidad que lo caracteriza. En este artículo aprenderás todo lo que hay que saber sobre el golden retriever.

9 min

Pinscher miniatura

¿Un pinscher en formato mini? No te dejes engañar. El pinscher miniatura es todo un hombrecito. Si estás buscando un perrito faldero dulce y tranquilo, el pinscher miniatura no es para ti. A pesar de su tamaño, tiene una gran necesidad de hacer deporte y moverse, y lleva a su cuidador siempre al trote.

11 min

Labrador retriever

Complaciente, amigo de los humanos y robusto: el labrador retriever es un popular perro familiar de tamaño mediano que, por sus orígenes como perro de trabajo, necesita estimular la mente y el cuerpo.